visitar el Timanfaya

El Parque Nacional de Timanfaya es uno de los lugares más interesantes que ver en Lanzarote y uno de los cuatro parques nacionales existentes en las Islas Canarias (los otros tres son el PN del Teide en la isla de Tenerife, el PN de las Caldera de Tamburiente en La Palma y el PN Garajonay en La Gomera).

Nosotros decidimos visitar el Timanfaya durante la tercera jornada de nuestra Ruta por Lanzarote de 8 días.

que ver en el Parque Nacional Timanfaya

El Parque Nacional de Timanfaya ocupa buena parte de suroeste de la isla de Lanzarote. Ni más ni menos que 5107 hectáreas de terreno surcadas por cráteres y coladas volcánicas. No es de extrañar, por tanto, que este espacio protegido sea conocido también conocido con el nombre de las Montañas de Fuego.

Sin embargo, visitar el Timanfaya nos dejó con un cierto mal sabor de boca. El motivo no es otro que el hecho de que la única manera de recorrer el parque en familia sea subiéndose a un autobús (guaguas las llaman aquí) que parte del conocido como Islote Hilario y que recorre algunas de las carreteras que recorren el parque. Un tour de unos 30 minutos aproximadamente, que te deja con ganas de bastante más.

No está permitido visitar el Parque Nacional de Timanfaya por libre. Algo que, por cierto, no recordamos haber visto en ninguno de las muchas decenas de parques nacionales que hemos podido conocer en todo el mundo.

A lo sumo, lo que sí se puede realizar (al menos en teoría) es una de las dos rutas guiadas a pie (la Ruta Termesana y la Ruta del Litoral). Sin embargo, nuestra sorpresa fue que aunque ambas rutas son facilonas, no está permitida realizarlas con menores de 16 años, de manera que ni tan solo eso pudimos hacer. Quien esté interesado en saber acerca de ellas puede mirar en la página oficial de los Parques Nacionales, donde además de pueden reservar ambas rutas (limitadas a muy pocas personas por grupo, por cierto).

que ver en el Timanfaya

visitar el Timanfaya

EL ORIGEN DEL PARQUE NACIONAL TIMANFAYA.

El Parque Nacional de Timanfaya ocupa el espacio afectado por las enormes erupciones volcánicas acaecidas durante década de los años 30 del siglo XVIII. Según cuenta la historia, la erupción del 1 de septiembre de 1730 fue una de las más extraordinarias en la historia de la vulcanología. Y no fue, precisamente, una erupción que durara unos pocos días, pues no fue hasta al cabo de seis años que los volcanes cesaron en su agresividad, después de haber engullido decenas de pequeñas aldeas y haber devastado una área superior a los 200 kilómetros cuadrados.

Parte de la historia la conocemos a través del testigo del Padre Curbelo, que por aquel entonces era el párroco de la población de Yaiza, que relató lo que sus ojos vieron, en un escrito ciertamente desgarrador. Nos cuenta, por ejemplo, que gran parte de la población tuvo que refugiarse en la isla de Gran Canaria.

Curiosamente, buena parte de lo que ahora es el Parque Nacional de Timanfaya, no existía antes del cataclismo de 1730. Durante aquellos años, el área de la isla de Lanzarote aumentó en una tercera parte, dando lugar a uno de los parajes más inhóspitos de la tierra, pero también, de los más bellos.

La importancia, y tambiñen la belleza del lugar, es tal, que la Unesco incluyó el Parque Nacional de Timanfaya dentro de la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad.

que ver en el Timanfaya

QUÉ VER EN EL PARQUE NACIONAL TIMANFAYA.

A continuación os relato todo aquello que se puede visitar en el Parque Nacional Timanfaya y en los alrededores.

VISITA EN GUAGUA O AUTOBÚS.

Para realizar el recorrido por el Parque Nacional de Timanfaya hay que dirigirse al Islote de Hilario, que es donde parten las guaguas o autobuses que recorren el parque.

Para llegar hasta aquí hay que pasar por una garita donde se paga la entrada al Parque Nacional (10 euros en la actualidad). Con este precio está incluido el autobús. Las guaguas van saliendo muy a menudo (nosotros visitamos el Parque Nacional de Timanfaya en enero y salían cada 30 minutos aproximadamente). El recorrido es francamente bonito, aunque la verdad es que en poco más de media hora de duración solo permite hacerse únicamente una pequeña idea de lo que es el Parque Nacional de Timanfaya. Durante el trayecto se suben y bajan colinas, de manera que tenemos la oportunidad de ver algunos cráteres de bastante cerca, además de visitar varios campos de lava o valles donde es la ceniza quien cubra la práctica totalidad de la zona.

Durante la ruta en autobús por el Parque Nacional de Timanfaya, la guagua se detiene en varias ocasiones (al menos 6 o 7, quizá más), para que los viajeros puedan tomar fotos. Eso sí, sin bajar en ningún momento del autobús.

que ver en el Timanfaya

que ver en el Timanfaya

que ver en el Timanfaya

LAS DEMOSTRACIONES DEL TIMANFAYA.

Después de realizar la ruta en autobús por el Parque Nacional de Timanfaya, se pasa a un lugar adjunto al aparcamiento, donde se realizan una serie de demostraciones que nos permiten recordar que bajo la superficie terrestre, la tierra sigue hirviendo casi tres siglos después de las grandes erupciones.

De esta manera el guía hace unas demostraciones acerca de los géiseres existentes en el islote (aunque para ello hay que tirar previamente agua en un orificio artificial que al cabo de pocos segundos, es expulsada con enorme ferocidad). También se hace una demostración de cómo unas ramas de arbusto arden a los pocos segundos se ser introducidas en un socavón de no más de un par de metros de profundidad.

Por último, nos enseñan una zona de barbacoas naturales. Nos cuentan que aquí está permitido que los visitantes cocinen su propia carne. Sin embargo, durante la época del Covid, esta actividad ha quedado cancelada.

Estas demostraciones, que tienen lugar en el propio Islote Hilario, tienen una duración de no más de 10 minutos.

demostraciones en el Timanfaya

demostraciones en el Timanfaya

EL RESTAURANTE EL DIABLO.

En el mismo Islote Hilario vais a poder encontrar otra de las creaciones de César Manrique, el artista lanzaroteño que se encargó de embellecer varios de los lugares naturales de la isla.

En esta ocasión Manrique creo un restaurante que es también un bellísimo observatorio sobre el Parque Nacional de Timanfaya. Además, junto al restaurante (en realidad, formando parte del mismo) encontraréis una enorme brasa diseñada de tal manera que sean las brasas procedentes de las entrañas terrestres las encargadas de asar la carne. Si vais a visitar el Parque Nacional de Timanfaya no dejéis de visitar este lugar. Y si no tenéis pensado comer en el restaurante, al menos tomaros un café, porque de esta manera podréis visitar el interior, que ya os sigo que merece la pena.

Por cierto, el restaurante mirador responde al nombre de El Diablo. Un nombre más que acertado si tenemos en cuenta que por momentos parece que las brasas sean la mismísima entrada al infierno.

restaurante en timanfaya

restaurante en timanfaya

ECHADERO DE CAMELLOS DEL TIMANFAYA

En la carretera LZ-67 que une las poblaciones de Yaiza y Mancha Blanca encontramos otros dos lugares de interés que ver en el Parque Nacional de Timanfaya.

El primero, a pocos kilómetros de Yaiza y antes del cruce que lleva al Islote de Hilario es el echadero de camellos. Es el lugar donde se realizan las rutas en camellos por el Timanfaya. Aunque no nos subimos a ellos, sí que los vimos. Por lo visto, el paseo consiste en subir a una colina de bellísimos colores ocre, y se realiza en caravanas de una docena de animales aproximadamente.

Echadero de Camellos del Timanfaya

CENTRO DE VISITANTES DE MANCHA BLANCA.

El segundo lugar que ver en el Timanfaya y que encontramos en esta carretera LX-67 es el Centro de Visitantes de Mancha Blanca. Lo encontramos algo después del cruce que lleva al Islote de Hilario.

En este centro de visitantes podéis ver una serie de paneles informativos que os permitirán entender la relevancia del Parque Nacional Timanfaya.

EL TREKKING DE LA CALDERA BLANCA, LA ALTERNATIVA AL TIMANFAYA

Si después de visitar el Parque Nacional Timanfaya os habéis quedado con la mosca detrás de la oreja por no haber podido visitar el parque por vuestra cuenta o con las ganas de haber realizado algún trekking por el mismo, la alternativa la tenéis en el muy cercano volcán Caldera Blanca.

El inicio del trekking se localiza en un parking situado a no más de tres kilómetros del Centro de Visitantes de Mancha Blanca.

Esta ruta se completa en unas tres horas y permite rodear primero la Montaña Caldereta y después, subir hasta el cráter del adyacente volcán Caldera Blanca. La verdad es que el recorrido no tiene ninguna dificultad y está perfectamente marcado.

Una vez en lo alto de la Caldera Blanca tendréis la oportunidad de rodear todo el perímetro del cráter o daros la vuelta y regresar al punto de partida. La ruta el preciosa y las vistas desde lo alto del volcán, espectaculares.

Lo incluyo entre los lugares que ver en el Timanfaya, porque aunque no se encuentra exactamente en los límites de protección del parque, sí que se trata de la misma zona y, en realidad, a solo unos pocos kilómetros.

Trekking a la Caldera Blanca

Trekking a la Caldera Blanca

Trekking a la Caldera Blanca

Trekking a la Caldera Blanca

Lo dicho, visitar el Parque Nacional Timanfaya es algo que no debéis dejar se hacer se vais a viajar a Lanzarote aunque, como os dije, a nosotros nos dejó un sabor un tanto amargo, por el hecho de no poderlo disfrutar por libre, como solemos hacer habitualmente, y por lo limitado de la experiencia en autobús.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

2 comentarios en “Visitar el Parque Nacional de Timanfaya


David Lopez H
2 de febrero de 2021

La verdad es que que visitar el parque nacional Timanfaya por libre no sea posible es una pena. Supongo que sería por tema de conservacionismo, pero lo cierto es que te quedas con ganas de bastante más.

    Jordi Martinez Baylach
    4 de febrero de 2021

    Así es, David. El parque está muy chulo, pero al final solo consigues visitar una pequeña parte del Timanfaya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.