Visitar el Monasterio de Sant Cugat

El Monasterio de Sant Cugat del Vallès es el elemento patrimonial más importante de esta población localizada en la comarca del Vallés Occidental, a solo 15 minutos de coche de Barcelona. Se trata de uno de los monasterios más bonitos de Catalunya, particularmente por la maravilla que supone su claustro románico, que dispone de 144 capiteles de bellísima factura.

En este post os vamos a hablar de la historia del Monasterio de Sant Cugat del Valles, así como de los datos prácticos para visitarlo qué ver en el Monasterio de Sant Cugat.

Visitar el Monasterio de Sant Cugat

EL MONASTERIO DE SANT CUGAT EN LA HISTORIA.

El Monasterio de Sant Cugat del Vallés se estableció en el mismo lugar en que originariamente se habría alzado una primera fortificación romana, en el siglo IV, en la vía que unía las ciudades romanas de Barcino (la actual Barcelona) con Egara (Terrassa).

En el siglo V se habría levantado, en esta situación, una primera iglesia de planta rectangular, bastante simple, a la que se habría añadido una celda anexa que contenía dos tumbas. Una de ella se atribuye a Sant Cugat, un santo de origen africano (nacido probablemente en la provincia romana de Cartago) que habría predicado el cristianismo en Hispania y que habría sido martirizado en la zona.

El origen del Monasterio de Sant Cugat del Vallés lo debemos encontrar, sin embargo, a finales del siglo IX, aunque el cenobio recibió un impulso importante a finales del siglo X y el los siglos sucesivos.

De esta manera, al visitar el Monasterio de Sant Cugat del Vallés podremos contemplar la evolución estilística que suponen los más de 1000 años de historia del lugar. A las primeras trazas románicas con reminiscencias lombardas que podemos comprobar en los ábsides de la cabecera de la iglesia monástica y en el maravilloso claustro, le siguieron la culminación gótica del templo con una fachada que recuerda muchísimo a la de la Catedral de Tarragona. Incluso durante el renacimiento se añadió un segundo piso al claustro del Monasterio de Sant Cugat del Vallés.

La vida monástica llegó a su fin, de forma abrupta, en 1835, debido a la Leyes de Desamortización. Durante casi 100 años, el claustro fue convertido en escuela pública de Sant Cugat del Vallès e incluso formó parte de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universitat Autònoma de Barcelona.

En la actualidad, el Monasterio de Sant Cugat del Vallés, forma parte de los museos municipales de la población, mientras que la iglesia monástica, convertida desde hace tiempo en iglesia parroquial, es propiedad del cabildo.

Visitar el Monasterio de Sant Cugat

CÓMO VISITAR EL MONASTERIO DE SANT CUGAT. HORARIOS Y PRECIOS.

Como dije, el Monasterio de Sant Cugat tiene dos propietarios, por lo que hay que diferenciar los horarios de la iglesia de los del claustro románico (que es el elemento principal de monasterios).

HORARIOS Y PRECIOS DE LA IGLESIA DEL MONASTERIO DE SANT CUGAT.

La iglesia del Monasterio de Sant Cugat abre cada día, de 8.00 a 12.00 y de 18.00 a 20.00. La visita es libre y gratuita, pero se interrumpe durante las misas y demás celebraciones litúrgicas.

HORARIOS Y PRECIOS DEL CLAUSTRO DEL MONASTERIO DE SANT CUGAT.

  • Martes a sábado: de 10:30 a 13:30 y de 16:00 a 19:00 (del 1 de junio al 30 de septiembre: 10:30 a 13:30 y de 17:00 a 20:00)
  • Domingos y festivos: de 10:30 a 14:30
  • Lunes: Cerrado

En cuanto al precio de la entrada al Monasterio de Sant Cugat, comentar que hay varias modalidades.

  • Entrada general con audioguía: 4 euros.
  • Visita guiada (los sábado a las 10.00): 5 euros.
  • Visita guiada del claustro (los domingo a las 12.00): 5 euros.

Claustro del Monasterio de Sant Cugat

VISITAR EL MONASTERIO DE SANT CUGAT.

EL RECINTO MONÁSTICO

Antes de visitar la iglesia y el claustro del Monasterio de Sant Cugat, merece la pena realizar un rodeo completo a lo que eran las dependencias monásticas.

Nos daremos cuenta que el Monasterio de Sant Cugat fue en su momento un recinto completamente fortificado. Era bastante común de muchos cenobios que un muro separara la clausura del resto del mundo. En Sant Cugat, como otros monasterios, esta separación acabó por fortificarse en unas auténticas murallas.

Si rodeamos el monasterio observaremos que aún existen parte de estas murallas justo por detrás de la cabecera de la iglesia. Con algunas torres incluidas.

Murallas Monasterio de Sant Cugat

Volvemos por donde hemos venido, saliendo a la parte exterior de las murallas occidentales. Aquí encontramos una enorme torre, que hoy desempeña las funciones de oficina de turismo. Se trata de la Torre del Portal Mayor.

Adosada al Palacio Abacial, la Torre del Portal Mayor desempeñaba la función de Torre de Homenaje de lo que fue el recinto fortificado. Incluso por delante de la torre, existía una barbacana (el contorno queda dibujado en el pavimento). Un puente de madera permitía salvar el foso existente entre la barbacana y la Torre del Portal Mayor.

Si en lugar de entrar a la Torre del Portal Mayor, la rodeamos, llegamos a la Plaça del Om (del olmo, por el árbol), que era el espacio que quedaba entre la clausura que suponía el Monasterio de Sant Cugat y la parte exterior. Aquí encontramos también antiguo Palacio Abacial, que hoy forma parte de las dependencias parroquiales.

Palacio Abacial Monasterio de Sant Cugat

LA IGLESIA DEL MONASTERIO DE SANT CUGAT

Antes de visitar el Monasterio de Sant Cugat (me refiero al claustro) entramos a la iglesia, que cierra antes. En su momento fue la iglesia monástica, aunque en la actualidad desempeña las funciones de parroquia de Sant Cugat.

Se trata de un templo que queda a medio camino entre el románico y el gótico. De hecho, al rodear el templo ya nos hemos dado cuenta de la existencia de los habituales ábsides románicos. En este caso, con existencia de ornamentación propia del románico lombardo, como en las pequeñas iglesias de la Ruta del Románico del Valle de Boí, incluidas arcuaciones ciegas y lesenas.

Sin embargo, en el ábside central encontramos un ventanal gótico que es posterior. Más moderno es, incluso, la culminación del campanario, que tiene una altura de 42 metros de altura y que no fue terminado hasta el siglo XVIII. El cuerpo principal del campanario, sin embargo, es también románico como así lo atestiguan las ventanas de medio punto y las arcuaciones ciegas lombardas.

iglesia Monasterio de Sant Cugat

Antes de entrar a la iglesia, aún nos fijamos en su fachada occidental. Hace apenas una semana pudimos visitar Tarragona y la verdad es que esta fachada del Monasterio de Sant Cugat nos recuerda muchísimo a la inacabada fachada de la Catedral de Tarragona.

Visitar el Monasterio de Sant Cugat

En la parte baja de la fachada encontramos una gran portalada con arquivoltas góticas. Se ha recuperado, aunque solo parcialmente, parte del tímpano, que muestra una escena de la adoración de los Reyes Magos. Por encima de la portalada encontramos otro de los grandes joyas del Monasterio de Sant Cugat. Me refiero a su inmenso rosetón. Está inspirado en el de Notre Dame de París y tiene enormes semejanzas con el de la Catedral de Tarragona y el de la Iglesia de Santa María del Pi de Barcelona.

fachada iglesia Monasterio de Sant Cugat

Al penetrar en la iglesia, nos damos cuenta, una vez más, que se trata de un templo de transición entre el románico y el gótico. En este sentido, los ábsides y los dos primeros tramos de bóvedas están separados por arcos de medio punto, mientras que la parte más cercana a la fachada occidental es ya gótica, como así lo atestiguan los arcos apuntados y los grandes ventanales. Sorprende, eso sí, el ventanal gótico abierto en el ábside central, que ya os he comentado. Sobre el transepto se alzó un cimborrio octogonal.

iglesia Monasterio de Sant Cugat

roseton Monasterio de Sant Cugat

EL CLAUSTRO DEL MONASTERIO DE SANT CUGAT DEL VALLÉS.

Cuando hablamos del visitar el Monasterio de Sant Cugat nos referimos, particularmente, a su maravilloso claustro. Ello es lo que permite incluir este cenobio entre los más bonitos monasterio de Cataluña.

Se trata de un claustro de base cuadrangular y de dos pisos. Mientras el inferior es románico, el primer piso es ya renacentista. El verdaderamente espléndido en el claustro inferior.

Antes de echar un vistazo a los capiteles, nos damos cuenta que en el centro del claustro encontramos el basamento de la antigua iglesia del siglo V que albergaba los restos de Sant Cugat.

claustro del Monasterio de Sant Cugat

El claustro del Monasterio de Sant Cugat se inició en 1190, gracias a las donaciones testamentarias del noble catalán Guillem de Claramunt. Curiosamente, se sabe el autor de tan magna obra, que obedece al nombre de Arnau Cadell. Ello obedece al hecho de que en uno de los capiteles, el autor se esculpió trabajando, en el que es uno de los primeros autorretratos del románico. Además, junto al capitel, una pequeña lápida nos recuerda el autor de los capiteles del Monasterio de Sant Cugat.

El claustro tiene una área cuadrangular de unos 30 metros de lado. Cada una de los lados se cierran mediante bóveda de medio punta propia del románico. Desde ellos, se podía acceder a varias de las dependencia monásticas. Por ejemplo, el ala norte daba acceso a la cocina y al refectorio (en la actualidad se ubica parte del museo del monasterio), mientra el ala este daba acceso a la sala capitular, cuadrangular, que era donde se reunían los monjes para debatir los asuntos propios de la comunidad.

El acceso a la iglesia lo encontramos desde el ala sur del Monasterio de Sant Cugat, como podemos observar con una gran abertura románica. Ello permitía que la comunidad pudiera acceder al templo desde el mismo monasterio, sin tener que salir a la calle.

Sin embargo, la verdadera maravilla del Monasterio de Sant Cugat lo componen el conjunto de 144 capiteles esculpidos que suponen una de las grandes joyas del románico catalán. En cada ala del claustro encontramos tres series de cinco arcadas. Y cada arcada, de medio punto, queda sustentada por dobles columnas.

claustro del Monasterio de Sant Cugat

La iconografía de los capiteles es de lo más variada. Por una parte encontramos algunos capiteles que disponen de ornamentación floral o geométrica. Sin embargo, no son pocos los capiteles historiados que encontramos en el claustro del Monasterio de Sant Cugat del Vallès y que representan distintos momentos del Antiguo y del Nuevo Testamento. Otros capiteles representan episodios de la vida profana del día a día o de la vida monástica.

claustro del Monasterio de Sant Cugat

capiteles Monasterio de Sant Cugat

capiteles Monasterio de Sant Cugat

capiteles Monasterio de Sant Cugat

Según los expertos, no resulta fácil atisbar un programa narrativo más o menos coherente. Y que, si acaso, este solo lo encontraríamos en el ala sur del claustro de Sant Cugat. Entre los capiteles de más fácil interpretación encontramos los que hacen referencia a Adan y Eva, el ciclo de Abraham, la anunciación a los pastores, la matanza de los inocentes, el milagro de los panes y los peces o la dormición de Maria.

capiteles claustro Monasterio de Sant Cugat

visitar el Monasterio de Sant Cugat

Menos interesante resulta el segundo piso del claustro, añadido en el siglo XVI en estilo renacentista.

MUSEO DEL MONASTERIO DE SANT CUGAT

Antes de abandonar el Monasterio de Sant Cugat merece la pena echar un vistazo al pequeño museo ubicado en lo que en su momento fue la cocina y el refectorio monástico.

El museo profundiza en lo que fue la historia del cenobio, con varias maquetas de madera que permiten comprender la evolución del lugar en los últimos 1500 años, desde que las reliquias de Sant Cugat dieron lugar a la construcción de aquella primera iglesia medieval.

La verdad es que visitar el Monasterio de Sant Cugat supone una excelente excursión desde Barcelona.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.