Visitar la Catedral de Cuenca

La Catedral de Cuenca o Catedral de Santa María y San Julián de Cuenca no es de los templos catedralicios más famosos de España. Sin embargo, tras su inacabada fachada occidental que nos puede hacer creer que nos encontramos frente a únicamente una fachada vacía, se puede visitar una de las catedrales más interesantes del país, además de ser la primera que fue construida en estilo gótico en España.

Situada dominando el flanco este de la Plaza Mayor, visitar la Catedral de Cuenca supone, sin duda alguna, conocer uno de los más importantes monumentos que ver en Cuenca, una población al que bien haríais de dedicarle un par de jornadas.

En este post os vamos a contar los datos prácticos acerca de cómo visitar la Catedral de Cuenca, su historia y algunos de los tesoros que no os podéis perder durante el recorrido por este templo.

Catedral de Cuenca desde la Plaza Mayor

CÓMO VISITAR LA CATEDRAL DE CUENCA.

VISITAR LA CATEDRAL DE CUENCA DE LA MANO DE UN GUÍA.

La mejor manera de visitar la Catedral de Cuenca es de la mano de un guía especializado. La visita guiada a Cuenca con entradas incluidas, es muy barata e incluye la entrada a la Catedral, con guía  en español. Se realiza por la mañana y la podéis reservar aquí. Esta ruta recorre todo el centro histórico de Cuenca.

VISITAR LA CATEDRAL DE CUENCA POR LIBRE.

Desde luego, también podéis visitar la Catedral de Cuenca por libre. Estos son los horarios de visita:

  • Horario de verano y otoño (1 de julio a 1 de noviembre):
    • Lunes a domingo, de 10:00 A 19:30.
  • Horario de invierno (2 de noviembre a 31 de marzo):
    • Domingo a viernes, de 10:00 a 17:30.
    • Sábados y festivos, de 10:00 a 19:30.
  • Horario de primavera (1 de abril a 30 de junio):
    • Domingo a viernes, de 10:00 A 18:30.
    • Sábados y festivos, de 10:00 a 19:30.

El precio para visitar la Catedral de Cuenca incluye la audioguía y es el siguiente.

GENERAL REDUCIDA
Catedral 5 € 4 €
Museo 3,50 € 3 €
Torre 2 € 2 €
Catedral + Triforio 6,50 € 5,50 €
Completa 9,50 € 8,50 €

 

Se aplica entrada reducida a mayores de 65, estudiantes menores de 25, discapacitados y grupos de más de 15 personas con guía.

Existe una entrada familiar conjunta (dos adultos + 1 niño mayor de 8 años) que cuesta 18 €, con 3 € para cada niño adicional.

BREVE HISTORIA DE LA CATEDRAL DE CUENCA

La Catedral de Cuenca, como muchos otros templos mayores de las distintas capitales españolas recién conquistadas al Islam, fue levantada justo en el mismo lugar que habría ocupada la mezquita mayor de la Cuenca musulmana.

Fue Alfonso VIII quien conquistó la ciudad a los árabes en 1177. Enseguida, el monarca mandó consagrar la mezquita como templo cristiano. Sin embargo, al poco tiempo ésta fue demolida para alzar una nueva catedral, que fue empezada a construir en 1196.

Al visitar la Catedral de Cuenca podremos conocer la primera catedral gótica que fue levantada en España (un honor que se disputa con la de Ávila, en realidad). Esto es así, porque aunque en la España de finales del siglo XIII, el románico seguía siendo el estilo dominante, las influencias francesas ejercidas por la esposa del rey (Leonor de Aquitania, hija del rey Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, de la Casa de Poitiers), propiciaron que fuera el estilo gótico normando el elegido para alzar el nuevo templo.

No es de extrañar, por tanto, que la inacabada fachada de la Catedral de Cuenca recuerde a algunas de las grandes catedrales francesas, como la de Catedral de Reims, en cierta manera, famosas por ser algo así como el prototipo de la catedral francesa gótica por excelencia. Un fachada, por cierto, que no es la original, puesto que esta se derrumbó a principios del siglo XX. Sin embargo, la que podemos ver en la actualidad, es reflejo de lo que debía ser la fachada occidental original de la Catedral de Cuenca.

No hace falta comentar que la Catedral de Cuenca no se terminó ni en unos pocos años ni en unos pocos lustros. Algo habitual en casi todas las grandes catedrales del mundo, de manera que el interior del templo está trufado de detalles y ornamentaciones que corresponden a casi ocho siglos de remodelaciones y que incluyen distintos estilos arquitectónicos.

Catedral de Cuenca

QUÉ VER EN LA CATEDRAL DE CUENCA.

LA FACHADA DE LA CATEDRAL DE CUENCA.

Como comenté, la fachada occidental fue reconstruida en 1910 después de que los enormes daños ocasionados por el derrumbe de una de las torres, obligaran a demoler la fachada hasta entonces existente.

Se trata de una fachada neogótica fiel al estilo normando original. Vicente Lampérez fue el arquitecto encargado de proyecto, que podemos observar que no pudo concluirse por falta de presupuesto.

En la parte inferior se disponen tres grandes portales góticos. Los tímpanos permanecen sin esculpir. Por encima, queda un segundo cuerpo con un rosetón en la parte central y dos enormes ventanales en los laterales. En la parte alta de este segundo cuerpo queda una galería corrida con ventas góticos. Justo en el centro encontramos la imagen de San Julián, que es la única existente en toda la fachada occidental de la Catedral de Cuenca.

Quedaron inconclusas sendas torres que debían partir de este segundo cuerpo. Sin duda, Vicente Lampérez bebió de las ideas de Viollet le Duch, el arquitecto francés encargado de remodelar Notre Dame o la Ciudadela de Carcasona, que propugnaba un retorno al gótico, pero con una mirada idealizada del mismo.

Fachada de la Catedral de Cuenca

EL INTERIOR DE LA CATEDRAL DE CUENCA

Al visitar la Catedral de Cuenca en seguida nos damos cuenta que su planta se corresponde a la habitual de muchas catedrales francesas. En este caso, dispone de tres naves en el cuerpo principal, que dispone de triforio, y transepto.

Uno de los puntos más originales de esta Catedral de Cuenca lo encontramos, sin embargo, más allá del transepto. Me refiero a la doble girola, algo muy poco habitual entre las catedrales españolas. Este doble deambulatorio corresponde a las ampliaciones llevadas a término allá por el siglo XV, pues la cabecera original disponía de cinco ábsides escalonados, románicos, en lugar de esta girola.

Visitar la Catedral de Cuenca

No voy a describir cada una de las capillas que se pueden visitar en el templo, por supuesto, pero sí que me gustaría comentaros algunos de los puntos más interesantes que ver en la Catedral de Cuenca.

LA CAPILLA MAYOR

Aunque originalmente era del siglo XIII ha sido reformada en múltiples ocasiones y queda cerrada por tres rejas. En la actualidad destaca el retablo de mármol y jaspe, con esculturas de Bociardi en mármol de Carrara representando a San Joaquín y Santa Ana, y con estucos representando la vida de la Virgen y los Evangelistas.

Catedral de Cuenca

Capilla Mayor Catedral de Cuenca

EL CORO

El coro de la Catedral de Cuenca fue trasladado de la cabecera a la nave central del templo, lugar que ocupa en la actualidad, en el siglo XVI. También queda cerrado por una reja.

La doble sillería es una obra de Manuel Gassó y fue construida en madera de nogal en 1753. Una maravilla que dispone de 53 relieves que representan a distintos santos. Por encima del sitial del obispo se localiza una imagen en alabastro de la Virgen, que fue trasladada del coro primitivo.

Coro Catedral de Cuenca

SACRISTÍA MAYOR

La Sacristía Mayor es uno de los espacios más bellos que ver en la Catedral de Cuenca. Supone un momento de transición entre el gótico y el plateresco y está cubierta por una bóveda de crucería policromada (en las claves, por ejemplo, encontramos escudos que corresponden al Cardenal Galeote).

En tres de los lados se sitúa una bella cajonería de madera de mediados del siglo XVI. En cambio la mesa que queda en el centro es de mármol. Un gran retablo dorado ocupa en frente de la sacristía.

Sacristía Mayor Catedral de Cuenca

CAPILLA DE LOS CABALLEROS.

Los entendidos cuentan que se trata de la más importante de las capillas que ver en la Catedral de Cuenca. Fue fundada en el siglo XIII por don Garci Álvarez de Albornoz como panteón familiar, aunque no en el lugar que ocupa en la actualidad, si no en el ábside románico que fue demolido al edificar la girola.

La cuestión es que en la actualidad se trata de una gran capilla renacentista del XVI, que dispone de una doble entrada. En una de ellas resulta espectacular la reja renacentista, en cuyo centro destaca un medallón con la escena de la Anunciación. La otra portada, no menos bella, es plateresca.

Catedral de Cuenca

Interior de la Catedral de Cuenca

Visitar la Catedral de Cuenca

En esta capilla encontramos varios sepulcros con estatuas yacentes de alabastro, incluyendo la del fundador de la capilla, pero también un retablo presidido por un óleo representado la Crucifixión de Cristo.

SALA CAPITULAR

Otra maravilla. Empezando por la espectacular portalada de acceso, renacentista y con motivos principalmente florales, pero que también incluye las imágenes de las cuatro virtudes cardinales. En la parte superior de la portalada se sitúa un conjunto escultórico que representa la Adoración de los Pastores.

En la espectacular puerta de nogal encontramos las figuras de San Juan Bautista, San Pedro, San Pablo y San Juan Evangelista.

Esta portalada da acceso, como digo, a la sala capitular. Lo hace desde una sala antecapitular, que queda por delante y que fue cerrada por una techumbre en el siglo XVIII, ya que hasta entonces quedaba descubierta, de manera que la Sala Capitular quedaba exenta.

La Sala Capitular está perimetralmente rodeada de una sillería de madera. Por encima, un conjunto de lienzos representan un apostolado. La Sala Capitular se cierra por un bello artesonado del siglo XVI, compuesto por casetones octogonales, que fue pintado en el XVIII.

Catedral de Cuenca

CAPILLA HONDA

El último espacio que voy a comentar es la conocida como Capilla Honda o del Sagrado Corazón de la Catedral de Cuenca. El acceso esta capilla se realiza a través de una escalera descendente, motivo por el que la capilla recibe el sobrenombre de honda.

Lo más espectacular de esta capilla es su maravilloso artesonado de madera que incluye dos estrellas colgantes. En el retablo mayor de esta capilla, que es barroco, se representa el Sagrado Corazón de Jesús.

Capilla Honda Catedral de Cuenca

Podría seguir, porque la verdad es que este templo es una maravilla. De hecho vais a necesitar cerca de una hora para visitar la Catedral de Cuenca con algo de tranquilidad. La Capilla de los Muñoz, por ejemplo, es también una maravilla.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

5 comentarios en “Visitar la Catedral de Cuenca, la primera catedral gótica de España.


Los viajes de Héctor
4 de enero de 2021

Hola Jordi.

He estado dos veces en Cuenca, la última el verano de 2020, y jamás he entrado a la Catedral, cada vez me da más pereza ver estos monumentos por dentro, más cuando se cobra entrada, excepto en los más importantes como St. Paul, Westminster, Duomos de Milán, Siena, Florencia, etc.

Por esa razón no sabía que la Catedral fue construida en el emplazamiento de una antigua catedral, como muchos de los templos de España, ni que fue la primera catedral gótica del país.

Me ha gustado la foto de la Sacristía Mayor.

Quien sabe, a la tercera quizás llegue la vencida…aunque no creo…ja, ja, ja…

    Jordi Martinez Baylach
    20 de enero de 2021

    La verdad es que para nosotros, visitar la catedral de Cuenca fue una sorpresa. Por fuera, parece una fachada inacabada (de hecho lo es), de manera que pensábamos que el interior también estaba sin acabar. Y la verdad es que resulta espectacular.
    Un abrazo, Héctor!

Viajando A Mi Manera
4 de enero de 2021

La Catedral de Cuenca siempre me ha parecido una de las más bonitas que he visto, y son unas cuantas… pero nunca me hubiera imaginado que estaba inconclusa, al igual que le pasó a la de Málaga, que se quedó sólo con una torre por falta de presupuesto…

Reconozco que me da pereza tener que pagar por entrar, pero veo que merece la pena, puesto que el interior es increíble y cuajado de detalles, especialmente la Sacristía, la Capilla de los Caballeros y la Sala Capitular. Es como para volverse loco mirando hacia todos los lados y sacando fotos sin parar.

Sin duda ahora tengo claro que entraré la próxima vez que visite Cuenca. Un saludo

DinkyViajeros.com
5 de enero de 2021

Cuenca es una ciudad que todavía se nos resiste. Tenemos muchas ganas de conocerla y estamos seguros de que con esta guía tan completa será muy fácil visitar su catedral.

Saludos.

    Jordi Martinez Baylach
    19 de enero de 2021

    Para mi, Cuenca es una maravilla. Además de visitar la Catedral de Cuenca hay un montón de lugares que merecen mucho la pena y las vistas de los tajos son verdaderamente espectaculares.
    Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.