Templo Lamas de Pekín

El Templo de los Lamas de Pekín (conocido también como Lamasería o Yonghegong) es uno de los templos más importantes que ver en Pekín, además de considerarse como uno de los más relevantes templos budistas tibetanos más allá del Tibet.

Aunque durante nuestra última escala en Pekín regresando de Corea del Sur (aprovechamos el programa de visado gratuito para China que permite visitar la ciudad durante una escala aérea, sin tener que pagar el visado) no tuvimos tiempo de visitar el Templo de los Lamas, sí que lo habíamos podido conocer en las dos anteriores ocasiones en que visitamos la capital china.

Además, visitar el Templo de los Lamas de Pekín resulta bien fácil en transporte público, pues se ubica justo enfrente de la parada de metro Yonghegong (líneas 2 y 5). Además, merece la pena comentar que a cinco minutos del Templo de los Lamas se puede visitar otro de los lugares imprescindibles que ver en Pekín: el Templo de Confucio.

Templo de los Lamas de Pekín

EL TEMPLO DE LOS LAMAS DE PEKÍN, EL MAYOR TEMPLO TIBETANO FUERA DEL TÍBET.

Como dije, el Templo de los Lamas de Pekín está considerado como el más importante de los templos budistas tibetanos más allá del Tíbet. Es por ello que este lugar es conocido también como la Lamasería de Pekín (ya sabéis que los lamas son algo así como los maestros espirituales del budismo tibetano).

Sin embargo, el Templo de los Lamas de Pekín no fue siempre una lamasería. En realidad, cuando fue construido a finales del siglo XVIII fue destinado a residencia oficial de los eunucos de la corte Qing.

Los eunucos, que en un principio no era más que simples empleados que servían en palacio y que habían sido sometidos a la castración, llegaron a tener una enorme influencia dentro de la corte imperial desde finales de la dinastía Ming y también durante la dinastía Qing.

Al cabo de pocos años, el palacio fue convertido en la residencia del príncipe Yong, que subiría al trono en 1722 para ser, durante 13 años, el cuarto Emperador de la Dinastía Qing. Fue en aquel momento cuando el Palacio del Príncipe Yong fue convertido, al menos en parte, en el Templo de los Lamas de Pekín. Concretamente, en el templo madre en Pekín, de la orden Gelug o Geluk, que es una de las principales del Budismo Tibetano y que fue fundada por Je Tsongkhapa en el siglo XIV. De hecho, el Dalai Lama pertenece a esta escuela de budismo tibetano.

Durante un par de siglos, el Templo de los Lamas de Pekín acogió gran número de monjes llegados de Mongolia y del Tíbet. Sin embargo, tras la victoria comunista durante la Guerra Civil China, la lamasería fue cerrada en 1949. Y así permaneció durante 32 años. Con la relajación de los preceptos comunistas, el Templo de los Lamas de Pekín reabrió sus puertas en 1981 y en la actualidad es uno de los lugares imprescindibles que hay que visitar en Pekín.

Visitar el Templo de los Lamas de Pekín

Entrada Templo de los Lamas de Pekín

NUESTRA VISITA AL TEMPLO DE LOS LAMAS DE PEKÍN.

Visitamos el Templo de los Lamas de Pekín durante un típico día pekinés. Es decir, gris y con mucha niebla. Nada raro en Pekín, una ciudad que alterna días soleados y de cielos azules (mirad qué jornada tuvimos el día anterior al visitar el Templo del Cielo), con días plomizos y tristes.

El Templo de los Lamas responde al típico palacio asiático estructurado en distintos pabellones. Todos al estilo chino, con las construcciones todas de madera y casi siempre con edificios de dos pisos y con los grandes tejados dorados, en forma de visera.

Al entrar al gran patio de acceso, enseguida nos llama la atención los grandes quemadores de incienso existentes. Curiosamente,  los chinos no solo queman incienso sí no también dinero. Dinero de mentida, claro está. Vemos a muchos fieles con enormes fajos de dinero falso, comprados en las tiendas de parafernalia religiosa existentes en las cercanías del templo, que queman en los lugares destinados a ello.

Por lo visto, estas ofrendas en forma de quema de dinero falso, representa algo así como el envío de dinero al más allá. Es algo habitual como ofrenda a los difuntos.

Ofrendas en el Templo de los Lamas de Pekín

Tampoco faltan en esta zona, las torres de la Campana y del Tambor, casi universales en los templos budistas. Se sitúan entre dos grandes puertas, conocidas como Puerta Zhaotai y Puerta de Yonghe.

Torre Campana en Templo de los Lamas de Pekín

La Lamasería o Yonghegong se dispone a lo largo de un eje longitudinal de casi 500 metros de largo. Se entra por el sur y se va avanzando en dirección norte. Es algo que vimos también al visitar la Ciudad Prohibida.

A través de los patios se va accediendo a los distintos pabellones, siempre de sugerentes nombres, como el Salón de la Armonía y la Paz, el Salón de la Armonía y la Paz o el Salón de la Protección Eterna. Este último, por ejemplo, fue en realidad la residencia del Príncipe Yong, antes de que fuera proclamado Emperador y se desplazara a vivir a la Ciudad Prohibida.

Templo de los Lamas de Pekín

Visitar el Templo de los Lamas de Pekín

En algunos de los pabellones existentes encontramos distintas imágenes de Buda. En el Salón de la Armonía y la Paz, por ejemplo, se ubican tres estatuas de bronce que corresponden a los Budas del Presente, del Pasado y del Futuro. Son los conocidos como los Budas de las Tres Edades.

Buda Templo de los Lamas de Pekín

EL BUDA MÁS ALTO DEL MUNDO SEGÚN EL LIBRO GUINNESS DE LOS RÉCODS

Sin embargo, la imagen más espectacular que vimos al visitar el Templo de los Lamas de Pekín la encontramos en el Pabellón de las Diez Mil Felicidades o Wanfuge. Aquí encontramos un dorado y espectacular Buda Maitreya de 18 metros de altura. Según los preceptos budistas, o esto creemos entender, el Buda Maitreya es el Buda del Futuro, el que será el sucesor del Buda histórico actual (Siddhartha).

Esta enorme imagen del Buda Maitreya fue tallada a partir de un único tronco de sándalo y fue un regalo del mismísimo Dalai Lama al Emperador chino, a mediados del siglo XVIII. Una placa indica que este Buda Maitreya de Pekín está incluido en el Libro Guinness de los Records como el Buda  más alto del mundo tallado en una sola pieza.

Buda Maitreya Pekín Libro Guinness Records

La verdad es que visitar el Templo de los Lamas o Lamasería de Pekín resulta casi obligado en la capital china. Se trata de uno de los templos más espectaculares e históricos de la ciudad y uno de los escasos lugares donde la religión china sigue palpitando.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.