Qué ver en Seúl en 4 o 5 días. En este post os vamos a explicar los lugares más importantes que no te puedes perder al visitar Seúl. Los mejores Palacios Reales (en Seúl hay hasta 5), los más interesantes templos y santuarios o lo mejor del Seúl moderno.

Seúl, la capital del país, suele ser la puerta de entrada a cualquier Ruta por Corea del Sur. Así fue durante nuestra Ruta de 10 días por Corea del Sur de finales del año pasado.

La verdad es que son suficientes los lugares que ver en Seúl y los alrededores más cercanos como para dedicarle, al menos, cuatro o cinco días. Notros nos alojamos tres noches en Seúl, al principio del viaje, y dos más, al final. Y aún nos quedaron cosas por ver.

En este post os vamos a contra los templos, palacios, monumentos y lugares más interesantes que ver en Seúl, una ciudad cuya visita supero nuestra expectativas.

Que ver en Seúl

DÓNDE DORMIR EN SEÚL.

Para visitar Seúl utilizamos dos alojamientos distintos. Uno al principio del viaje y otro, al regresar a Seúl después de visitar otros lugares de Corea de Sur. Fueron éstos.

HOTEL A314. Hotel de clase media, bien situado (el autobús del aeropuerto tiene parada a 5 minutos a pie; y además, hay 2 paradas de metro a 300 metros). Es un hotel de tamaño medio, con las habitaciones limpias y ofrece desayuno occidental o coreano, a escoger.

HOTEL GRIM. Un hotel más sencillo y barato, pero también muy correcto y con una parada de metro de la línea 1 a 200 metros (la línea que va a la Estación Central de Seúl y al Aeropuerto Gimpo). También incluyen un desayuno, bastante sencillo, pero que se agradece.

 

QUÉ VER EN SEÚL EN 4 o 5 DÍAS. MAPA Y DISTRIBUCIÓN POR DÍAS.

Entre los lugares que ver de Seúl encontramos monumentos históricos y lugares que la modernidad ha convertido en imprescindibles.

Aunque se sabe que el origen de Seúl lo debemos encontrar en el inicio de nuestra Era, es a partir de la dinastía Joseon, cuando se convierte en capital de la Corea unificada. En aquel momento, la población era conocida con el nombre de Hanyang. Muchos de los lugares que hay que ver en Seúl hacen referencia a aquel momento, incluidos los palacios reales (así, es plural), algunos de los templos o el conjunto de tumbas de los antiguos monarcas coreanos.

Sin embargo, otros lugares de importancia son referentes por su modernidad. Es el caso de la calle Myeongdong, del Dongdaemun Design Plaza o del rascacielos Lotte Tower, el quinto más alto del mundo.

Así distribuimos nuestra visita a Seúl.

  • PRIMER DÍA (solo la tarde): tumbas Joseon, Templo Bongeunsa, Biblioteca Starfield.
  • SEGUNDO DÍA: mañana en el Palacio de Changdeokdung, Palacio de Changgyeonggung, Santuario Jongmyo, Palacio Unhyeongung y Barrio de Bucchon. Tarde en Puerta Heunginmun, Mercado de Gwangjang, Barrio de Myeongdong y Dongdaemun Design Plaza.
  • TERCER DÍA: mañana en la Fortaleza de Haseong de Suwon. Tarde en el Palacio Deoksugung Palace y Mercado Namdaemum.
  • CUARTO DÍA: mañana en el Palacio Gyeongbokgung, Templo Jogyesa y mercado del pescado de Noryanggjin. Tarde de viaje en tren a Gyeongju.
  • QUINTO DÍA: mañana en la Fortaleza de Namhansangseong. Tarde en el poblado de hanoks de Namsangol y último paseo por Seúl.

Aquí os dejo el mapa de google con los lugares más importantes que ver en Seúl. Sin embargo, como ya os expliqué en la Guía de Viaje a Corea del Sur, en Seúl tendréis que utilizar la App de alternativa a Googlemaps, puesto que éste no funciona en el país.

IMPORTANTE. NO VIAJES SIN SEGURO A COREA DEL SUR. Este país dispone de excelentes servicios sanitarios, pero son de pago y caros. El seguro de viaje de IATI está considerado uno de los mejores seguros de viaje del mercado, cubre los gastos médicos y de anulación, te atienden en español desde el extranjero y no tienes que adelantar nada de dinero. 5 % de descuento si contratas desde aquí.

Vamos a repasar, ahora, los lugares imprescindibles que ver en Seúl.

 

TUMBAS JOSEON

Empezamos nuestra visita a los lugares más importantes que ver en Seúl por la tarde. Hemos llegado a la ciudad al medio día, hemos dejado el equipaje en el hotel y nos disponemos a aprovechar la primera tarde en la capital coreana.

Nuestra primera visita nos permitirá conocer algunas de las tumbas pertenecientes a los reyes Joseon, existentes en el mismo centro de Seúl y que forman parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad. La verdad es que es una suerte que la deriva urbanista del siglo XX no se llevara por delante estos importantes vestigios históricos que ahora quedan ubicados en un parque del barrio de Gangnam, tan famoso a raíz de la canción Gangnam Style que popularizó el artistas K-Pop Psy, en todo el mundo.

Visitamos las tumbas del Rey Seonjong y de su esposa, Jeonghyeon Wanghu, y la del rey Jungjong, hijo del anterior, en el parque Samneung. Son conocidas como Tumbas Seolleung y Jeongneung.

Todas las tumbas reales se disponen de la misma manera. Primero un espacio para los rituales, después una zona donde se realizaban los ritos más ancestrales y donde el mundo de los vivos se unía al de los muertos. Y finalmente, la zona sagrada donde los monarcas eran enterrados bajo un gran túmulo cubierto de hierba. Custodiando este enorme túmulo se encuentran una serie de figuras de piedra, de guerreros y de animales, tales como cabras y tigres. La verdad es que esta última parte queda siempre situada en lo alto de un montículo artificial al que no se permite el acceso, de manera que no siempre resultan fáciles de visualizar.

Seúl tumbas Joseon

Que ver en Seúl

TEMPLO BONGEUNSA

Después de visitar las tumbas nos acercamos al Templo de Bongeunsa, que no dista más de 10 minutos del parque Samneung. Se trata de un templo que data del siglo VIIII, aunque ha sufrido múltiples remodelaciones.

Lo más curioso es que entre los distintos pabellones del templo, encontramos un enorme Buda de Maitreya de 23 metros de altura construido en piedra. La imagen de los rascacielos de Seúl por delante del Buda en cuestión es una de las más típicas de Seúl.

Templo Seúl

Seúl

Seúl

BIBLIOTECA STARFIELD

Aunque ha anochecido y, con el jetlag del primer día, estamos verdaderamente cansados, no podemos dejar de acercamos hasta el cercano centro comercial COEX Mall (a cinco minutos del Templo Bongeusa) para visitar una preciosa biblioteca conocida como Starfield Library. Más allá de los miles de libros y cientos de revistas aquí disponibles, lo verdederamente maravilloso es su disposición en decenas de estanterías superpuestas. Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo algunas fotos para que os hagáis una idea de la biblioteca.

<Seúl Biblioteca starfiled

Seúl Biblioteca starfiled

PALACIO DE CHANGDEOKGUNG Y JARDÍN SECRETO, UNO DE LOS LUGARES MÁS BUCÓLICOS QUE VER EN SEÚL.

Empezamos el segundo día de nuestra visita a Seúl por el Palacio de Changdeokdung, uno de los cuatro palacios reales que hay que ver en Seúl y para muchos, el más bonito de todos. Por el mismo palacio y porque dispone de un bellísimo y coqueto jardín que en su momento era conocido como Jardín Real y que en la actualidad recibe el nombre de Jardín Secreto.

El  Palacio de Changdeokdung fue edificado en tiempos del Rey Taejong, a partir de 1411, y se dispone en forma de múltiples pabellones y estancias muy al estilo de los distintos palacios reales orientales. En este sentido y también por la arquitectura, recuerda bastante a la Ciudad Prohibida de Pekín, aunque cabe recordar que las vicisitudes vividas por este y los demás palacios de Seúl no fueron pocas y que lo que podemos ver en la actualidad es el fruto de las restauraciones llevadas a término en la segunda mitad del siglo XX.

Entre los distintos espacios que se visitan merece la pena destacar los dedicados al rey y a la reina. Como casi todos los palacios orientales, encontramos también aquí una zona más privada, que era donde vivían los monarcas, y una zona más pública, que era donde se ofrecían las audiencias.

Palacio de Changdeokdung Seúl

Palacio de Changdeokdung

Palacio de Changdeokdung

Especial interés tiene, en el Palacio de  Changdeokdung, el conocido como Jardín Secreto. Probablemente es el más bonito de los jardines que hay que ver en Seúl, de manera que merece la pena apuntarse a una de las visitas guiadas y que duran una hora aproximadamente. Entre pequeños pabellones y estanques, las posibilidades fotogénicas se multiplican. Este palacio forma parte del Patrimonio de la Humanidad.

Jardín Secreto Palacio de Changdeokdung

Palacio de Changdeokdung Jardín secreto de Seúl

PALACIO DE CHANGGYEONGGUNG.

Entramos en al Palacio de Changgyeonggung desde la entrada que queda justo donde se inician las visitas al jardín secreto del Palacio de  Changdeokdung.

Este palacio es, desde luego, bastante más pequeño, aunque la disposición del mismo es similar al anterior, con varios patios presididos por un pabellón principal. Los patios se cierran, además, con una galería corrida columnada que suele abarcar tres de los lados. Todas las edificaciones de este palacio (y de los demás) fueron construidas usando la madera como material único y sin uso de clavos para el ensamblaje de las piezas.

Como al resto de palacios reales, al Palacio de Changgyeonggung se accede por una gran puerta de entrada, también de madera, aunque nosotros hemos entrado por la puerta de atrás y saldremos por la principal o Puerta Honghwamun.

Este palacio fue edificado por el rey Sejong en 1418, otro de los reyes de la dinastía Joseon. Sin embargo, los japoneses convirtieron este palacio real en jardín botánico, y no fue hasta la segunda mitad de siglo XX que el edificio pudo recuperarse.

Palacio de Changdeokdung

Palacio de Changdeokdung Seúl

SANTUARIO JONGMYO, EL SANTUARIO MÁS IMPORTANTE QUE HAY QUE VER EN SEÚL.

Los monarcas Joseon no solo convirtieron Seúl en capital del estado si no que degradaron el budismo, convirtiendo el confucionismo en la religión de estado. No es de extrañar, por tarto, que entre los lugares que ver en Seúl encontremos el más importante santuario confucionista de aquella época: el Santuario Jongmyo.

Como en el caso de los palacios reales, también en el Santuario Jongmyo, la conjunción entre arquitectura tradicional y naturaleza es máxima, de manera que situado en medio de la gran ciudad, en este lugar se transmite una sorprendente calma.

Los pabellones del Santuario Jongmyo custodian 48 tablillas de os espíritus de distintos monarcas Joseon. Por lo visto, el rey acudía anualmente hasta en 5 ocasiones al Santuario de Jongmyo. para realizan distintos rituales. En la actualidad, y aunque haga muchísimas décadas que Corea no dispone de Rey, las distintas celebraciones y ritos de siguen realizando dos veces al año. Es una manera de mantener viva la llama de aquella época. Estos ritos están incluidos dentro de la lista del Patrimonio Mundial intangible. Este santuario, fundado por el primer rey Joseon, Lee Seong-Gye, no ocupara más que unos minutos de vuestro tiempo en la capital coreana, pero os aseguro que es otro de los imprescindibles de Seúl.

Qué ver en Seúl

antuario Jongmyo de Seúl

PALACIO UNHYEONGUNG.

Este palacio es mucho más pequeño que los anteriores, y sus espacios resultan bastantes más sencillos que los del  Palacio de Changdeokdung o los del Palacio Gyeongbokgung. Sin embargo, os aseguro que merece la pena evitarlo. Entre otras cosas, porque para ello no hay que pagar entrada y porque ofrece la posibilidad de disfrazarse con el traje tradicional coreano, el hanbok, algo que ni Marc ni Isa quieren perderse.

Las fotografías con la vestimenta en cuestión y junto a otros coreanos también vestidos con el hanbok, convirtieron la visita al Palacio Unhyeongung es uno de los mejores recuerdo del viaje a Corea.

Palacio Unhyeongung de Seúl

IMG_4215

Hanbok en Seúl

Ponerse Hanbok en Seúl

BARRIO DE HANOKS DE BUKCHON, EL BARRIO MÁS PINTORESCO QUE VER EN SEÚL.

Hubo un tiempo en que los barrios tradicionales formados exclusivamente por hanoks (las viviendas tradicionales coreanas) eran mayoría en Seúl. Sin embargo, a veces por la destrucción provocada por la guerra y otras veces por el nuevo urbanismo crecido a raíz de la cada vez más incesante especulación urbanística de Seúl, convirtieron estas villas tradicionales en auténticas rarezas. Poco a poco, estos barrios se vieron empujados a la desaparición.

Entre los lugares que ver en Seúl, encontramos algunos de aquellos escasos viejos barrios que han llegado a nuestros días. El más interesante es el de Bukchon, donde varios centenares de viviendas  han llegado al siglo XXI en perfecto estado. Algunas viviendas han sido restauradas y otras reconstruidas, pero la verdad es que el resultado es un barrio de lo más pintoresco, que ningún viajero debe perderse.

Algunos de los hanoks fueron restaurados por el propio gobierno coreano hace unos 20 años, de manera que en la actualidad desarrollan funciones de creación artística y artesanal. Si no os habéis disfrazado con el hanbok en el Templo Unhyeongung, aquí tendréis otra posibilidad de hacerlo, aunque el precio resulta algo más caro.

Por cierto, el barrio de hanoks se dispone a ambos lados de la amplia calle Bukchon-Ro. Aquí encontraréis varios hanoks convertidos en restaurantes o cafeterías, aunque, aunque la mayoría siguen siendo viviendas tradicionales, de manera que la prudencia es obligada cuando se visita el arrabal. No se trata, al fin y al cabo, de andar curioseando en terrenos privados. Como podemos ver con algunas de estas hanoks propiedad de la municipalidad de Seúl y que están abiertas al público, los espacios se suelen distribuir alrededor de un patio, y están edificados en madera y adobe.

Lugares que ver en Seúl

barrio de Hanoks en Seúl

Seúl

Lugares que ver en Seúl

MERCADO GWANGJANG

Tras visitar este barrio de hanoks, bajamos por Buckchon-ro hasta encontrarnos hasta Jong-ro, una avenida principal que nos llevará, en media hora, hasta la zona mucho más moderna de Dongdaemun. Antes nos detenemos en el mercado de Gwangjang, cubierto y uno de los más interesantes que ver en Seúl. Entre tenderetes de telas encontramos algunas decenas de puestecitos callejeros de comida que se localizan primero en la misma zona de telas y, posteriormente, en un espacio larguísimo. La verdad es que el ambiente es infernal con centenares de coreanos apretujados en los puestecillos prestos a cenar. En espectáculo merece la pena, con cocinas humeantes, tortitas, puestos de fritanga varias, otros donde se hacen barbacoas y donde reina, en todo caso, la comida tradicional coreana. Merece muchísimo la pena acercarse hasta aquí aunque la verdad es que, a diferencia de los mercados callejeros que hemos encontrado en otras partes de Asia, éste no nos parece a nosotros especialmente acomodado a nuestros gustos culinarios, de manera que pasamos un buen rato disfrutando de este ambiente tan genuinamente coreano y salimos por la puerta opuesta a donde hemos entrado, al cabo de casi una hora.

mercado de Gwangjang de Seúl

mercado de Gwangjang

Seúl mercado de Gwangjang

PUERTA DE  HEUNGINJIMUN

Ni cinco minutos tardamos en llegar hasta la puerta Heunginmun, justo donde se encuentra una de las bocas de entrada del metro Dongdaemun. Fue edificada en tiempos del Rey Taeju en 1396 y está considerada como un auténtico tesoro nacional. Lo que vemos en la actualidad es fruto de las remodelaciones llevadas a término en el siglo XIX.

Llegamos ya cuando ha anochecido, pero la puerta esta iluminada y la imagen es ciertamente bella. Un muro externo semicircular rodea esta puerta de la muralla, que se culmina por una preciosa estructura de madera que recuerda mucho a las entradas de los templos y palacios reales de la ciudad, con sus grandes aleros sobresaliendo de la estructura.

puerta Heunginmun

DONGDAEMUN DESIGN PLAZA AND PARK

Si seguimos en dirección sur llegamos enseguida a la zona de Dongdaemun, otro de los emporios comerciales más importantes que ver en Seúl. Aquí los grandes centros comerciales son la norma. Uno detrás de otro. Neón y más neón para una de las sociedades más consumistas del mundo.

Sin embargo, lo que nos ha traído hasta aquí es un edificio de lo más innovador, de la que fue una de las arquitectas estrella del siglo XXI, la británica de origen iraní, Zaha Hadid. Me refiero al Dongdaemun Design Plaza.

Se trata de un edificio de curvas imposibles, cubierto de 45.000 paneles de aluminio. En el interior encontramos un museo del diseño, algunas tiendas y, sobretodo, grandes espacios. También existen algunas salas de exposiciones y un centro de convenciones, aunque nosotros no lo visitamos.

La verdad es que merece la pena llegar hasta aquí si os gusta la arquitectura contemporánea, porque el lugar es una maravilla.

Dongdaemun Design Plaza

Dongdaemun Design Plaza

Seúl

PALACIO DEOKSUGUNG.

Empezamos la tarde del tercer día, después de visitar la Fortaleza de Haseong de Suwon, visitando otro de los palacios reales que hay que ver en Seúl. Se trata del Palacio Deoksugung, que es uno de los más curiosos porque combina la arquitectura tradicional coreana, tan típica de los templos y palacios de la era Joseon, con un estilo ya de raíces occidentales, que es como se completó el palacio a finales del siglo XX. Desde luego, lo que nos gusta más a nosotros es la parte más antigua, del siglo XV y XVI.

Curiosamente, el palacio fue alzado como residencia del príncipe Wolsandaegun, de manera que no se convirtió en Palacio Real hasta 1611, cuando el rey Gwanghaegun ascendió a la corona coreana.

Como decía, la primera parte se dispone al estilo de los palacios coreanos tradicionales. Es decir, después de una gran puerta de madera, accedemos a un enorme patio donde se localizan un buen número de pabellones, incluido el que alberga el trono real, que es el más bello de todo. Al final, encontramos varias edificaciones del siglo XIX. Un par de ellas, de estilo neoclásico, no desentonarían en ninguna capital europea.

Este palacio es el único que cierra tarde, de manera que si queréis, podéis visitarlo iluminado. Nosotros lo recorrimos cuando aún no había anochecido.

Palacio Deoksugung

PUERTA SUNGNYEMUN

Otra de las antiguas puertas de la muralla que hay que ver en Seúl es la conocida como Puerta Sungyemun. Se localiza a diez minutos a pie del palacio Deoksugung. También es conocida como Puerta Namdaemum y se dispone al igual que todas las puertas que iremos viendo durante el viaje a Corea. Es decir, un arco de entrada se sitúa en medio de una plataforma edificada con grandes sillares. Encima de esta plataforma se ubica la edificación de madera, de estilo tradicional, a modo de un enorme pabellón de dos pisos, culminado con los clásicos tejados con alerones.

Cuando llegamos a la puerta, está empezando a anochecer y el monumento se muestra iluminado. La imagen es francamente bella.

Puerta Namdaemum de Seúl

MERCADO NAMDAEMUM

Se trata de uno de los grandes mercados que hay que ver en Seúl. Dicen que el mayor de Corea. Se trata, al fin y al cabo, de un enorme emporio comercial tradicional, con miles de tiendas. Unas situadas en los bajos de los edificios  y las otras, en medio de la calle. No se trata, en cualquier caso, de un mercado cubierto como el Mercado Gwangjang, visitado el día anterior.

También aquí encontramos una zona dedicada a la comida callejera, como no podía ser de otra manera.

MYEONGDONG, EL GRAN BARRIO DE LA COMÉSTICA QUE HAY QUE VER EN SEÚL.

Tras visitar este mercado más tradicional nos acercamos, tras diez minutos de paseo, hasta uno de los puntos comerciales más calientes de Seúl. Los neones nos dan la bienvenida a Myeongdong, verdadera meca del consumismo más desenfrenado de Corea del Sur y, particularmente, de la reconocida industria cosmética coreana.

Aquí se agolpan, una tras otra, tiendas de lo más modernas. La mayoría de marcas locales, aunque también encontramos algunas franquicias internacionales así como tiendas deportivas de algunas de las marcas más famosas de occidente. En este barrio, lo que domina es el neón y el lujo. Estamos algo más de hora y media merodeando por la zona y husmeando entre tiendas de cosmética coreana. Isa, que había destinado un pequeño presupuesto para ello, no pierde el tiempo y se lleva a casa alunas cremitas, mascarillas y demás. El último día de nuestra estancia en Seúl, regresará al barrio para comprar más.

Cenamos en el mismo barrio de Myeongdong. Es este caso, en los tenderetes callejeros de la zona.

Myeongdong

Myeongdong Seúl

Qué ver en Seúl

IMG_4761

CAMBIO DE GUARDIA DELANTE DEL PALACIO DE GYEONGBOKGUNG

Empezamos el cuartor día del viaje a Corea acudiendo, antes de las 10 de la mañana, ante las puertas del Palacio de Gyeongbokgung, el más importante de los palacios reales que ver en Seúl.

Aquí se celebra, dos veces al día, una ceremonia que no os debéis perder: la del cambio de guardia. La verdad es que nada tiene que envidiar a las que se celebran delante del Palacio de Buckingham en Londres o frente al Parlamento de Atenas, con los pomposos evzones griegos.

Según parece, la tradición viene del principio de la época Joseon. Concretamente, desde 1469. Y lo que podemos disfrutar en la actualidad es una representación de aquellos cambios de guardia. La verdad es que está bien chulo este desfile de guardianes reales, al ritmo de la música tradicional coreana, vestidos como hace siglos. Además, después del acontecimiento nos fotografiamos con ellos. Los guardianes restan impasible ante los turistas que vamos posando junto a ellos.

El cambio de guardia del Palacio de Gyeongbokgung se celebra 2 veces al día, a las 10.00 y a las 14.00, excepto los martes, que es el día que el palacio no permite las visitas.

cambio de guardia de Seúl

cambio de guardia de Seúl

Cambio guardia Palacio de Gyeongbokgung

PALACIO REAL GYEONGBOKGUNG

Tras disfrutar del cambio de guardia entramos, junto a unos cuantos cientos de turistas, casi todos orientales, al Palacio de Gyeongbokgung, otra de las visitas imprescindibles de Seúl y, sin duda, el más importante de los palacios reales de la ciudad.

El Palacio de Gyeongbokgung nos remite, nuevamente, a la época Joseon. Lo que podemos visitar en la actualidad es solo una espléndida reconstrucción del antiguo palacio real. El original fue destrozado en sendas ocasiones por los japoneses. La primera vez, en 1592. Y la segunda, durante la época colonial, a partir de 1910.

La verdad es que, aunque casi más del 90% no sea original, lo que podemos visitar es una maravilla. Como siempre en los palacios reales orientales, de trata de una sucesión de espacios a modo de plazas, separados por grandes puertas monumentales edificadas en madera. Rodeando estas plazas se distribuyen las distintas estancias. Además, casi siempre encontramos un gran pabellón en el centro de cada una de ellas. Por ejemplo, el Salón Geunjeongjeon, que era el salón del trono o el Salón Sajeonghjeon, que era el edificio principal del consejo de los gobernantes de la época Joseon.

En el interior, en cualquier caso y a diferencia de los mejores palacios reales europeos, no hay mucho que mirar, en el sentido de grandes habitaciones profusamente decoradas. Nuestra visita dura aproximadamente una hora.

Palacio de Gyeongbokgung

TEMPLO JOGYESA

Después de visitar el Palacio de Gyeongbokgung nos dirigimos andando al templo Jogyesa, que es el más importante para el budismo coreano y el más bello que ver en Seúl. El original era del siglo XVI, anterior a la época Joseon, pues estos gobernantes, que abrazaban el confucianismo, reprimieron con severidad el rito budista.

Sin embargo, no fue hasta la caída del régimen Joseon, que el templo se refundó. Hoy goza de una espléndida salud y la verdad es que merece ser incluido entre los lugares imprescindibles Seúl. Aquí encontramos, también, varios pabellones, incluido el que alberga el habitual tambor de los templos budistas, además del Salón principal de Dharma o Daeungjeon, que alberga tres enormes Budas: el de la medicina, el Buda Amitabha y el Buda Shakyamuni.

No falta una pagoda octogonal de diez pisos, que alberga la habitual reliquia de Buda.

Templo de Seúl

Templo Jogyesa de Seul

MERCADO DEL PESCADO DE NORYANGJIN

Aunque nuestra idea inicial era seguir andando hacia el Ayuntamiento de Seúl y el canal Cheong-gye-cheon, empieza a lloviznar, de manera que cambiamos de plan para dirigirnos hacia otro de los mercados que hay que ver en Seúl de manera obligada. Me refiero al Mercado Noryangjin.

Se trata de uno de los mercados de pescado mayores de toda Asia. Se sitúa en un gran espacio cubierto, de dos pisos. En el inferior encontramos las tiendas de pescado. En el superior, más tiendas y varios restaurantes.

La verdad es que jamás hemos visto un mercado de pescado tan bien dispuesto. Aunque las tiendas se cuentan aquí por centenares, todo está perfectamente ordenado. Tanto los tenderetes, como la abundante mercancía de todas las pescaderías. Si en una zona se ubica el marisco, en otra encontramos el pescado fresco y más allá, el menos llamativo pez congelado. En el primer piso, incluso descubriremos varias tiendas que venden pescado deshidratado.

La verdad es que el lugar es una maravilla. Uno no se cansa de fotografiar enormes cangrejos gigantes, preciosas langostas de varios kilos de peso o los siempre llamativos atunes, un pescado que realmente llama la atención por su tamaño. Algunos de los pescaderos se encargan de preparar platos de pescado crudo por encargo y otros intentan venderte su marisco o un pulpo que los restaurantes del primer piso procederán a cocinar. La verdad es que, sin embargo, los precios no me parecen nada económicos.

Después de visitar el mercado de Noryangjin durante casi una hora nos encaminamos al primer piso donde nos disponemos a gozar del almuerzo. Por supuesto, a base de pescado fresco.

Con eso se nos han hecho casi las 3 y media de la tarde, de manera que, tras el almuerzo, regresamos al hotel para recuperar las maletas y dirigirnos a la estación de Seúl, donde tomaremos un tren en dirección Gyeongju, donde visitaremos la antigua capital del Reino Silla.

Al cabo de unos días regresaremos a Seúl, para terminar con la visita a la capital coreana.

Mercado del Pescado de Seúl

Mercado del Pescado de Seúl

LOTTE TOWER WORLD, EL GRAN RESCACIELOS QUE HAY QUE VER EN SEÚL.

Empezamos la quinta y última jornada de visita a Seúl, acercándonos hasta la Fortaleza Namhansanseong que forma parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad y que se localiza a 20 km de Seúl. De ella os hablaré en otro post.

Al regresar a Seúl , nos acercamos (es la misma linea del metro que procede de Namhansanseong, estación Jamsil) hasta la Torre Lotte World. Se trata del edificio más alto que ver en Seúl y, en realidad, el quinto rascacielos más alto del mundo, con 555 metros de altura.

Desde luego, una maravilla para cualquiera al que le guste la arquitectura moderna, que fue inaugurada en 2017 y que es propiedad del Grupo Lotte, un enorme conglomerado de empresas coreanas ramificado en lo más variado de la economía local, desde la alimentación, a la electrónica o a la industria turística.

La Lotte Toer World está situado a los pies de un pequeño lago, al que se puede dar la vuelta por completo, en un agradable paseo. Junto a la torre encontramos también una obra escultórica de lo más moderna, obra de Jaume Plensa. Recuerda mucho a la que pudimos visitar en Zaragoza, junto al recinto de la Expo. Esta obra se llama Possibilities y es del 2016.

Parte de la Lotte Tower World forma parte de un centro comercial de lujo, al que le echamos un vistazo, aunque poco más nos aporta.

IMG_20200104_144113

ALDEA DE HANOKS DE NAMSANGOL

Tras la Lotte World nos acercamos hasta el poblado de Hanoks de Namsangol, a los pies del monte Namsan. En un muy agradable parque, encontramos un conjunto de cinco viviendas tradicionales coreanas de finales del siglo XIX e inicios del XX. Son las típicas hanok que también vimos en el barrio de Buckchon.

Estas viviendas no están en su localización original si no que fueron transportadas desde otros lugares y restauradas aquí. Sin embargo, la verdad es que resulta un lugar de muy agradable paseo, al que muchos coreanos se acercan, aquí también, vestidos con su tarje tradicional: el hanbok.

Como ya hemos visto en otros lugares durante el viaje, las hanoks están construidas en madera y quedan sobreelevadas al terreno. Se disponen de tal manera que encontramos una patio anterior y un patio posterior, que era más privado de la familia. Y, habitualmente, todo el conjunto está rodeado de un muro.

Hanoks de Namsangol

Hanoks de Namsangol

Qué ver en Seúl

Después de visitar esta aldea tradicional, pasamos nuestras últimas horas en la ciudad regresando al más moderno de los barrios que ver en Seúl: el Myeongdong de los neones y las tiendas de cosmética.

La verdad es que Seúl nos ha ofrecido mucho más de lo que esperábamos en un primer momento. Entre parques, templos, palacios reales, santuarios y lugares modernos, son muchos los lugares que ver en Seúl, de manera que haréis bien en dedicarle, al menos, 4 o 5 jornadas durante una Ruta por Corea del Sur.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

11 comentarios en “21 lugares que ver en Seúl en 4 o 5 días. Visitar la capital de Corea del Sur.


15 de enero de 2020

Que excelente resumen ,que completo!Me has hecho recorder mis 3 dias en Seul. Es una ciudad que me dejo un recuerdo my especial, no sabria decir, el ambiente tan relajado y lo completa y bonita que me parecio. Una ciudad llena de tradicion , supermoderna, limpia y organizada. Ame las luces de Myeongdong, donde me aloje, y Gangnam, que se lo perdieron, es espectacular!( aqui me saque las fotos en la famosa esquina con las esculturas del cantante coreano y flipe!,una turisteada pero estaba feliz en Seul!). Y creeme que ya Tokio me habia deslumbrado pero Seul me enamoro!!. Pocas veces he dejado una ciudad tan a regañadientes!. Me encantaria volver. Saludos.

    17 de enero de 2020

    Nosotros pudimos ver muy poco de Gangnam. Lo tenía previsto la primera tarde, pero después de Bongeunsa y la biblioteca estábamos muy cansados y solo echamos un pequeño vistazo a Gangnam.
    La verdad es que hay mucho que ver en Seúl. Mucho más de lo que yo pensaba antes de viajar allí!

      20 de enero de 2020

      Hicieron tremendo recorrido!. Yo ,por obvias razones,no pude salir de la ciudad pero al ir solo exprimi el tiempo.

15 de enero de 2020

Y me llama la atencion que no subieron a la N Seoul Tower con las mejores vistas de la ciudad, aun mejores que desde la Lotte World Tower( el edificio es una maravilla!). Al caer la tarde y la noche, genial!

    17 de enero de 2020

    Que va, Abel! Estuvimos varios días y nos dejamos mucho por visitar. Gangnam solo de pasada y el día que íba a subir a la Seoul Tower había algo de niebla, de manera que no merecía la pena. a la Lotte World tampoco subimos, puesto que nos quedaba solo aquella tarde en Seúl y después de tirar unas fotos desde fuera y dar una vuelta por el lago nos fuimos a Myeongdang a hacer la últimas compras.

18 de enero de 2020

¡¡Cómo mola Seúl!! Desde nuestro viaje a Corea se ha convertido sin duda en una de mis ciudades preferidas, con muchos que ver y hacer. Nosotros también estuvimos (creo recordar) cinco días, hicimos cosas distintas, algunas de las vuestras quedaron en nuestro tintero y algunas de las nuestras en el vuestro. Entre las mías ¡¡¡hacer lo que Isa y comprar montones de cremas!!!

    19 de enero de 2020

    Tengo muchas ganas de Korea, pero no imaginaba que Seúl tuviera tanto por ver, ni tampoco tantos palacios reales.

    Ya cuando vi vuestras fotos de la Biblioteca Starfield en Instagram me encantaron.

    Imagino que no hay ningún mirador en lo alto de la Lotte Tower World, si no habríais subido.

    Aprovecho la ocasión para felicitarte no sólo por este artículo, sino por la gran mayoría de los que escribes, son mucho más útiles para los lectores y futuros viajeros que los de muchos bloggers considerados TOP…

    Saludos.

      20 de enero de 2020

      Si hay una vista desde un mirador altisimo en Lotto World. La vista y el propio edificio es una maravilla. Pero la vista desde North Seoul Tower es mejor para mi gusto. A mi me encanto la ciudad. Saludos

19 de enero de 2020

Pero qué bien aprovechasteis el viaje a Seul, Jordi. ¡Vaya guía más completa! Me he quedado loco con el Dongdaemun. Ya imaginaba que era una ciudad que mezclara tradición y modernidad, pero ese edificio ha superado mi imaginario, jaja. Estuve a nada de ir a Corea del Sur el año pasado, a ver si este año 😀

    20 de enero de 2020

    Bestial el edificio. La pakistani,que en paz descanse fue un genio.

      21 de enero de 2020

      Creo que iraní.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.