Visitar el Park Güell

El Park Güell de Barcelona es una de las más originales obras de Gaudí en Barcelona. En este caso, no se trata de un bloque de viviendas, como la Pedrera o la Casa Batlló, o de un palacete, como la Torre Bellesguard o el Palau Güell. Se trata del diseño entero de lo que debía ser una urbanización de lujo de la Barcelona de principios de siglo XX. Aunque el proyecto, no fue jamás concluido, los jardines que han llegado hasta nuestros días han convertido al Park Güell en una de las visitas imprescindibles que hacer en Barcelona.

En este post os voy a contar una poco sobre la historia del parque, así como los lugares más importantes que ver en el Park Güell.

Qué ver en el Park Güell

EL PARK GÜELL, EL SUEÑO DE EUSEBI GÜELL

El Park Güell de Barcelona recibe el nombre de quien fue uno de los más ricos empresarios de la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX: Eusebi Güell.

A lo largo de la vida, Antoni Gaudí trabajó en numerosas ocasiones para Eusebi Güell. Por ejemplo, en el diseño del que sería su palacete junto a la Rambla de Barcelona (el Palau Güell) o en la cripta de la iglesia de la colonia Güell (una colonia industrial situada en Santa Coloma de Cervelló, a pocos kilómetros de Barcelona). En realidad, Gaudí no solo trabajó para Güell, si no que compartieron amistad.

Eusebi Güell, a finales del XIX, adquirió dos propiedades en lo que hoy es el Monte Carmelo de Barcelona: Can Muntaner de Dalt y Can Coll i Pujol. Güell se instaló en una masía de la finca, que fue remodelada al menos en parte por el propio Gaudí, además de encargar al arquitecto de Reus el diseño de una urbanización de lujo, que contara con 60 viviendas, además de múltiples zonas comunes, particularmente jardines. Se trataba, por tanto, de un proyecto no solo urbanístico si no también paisajístico.

Visitar el Park Güell

Pese al empeño puesto por Güell y a la maravilla que suponía unir el nombre de Gaudí al proyecto, lo cierto es que el resultado no fue más que un fracaso comercial absoluto, hasta el punto que solamente se vendieron dos viviendas. Una de ellas, precisamente, la que era el piso muestra de la misma, que hoy acoge la Casa-Museo Gaudí.

Tras la muerte de Eusebi Güell, el Park Güell fue vendido al ayuntamiento de Barcelona y fue convertido en parque público. Algo que sigue siendo en la actualidad, aunque para visitarlo hay que pagar entrada. Se trata, sin embargo, de uno de los lugares más bellos que ver en Barcelona, donde la singularidad de la obra de Gaudí se une a las espléndidas vistas de la Ciudad Condal que desde sus miradores se puede obtener.

 Park Güell

VISITAR EL PARK GÜELL. DATOS PRÁCTICOS.

HORARIOS PARA VISITAR EL PARK GÜELL.

Depende del horario solar, de manera que es variable según la época del año. Este es el horario actual.

Horario Park Güell

PRECIO DE LA ENTRADA.

  • Adultos: 10€
  • Reducida (7-12 años, más de 65 años, discapacitados): 7€
  • Gratuita: de 6 a 12 años, Tarjeta Rosa.

Visita guiada al Park Güell. Por un poco más, podéis adquirir la visita guiada al Park Güell, en este enlace (se incluye el precio de la entrada).

CÓMO LLEGAR AL PARK GÜELL.

Llegar en coche resulta bastante complicado. O mejor dicho, no resulta fácil aparcar el coche cerca de la entrada.

Lo mejor es utilizar el transporte público: metro línea 4 hasta la parada Alfons X + Bus lanzadera hasta el Park Güell. El bus lanzadera está incluido en el precio de la entrada.

QUÉ VER EN EL PARK GÜELL.

LA VERJA Y LOS PAVELLONES DE ENTRADA AL PARK GÜELL

Aunque en la actualidad la entrada al Park Güell se realiza por los laterales, empiezo esta ruta por los lugares más importantes que ver en el Park Güell por lo que debía ser la entrada principal de la urbanización.

Entrada Park Güell

Aquí encontramos dos preciosos pabellones no simétricos, unidos por una verja de hierro forjado, material de uso casi universal para el modernismo. Explican que Gaudí se inspiró en el cuento de Hansel y Gretel para el diseño de estas dos casitas. Una sería la casita de la bruja y estaría coronada por una seta venenosa. La otra, la casita de los niños, que se culmina con una alta torre con la típica doble cruz gaudiniana. Ambos pabellones son de piedra pero con los tejados, de onduladas formas, diseñados con el habitual trencadís (trocitos pequeños de cristal y cerámica, ensamblados).

Pabellón guarda Park Güell

Uno de estos pabellones estaba destinado a ser la portería de la urbanización. La verja que une ambos pabellones, no es original del Park Güell, sí no que procede de otra obra de Gaudí: la Casa Vicens.

Verja entrada Park Güell

LAS ESCALERAS Y EL DRAC DEL PARK GÜELL

Justo detrás de la puerta de entrada a la urbanización, se abre la maravillosa escalinata que nos llevará a la sala hipóstila. Es uno de los lugares más escénicos que ver en el Park Güell. Además, es aquí donde encontraremos el famoso dragón (el drac) del parque, también realizado con la técnica del trencadís. Su foto debe ser la postal más reproducida de Barcelona, además de ser uno de los símbolos de la ciudad y, en realidad, del mundo gaudiniano.

Escaleras Park Güell

Drac del Park Güell

Justo por debajo del drac, encontramos otra obra en trencadís representando la bandera catalana. Ya hemos visto el dragón, las dobles cruces y la bandera catalana, algo que se repite de forma casi universal en toda la obra gaudiniana.

 Park Güell

LA SALA HIPÓSTILA

La escalera da acceso a otra de las maravillas del Park Güell: su sala hipóstila. Como su nombre indica, se trata de un espacio columnado, de importantes proporciones, que queda justo por debajo de la Plaça de la Natura.  A veces es conocido como el Templo Dórico porque las 86 columnas estriadas podrían hacernos creer que estamos dentro de un templo griego.

Sin embargo, los grandes plafones realizados en trencadís que se encuentran repartidos por todo el techo de esta sala, nos recuerdan que estamos dentro de una obra modernista y no de un templo griego. Estos plafones fueron realizados (como también en banco de la plaza) por Josep María Jujol, colaborador habitual de Gaudí y del que ya hablamos en este blog al repasar la Ruta Jujol de Sant Joan Despí. En total hay 18 plafones: los cuatro mayores representan las cuatro estaciones; y los catorce más pequeños, el ciclo lunar.

Sala hipóstila Park Güell

Visitar Park Güell

Jujol en el Park Güell

Sala hipostila Park Güell

LA PLAÇA DE LA NATURA

Justo por encima de la sala hipóstila encontramos otro de los puntos culminantes que ver en el Park Güell. Me refiero a la gran plaza conocida como Plaça de la Natura (plaza de la naturaleza), que fue diseñada con la idea de que se comportara como gran teatro.

Qué ver Park Güell

Plaça natura Park Güell

Aquí hay dos elementos que no nos pasarán desapercibidos. El primero, el gran banco en trencadís que recorre todo el perímetro de la plaza, realizando eses como si de una serpiente se tratara. Tiene una longitud de más de 100 metros. Es otro momento culminante del modernismo catalán y es también obra de Jujol. Si nos asomamos por fuera del banco, nos llamará la atención la existencia de varias gárgolas con forma de león.

Banco del Park Güell

 Park Güell

Visitar el Park Güell

Lo segundo que nos llamará la atención son las maravillosas vistas de la ciudad de Barcelona que tenemos desde este punto.

Barcelona desde el Park Güell

EL VIADUCTO DE LA BUGADERA Y EL VIADUCTO DE LOS ENAMORADOS

Además de esta zona más monumental encontramos varios viaductos repartidos por todo el parque, como el Viaducto de la Bugadera (de la lavandera)  y el Viaducto de los Enamorados. Por encima de estos, encontramos un tercer viaducto: el de la Jardinera.

Estos viaductos están construidos en piedra. Por debajo de los mismos encontramos varios pasajes que se cierran con columnas oblicuas, a menudo semejando la forma de las palmeras. La verdad es que se trata de otra maravilla gaudiniana que permite la integración de la propia piedra de la zona como material de construcción del Park Güell.

Viaductos del Park Güell

Qué ver Park Güell
Los distintos viaductos unen los diversos senderos que permiten recorrer el parque a través de más de tres kilómetros de caminos. Muchos de ellos, quedando ya fuera de lo que es la zona monumental, que es de acceso gratuita sin requerir entrada para visitarla.

Viaductos del Park Güell

Vistas Barcelona desde el Parkl Güell

Viaductos del Park Güell

LA CASA MUSEO-GAUDÍ

Por último os hablaré de lo que ahora es la Casa Museo-Gaudí. Fue ésta una de las dos únicas viviendas que se llegaron a vender. En realidad, fue el propio Gaudí quien la compró y la ocupó desde 1906.

No es obra de Gaudí, si no de Francesc Berenguer, aunque sus formas son también modernistas y se integra perfectamente en lo que es el concepto del Park Güell. En la actualidad, como digo, se trata de un museo acerca de la obra gaudiniana. Muestra obras, proyectos y objetos personales de Antoni Gaudí.

Casa Museo Gaudí Park Güell

Casa Museo Gaudí Park Güell

Terminamos nuestra visita al Park Güell de Barcelona dando un buen paseo más allá de lo que es la zona monumental que, como dije, es un espacio abierto al público en general. La verdad es que hay bastante que ver en el Park Güell, de manera que haréis bien en dedicarle un par de hora.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.