Visitar la Lonja de la Seda

La Lonja de la Seda es uno de los monumentos más interesantes que ver en Valencia y el único de esta ciudad que forma parte del Patrimonio de la Humanidad. Además, se trata de uno de los edificios góticos civiles más bellos de Europa, o al menos así lo entendemos nosotros.

En este post os vamos a contar qué es y cómo visitar la Lonja de la Seda, a veces también conocida como Lonja de los Mercaderes.

HISTORIA DE LA LONJA DE LA SEDA DE VALENCIA.

Valencia se convirtió, tras la conquista a los musulmanes por parte de Jaime I, en una de las ciudades más importantes de la Corona de Aragón. Durante un periodo, Valencia fue considerada, de facto, como la capital del reino, aunque los monarcas eran coronaros en la Seo de Zaragoza y la mayoría de ellos, recibían sepultura en el Monasterio de Poblet.

Lonja de la Seda de Valencia
De lo que no hay duda es que Valencia era uno de los más relevantes motores económicos de la Corona de Aragón, particularmente a partir del siglo XIV y XV. Fue una época en que la industria textil gozaba de enorme importancia, lo que propició la llegada de mercaderes procedentes de toda Europa prestos a comprar las afamadas sedas valencianas.

Fue en este contexto en que durante el último tercio del siglo XV, se le encarga a Francesc Baldomar, maestro de obras de la Catedral de Valencia y autor de las Torres de Quart, el diseño de la Lonja de Mercaderes, que posteriormente sería conocida como Lonja de la Seda, por ser ésta la industria más fructífera en la ciudad del Turia.

Aunque Baldomar no fue quien terminó el proyecto, sí que son suyos los planos que una lonja que se inspiraba en la muy semejante Lonja de Palma de Mallorca, construida más de medio siglo antes. Efectivamente, este tipo de lonjas de mercaderes se prodigaron en todas las grandes ciudades de la Corona de Aragón, de manera que cinco siglos más tarde, siguen formando parte del apartado monumental de poblaciones como Barcelona, Zaragoza o Perpiñán. De todas ellas, las más bellas son la de Palma y la Valencia, aunque no le va a la zaga la de Zaragoza, convertida hoy en sala de exposiciones.

La cuestión es que para finales del siglo XV, la Lonja de la Seda de Valencia era una realidad y se había convertido en el principal lugar de la ciudad destinado a las grandes transacciones mercantiles. En cierta manera, la Lonja de la Seda apuntaló la importancia comercial de la ciudad, en unos tiempos en que la capital del Reino de Valencia (entidad integrada dentro de la Corona de Aragón) se convirtió en algo así como el puerto de Castilla, dada su enorme capacidad comercial y a las intensas relaciones que mantenía con la mayor parte de los puertos mediterráneos, incluidos los italianos, los franceses y los del norte de África.

Lonja de la Seda

LA VISITA A LA LONJA DE LA SEDA DE VALENCIA.

Para visitar la Lonja de la Seda de Valencia hay que pagar entrada, aunque ésta está incluida en la tarjeta turística Valencia Card, que seguro que os será de interés si vuestra idea es visitar los principales monumentos que ver en Valencia.

Justo en la taquilla de entrada encontraréis un código QR que os permitirá descargaros una audioguía en vuestro spartphone. No está de más que llevéis vuestros propios auriculares, a fin de disfrutar de la visita sin molestar al resto de turistas.

El edificio de la Lonja de la Seda lo forman tres cuerpos más o menos diferenciados que se alzan alrededor de un jardín que queda por detrás de la fachada principal de edificio, que es la que da a la Plaza del Mercado. Los tres cuerpos lo forman la Sala de Contratación, lo que era la Capilla de la Inmaculada Concepción que se situaba en la Torre y el Consulado del Mar.

FACHADAS DE LA LONJA DE LA SEDA DE VALENCIA.

Antes de visitar la Lonja de la Seda merece la pena echar un vistazo a sus fachadas. Tanto a la principal, como a las laterales y a la posterior, que da a la Calle de la Lonja y que es por donde se accede en la actualidad al interior del edificio.

La fachada más importante de la Lonja de la Seda es la que da a la Plaza del Mercado. Desde aquí se puede observar perfectamente los tres cuerpos existentes. A la izquierda, el edificio del Consulado del Mar; a la derecha, la Sala de Contrataciones; y justo en medio, la Torre en cuya planta baja se sitúa la capilla. El conjunto se ornamenta con almenas.

Solo el cuerpo de la Sala de Contrataciones dispone de una gran portalada apuntada, como corresponde al gótico. Era la entrada principal de la Lonja de la Seda. A ambos lados encontramos sendos ventanales con tracería gótica. Los escudos de la ciudad y del Reino de Valencia ornamentan también esta fachada principal.

Valencia Lonja de la Seda

En la parte superior del cuerpo del Consulado del Mar, destaca la galería corrida de arcos que rodea por completo el cuerpo y los cuarenta medallones que representan bustos de emperadores personajes ilustres, incluyendo emperadores romanos. Hay que tener  en cuenta que el Consulado del Mar se alzó unos años más tarde, entrado ya el siglo XVI. En este conjunto de medallones intuimos la impronta del Renacimiento.

Visitar Lonja Seda Valencia

La otra fachada que merece la pena es la posterior. Particularmente por la bellísima portalada gótica que da acceso al Salón de Contratación de La Lonja, ejemplo del gótico flamígero valenciano.

La Lonja de la Seda dispone, además, de 28 gárgolas que son meramente decorativas, góticas todas, aunque algunas de ellas no son originales. En cualquier caso son una maravilla. Además, en las distintas fachadas encontramos distintas esculturas en piedra que hacen referencia a bestiario y animales mitológicos.

Valencia Lonja de la Seda

Desde el patio de los naranjos podemos observar, además, lo que es la fachada posterior del Consulado del Mar. Lo más destacado es la galería corrida de arcos con los medallones que ya hemos visto en la fachada principal.

LA SALA DE CONTRATACIÓN DE LA LONJA DE LA SEDA

Se accede a la Sala de Contratación desde el patio de los Naranjos, aunque la entrada principal original era la que daba a la Plaza del Mercado.

Lo que encontramos en este gran salón es uno de momentos sublimes del arte gótico civil en España. La Sala de Contratación de la Lonja de Valencia es el espacio más importante del edificio y también el de mayor tamaño, con unas medidas de 35.60 metros de largo por 21,40 de ancho. Este espacio es conocido también como Salón Columnario debido a que la sala se divide en tres naves longitudinales y cinco transversales gracias a las altísimas 24 columnas helicoidales que alcanzan los 17.40 metros de altura.

Visitar Valencia Lonja de la Seda

El espacio se cierra mediante una bóveda de crucería que incluye 97 claves ornamentadas con los santos patrones de los distintos gremios valencianos, además de distintos escudos.

En la Sala de Contratación de la Lonja de la Seda de Valencia es donde se instaló la Taula de Canvis i depòsits, que era la encargada de asegurar las transacciones mercantiles o el cambio de moneda (no hay que olvidar que hasta aquí llegaban mercaderes procedentes de toda Europa).

qué ver Valencia Lonja de la Seda

La portalada de la izquierda permite acceder a la capilla de la Inmaculada Concepción que ocupa la planta baja del torreón de la Lonja de la Seda. Los pisos altos de la torre fueron destinados a distintos menesteres, incluyendo los de cárcel para mercaderes morosos.

Lonja de la Seda de Valencia

EL CONSULADO DEL MAR

El último cuerpo de gran interés que hay que visitar en la Lonja de la Seda era ocupado por el Consulado del Mar y fue añadido a principios del siglo XVI, como ya hemos comentado al indicar la decoración renacentista que recorre su fachada.

A la parte baja del Consultado del Mar se accede desde la Sala de Contratación (en realidad, desde la capilla), mientras que al piso superior  se accede desde una escalera existente en el patio de los naranjos. La planta baja fue ocupada por el Tribunal de Comercio, la institución que se encargaba de los asuntos marítimos y mercantiles del Reino de Valencia.

Consulado del Mar de la Lonja de Valencia
Sin embargo, el espacio más elegante del Consulado del Mar es el de la planta superior, con una gran sala (la Cámara del Consulado del Mar) que se cierra mediante un artesonado que es una maravilla y que procede de la antigua y desaparecida Casa de la Ciutat. Es decir, la que fue sede del Consejo Municipal de Valencia hasta que el edificio fuera demolido a mediados del siglo XIX. Esta sala recibe el nombre de Salón Dorado por el color del artesonado hasta aquí trasladado.

Valencia Lonja de la SedaLonja de la Seda

Visitar la Lonja de la Seda de Valencia no os va a ocupar más de media hora, pero la verdad es que no se entendería la importancia comercial y mercantil de la ciudad de Valencia dentro de la Corona de Aragón sin conocer esta maravilla del gótico valenciano.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.