El Puente de Brooklyn es una de las imágenes más icónica de la ciudad de los rascacielos y uno de los lugares que ver en Nueva York de forma imprescindible. De hecho, las vistas de Manhattan desde el barrio de Brooklyn, con el puente en primer término, son quizá las más emblemáticas de Nueva York, superando incluso las que se obtienen al subir al Empire State Building o a cualquiera de los grandes rascacielos de Manhattan. No solo se trata de las mejores vistas del Puente de Brooklyn. Es, quizá, la mejor panorámica de Nueva York. 

HISTORIA DEL PUENTE DE BROOKLYN

El Puente de Brooklyn fue construido entre 1870 y 1883 para unir los barrios de Manhattan y Brooklyn en Nueva York, salvando el Río Este que los separa. Este río no es tal si no que se trata de un estrecho o canal navegable de unos 26 km de longitud, que separa los barrios de Brooklyn y Queens, que quedan al este, de los barrios de Manhattan y el Bronx, que quedan al oeste.

La construcción del Puente de Brooklyn permitió el desplazamiento masivo de trabajadores que vivían en el barrio de Brooklyn y que debían trasladarse a diario al barrio de Manhattan, donde tenían sus trabajos. En este sentido, esta gran infraestructura vino a suplir los ferrys que hasta aquel momento realizaban esta función de traslado masivo, pero que en momentos de heladas generalizadas, no podían realizar.

Cuando el Puente de Brooklyn puente fue construido, por el equipo de John Augustus Roebling (que murió por accidente en el mismo puente durante el proceso de construcción), batió el récord de Puente Colgante más largo del mundo, con 1825 metros de longitud total. Curiosamente, varios puentes neoyorkinos batieron sucesivamente este récord, incluidos el Puente de Williamsburg, el Puente George Washington y el Puente de Verrazano–Narrows, inaugurados en 1903, 1931 y 1964 respectivamente. Solo este último se mantiene en la lista de los puentes colgantes más largos del mundo.

El Puente de Brooklyn fue, además, el primero de los puentes colgantes del mundo que usó el acero como material para la suspensión, algo que posteriormente se convirtió en habitual en ingeniería de puentes. Los grandes cables de acero penden de dos enormes arcos apuntados de estilo neogótico, edificados en granito y cemento.

Visitar Puente de Brooklyn

CÓMO VISITAR EL PUENTE DE BROOKLYN.

El Puente de Brooklyn se puede cruzar tanto a pié, como en bicicleta o automóvil. Ciclistas y viandantes lo hacen a través de una pasarela que comparten y que está delimitada por una franja blanca. Los automóviles, más de 120.000 cada día, cruzan el puente en un nivel inferior, utilizando los tres carriles disponible en cada sentido.

Como es normal, el puente se puede cruzar en sentido Brooklyn o en sentido Manhattan, aunque lo habitual es visitar el Puente de Brooklyn accediendo desde Manhattan (quizá porque las mayoría de grandes atracciones de Nueva York se encuentran en Manhattan) es realizar el trayecto en dirección Brooklyn. Para ello, debéis dirigiros al City Hall Park, donde se encuentra la New York City Hall. Podéis tomar varias líneas de metro y bajar en alguna de estas estaciones: Chambers St, Brooklyn Bridge-City, Fulton St. Desde aquí no tiene pérdida, porque el puente se encuentra a la vista, a unos pocos metros.

Si vais a pie deberéis ir con cuidado con las bicis que, como escribía, tienen su propio espacio. La pasarela peatonal queda en medio de los carriles destinados a los automóviles. Veréis que la pasarela compartida entre peatones y ciclistas va tomando altura, de manera que los carriles destinados al tráfico motorizado quedan enseguida en un nivel inferior. Y de allí para adelante hasta llegar a Brooklyn, el trayecto durará más o menos dependiendo de las veces que os paréis a hacer fotografías, ya sea del puente o de la isla de Manhatthan que queda a vuestras espaldas.

Puente de Brooklyn 2

VISITAR PUENTE DE BROOKLYN. ALGUNOS DATOS PRÁCTICOS.

  • Acceso desde Manhatthan: desde el City Hall Park, paradas de metro Chambers St, Brooklyn Bridge-City, Fulton St. Podéis mirar aquí el mapa de metros de Nueva York.
  • Acceso desde Brooklyn: cruce entre Brooklyn Bridge Boulevard y Tilarry St. (Parada metro Borough Hall) o desde la parada metro High St.
  • Excursiones en NY: podéis mirar distintos tours en NY en esta web.

LAS MEJORES VISTAS DEL PUENTE DE BROOKLYN Y DE MANHATTAN.

Tras cruzar todo el puente de Manhattan, uno tiene tres opciones: regresar por donde ha venido, buscar algún metro en la orilla opuesta (High St. Station, por ejemplo) o lo que suelen hacer todos los viajeros: acercarse hasta el Brooklyn Park-Empire Fulton Ferry Park, una zona conocida también como DUMBO (Down Under Manhattan Bridge Overpass), donde existe todo un paseo desde el que se obtienen las clásicas imágenes del Puente de Brooklyn en primer término, con las isla de Manhattan detrás. Estas son sin duda alguna, las mejores vistas del Puente de Brooklyn y las que nadie se quiere perder. Uno de los mejores momentos para visitar esta zona es durante el ocaso, cuando los rascacielos de Manhattan van iluminando el cielo neoyorkino.

Os dejo esta foto sacada de Frickr Creative Commons (crédito aquí), para veais a qué me refiero.

Brooklyn Bridge night at night

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


5 de 5.0 (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.