Visitar el palacio de Topkapi de Estambul, es decir, el famoso palacio de los sultanes otomanos y el no menos célebre harén, es uno de los imprescindibles que tenemos entre ceja y ceja todos los viajeros que llegamos a la antigua capital otomana.

Se trata de un lugar que despierta todo tipo de curiosidades. ¿Qué conspiraciones debieron vivirse en este espacio? La verdad es que se trata, junto a la visita a Santa Sofía y la Mezquita Azul, de uno de los lugares imprescindibles de Estambul y que nadie debería perderse.


Visita a Topkapi

Si vas a visitar Estambul te recomendamos nuestro post acerca de los lugares imprescindibles para visitar en Estambul. Es una guía con las visitas imprescindibles de la ciudad, con mapa incluido.

EL PALACIO DE TOPKAPI DE ESTAMBUL EN LA HISTORIA

El 1453 el Sultan Mehmed II, conocido como el Conquistador, ocupó Constantinopla y la convirtió en capital del Imperio Otomano. No tardó mucho en mandar construir un palacio que estuviera a la altura de la importancia de su recién estrenado Imperio. Para ello escogió unos terrenos formados por una suerte de península enclavada entre el mar de Mármara y los inicios del Cuerno de Oro y el Bosforo. Una situación excelente, en lo alto de un promontorio, que le permitía controlar todo aquello que pasaba en la otra orilla del Cuerno de Oro y en la parte asiática.

En 1459 dieron comienzo los trabajos y para 1465 ya se había convertido en el centro del poder otomano, algo que se mantuvo hasta 1853, cuando la corte se trasladó al barroco Palacio de Dolmabace.

El Palacio fue concebido a la manera turca, aunque también es muy típica de otras civilizaciones orientales, bien diferente a los castillos o palacios europeos. Es decir, se trata de un gran espacio, repleto de puertas y patios entre los que se sitúan los distintos edificios y pabellones. Como era habitual, la mayoría de los sultanes que por allí pasaron quisieron dejar su propia impronta, alzando nuevos pabellones o embelleciendo los ya existentes.

Visitar Topkapi 2

VISITAR EL PALACIO DE TOPKAPI DE ESTAMBUL

EL PRIMER PATIO DE TOPKAPI

Entramos a las dependencias del Palacio de Topkapi por la Puerta de Humayun o Puerta Imperial, que fue edificada en tiempos de Mehmed II. En este primer patio, conocido como Patio de los Jenízaros, encontramos la importante iglesia bizantina de Sana Irene.

Después de Santa Sofía, es la más destacada de la ciudad y nos remite a los tiempos de Justiniano.

Hay que comentar que este patio es de acceso libre, de manera que si no os apetece visitar Topkapi (grave error) al menos os podéis acercar hasta aquí. A la izquierda queda el Museo Arqueológico de Estambul, de imprescindible visita también.

El Palacio de Topkapi es conocido por sus célebres colas. Si te quieres ahorar las colas puedes adquirir este billete por anticipado, que incluye un guía profesional. El ticket para el harén lo podrán comprar justo enfrente del harén.

EL SEGUNDO PATIO DE TOPKAPI

Al final del patio encontramos la monumental puerta de la Acogida. La verdad es que esta puerta es mucho más espectacular, dispuesta entre dos enormes torreones, y con almenas en su parte superior. Esta puerta se abre al segundo patio o Patio del Diván, que era utilizado para algunas de las ceremonias más destacadas que se podían celebrar en el

Palacio de Topkapi, incluidas las recepciones de las delegaciones extranjeras o la ceremonia de coronación del nuevo Sultán.

En este segundo patio o Patio de las Celebraciones encontramos los establos reales, el Gran Tesoro (convertido hoy en armería), las cocinas (aquí encontramos una rica colección de porcelana) o las habitaciones para los eunucos.

Uno de los edificios más importantes de este patio es la Cámara del Consejo imperial o Diván. El Gran Visir, que era algo así como el primer ministro del sultanato, convocaba aquí las sesiones para tratar los asuntos del estado. Si el Sultán acudía a las mismas, lo solía hacer escondido tras una celosía.

Visitar el Palacio de Topkapi de Estambul
IMG_9797
IMG_9796

EL TERCER PATIO DE TOPKAPI

Al final del patio encontramos la Puerta de la Felicidad, que da acceso al tercer patio del Palacio de Topkapi. Podemos ir comprobando que a medida que vamos pasando puertas y patios nos encontramos con las dependencias más íntimas del palacio, de manera que a partir de este patio ya nos encontramos en lo que era la zona más privada para el Sultán.

En este patio encontramos, también, un buen número de dependencias o pabellones como la Biblioteca de Ahmed II, construida casi 300 años más tarde que el inicio del palacio, o la Sala de Audiencias, que era utilizada por el Sultán para recibir a los más importantes dignatarios extranjeros o para ser informado de las decisiones tomadas en la Cámara del Consejo imperial o Diván.

Algunos de los espacios de este tercer patio han sido museizados (en realidad, todo Topkapi se considera un museo), como la sala del Tesoro, donde se exponen algunas de las joyas más importantes que pertenecían a los sultanes. Incluye uno de los diamantes más grandes del mundo, conocido como diamante Topkapi. Con 84 quilates ocupa la quinta posición entre los diamantes de mayor tamaño. También encontramos una esmeralda de tres kilos y la famosa daga o puñal de Topkapi. Se trata del puñal más caro del mundo y está repleto de oro, diamantes, esmeraldas y otras piedras preciosas. Al visitar el Palacio de Topkapi nadie debe perderse esta fenomenal colección.

Otra sala está dedicada a la colección de caligrafía y miniaturas y una más, a las Reliquias Sagradas. Ni que decir que las estrellas en esta tan sagrada sala son las que hacen referencia al profeta. Es decir, un diente, una huella y pelos de la barba de Mahoma. Hasta tierra de la tumba de Mahoma encontramos en esta estancia. Sin embargo, hay vida además de Mahoma, de manera que en este salón de las reliquias encontramos objetos tan variopintos como un bastón que perteneció a Moisés o la espada del Rey David. En esta sala se recita, de forma continua, los versículos del Corán.

Palacio de Topkapi de Estambul

EL CUARTO PATIO DE TOPKAPI

Por último pasamos al cuarto patio, que también era para uso y disfrute del sultán y su corte más cercana. Es una zona de mucho más relax, repleta de fuentes y pabellones. Uno de los más destacados lugares de este patio es el Pabellón de Bagdad, un edificio octogonal repleto de azulejos esmerilados, construido en época de Murad IV, ya en el siglo XVII.

También fue Murad IV quien mandó erigir el Pabellón de Erevan, para conmemorar su conquista de la capital de Armenia. En el Pabellón de Mustafa Pasha destaca el precioso techo rojo con decoraciones doradas y el brasero que se encuentra en el centro y rodeado de sofás.

También nos gusta en esta zona del palacio, el Balcón de Ibrahim, situado alrededor de un estanque artificial que nos recuerda la importancia que las distintas civilizaciones musulmanas le han dado al agua.

IMG_9785
Visitar el Palacio de Topkapi de Estambul
IMG_9784
Visitar el Palacio de Topkapi de Estambul
Visitar Topkapi

¿Necesitas MONEDA TURCA para viajar a Islandia?. Merece saber que con el servicio de cambio de moneda extranjera de Ria Cambio de Divisa tendrás el envío a domicilio gratuito para el equivalente a más de 500€. Y con el código promocional MILVIATGES tendréis un descuento adicional.

EL HAREN DEL SULTAN. LA JOYA DEL PALACIO DE TOPKAPI.

Visitar el Palacio de Topkapi y no visitar el harén sería como quedarse a medias, ¿verdad? Es la zona más enigmática del palacio y la que nadie quiere perderse. Eso sí, para visitarla hay que pagar un suplemento.

El Harén era la zona estrictamente más íntima de del Palacio de Topkapi de Estambul. Solo el Sultán, su madre, sus esposas y concubinas y sus hermanos podían penetrar en este lugar repleto de misterio. También sus sirvientes de mayor confianza. Se dice, por ejemplo, que en este reducto no solo vivían las 4 esposas del Sultán que la ley islámica permitía si no hasta 700 mujeres que podían desempeñar la función de concubinas.

Solo se pueden visitar una pequeña parte de los varios centenares de estancias con las que contaba el harén, incluidos 9 baños y 2 mezquitas privadas. Desde luego, no se escatimó en gastos a fin de ornamentar las habitaciones dedicadas al sultán y su familia, de manera que los más importantes artesanos fueron llamados a palacio y las materias primas más caras fueron utilizadas para decorar el Harén del Palacio de Topkapi. Incrustaciones de oro, bellísimos azulejos, precisas vidrieras, estilizadas columnas de mármol, pinturas al fresco o decoración en maderas nobles es solo parte de lo que podremos visitar en el harén.

Los apartamentos del Sultán, especialmente la Sala Imperial o de Ceremonias, son la zona más ornamentada de este harén de Topkapi. Pero no resulta menos espectacular la Cámara de Murat II o el Salón de las Chimeneas. Todo ello, conectado por secretos pasadizos que no hacen si no volar la imaginación.

haren 3
Harén 2
Harén
La verdad es que visitar el Palacio de Topkapi de Estambul y su harén es algo que nadie que visite la capital otomana debería perderse. Desde luego, uno de los lugares más importantes que ver en Estambul.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.