Visitar el Lago Rosa de Senegal supone otra de las etapas de imprescindible cumplimiento durante un viaje a Senegal, el más desarrollado de los países de África Occidental.

Aunque su nombre real sea el de Lago Retba, casi nadie conoce por este topónimo al Lago Rosa, un estanque natural que se hizo especialmente famoso cuando a partir de los años 80 del siglo pasado se convirtió en punto final del Rally París-Dakar. Y así fue hasta que la prueba automovilística abandonó el continente africano hastiada de los cada vez más frecuentes problemas de seguridad. Es por éste motivo que visitar el Lago Rosa se convierte en un momento de especial interés para todos los amantes del deporte que recuerdan las escenas de decenas de coches y motos llegando a orillas del lago, cada enero.

El Lago Retba recibe el sobrenombre de Lago Rosa, por cierto, por el color rosado que le proporciona la alta proporción de minerales y la existencia de una alga que tinta el agua de éste color. Sin embargo, esto es más visible en temporada seca, pues durante los meses de verano, el agua de la lluvia se mezcla con la del lago, haciendo menos perceptible esta coloración.

Visitar el Lago Rosa

DONDE DORMIR EN EL LAGO ROSA

CHEZ SELIM. Un buen hotel a orilla del Lago Rosa, con 2 piscinas y con las habitaciones dispuestas en chozas bien cuidadas. Solo un pero: mucha calor en el restaurante y no pusieron el Aire Acondicionado. A orilla del Lago Rosa podéis encontrar varios hoteles que merecen la pena.

IMG_2852

EL LAGO ROSA, MOTOR ECONÓMICO DE LA REGIÓN.

Pero, más allá de la mitología y los recuerdos de juventud, visitar el Lago Rosa de Senegal supone poder conocer la que es una de las industrias, casi artesanales, más importantes de la región y verdadero motor económico de la zona donde se ubica el Lago Retba. Me refiero, a la industria de la extracción manual de sal desde el lecho lacustre. Una actividad que es posible porque el índice de salinidad del Lago Rosa es de casi el 40%. Ni que decir que la vida en el lago es imposible.

La extracción de sal lleva desarrollándose desde hace siglos en el Lago Rosa. Para ello existe una suerte de Oficina del Lago que es la encargada de dar los permisos pertinentes. Todo esta perfectamente controlado y el proceso es el siguiente. Una cooperativa formada por, al menos, una decena de personas debe obtener el permiso. Suele estar formada por hombre y por mujeres. Ellos, son los encargados de conseguir la sal del lecho del Lago Rosa. Para ello, se suben a una pequeña embarcación de madera y, una vez en medio del lago y mediante un largo palo de madera, remueven el lecho del lago a fin de conseguir la sal que se localiza por debajo de una gruesa capa de piedra. Cuando han obtenido aproximadamente una tonelada de sal se dirigen hasta la orilla donde ésta es depositada en montículos. Cada cooperativa tiene sus montículos de sal. Y os aseguro que los hay por decenas. Por lo visto, cada trabajador repite entre 3 y 5 veces esta misma operación a lo largo del día, de manera que pueden obtener entre tres y cinco toneladas de sal.

Visitar el Lago Rosa

¿Y qué hacen ellas? El apartado femenino tiene también su labor en estas cooperativas. Primero de todo hay que lavar la sal de las impurezas y de los restos de roca y arena, a fin de hacerla más pura. Seguidamente, esta sal procedente del Lago Rosa se mezcla con iodo, a fin de convertirla en sal iodada que permita su comercialización según los requerimientos nutricionales estandarizados. Posteriormente, las mujeres rellenan enormes sacos con la sal iodada que será la que venderán al por mayor. Porque las enormes cantidades de sal que se obtienen en el Lago Rosa de forma artesanal se venden al por mayor, más allá de que algunas mujeres vendan pequeños saquitos a los turistas.

Finalmente, es por la tarde cuando los grandes camiones se acercan hasta orillas del Lago Rosa para cargar, cada uno de ellos, ingentes cantidades de sal que serán repartidos no solo por todo Senegal, si no también por los países limítrofes.

Visitar el Lago Rosa de Senegal

VISITAR EL LAGO ROSA.

Merece la pena hacer noche en el Lago Rosa (nosotros teníamos el alojamiento en el excelente Chez Salim, a tres minutos a pie del lago) a fin de observar la actividad que se lleva a término tanto por la mañana, como por la tarde.

Después de dejar el equipaje en el hotel y hacer uso de la piscina (de las poquísima que hemos tenido durante el viaje a Senegal), nos dirigimos a orilla del Lago Rosa. Pudimos observar como a partir de las 6 de la tarde, la actividad de quienes se encargan de sacar la sal del lecho lacustre ha terminado ya. También de las mujeres que se encargan de lavar la sal e ir rellenando los enormes sacos con la sal lo más pura posible han finalizado ya su jornada. Es este el momento, sin embargo, en que los grandes camiones de las empresas distribuidoras de sal acuden hasta la orilla del Lago Rosa. Fornidos chicos van colocando los grandes sacos repletos de sal en los camiones. Éstos serán los encargados de transportar la sal hasta las distintas regiones del país, así como a los países limítrofes. El Lago Rosa, por cierto, se muestra con una cierta coloración entre terrosa y rosácea, lejos de lo que su sobrenombre pudiera hacer creer. Tendremos que regresar en invierno, cuando cuentan que más luce el supuesto color rosado.

Lago Rosa Senegal

Lago Rosa

Por la mañana regresamos a visitar el Lago Rosa. En este momento sí que pudimos ver a una decena de pequeños barquitos con sus trabajadores de la sal apalenado el lecho del lago, tal y como he descrito. Lástima que desde la orilla del lago no es posible tomar una buena foto de su trabajo.

Alrededor del lago, pero sobre todo en una de sus orillas se acumulan un sin fin de grandes montículos, algunos de más de cinco o seis metros de altura. Algunas mujeres están haciendo su parte del trabajo (lavar la sal y rellenar los sacos), mientras otras nos intentan vender algún souvenir: tallas de madera, abalorios y saquitos de sal. Aunque la verdad es que, como en todo el país, no resultan nada pesadas.

Después realizamos un recorrido en jeep alrededor del lago, pasando posteriormente por una zona de dunas cercana, para terminar a orillas del Océano Atlántico, en una playa de fina arena, verdaderamente kilómetrica y desértica.

Lago Salado de Senegal

Playas Senegal

Senegal 4x4

IMG_2916

La verdad es que visitar el Lago Rosa debe incluirse en todo viaje a Senegal. Un lugar único, tanto a nivel paisajístico como cultural, del que viene extrayéndose sal, de manera absolutamente artesanal y manual, desde hace siglos.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.