Visitar Aranjuez desde Madrid, y concretamente, el Palacio Real de Aranjuez, supone una de las mejores excursiones que pueden realizarse desde la capital de España.

Aranjuez es una ciudad de unos sesenta mil habitantes situada a una cincuentena de kilómetros de Madrid en sentido sur, cuyo paisaje cultural fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO el 14 de diciembre de 2001. Ello incluye el conocido como Real Sitio de Aranjuez que es el compendio del Palacio Real y de los terrenos más o menos adyacentes. Todo ello, con multitud de jardines que suponen una combinación de obras paisajísticas, arquitectónicas y artísticas dignas de figurar en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

Al visitar Aranjuez desde Madrid, por tanto, no solo tendremos que visitar el Palacio Real de Aranjuez, si no también algunos de los jardines de la población, como el Jardín del Parterre o el Jardín del Príncipe.

Visitar Aranjuez desde Madrid

CÓMO VISITAR ARANJUEZ DESDE MADRID.

Para visitar el Palacio Real de Aranjuez desde Madrid tenéis varias opciones.

Aranjuez desde Madrid

LA VISITA AL PALACIO REAL DE ARANJUEZ

El Palacio Real de Aranjuez fue alzado en tiempos de Felipe II. Sin embargo, los terrenos donde se asentó fueron incorporados a la Corona Real española bastante antes, durante el reinado de Carlos I, cuando bajo de acuerdos alcanzados con la bula pontificia de 1523, la orden de Santiago, que era la propietaria de los terrenos, quedó agregada a Corona de Castilla.

Fue, sin embargo, Felipe II, hijo de Carlos I, quien mandó erigir el Palacio de Aranjuez. Para ello, contrató el arquitecto renacentista español Juan Bautista de Toledo, aunque tras su prematura muerte fue Juan de Herrera quien terminó las obras. Curiosamente, exactamente lo mismo pasó con el monasterio de El Escorial, donde Herrera acabo sustituyendo a Juan Bautista de Toledo.

Sin embargo, las obras del palacio no se terminaron hasta bastante después. De hecho, al visitar el Palacio Real de Aranjuez lo que podremos comprobar es el resultado de los trabajos acometidos en tiempos de Fernando VI y su hijo Carlos III, ya entrado el siglo XVIII. Es decir, se trata de un palacio muy al estilo de los borbones, que conjuga una mezcla de lo italianizante (particularmente en la decoración de los techos) con lo francés (sobretodo, en lo que hace referencia al mobiliario).

En la actualidad, el Palacio Real de Aranjuez se ha convertido en un museo, aunque en algunas ocasiones puede ser sede de recepciones oficiales. Lo primero que nos llama la atención es su gran fachada principal, orientada al oeste. Desde aquí ya comprobamos que el Palacio Real de Aranjuez se dispone en una planta baja más un primer piso y que solo en la parte central hay un segundo piso con ventanas. A derecha e izquierda, sobresalen sendas alas. Justo en el punto donde cuerpo principal y alas se unen, se ubican dos torres que se culminan con una cúpula con linterna.

Antes de entrar a visitar el Palacio Real de Aranjuez, lo rodeo, para echar un vistazo al coqueto Jardín del Rey, adosado a la fachada sur, y al gran Jardín del Parterre, que queda por detrás de la fachada posterior. Aquí se ubica una bonita fuente de Hércules y Anteo.

Visitar Aranjuez desde Madrid

Se accede al interior del Palacio Real de Aranjuez por la fachada sur, donde se compran las entradas y se pasa el control de seguridad. Llama la atención una preciosa escalera de honor, aunque las paredes aparecen bastante desnudas y el techo está ornamentado con un motivo que más bien parece el parqué de un suelo y que no me gusta mucho, la verdad.

Aranjuez desde Madrid

A partir de aquí se inicia el recorrido. Visitar el Palacio Real de Aranjuez ocupa aproximadamente de unos 45 minutos o una hora, donde se recorren una treintena de salas. Desde luego, no las voy a detallar todas, ni mucho menos. Pero lo que se puede recorrer al visitar el Palacio Real de Aranjuez es el típico palacio borbónico con frescos en los techos, de los que penden grandes lámparas, tapices y pinturas, paredes ornamentadas con sedas, muebles al estilo imperio, siempre diseñados en maderas nobles y con ornamentos dorados, enormes espejos de marcos barrocos y preciosas y valiosas alfombras que dejan ver los suelos de mármol cuando están parcialmente recogidas.

Palacio Real de Aranjuez

Palacio Real de Aranjuez desde Madrid

En cualquier caso, el Palacio Real de Aranjuez no resulta tan recargado como el Palacio Real de Madrid o Versalles. Y menos aún que los palacios del Rey Loco que visitamos en Baviera.

Como es habitual en este tipo de Palacios Reales, pudimos visitar las estancias pertenecientes al Rey y las de la Reina. Cada uno disponía de sus despachos, dormitorios y salas de recepciones. Sin embargo, las salas más curiosas son la del Gabinete Árabe, que se inspira en la sala de las Dos Hermanas de la Alhambra de Granada, y la del Gabinete de Porcelana, que fue uno de los primeros encargos que recibió la Real Fábrica de Porcelana del Palacio del Buen Retiro.

Visitar Palacio Real de Aranjuez

No puede faltar en el Palacio el habitual Salón del Trono, con paramentos  tapizados con terciopelo rojo y una bóveda con frescos representando la Monarquía. El mobiliario del salón pertenece a la época de Isabel II, aunque los sillones reales corresponden al estilo Luis XVI.

Palacio Real de Aranjuez

Tras visitar el Palacio Real de Aranjuez o, al menos, la planta noble, accedo a la capilla, desde la planta baja. La verdad es que resulta bastante más sencilla de lo que esperaba. Está decorada con pinturas de Bayeu en la bóveda, al que ya conocimos al visitar Toledo (concretamente, el claustro de la Catedral Primada, que también fue decorado por este artista).

EL JARDÍN DEL PRÍNCIPE

Tras visitar el Palacio Real de Aranjuez me dirijo hasta el cercano Jardín del Príncipe, el mayor de Aranjuez. Desde el Jardín del Parterre, que es el que queda en la parte posterior del Palacio Real, hasta la entrada principal del Jardín del Príncipe no hay más de cinco minutos a pie. El espacio recibe el nombre de Jardín del Príncipe por haber sido creado por Carlos IV cuando todavía era Príncipe de Asturias. Fue terminado en 1808 cuando el personaje había asumido ya la corona española.  El Jardín del Príncipe sigue la moda paisajística de los jardines ingleses del siglo XVIII y XIX, alejándose de los estilos italianizantes.

IMG_3855

Se trata de una enorme extensión de unas 150 hectáreas, de forma más o menos rectangular. Por la parte norte y oeste está cerrado por el río Tajo, mientras la entrada principal se sitúa en el lado sur, en la Calle de la Reina.

En el Jardín del Príncipe encontramos un sinfín de senderos para disfrutar del paseo otoñal, sin más, con algunas estructuras ornamentales  y arquitectónicas que irán surgiendo a nuestro paso, como la fuente de Narciso, la Fuente de Apolo o el Estanque de los Chinescos, que es la única superficie lacustre del jardín. La verdad es que se echa en falta algún lago más, como es habitual en este tipo de jardines, aunque este Estanque de los Chinescos que dispone de dos templetes, uno clásico y otro chinesco, es bien bonito.

Aranjuez desde Madrid

Jardine Aranjuez desde Madrid
Jardines de Aranjuez Jardín del Principe

En este mismo Jardín del Príncipe encontramos dos lugares más que hay que ver en Aranjuez. El primero, el Museo de las Falúas Reales, que durante mi visita permanecía cerrado, por lo que no lo pude visitar. Aquí se exponen varias embarcaciones que los Reyes de España utilizaban para navegar por el Tajo. Habitualmente se puede visitar con la entrada del Palacio Real de Aranjuez, aunque también de forma independiente.

Otra segunda construcción recibe el nombre de la Casa del Labrador y se localiza en la parte más oriental del Jardín del Príncipe. Es un pequeño palacete neoclásico edificado a finales del siglo XVIII. Se trataba de algo así como del lugar de recreo de Carlos IV, que se establecía en el Palacio Real de Aranjuez entre el 7 de enero y el 7 de julio de cada año.

Las visitas a la Casa del Labrador de Aranjuez son guiadas, duran unos 40 minutos. Las entradas tienden a terminarse, de manera que si la queréis visitar, merece la pena comprar los tickets con antelación en la web de Patrimonio Nacional. Tienen un coste de 5€.

Jardines Aranjuez

La verdad es que visitar Aranjuez desde Madrid supone una muy buena manera de pasar un día y permite conocer uno de los lugares más bellos a nivel histórico y artístico de la Comunidad de Madrid.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


5 de 5.0 (1)

Comentarios:

6 comentarios en “Visitar Aranjuez desde Madrid. El Palacio Real de Aranjuez.


23 de noviembre de 2019

Gracias por el post. Crees que se puede ver Aranjuez en una mañana y regresar a Madrid?
Gracias

    29 de noviembre de 2019

    Totalmente. Se puede utilizar solo medio día para el ver el Palacio Real de Aranjuez y los jardines, y regresar a Madrid.

26 de noviembre de 2019

Nosotros lo hicimos también desde Madrid, hace ya bastante tiempo, pero es una visita, la del palacio y sus jardines, que recordamos con mucho cariño porque nos gustó mucho.

La consideraría como una de las impde los alredede Madrid.

    29 de noviembre de 2019

    Así es. Y además, es una excursión muy fácil de hacer desde Madrid. Un abrzo, Héctor!

1 de diciembre de 2019

Nunca he visitado el palacio de Aranjuez, pero sin duda se ve muy interesante. Espero que en nuestra próxima parada en Madrid podamos visitarlo mientras nos releemos la historia a través de este post tan completo.
Gracias por la info, un saludo

1 de diciembre de 2019

Que maravilla! Mira que he ido veces a Madrid y nunca se me ha ocurrido pasar por allí. Tiene una pinta estupenda. Menudas construcciones se hacían antes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.