patrimonio humanidadVisitar el Palacio de Nesvizh supone una de las mejores excursiones de un día que se pueden realizar desde Minsk, capital de Bielorrusia. Se trata de uno de los lugares históricos más importantes del país y que forma parte del Patrimonio de la Humanidad. Además, su cercanía con otro lugar incluido dentro de la lista del Patrimonio Mundial, el Castillo de Mir, permite realizar las dos visitas en un mismo día.

SEGURO PARA VIAJAR A BIELORRUSIA

IMPORTANTE. Teneís que saber que para viajar a Bielorrusia es obligatorio estar en posesión de un seguro que cubra un mínimo de 10.000 en gasto médico. Nosotros utilizamos el IATI Estándar, que cubre estas necesidades. Podéis mirar los precios y contratarlo desde aquí. IATI es una compañía española, por que te responden en este idioma en caso de necesidad, y no debéis adelantar dinero si necesitáis un médico u hospital durante vuestro viaje.

EL CASTILLO DE NESWIZH, LA RESIDENCIA DE LOS RADSWILL.

El Castillo o Palacio de Neswizh fue la residencia histórica de la familia Radzwill, una de las dinastías más importantes de la nobleza polaco-lituana. Y digo polaco-lituana, pues debemos recordar que a partir de 1569 se estableció la Mancomunidad Polaco-Lituana, que fue la que gobernó el actual territorio de Bielorrusia hasta que en 1795 se procedió a la que es conocida como Repartición de Polonia.

Entre los Radzwill, de cuya existencia se tiene ya noticia desde el siglo XIV cuando recibieron el título de príncipes del Sacro Imperio Romano Germánico, destacaron importantes hombres de estado pero también cardenales, por ejemplo, a la par que se emparentaron con la más alta nobleza, e incluso realeza, europea.

El origen del Castillo o Palacio de Nesvizh debemos encontrarlo a partir de 1582, aunque los terrenos sobre el que se cimentó ya pertenecían a la familia Radziwiłł desde tiempo atrás. El Duque Mikołaj Krzysztof Radziwiłł fue quien mandó erigir la residencia, en un estilo a caballo entre el renacentista y el barroco, contando para ello con el saber de algunos de los mejores arquitectos italianos del momento. No solo se construyó el Palacio, si no también la iglesia de Corpus Christi que se ubica entre el castillo y la población de Nesvizh, alzada como capilla palaciega y que está considerada como la primera iglesia barroca del este de Europa. Se trata de un templo jesuita que no hay que dejar de visitar y que está decorado con unos frescos que quitan el aliento gracias a la técnica del trampantojo que, en esta ocasión, casi consigue engañar al ojo humano. Además, también esta iglesia esta incluida dentro de la lista del Patrimonio Mundial.

Nesvizh
IMG_2476
Aunque en 1604 el castillo se dio por finalizado, fueron varios los descendientes del Duque Mikolaj que fueron ampliando las dependencias originales, lo cual convirtió este castillo en uno de los más bellos de esta parte del Viejo Continente.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el castillo de Nesvizh que ha llegado a nuestros días ha sido fruto de las múltiples restauraciones e incluso reconstrucciones. No es de extrañar que fuera así, pues a partir de 1770 los Radzwill fueron expulsado del castillo por parte de las tropas rusas y la fortaleza pasó por una larguísimo periodo de continua decadencia. Pese a ello, la noble familia consiguió recuperar el castillo y acometer una profunda restauración a partir de los años 80 del siglo XIX, cuando el palacio recobró su antiguo esplendor. Fueron nuevamente los rusos (esta vez los soviéticos y no el ejército zarista) quien expulsó definitivamente a los Radzwill en 1939. Solo en las últimas décadas, el Castillo de Nesvizh ha sido nuevamente restaurado (con no poca polémica) y esta vez, abierto al público en general que puede disfrutar de uno de los lugares más bellos de Bielorrusia.

Palacio de Nesvizh

Si vas a visitar Minsk quizá te interesen estos posts:

VISITA AL CASTILLO DE NESVIZH

La visita al Castillo de Nesvizh permite conocer cómo vivía la más alta nobleza de la época. Particularmente en lo que hace referencia a la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX, pues debido a las continuas remodelaciones que ha sufrido el castillo casi todo lo que podremos visitar corresponde a este periodo.

Entramos al castillo superando un puente sobre un foso que rodea por completo la fortaleza. Un patio nos recibe con un pozo en el centro. Rodeando al patio, por completo, se sitúan las dependencias palaciegas, repartidas en tres pisos.

Visita al Palacio de Nesvizh
Castillo de Nesvizh
Palacio de Nesvizh
Subimos a las plantas nobles. El recibidor permite escoger entre las estancias dedicadas al Duque (a mano derecha si miramos la escalera que sube al segundo piso) o a la Duquesa (a mano izquierda). La verdad es que el plano es simétrico de manera que lo único que diferencia ambas estancias suele ser el color de la pared y el mobiliario.

Visitamos un buen número de estancias, todas noblemente decoradas, aunque sin llegar a la ostentación que podemos encontrar en los distintos palacios barrocos que la realeza europea fue alzando a lo largo y ancho del Viejo Continente. Sin duda, la mayor parte de la decoración original se ha perdido, de manera que aquí no encontramos ni frescos en techos, ni estucos, ni dorados (solo los veremos en el salón dorado) ni querubines, si es que en alguna ocasión los hubo. Sí que encontramos maderas nobles, pinturas que hacen referencia a la casa de Radzwill, bonitas chimeneas y estufas y un buen número de trofeos de caza en el salón dedicado a ello. También una pequeña capilla, que ha sido nuevamente consagrada.

La visita al Castillo de Nesvizh dura aproximadamente una hora y la verdad es que merece la pena. Además, la posibilidad de combinar esta visita con la del también cercano Castillo de Mir, hace especialmente interesante esta excursión de un día desde Minsk.

IMG_2499
Palacio de Nesvizh
Palacio de Nesvizh
Palacio de Nesvizh
Visita al Palacio de Nesvizh

CÓMO VISITAR EL CASTILLO DE NESVISH DESDE MINSK.

Se puede llegar a Nesvizh por cuenta propia en autobús de Minsk. Otra posibilidad es tomar un tren hasta Haradzieja y desde allí, un bus hasta Nesvizh.

Si queréis combinar la visita a los castillos de Neswizh y Mir, una muy buena opción es realizar el tour guiado con White Wings. Nosotros lo hicimos así (fuimos en un coche, con guía y conductor) y la verdad es que permite realizar las dos visitas en un solo día, a la vez que dispones de un guía que te explica acerca de los pormenores de cada lugar.
El horario de visita en verano es de 10.00 a 19.00 (en invierno, de 9.00 a 18.00). Visitar el Palacio de Nesvizh tiene un coste de 14 BYN para los adultos y 7 BYN para los niños. Esta es la página web del castillo.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

7 comentarios en “Visita al Palacio de Nesvizh. La residencia de los Radzwill en Bielorrusia.


28 de agosto de 2018

Me ha parecido alucinante. No conozco nada de Minsk ni Bielorrusia y me parece asombroso. Por fuera es precioso, pero entrar y verlo tan «vivo» me motiva mucho a conocer el lugar. Detesto ir a los palacios y que estén «pelados».
Es increíble que después de siglos pudieran volver a recuperar el palacio la misma familia que lo construyó, aunque les volvieron a echar…

Acabas de añadir otro destino a mi interminable lista de lugares para visitar 😉

29 de agosto de 2018

Muy buen post, sobre todo para quienes amamos viajar
saludos

Nicolás

    31 de agosto de 2018

    Muchas gracias Nicolás.

29 de agosto de 2018

Nos encanta leer tu blog porque a veces nos descubres lugares de los que ni siquiera habíamos oído hablar, como este Palacio de Nesvizh. ? Y es que nos ha parecido precioso y el hecho de que esté decorado y se puedan visitar las distintas estancias del castillo es un plus. ?
Lo único malo es que ahora ya tenemos un lugar más apuntado en nuestra lista de destinos pendientes de visitar… Y el mismo número de días de vacaciones. ?

Saludos.

    31 de agosto de 2018

    jejeje, que no sea por ideas chicos! Nosotros llevábamos tiempo queriendo venir y ahora que se ha suavizado el tema de la burocracia, hemos aprovechado.

30 de agosto de 2018

Guauuuu! Creo que eres la primera persona que conozco que ha visitado Bielorrusia. Ni siquiera recordaba que estuviera en el mapa! 😀 Sin embargo, después de leer tu post sobre el palacio (que es una pasada) y echarle un ojo a la capital tiene una pinta estupenda para hacer en una escapada. Lo anoto todo por si nos encaja para este otoño. Gracias por compartir!

    31 de agosto de 2018

    Así es, Maria José. Nosotros nos hemos quedado con ganas de más. Particularmente ahora que se puede estar 30 días en el país sin necesidad de visado.
    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.