Visitar Guimaraes era una prioridad en este viaje a Oporto y la región norte de Portugal. Si bien en una anterior ocasión habíamos tenido la oportunidad de visitar Braga, Guimaraes se nos había quedado en el tintero.

Y la verdad es que Guimaraes tiene suficiente interés como para dedicarle un una jornada en entera. Se trata, además, de una ciudad cuya recuperación del centro histórico le ha valido para ser incluida, desde 2001, en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

La importancia de Guimaraes durante la Edad Media le viene dada desde la fundación en el siglo X, de manos de la condesa Mumadona, de un monasterio dedicado a la Virgen María.

Sin embargo, uno de los lemas de Guimaraes es el de “la ciudad donde nació Portugal”. Este apelativo hace referencia a algunos acontecimientos que sucedieron un par de siglos más tarde. Los motivos principales son dos: el primero es que fue aquí donde nació en que acabaría siendo primer rey del Portugal independiente: Alfonso Enriques, hijo de Doña Teresa e nieto de Alfonso VI de León. Varios de los lugares que hay que ver en Guimaraes hacen referencia a su figura, como por ejemplo la pequeña iglesia donde fue bautizado. Más aún, fue en Guimaraes donde sucedió la Batalla de San Mamede, que enfrentó a Alfonso Enriques con su madre, Doña Teresa. Este hecho histórico acabaría por desencadenar la independencia portuguesa.

En fin, que visitar Guimaraes se muestra como una verdadera lección de historia portuguesa, de manera que os recomiendo que no os perdáis la ciudad si visitáis esta zona de Portugal.

QUE VER EN GUIMARAES. EL CENTRO HISTÓRICO.

El centro histórico de Guimaraes corresponde a lo que era la ciudad intramuros, abarcando también los dos grandes monumentos que hay que ver en Guimaraes, es decir el Palacio Ducal y el Castillo, ubicados en la parte más alta de la población. Bien poco ha quedado de la vieja muralla, aunque algún tramo sí que se ha conservado. Estas son las visitas más interesantes e imprescindibles de Guimaraes.

LARGO DE OLIVEIRA, IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE OLIVEIRA Y PADRÓN DEL SALADO.

Empezamos a visitar Guimaraes por la que es la plaza más importante del centro histórico de la ciudad. Me refiero al parcialmente porticado Largo da Oliveira. O lo que os lo mismo, la plaza de la Olivera. El árbol al que se refiere el topónimo lo encontraremos presidiendo la plaza en cuestión. Según parece ya existía desde la antigüedad una vieja olivera en este espacio, aunque con el tiempo se había secado. Cuando un comerciante de la ciudad, de nombre Pero Esteves, ordenó situar en la misma plaza una cruz normanda, la olivera se revitalizó y volvió a dar fruto. Este milagro aconteció en 1342.

Sea o no cierta la leyenda, la verdad es que aquí se localiza una olivera, aunque la actual no es aquella que volvió a la vida, si no una de 1985. Según parece, la original se removió, contra la voluntad del pueblo, en 1870.

Entre la olivera y la iglesia se sitúa uno de los monumentos más importantes que hay que ver en Guimaraes, aunque también de los más sencillos. Hablo del gótico Padrón del Salado. Se trata de un monumento nacional que recuerda la batalla de Salado que enfrentó a los ejércitos musulmanes con los árabes, en el sur de España, en 1340. Bajo el padrón se localiza la cruz normanda de la que ya hemos hablado, que en su momento era policromada. Por un lado encontramos a Jesús crucificado y por el otro, la Virgen María.

¿Quieres HACER UNA EXCURSIÓN A BRAGA Y GUIMARAES DESDE OPORTO?
Recuerda que en esta excursión a Guimaraes y Braga desde Oporto tendréis:
  • Recogida en el hotel y traslado de regreso.
  • Transporte en minibús.
  • Guía en español con entradas incluídas.
  • Comida con bebida incluida

que ver en Guimaraes

Enfrente, se sitúa la que quizá es la iglesia más importante que hay que ver en Guimaraes. A falta de catedral, el templo dedicado a Nuestra Señora de la Olivera es la iglesia más bella del pueblo. Se sitúa en el mismo lugar donde se alzó un monasterio por orden de la Condesa Mumadona Dias en el siglo X. Aquella iglesia dio lugar a una colegiata en el siglo XII, bastante popular durante la edad media por formar parte de los Caminos de Santiago portugueses. Se trata de un templo a medio camino entre el románico y el gótico, al que no tenéis que dejar de echar un vistazo.

IMG_5602

MUSEO DE ALBERTO SAMPAIO

Junto a la iglesia de Nuestra Señora de la Olivera se localiza el más importante de los museos que hay que ver en Guimaraes. Me refiero al Museo Albero Sampaio de arte religioso. Aquí encontramos las colecciones de la antigua colegiata. Sin embargo, más allá de sus estatuas policromadas y sus pinturas, el museo merece la pena por el mismo edificio, pues se localiza alrededor del bellísimo claustro de la vieja colegiata de Nuestra Señora.

Aunque muy restaurado, pues la institución pasó por sus momentos más oscuros tras la desamortización de las ordenes religiosas durante el siglo XIX, la verdad es que el espacio es especialmente evocador. Particularmente su recoleto claustro.

Imprescindibles de Guimaraes

DE LA PLAZA DE SAN TIAGO HASTA EL PALACIO DE LOS DUQUES DE BRAÇANÇA.

Un estrecho callejón conecta la plaza de la Olivera con la segunda de las bonitas plazas que hay que ver en Guimaraes. Se llama plaza de San Tiago y tiene una superficie triangular rodeada de viviendas tradicionales de dos pisos.

Ya hemos dicho que Guimaraes fue una importante plaza de la vía portuguesa del Camino de Santiago. Pues bien, según parece, el mismo apóstol se había encargado de traer una imagen de la Virgen que había sido colocado en esta plaza.

IMG_5605

Sea o no cierto, la verdad es que este espacio es francamente agradable, de manera que supone, al igual que la vecina plaza de la Olivera, un buen lugar donde hacer un alto en el camino para tomar un café o una cerveza en alguna de sus varias terrazas.

Dejamos la plaza de San Tiago para dirigirnos hacia el Palacio de los Duques de Braçanza por la que es una de las callejuelas más bonitas del centro histórico de Guimaraes. Se llama Rua de Santa María y se accede a ella tras pasar por un bucólico arco. Enseguida encontramos una plaza, a mano derecha, donde se localiza el antiguo convento de Santa Clara. La imagen de la patrona preside la portalada barroca del mismo. El convento, abandonado tras las desamortizaciones de 1834, fue convertido en ayuntamiento de Guimaraes en 1975. Merece la pena entrar y echar un vistazo a su claustro, que es precioso y de dos pisos.

IMG_5636

IMG_5609
Visita de Guimaraes

Seguimos subiendo la Rua de Santa María, que se abre al Largo Martins Sarmiento, para llegar enseguida a los monumentos más importantes de Guimaraes.

EL PALACIO DE LOS DUQUES DE BRAÇANÇA

Nuestro próximo objetivo es el lugar más importante que hay que ver en Guimaraes. El Palacio de los Duques de Braçança fue construido a principios del siglo XV, por orden del hijo bastardo de Joao I, Conde de Barcelos y Duque de Bragança, de nombre Alfonso.

Es evidente que el tal Alfonso era una de las personas más ricas del país. La cuestión es que tras enviudar de su segunda esposa, Don Alfonso cedió el palacio para que desempeñara las funciones de albergue para los más necesitados.

En la actualidad, el Palacio de los Duques de Bragança ha sido readecuado como museo y es uno de los más visitados de Portugal. Parte del mobiliario es original, así como sus bellos tapices flamencos que revisten varias de sus estancias.

Durante nuestra visita se desarrolla en la planta baja del palacio una suerte de feria medieval donde se venden artículos artesanales. La verdad es que la visita merece la pena y no os llevará más de media hora.

que ver en Guimaraes
IMG_5620
IMG_5614

Entre el Palacio de los Duques y el Castillo, que ya se sitúan en lo alto del repecho que domina Guimaraes, encontramos la pequeña iglesia de San Miguel, románica. La importancia de la iglesia reside en que, según parece, fue aquí donde fue bautizado el primer rey de Portugal, Alfonso Henriques. La pila bautismal se encuentra entrando a mano izquierda de este

 

IMG_5623

EL CASTILLO DE GUIMARAES

El último gran monumento que hay que ver en Guimaraes, al menos en su centro histórico, es el Castillo. La fortaleza inicial fue erigida por la Condesa Mumadona. El motivo no era otro que el de proteger el monasterio de Santa María de las posibles invasiones normandas y sarracenas.

A finales del siglo XI, la fortaleza fue sustituida por un castillo, que con sus variaciones y remodelaciones, es el que ha llegado a nuestros tiempos.

Merece la pena entrar al castillo y pasear por el adarve almenado de este castillo recuperado en el siglo XX. Por cierto, tanto el castillo como el Palacio de los Duqes de Bragança está preciosamente iluminado por la noche, de manera que si os alojáis en Guimaraes os aconsejo que os acerquéis hasta aquí cunado haya anochecido.

que ver en Guimaraes
IMG_5627

QUE VER EN GUIMARAES FUERA DEL CENTRO HISTÓRICO.

Más allá del centro histórico merece la pena echar un vistazo a algunos otros lugares de interés que, al fin y al cabo, se localizan a muy poca distancia del mismo.

ZONA DE LOS CUEROS

Por ejemplo, resulta curiosa la zona del cuero, que es el reflejo de la industria del cuero de Guimaraes, que se remonta a la Edad Media. Aunque a partir de las segunda mitad del siglo XX la actividad menguó hasta desaparecer, las curtidorías existentes justo enfrente del albergue de juventud de Guimaraes, nos recuerdan la existencia de las técnicas tradicionales y manuales de aquella época. En esta zona se encuentran las diferentes fábricas que se encargaban de manufacturar el cuero. Los tanques de tintura son aún visibles y la verdad es que son bien curiosos, recordando a los existente en Fez, que aún están en uso. Como es habitual en esta zona de Portugal, el granito fue el material utilizado para la construcción de las curtidorías.

que ver en Guimaraes

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA CONSOLACIÓN.

Otro templo que hay que ver en Guimaraes es la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación. Se localiza al final del Largo de la República de Brasil, fabulosamente ornamentado como si de un jardín se tratara, hasta el punto de que la imagen de la fachada de la iglesia barroca al final del mismo resulta especialmente escénica y más imponente que el propio interior del propio templo.

IMG_5641

IGLESIA DE SAN FRANCISCO.

De la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación a la de San Francisco no tardamos más de cinco minutos en llegar. Sorprende en esta iglesia que, por ser un templo franciscano, que habitualmente son austeros, aquí reina el barroco más reluciente. Y no solo en lo que hace referencia a los habituales retablos dorados de este estilo, si no también a la riquísima azulejería que domina parte del espacio. Algo que nos sorprende es observar como un abuelo se está confesando al párroco en el mismo altar mayor, mientras un buen número de feligreses esperan su turno para hacer lo propio. Acostumbrados como estamos a que estos menesteres se realicen en confesionarios, la verdad es que nos llama bastante la atención.

que ver en Guimaraes

DONDE COMER EN GUIMARAES.

informacionMe permito aconsejaros los dos restaurantes que tuvimos la oportunidad de conocer. En ambos disfrutamos enormemente de la cocina de la ciudad.

A BUXA. Espectacular tanto sus buñuelos de bacalao como su pulpo (polvo a lagareira) De postres, escogimos uno de los típicos de la repostería de la ciudad: el tocino de cielo.

CASA AMARELA. También en el centro histórico de la ciudad. Un surtido de quesos dio paso a los principales. Ambos resultaron exquisitos: bacalao par mí (Bacalao a la Casa Amarela; es realmente cierto que el Portugal lo preparan de mil formas distintas) y un pato con arroz y queso fundido para Marc.

dav
dav

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.