Las Bardenas Reales de Navarra, situadas en el sur-este de esta comunidad foral, es uno de los Parques Naturales más sorprendentes de España. Nosotros tuvimos la oportunidad de hacer una ruta guiada por las Bardenas Reales en Segway, pero antes de hablaros de ello os contaré cuatro pinceladas acerca de este interesante lugar.

Las Bardenas Reales son un enorme paraje de más de 41.800 hectáreas de zonas semidesérticas y erosionadas que están consideradas una auténtica maravilla geológica. La arcilla es el material principal que compone este terreno, aunque otros materiales como yesos y areniscas están también presentes. Un paisaje moldeado a lo largo de los años a través del agua. Algo, por cierto, realmente curioso dado que se trata de una de las zona más secas de la Península Ibérica con unas lluvias anuales que raramente superan los 300 mililitros.

La importancia geológica de las Bardenas Reales es tal que ha sido declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Un total de dieciséis municipios forman la comunidad de las Bardenas Reales, de los que tres de ellos son aragoneses y el resto, navarros. Estos pueblos se localizan en los límites del parque, no en su interior, que está exento de núcleos urbanos. Estos pueblos son los usufructuarios del terreno.

Como explicaba, las Bardenas Reales se localizan en una zona semidesértica y de escasa pluviosidad. Los ríos brillan por su ausencia y solo se forman algunos torrentes puntuales en los escasos momentos de lluvias torrenciales que se suceden. Cuando la lluvia cede, los riachuelos se secan enseguida. Sin embargo, es precisamente esta escasa pluviosidad, y en menor medida el viento, lo que ha acabado por moldear estas tierras de naturaleza arcillosa, formando un conjunto de caprichosas formaciones que hacen las delicias de los fotógrafos. En este sentido, la que es conocida como Castildeterra es la más conocida de todas ellas por haber sido protagonista de múltiples anuncios así como de varias películas y series de televisión.

IMG_2569
IMG_2557
También podremos visitar, durante nuestro recorrido por las Bardenas Reales, un conjunto de cañones que el agua ha ido configurando a lo largo de los años. Se trata de desfiladeros o barrancos de profundidad variable, algunos de varios decenas de metros, y longitud también diversa. En algunos de ellos de forman nuevas oquedades que dan lugar a curiosas cuevas, bastante profundas en ocasiones (la que más, de hasta doscientos metros de profundidad).

También podremos ver, en el horizonte, una serie de mesetas o cabezos. Todas ellas tienen su nombre, como las Tres hermanas o el Cabezo Rellán.

VISITAR LAS BARDENAS REALES. VISITA EN SEGWAY.

Las Bardenas Reales están surcadas por una laberíntica y kilométrica red de senderos. Los caminos no están asfaltados. Es más, no están precisamente en buen estado, a la vez que en muchos de ellos no está permitido el paso de vehículos motorizados. En la zona donde si se permite el tránsito de vehículos, estos no pueden circular a más de 40 kilómetros por hora.

Por otra parte, las indicaciones son escasas y las distancias muy importantes para realizar los trayectos a pie. En realidad, una visita en bicicleta se me antoja bastante fatigosa, particularmente en verano, debido a las largas distancias a recorrer y la dificultad que supone el pedalear por tan irregulares terrenos. Es por ello que muchos de los visitantes de limitan a llegar hasta la formación más popular de las Bardenas Reales, el citado Castildeterra, que dista únicamente una decena de kilómetros de la entrada desde Arguedas y se sitúa, unos cinco kilómetros más allá del Centro de Visitantes del Parque Natural de las Bardenas Reales.

En realidad este acceso desde la carretera N-134 que une Tudela con Arguedas es el más popular de todos (se accede desde un caminito que parte del kilómetro 15.1 de esta vía). Esta carretera nos lleva a la que es conocida como Bardena Blanca, a través del Polígono de Tiro, espacio arrendado por el Ejército Español para hacer todo tipo de prácticas. Por suerte, estas se realizan en escasas ocasiones a lo largo del año, de manera que no es habitual encontrarse con detonaciones.

En este mapa tomado de la página oficial de las Bardenas Reales podéis tener una idea de las distintasn entradas al Parque Natural y los senderos que permiten vehículos a motor (las rutas en verde).

mapa-bardenas-reales

Nosotros realizamos la visita a las Bardenas Reales de una forma bastante peculiar y atractiva: a través de rutas guiadas con segway, es decir, con estos peculiares vehículos eléctricos de dos ruedas, de fácil manejo, que permiten recorrer distancias importantes sin cansarse y con absoluta seguridad.

Realizamos el recorrido guiado con la empresa Nataven, que tiene más de diez años de experiencia en este tipo de visitas guiadas a las Bardenas Reales. Nos juntamos dos familias, con un total de siete componente más Fer, que fue nuestro guía.

IMG_2565
IMG_2566
Tras recogernos en la Estación de Servicio de Arguedas, Fer nos llevó con una minivan hasta el interior de las Bardenas Reales. Tras unos diez minutos de prácticas con el Segway iniciamos nuestro recorrido. La verdad es que el aparato es de muy fácil manejo, muy intuitivo y no presenta dificultad alguna para ser conducido.

Fer nos guió por los distintos parajes de la Bardena Blanca, parando en numerosas ocasiones ya fuera para contarnos acerca de la riqueza geológica de las Bardenas Reales o para visitar algún escenario de especial interés como alguno de los numerosos cañones o barrancos que nos cruzamos durante nuestro recorrido. A su vez, nos instruyó acerca de la vegetación y la fauna existente en la zona.

La verdad es que realizar el recorrido guiado por las Bardenas Reales con Segway merece mucho la pena. Por un lado, tendremos la oportunidad de realizar un trayecto bastante largo que en caso de realizarlo a pie se me antoja casi imposible y por otra parte, se dispone de un guía que alecciona sobre los distintos paisajes que componen este inhóspito paraje, así como de la vegetación o la fauna existente.

HORARIOS Y PRECIOS DE LAS BARDENAS REALES.

El acceso a las Bardenas Reales es libre aunque no se permite salir de los limites de los senderos establecidos ni tampoco ascender a los cabezos, a fin de preservar esta riqueza geológica. Como he contado, en caso de visitar las Bardenas Reales con un vehículo motorizado hay que ceñirse a los senderos permitidos para ello, que son más bien pocos.

Estos son los horarios de visita del Centro de Visitantes de Bardenas Reales:

  • Verano (de abril a agosto): de 9 a 14 y de 16 a 20 horas.
  • Invierno (de septiembre a marzo): de 9 a 14 y de 15 a 17 horas
  • Semana Santa: de 9 a 20 horas.

IMG_2581
IMG_2582
IMG_2590
IMG_2603

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

8 comentarios en “BARDENAS REALES. Paisajes lunares en Navarra.


Descubrir Viajando
21 de enero de 2018

¡Muy útil tu artículo Jordi, como siempre! Este domingo queríamos visitar las Bardenas así que tendré en cuenta la opción del Segway. Por lo que veo, en coche podemos entrar al parque pero al final hay que caminar bastante para conocer los distintos puntos…

Saludos 🙂

    Jordi
    25 de enero de 2018

    Así es. Podéis entrar en coche, pero luego hay muchos lugares donde os tocará patear. Otra opción debe ser ir en bici. También había una motos por allí, pero la verdad es que levantaban mucho polvo y era poco ecológico.
    La verdad es que nos pareció un lugar de lo más interesante.

Mauxi Leal
24 de enero de 2018

No me imagino en Segway, pero definitivamente vale la pena visitar las Bardena Reales!

    MIL Viatges - Blog de viajes y etnología
    24 de enero de 2018

    De verdad q es un lugar y la experiencia en segway merece mucho la pena.

Nada Incluido
25 de enero de 2018

Mi pueblo está a las orillas de las Bardenas. Qué lugar tan diferente y atractivo… Hay turistas que vienen de muy lejos a visitarlo 😀

    MIL Viatges - Blog de viajes y etnología
    25 de enero de 2018

    Caramba, que suerte! La verdad es que es un lugar fascinante, como de otro planeta. Nos encantó.

Belén (Mis viajes y sensaciones)
27 de enero de 2018

Las Bárdenas Reales es un destino al que tengo muchas ganas de ir y se me resiste. En cuanto encuentre un hueco me gustaría conocerlo. Pero a mi en segway no me convence mucho, aunque se que fue una experiencia para vosotros. Un abrazo

    Fernando
    19 de abril de 2020

    Hola Belén, las bardenas son espectaculares. Para poder sentir todo lo que surge en torno a ti mientras te mueves por el desierto, puedes hacerlo de varias maneras.
    Desde mi punto de vista, la manera más directa (en cuanto al contacto con el entorno), la que te permite moverte con mayor autonomía en el paraje y sobre todo la más divertida y entretenida es la ruta con un Segway.
    Para todo el mundo, sean niños, adultos, abuelos,……..
    Si eso lo haces con alguien que te va contando lo que ves, con todo lujo de detalles, es perfecto.
    Si lo dices por que consideras que el segway es difícil de manejar, te aseguro que en menos de un minuto estarás conduciendo el tuyo. Y que en diez minutos, habrás adquirido la suficiente soltura como para olvidarte de todo y simplemente disfrutar del entorno y de la experiencia.
    Si quieres ver más detalles y opiniones de la gente que lo ha vivido, puedes entrar aquí: http://www.nataven.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.