Una ruta de un día por la Baja Silesia desde Wroclaw nos ha dado la oportunidad de conocer algunos de los lugares más interesantes de este voivodato o provincia polaca cuya capital, la mencionada Wroclaw, es una de las ciudades más bellas del país.

Se trata de una ruta que nos ha permitido recorrer varios de los puntos de más interés artístico, histórico e incluso industrial de la provincia. En este post os comentaré los 4 lugares que hemos podido conocer en la Baja Silesia, aunque la verdad es que la zona da para mucho más.

4 LUGARES QUE VER EN LA BAJA SILESIA

IGLESIA DE LA PAZ DE SWIDNICA

La primera parada nos lleva hasta la ciudad de Swidnica, donde se localiza una de las tres iglesias de la Paz que se construyeron en la Baja Silesia a mediados del siglo XVII.

La historia nos cuenta que tras la Guerra de los Treinta años, verdadera guerra paneuropeo que terminó con la Paz de Westfalia y la Paz de los Pirineos, el Emperador permitió la construcción de hasta tres iglesia de la Paz. Sin embargo, varias condiciones fueron impuestas. Entre ellas, la obligatoriedad de alzar los templos fuera de las murallas de las ciudades, la prohibición de construir campanarios y la obligatoriedad, también, de usar para su construcción materiales perecederos como madera o barro. Además, estas iglesias debían ser levantadas en un plazo máximo de tres años.

Como decía, tres iglesias fueron construidas aunque solo dos han llegado a nuestros días: la de Jawor y la de Swidnica. Por desgracia, la de Glowow sucumbió tras un terrible incendio en 1758.

La que nos ocupa, la Iglesia de la Paz de Swidnica fue construida entre mediados de 1656 y mediados de 1657 y con una superficie de más de 1000 metros cuadrados y una capacidad estimada de hasta 7500 feligreses, es una de las iglesia de madera más grandes del mundo entero. La verdad es que el templo es una verdadera maravilla del barroco, con  gran cantidad de pinturas murales, escudos y pintura ornamental que cubre por completo la superficie de los muros y las paredes. Además, la decoración se completa con un precioso altar barroco, con bellísimas figuras de mármol representando algunos de los más ilustres personajes de la iglesia, incluidos Juan Bautista, San Pedro o Moisés, y con un extraordinario púlpito, de los más bellos que se pueden encontrar en Polonia.

Iglesia Paz Swidnica

IMG_4987
Iglesia Paz Swidnica

También resulta impresionante el enorme órgano de aspecto barroco construido en 1666 y decorado además con múltiples angelitos que fueron añadidos durante el siglo XVIII. No menos imponente resulta el palco de los Hochberg, una maravilla en madera que fue ofrecido al Conde Heinrich von Hochberg, que había donado unos dos tercios de la madera que fue requerida para alzar la Iglesia de la Paz de Swidnica.

Tanto esta iglesia como la Iglesia de la Paz de Jawor forman parte del Patrimonio de la Humanidad. Y lo cierto es que también nos hubiera gustado poder conocer esta última. Sin embargo, la premura del tiempo nos obligó a prescindir de esta visita a fin de poder conocer otros lugares de la Baja Silesia.

Esta iglesia poco tiene que ver con las distintas iglesias de madera de Malopolska que hemos podido visitar hace unos días, mucho más pequeñas e intimistas que esta iglesia de la Paz de Swidnica.

Iglesia Paz Swidnica
IMG_4976
Que ver en Baja Silesia

 

CASTILLO DE KSIAZ

Tras la visita a la Iglesia de la Paz de Swidnica nos trasladamos hasta el cercano Castillo de Ksiaz, otra de las maravillas de la Baja Silesia. Se trata del mayor castillo de la región y uno de los de mayor tamaño de toda Polonia.

El Castillo de Ksiaz fue construido en el siglo XIII por el duque Bolko I, aunque pasó a manos de la familia von Hoberg (o Hochberg, cómo hemos comentado al hablar de la iglesia de la Paz de Swidnica) que lo amplió en sucesivas ocasiones. Lo que podemos visitar hoy es el resultado de las distintas remodelaciones llevadas a cabo en la fortaleza. En este sentido, el castillo resulta en una mezcla de estilo desde sus cimientos medievales alzados directamente en la roca, hasta sus estancias góticas, barrocas o neorenacentistas, estas últimas alzadas durante el siglo XX.

Lo cierto es que durante la ocupación nazi de Polonia el Castillo de Ksiaz fue confiscado por los alemanes, siendo víctima de múltiples saqueos tanto durante como tras el final de la Segunda Guerra Mundial, quedando bien poco de la decoración original.

En las últimas décadas, el Castillo de Ksiaz ha sido remodelado, pudiéndose restaurar lo poco o mucho que había quedado en pie, y reconstruyéndose parte del mismo. Y lo cierto es que la visita a la fortaleza resulta de lo más interesantes y nos permite entender lo fastuosa que debió ser la vida palaciega de la familia von Hochberg durante los siglos en que habitó el castillo.

De todas las estancias que visitamos, la más impresionante es el Salón Maximiliano, que ha podido reconstruirse casi por completo y que es la mayor y más espectacular de todas las estancias del palacio. Las chimeneas, los mármoles, las pinturas mitológicas del techo o las pilastras culminadas con capiteles corintios, así como la balaustrada desde donde tocaba la orquestra en los días de fiesta, son lo más bello del palacio.

Que ver en Baja Silesia
IMG_5001
Castillo Ksiaz
IMG_5012

El recorrido por el Castillo de Ksiaz también nos lleva hasta los subterráneos del mismo. Y es que tras la confiscación por parte de los nazis, la fortaleza formó parte del proyecto Riese. Se trataba de un enorme y complejo sistema de túneles y estancias subterráneas que se localizan en el subsuelo del Castillo de Ksiaz así como en otras zonas de la Baja Silesia como tendremos la oportunidad de visitar posteriormente.

La verdad es que la obra es realmente de impresión, aunque jamás se ha llegado a saber del cierto cuales eran los objetivos para su construcción y desarrollo. Entre las teorías  más plausibles que se barajan están las que cuentan que formaría parte de un complejo sistema de búnqueres subterráneos o de fábricas de armamento. Se ha hablado, en numerosas ocasiones, que el mismísimo Hitler tenía planeado trasladar su cuartel general en el subsuelo del Castillo de Ksiaz, incluso que este habría sido el lugar elegido para el desarrollo del programa de la bomba atómica.

Terminamos nuestra visita al Castillo de Ksiaz, esta maravilla de la Baja Silesia recorriendo alguna de las varias terrazas de la fortaleza en la que se disponen bonitos y ornamentados parterres.

IMG_5016
IMG_5017
Que ver en Baja Silesia

 

MINAS DE CARBÓN DE WALBRZYCH

La industria de las minas de carbón ha sido, durante muchos años, una de las más importantes y que más sustento económico han dado a la Baja Silesia y, en realidad, a buena parte de Polonia. Con la sustitución del carbón por todo tipo de energías que se consideran más limpias a nivel ecológico, la mayoría de estas minas de carbón han ido cerrando en el transcurso del siglo XX y principios del XXI.

Una de las antiguas minas de carbón que se pueden visitar en la actualidad es la que se sitúan en la población de Walbrzych, a solo una decena de kilómetros del Castillo Ksiaz. Y, aunque el tiempo nos apremia, no queremos dejar de conocer la que fue una parte importantísima de la historia reciente de la región.

Las antiguas minas de Walbrzych hoy han sido sustituidas por un extenso museo que se localiza en las mismas instalaciones de la antigua mina. Durante nuestra visita tendremos la posibilidad de conocer cómo era la vida en la mina, de qué utensilios disponían aquellos esforzados trabajadores y, finalmente, bajar a los túneles subterráneos de la propia mina, los que se han adecuado para la visita turística, donde podremos hacer una idea de la insalubridad de aquél tipo de trabajo.

IMG_5038
IMG_5029
IMG_5035

 

CIUDAD SUBTERRANEA DE OSOWKA

Y del turismo industrial al turismo histórico. La última visita en esta región de la Baja Silesia nos lleva hasta la Ciudad Subterránea de Osowka y a la época de la ocupación nazi de Polonia. Y es que en esta zona se desarrolló buena parte del programa Riese del que ya hemos hablado, aunque la verdad es que no mucha documentación se ha podido hallar al respecto y cada vez quedan menos supervivientes que puedan hablar de ello.

La cuestión es que los nazis crearon una tremenda serie de corredores y pasadizos subterráneos que conferían una auténtica red de canales. En realidad, quienes los llevaron a término no fueron desde luego los alemanes, si no los prisioneros procedentes de los campos de concentración cercanos a esta zona como el de Gross Rosen. Desde luego, las condiciones de vida de estos trabajadores forzados fue lo más inhumana que uno pueda llegar a pensar, con una sola comida al día, a menudo una mísera sopa, y con una jornada laboral extasiante. La malnutrición, los accidentes y las múltiples enfermedades se llevaron por delante la vida de más de cinco mil de aquellos prisioneros.

La ciudad subterránea de Osowka es solamente uno de los varios conjuntos que se han podido encontrar en el subsuelo de la Baja Silesia. Pero probablemente sean varias las que siguen sin ser descubiertas.

En la ciudad subterránea se Osowka se han llegado a localizar unos dos kilómetros de pasadizos y la verdad es que su visita es muy recomendable. Estamos hablando de túneles de varios metros de altura y amplitud, hasta el punto de que varios de ellos podían cobijar, incluso, carros blindados, que era el material de guerra de mayor tamaño.

Se dice que en estas ciudades subterráneas podrían haber albergado, también, fábricas de armamento o, incluso, que podría haber sido parte de la guarida donde podría haberse desarrollado el programa nuclear nacionalsocialista.

En concreto, la ciudad subterránea de Osowka es la segunda de mayor tamaño entre las que se han podido localizar, solo por detrás de Wlodarz. En las entradas de estos complejos se disponían unos sistemas de defensa que hacían casi imposible que fueran atacadas. La cantidad de hormigón que se requirió para el desarrollo total de este programa Riese fue bárbara, hasta el punto que casi arruina el mismísimo régimen nazi.

La verdad que es extraordinario el trabajo de recuperación de la memoria histórica realizado en Polonia (como hemos visto también en otros lugares de centroeuropa). Algo del que, desde luego, tendría que aprender muchísimo el estado español, tan dado a borrar, tanto como sea posible, todo lo que represente a lo más oscuro de su reciente historia.

Las visitas a la ciudad subterránea de Osowka son guiadas (en varios idiomas) o audioguiadas y merecen mucho la pena.

IMG_5048
Que ver en Baja Silesia
IMG_5063

IMG_5067

CIUDAD SUBTERRANEA DE OSOWKA. Comemos de maravilla en el mismo restaurante de la ciudad subterránea de Osowka. Es un lugar sencillo, pero con una comida exquisita y muy bien de precio. De primero pedimos unas sopas. En mi caso, el Zurek, una de las más famosas del país, que se sirve en un pan de centeno que le hace de recipiente. Patatas, salsichas blancas y huevo duro son los ingredientes principales de esta delicia. Isa pidió una sopa gulash. De segundo disfrutamos de un pollo aderezado con una suerte de curri, igualmente delicioso.

Y con esta visita damos por terminada nuestro tour de un día por algunos de los lugares más importantes de la Baja Silesia. Es momento de regresar a su capital, la sorprendentemente bella Wroclaw, que nos sirve de base para recorrer esta parte de Polonia.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE POLONIA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

What do you think of the article?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

13 comentarios en “BAJA SILESIA. Recorrido de un día por algunos lugares más interesantes del sureste de Polonia.


9 de diciembre de 2017

Tengo pendiente volver a Polonia así que tu post me viene genial. Un recorrido súper bonito e interesante 🙂

    Gracias Maruxaina. Además ahora hay vuelos lowcost que van directos a Wroclaw. Desde allí se pueden hacer varias excursiones que merecen mucho la pena.

9 de diciembre de 2017

Vaya…¡me gusta todo!Tengo muy pendiente volver a Polonia así que este post me viene genial. Me parece súper bonita e interesante toda la zona. Gracias por la info!!

    10 de diciembre de 2017

    jejeje, nosotros hemos estado 2 veces y espero que no haya 2 sin 3. Polonia nos encanta también, Maruxaina.

10 de diciembre de 2017

Polonia es uno de nuestros destinos para el año que viene, tendremos en cuenta tus sugerencias

    ¿Ah si? La verdad es que es muy bonito, Eva. Por allí hemos estado ya un par de veces y hay un montón de lugares recomendables!

10 de diciembre de 2017

No sé por qué al ver la foto pensé que sería Alsacia. Debe ser poe el entramado de madera, que le da un aire. No me imaginaba así Polonia. La verdad que lo tengo pendiente, y me apetece mucho conocerlo!

12 de diciembre de 2017

Por alguna razón que aun no me explico me encanta entrar en las iglesias será por lo bello de su interior, pero los castillos me pirran y de este lo que mas me ha gustado es el subterraneo. Aunque todo lo del post me ha encantado, lugares con mucha historia. Gracias por compartirlo

15 de diciembre de 2017

Realmente es un sitio impresionante, yo también estuve en la Silesia pero eran otros tiempos, hace muchos años, la gente apenas hablaba inglés y era todo muy barato. Pero por lo que veo se ha modernizado todo mucho más y empieza a ser un destino turístico interesante. A ver si hay tiempo de volver.
Saludos viajeros, LoBo BoBo

16 de diciembre de 2017

Me encantan tus viajes porque me descubres lugares desconocidos para mí. De este recorrido por el sureste de Apolonia me ha llamado mucho la atención las minas de carbón de Walbrych y la ciudad subterránea de Osowka.

17 de diciembre de 2017

Pisamos este verano por primera vez Polonia, en concreto visitamos Gdansk en la parada de nuestro crucero. El lugar que me cuentas no lo había oído suquiera, lo que me confirma lo que pensaba. Hay mucho que ver y gran parte es poco conocido.

Gracias
GranPummuki
http://blogdeviajesdepumuki.com/

17 de diciembre de 2017

Pisamos este verano por primera vez Polonia, en concreto visitamos Gdansk en la parada de nuestro crucero. El lugar que me cuentas no lo había oído siquiera, lo que me confirma lo que pensaba. Hay mucho que ver y gran parte es poco conocido.

Gracias
GranPummuki
http://blogdeviajesdepumuki.com/

    17 de diciembre de 2017

    Así es. Polonia da para mucho. Fíhate que hemos estado en Gdansk y no sabía que había paradas para cruceros allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.