El Triángulo Dalí, que tiene uno de sus vértices en el Castillo de Púbol del municipio gerundense de la Pera, será la primera de las visitas que nos llevaran a recorrer parte de la vida y obra del más extraordinario de los pintores del siglo XX: Salvador Dalí.

Pero, ¿qué es el Triángulo Dalí? Salvador Dalí, nacido en Figueres, capital de la comarca catalana del Alto Ampurdán, vivió durante la práctica totalidad de su vida en las comarcas gerundenses que lo vieron nacer. Y es aquí donde pintó gran parte de sus obras más emblemáticas. Con el nombre de Triángulo Dalí se conocen los tres escenarios más importantes donde se puede seguir la vida y la obra del genial Salvador Dalí: el Castillo de Púbol, el Teatro Museo Dalí de Figueras y la Casa Dalí de Portlligat.

Hemos dedicado un fin de semana entero a disfrutar del Triángulo Dalí en aras de profundizar algo en la vida y obra de uno de los catalanes más universales de la historia. Y el Castillo de Púbol ha sido nuestra primera parada.

EL CASTILLO DE PÚBOL, PRIMERA PARADA DEL TRIÁNGULO DALÍ, UNA VIEJA FORTALEZA RESTAURADA POR SALVADOR DALÍ.

IMG_5996

Aunque si ordenáramos cronológicamente los tres vértices del Triángulo Dalí quizá deberíamos empezar las visitas al mismo por la casa de Portilligat, lo cierto es que iniciamos nuestro fin de semana daliniano por el Castillo de Púbol.

Salvador Dalí, que se había desposado en 1932 con la rusa Elena Ivanovna (conocida como Gala), había prometido a su esposa la compra de un castillo en el Ampurdán. El inicialmente escogido no fue, ciertamente, el Castillo de Púbol. Pero tras no conseguir adquirir otras propiedades de más renombre, finalmente compró un viejo castillo en la población de Púbol, que pertenece al municipio de La Pera. Lo cierto es que se trataba de un antiguo castillo construido en el siglo XI cuyos mejores tiempos habían sucedido muchísimos siglos atrás. La vieja fortificación gótica permanecía en un estado francamente decadente, amenazando ruina. El mismo Salvador Dalí se puso al frente de las obras de restauración del Castillo de Púbol con la idea de recuperar el viejo esplendor que la fortificación había tenido durante la edad media, cuando el castillo era el centro de la Baronía de Púbol.

En cierta manera, con la restauración llevada a término por Dalí, el castillo de Púbol se convierte en una obra suya. Tras la muerte de Gala, ésta fue enterrada en un sencillo mausoleo en el sótano del mismo, diseñado a modo de cripta; y el pintor se trasladó allí a vivir hasta que falleció en 1984.

Desde 1996 el Castillo de Púbol forma parte de este Triángulo Dalí i es visitable.

VISITA AL CASTILLO DE PÚBOL.

Empezamos la visita a este primer vértice del Triángulo Dalí entrando al patio central de este castillo, que dicho sea de paso, actualmente tiene más de vivienda fortificada que de castillo. Podemos encontrar reminiscencias de su pasado gótico y renacentista en algunas de las ventanas que dan a este discreto patio interior.

Unas escaleras nos llevan a la primera de las estancias que es, también, una de las más esplendorosas. Se trata del conocido como Salón de los Escudos. Es esta una de las habitaciones  más espaciosas de la fortaleza. Aunque nos llama la atención una silla dispuesta a modo de trono, una falsa puerta pintada en la pared y un buen número de escudos en las paredes (que dan nombre a la estancia), la palma se lo lleva la estupenda pintura del techo, que a modo de trampantojo, ya nos acerca al mundo onírico de Dalí.

Castillo de Púbol
Castillo de Púbol

Tras este salón entramos al que es conocido como Salón del Piano, presidido, claro está, por el instrumento en cuestión.  En esta estancia nos fijamos en los cortinajes que engalanan las distintas puertas así como algunos tapices que decoran las paredes. También observamos, y va a ser una constante en todo el Castillo de Púbol, la existencia de varios objetos que actualmente serían considerados “pongos”. Desde Sagradas Familias cerámicas a objetos más o menos kish, de aquellos que uno puede encontrar en las viviendas de nuestras abuelas con un cartelito que nos indique “Recuerdo de Benidorm”.

Castell de Púbol

La habitación de Gala nos indica la consideración de princesa que debió tener la musa rusa a ojos del genial Dalí. Todo el Castillo de Púbol es un homenaje a Gala y su habitación es uno de los puntos culminantes del recorrido con esta cama decorada con un dosel. Adyacente a esta estancia nos encontramos el Baño de Gala, de curioso diseño, todo fruto de la mente daliniana. Los azulejos están presentes en este decoroso y amplio cuarto de baño.

Castell de Púbol

Triángulo Dalí

Seguimos visitando esta primera planta del Castillo de Púbol para llegar hasta la habitación de invitados, cuya cama está decorada en tonos rojizos, a diferencia de la cama de Gala, donde predominan los añiles.

IMG_6012

También en el castillo, Dalí tenía un pequeño taller, situado justo al lado del comedor, aunque mucho más pequeños que el que veremos en su Casa de Portlligat. No hay que olvidar que, al fallecer Gala, Dalí se trasladó al Castillo de Púbol hasta que falleció dos años más tarde. Sorprende el sofá situado enfrente del caballete. Pero es que Dalí pintaba siempre cómodamente sentado. Antes de terminar la visita aun visitaremos la cocina del castillo así como una estancia donde se guardan en vitrinas  varias prendas de Gala, todas ellas de alta costura, en una exposición permanente que recibe el nombre de Las Galas de Gala. En cierta manera, el Castillo de Púbol es un santuario que rinde homenaje a la musa de Dalí.

IMG_6027
IMG_6029
IMG_6028

Tras visitar los interiores del Castillo de Púbol, aún tenemos tiempo para dar un pequeño paseo por los jardines del mismo. Se trata de un jardín de aire italianizante pero con algunos detalles que llevan la impronta de Salvador Dalí, como la escultura de un elefante de largas patas.

IMG_6037

Y así termina nuestra visita a este primer vértice del Triángulo Dalí del Ampurdán. La verdad es que visitar el Castillo de Púbol vale la pena pues, como digo, se puede considerar una obra plenamente daliniana más que una simple fortificación.

Es momento ahora para trasladarnos hasta Figueras, que dista solo unos 40 kilómetros del castillo y donde queremos visitar el Teatro Museo Dalí.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE ESCAPADAS POR CATALUNYA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

8 comentarios en “TRIÁNGULO DALÍ. El Castillo de Púbol del Ampurdán.


1 de noviembre de 2016

La verdad que tengo pendiente esta zona. A ver si puedo organizar pronto una escapada porque motivos no me faltan.
Me apunto este museo porque tiene muy buena pinta!

    1 de noviembre de 2016

    Hola Patry. Pues merece mucho la pena. No solo por el triángulo Dalí. También por toda la miríada de pueblos del Empordà, una de las comarcas más bellas y bucólicas de Catalunya.

2 de noviembre de 2016

Jo, pues yo te voy a ser sincera, me ha decepcionado un poco la decoración, tiene detalles de genio, pero creo que no puso su corazón en ella… Y conste que lo digo con la boca pequeña porque si algún día paso por allí, me encantará verla. Conozco el museo de Figueras y me pareció una pasada.
Un abrazo
Carmen

    3 de noviembre de 2016

    jejeje, es que el universo Dalí no es solo sus cuadros, Carmen. Yo creo que si te esperas una cosa de este tipo, pues te encuentras con otra. Pero ya te digo, concoer los espacios por donde discurrió su vida es muy interesante.

2 de noviembre de 2016

Si no fuera por ciertos detalles que nos cuentas en el texto y que he buscado luego en las fotos creo que jamás hubiera deducido que este palacio fue la residencia de Dalí. Me parece decorado con poco gusto… y lo que menos me ha gustado ha sido la habitación de su amada. Pero si voy por aquellas tierras fijo que entro para curiosear todo con detalle.
Un abrazo

    3 de noviembre de 2016

    La verdad es que tiene un estilo muy peculiar. Con unos frescos muy dalinianos y una mezcla de estilo kitsh muy curiosa. Yo creo que es una visita que merece mucho la pena. Fijo que si vienes por aquí te acercas! Y harás bien.
    Un saludo Cristina.

3 de noviembre de 2016

Interesantísimo. No sabía que estaba a bierto al público y eso que lo tengo relativamente cerca, a 100 km.
Me lo apunto porque seguro que lo visitamos.

    3 de noviembre de 2016

    Pues la verdad que sí lo es. Hacía tiempo que queríamos visitarla y la verdad es que mereció mucho la pena. Gracias por pasarte por aquí y comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.