El País Lobi supone un nuevo contacto con esta miríada de etnias que conforman el oeste de África. Conocer a los distintos pueblos subsaharianos, como los Lobi, los Senufo o los Gan (de los que ya tuvimos la oportunidad de hablar en este artículo) representa uno de los momentos más interesantes de nuestro viaje a Burkina Faso.

Pero ¿Quiénes son los Lobi? ¿cómo viven? ¿Qué religión tienen? Los Lobi, palabra que etimológicamente significa “hijos del bosque” son una de las etnias más individualistas que encontramos en África. Aunque podemos considerar a Gaua, una población de unos 30.000 habitantes, como la capital del país Lobi, la mayoría de ellos sigue viviendo en el campo, apartadas unas familias de otras, y manteniendo un muy reducido contacto entre ellos.

IMG_2853

Se trata de pequeños conglomerados familiares que siguen viviendo de la agricultura y la ganadería y que residen en una suerte de viviendas construidas en adobe, de tipo fortificado, y que dan cabida a una familia entera y así como a los animales de los que dispone el grupo familiar.

Estas pequeñas fortificaciones lobi, llamadas sukalas, suelen estar desperdigadas en el territorio que es conocido como País Lobi, hasta el punto de que una regla no escrita indica que no debe construirse una sukala más cerca de la distancia que una flecha sea capaz de alcanzar.

PAÍS LOBI. VISITA A UNA SUKALA

Los Lobi no son la etnia más amigable del oeste de África, precisamente. Sabíamos de su carácter belicoso. Pese a que nos acercamos varias veces de forma amable y respetuosa a alguna de las sukala que encontramos en el camino, hasta en tres ocasiones somos mal recibidos.  En dos ocasiones, incluso, un par de los jóvenes habitantes salen de la sukala con un tronco del tamaño de un bate de béisbol en la mano y además, no dudan en tirarnos piedras. Desde luego, está claro que están dispuestos a que nadie se acerque a su vivienda-fortaleza.

Es su carácter y hay que respetarlo. Al fin y al cabo, somos nosotros los intrusos que intentamos violar su intimidad y desde luego, sus reglas de convivencia social y hospitalidad, nada tienen que ver con las nuestras. Tampoco parece poder atribuirse este comportamiento a las molestias que los turistas pueden ocasionarlas. Durante nuestro viaje por esta zona del África Subsahariana, y en concreto por el País Lobi, son más bien escasos los hombres blancos que se acercan a merodear por la zona. Lo dicho: es su carácter y no hay que darles muchas más vueltas.

IMG_2899
IMG_2898

A la cuarta va la vencida y tras un nuevo acercamiento a una sukala parece que seremos bien recibidos. Enseguida salen a nuestro paso una algarabía de niños de no más de 6 o 7 años chillando y –parece- celebrando nuestra presencia. Tras ellos, un hombre ya entrado en años nos da la bienvenida y se presenta como el cabeza de familia, y según parece, una suerte de hechicero.

Con sumo respeto le consultamos sobre la posibilidad de visitar su sukala a lo que accede más o menos gustoso.

Como explicaba, se trata de un vivienda de mayores dimensiones que las que utilizan otras etnias de la zona, como los Gan o los Senufo, pero construida también con barro. Pese a su tamaño, el hogar parece estar provisto de una única entrada que tiene forma de U, con la idea de no facilitar la entrada a posibles invasores. En interior está dividido en varios espacios, todo ello bastante a oscuras. Varias calabazas son utilizadas como recipientes. Una de las estancias parece estar acondicionada a modo de cocina, como lo atestiguan algunas cacerolas metálicas y las paredes ennegrecidas, producto del humo. Otra estancia está acondicionada a modo de dormitorio común y otra, se dispone para el ganado. Pocos son los detalles ornamentales que encontramos en el interior de la sukala. Entre ellos, un rústico balafón.

Los techos de la sukala no son altos y dificulta que podamos estar de pie sin agachar nuestra cabeza. Los lobi son más bajos y no parecen tener este problema. Dichos techos están confeccionados gracias a un entramado de madera al que se le ha añadido paja y finalmente, una capa de barro.  Uno podría pensar que esta es una estructura más bien endeble. Sin embargo somos invitados a subir al terrado de la sukala por una escalera interior, lo que nos hace pensar que quizá no lo sean tanto. En el terrado nos encontramos con una serie de recipientes, algunos metálicos pero otros reciclados de material vegetal, con varias especies de grano.

Bajamos a la superficie, pero esta vez a través de una de las escaleras exteriores, que en forma de Y se localizan en las paredes laterales de la sukala.

IMG_2866
IMG_2867
IMG_2869
IMG_2870

Nuevamente recibidos por el cabeza de familia es ahora el momento de presenciar una mini ceremonia. El anciano, en su papel de hechicero, se ofrece a leernos el futuro por una pequeña propina.  Justo enfrente de la sukala tiene una pequeña edificación, también bajita y construida con adobe pero también gracias a la ayuda de bloques de cemento. En el exterior, se disponen varios fetiches construidos en barro pero con una talla de madera en su parte superior que hace las funciones de cabeza. Tanto el fetiche como esta pequeña construcción que utiliza el hechicero está manchada de pintura blanca, producto de algunas ceremonias realizadas.

IMG_2864

Los habitantes del Pais Lobi son animistas. Se trata de un grupo étnico monoteísta, cuyo dios creador está en el cielo. Precisamente son los fetiches que encontramos en el exterior de esta habitación los encargados de transmitir los mensajes a un segundo fetiche que se encuentra en el bosque sagrado; y este, a un tercer fetiche que se localiza en una colina y que es el responsable último de transmitir, finalmente, el mensaje al ser supremo.

En el interior de esta pequeña habitación hace un calor tremendo. Además, siendo incluso de techo más bajo que la propia sukala, debemos permanecer de cuclillas o sentados sobre un piedra, lo que resulta ciertamente incómodo. Al igual que los hechiceros que conocimos en el País Dogón, también el brujo lobi utiliza las conchas de caurí para predecir nuestro futuro y contestar a nuestras dudas.

Pasamos un rato agradable con esta familia lobi, en su sukala. Tras la visita al Pais Lobí nuestro viaje por el sur de Burkina Faso continúa hacia los Domes de Fabedougou y el Lago Tangrela.

IMG_2881
IMG_2885
IMG_2886

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE BURKINA FASO CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

23 comentarios en “PAÍS LOBI. Quienes son y cómo viven los Lobi de Burkina Faso.


21 de febrero de 2016

Wow… muy interesante… y que fueran tan afables a la hora de mostraros su cultura. De las mejores entradas que te he leído.

21 de febrero de 2016

Visitamos la choza de un hechicero en la Isla de Hitou, en la Casamance, Senegal. Fue una situación más «light» que la vuestra pero la verdad es que estas cosas me dan un poco de yuyu. A pesar de ello, considero que son experiencias muy interesantes.

    21 de febrero de 2016

    Pues es esta que comentas, una zona que quiero visitar también, junto a Gambia y al norte de Senegal. También pudimos «disfrutar» de un hechicero en el País Dogón. Allí tuvimos que sacrificar una gallinas…

22 de febrero de 2016

Wow, qué pasada, contigo siempre aprendiendo, Jordi, increíble lección de cultura y humanidad y una experiencia increíble acercarse a estos poblados ancestrales. Ojalá yo pueda algún día. Un abrazo

    22 de febrero de 2016

    Estoy seguro que más pronto que tarde te acercarás tu también a África y a las distintas etnias. Vale mucho la pena!

22 de febrero de 2016

Qué buena experiencia…tengo tantas ganas de África!!!
Me encanta el significado de su nombre, hijos del bosque, tuvisteis suerte encontrando a una familia amigable que os mostrase su casa, la verdad es que no sabía acerca de su carácter… Y nos quedamos sin saber qué predijo el brujo!!
He aprendido mucho con tu post, como siempre, gracias 🙂
Saludos!!

    22 de febrero de 2016

    La verdad es que África es bastante dura y muchas más cara que Asia. Pero hay algunas experiencias que realmente son excdpcionales en este continente y que vale la pena vivir. El brujo, con el paso del tiempo, acertó solo en la mitad de cosas. En las más obvias….

22 de febrero de 2016

Cuando vas a Mali y Burkina todo el mundo visita el pais dogón pero el pais lobi queda más olvidado y a nosotros también nos pareció un lugar muy interesante.

    22 de febrero de 2016

    Así es Emma. Mali y Burkina están llenos de etnias interesantísimas, como los son también los Gan o los Senufo.

22 de febrero de 2016

Solo felicitarte por esta entrada. Jodidamente interesante! ,(se puede decir esto en un blog??) En serio, muy curioso e interesante! Abrazos!

    22 de febrero de 2016

    Muchas gracias Xipo. No solo esta permitido decir esto si no que lo celebro! La verdad es que fue una visita muy interesante.

Gracias por descubrirnos a este curioso pueblo. Hasta ahora sólo conocía lo que era un lobby.

¡Un saludo! 🙂

    23 de febrero de 2016

    jejeje, si no es lo mismo! Muchas gracias Víctor por pasarte por aquí.

23 de febrero de 2016

Hermoso artículo! Me encantó conocer algo de este país gracias a ti, pero sobre todo, tengo que decirte que estoy fascinada por la cantidad de aventuras que tienes a tus espaldas con tu familia. Sois una gran inspiración!

    23 de febrero de 2016

    Muchas gracias Samanta! La verdad es que Burkina Faso merece muchísimo la pena. Pena que ahora estén en continuos conflictos, porque la verdad es que resulta de lo más interesante de África.
    Un abrazo!

    27 de febrero de 2016

    Gracias por tus palabras Samanta! Por desgracia conocemos poco la África subsahariana. Esperemos que, poco a poco, podamos profundizar en ella.

23 de febrero de 2016

¡Qué interesante historia! 🙂
Hasta ahora no había pasado por tu blog (sorry…), pero creo que a partir de ahora lo leeré más a menudo.
Me ha encantado tu «aventura» con la familia lobi. No tenía idea de la existencia de esta etnia. Gracias por mostrármela.
¡Enhorabuena por el blog!
Un saludo,
inma

26 de febrero de 2016

Me has descubierto un mundo nuevo del que no conocía nada de nada, gracias

    27 de febrero de 2016

    La verdad es que es una zona bastante desconocida, pero que vale la pena un viaje! Un beso Netikerty!

27 de febrero de 2016

Me encanta cuando escribes artículos de sitios tan poco conocidos. Este en concreto es de los que más me han gustado, desde luego es toda una experiencia. Me alegro de que fueseis tan comprensivos a pesar del recibimiento y volvieseis a intentarlo para mostrárnoslo a todos.

Un saludo

    28 de febrero de 2016

    No queda otra, Jose. Intentar entender a otras culturas según nuestros parámetros sería un sinsentido. Aunque, desde luego, el sentido de la hospitalidad no tiene nada que ver con la de los iranís, por ejemplo, que es el pueblo más hospitalario que jamás he conocido.

29 de febrero de 2016

No pasasteis miedo?? A mi me reciben con palos y piedras y creo que batiría el récord de velocidad hacia atras. Y vosotros lo intentais 4 veces!! :-O

    29 de febrero de 2016

    Bueno, miedo, no…pero respeto, un poco sí. Aunque íbamos con guía y se suponía que conocía del comportamientos de las distintas etnias. La verdad es que valió la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.