La Torre Bellesguard de Barcelona es una de las obras menos conocidas de Antoni Gaudí. Probablemente sea por estar algo alejada del Paseo de Gracia, núcleo principal de la Ruta del Modernismo en Barcelona y por tratarse de una propiedad privada que hasta hace muy pocos años no recibía visitantes.

Lo cierto es que la Torre Bellesguard bien merece una visita, de manera que aprovechamos una soleada mañana barcelonesa para conocerla.

Aunque ahora mismo la Torre Bellesguard está situada dentro de los límites de la ciudad condal, hay que tener en cuenta que cuando se edificó, a principios de siglo XX, esta zona formaba parte de la localidad de Sant Gervasi de Cassoles, justo a los pies de la Sierra de Collserola. En este sentido, cuando María Sagués Molins, viuda del rico comerciante Jaume Figueras, encarga la construcción de este edificio, éste se diseña como vivienda vacacional de los señores, que durante la semana residían en Barcelona.

El progresivo crecimiento urbanístico de la ciudad de Barcelona dio lugar, durante todo el siglo XX, a una continua fagocitación de las pequeñas localidades que la rodeaban, que pasaron a formar parte de la capital, como uno más de sus barrios. Tal fue el caso de Sant Gervasi.

Torre Bellesguard

IMG_2807

EL CASTILLO DE MARTÍN I EL HUMANO

La Torre Bellesguard fue edificada en la misma localización donde se encontraba el antiguo castillo del gerundense rey de Aragón, Martín I el Humano. Rey de Aragón, Valencia, Mallorca, Cerdeña y Sicilia (en este caso, durante únicamente 2 años) e hijo de Pedro IV, su reinado coincidió con el Cisma de Occidente. En aquél momento, Martín I se posicionó en favor de los papas de Aviñón, acudiendo incluso al Palacio Papal para jurarle fidelidad a Benedicto XIII. Sin embargo, ninguno de los 4 hijos de Martín I sobrevivió a su padre, lo cual produjo un grave problema sucesorio. Finalmente, y tras dos años de deliberaciones tras la muerte del rey, es su sobrino (hijo de su hermana, Leonor de Aragón) quien es coronado rey. Leonor de Aragón estaba casada con Juan I de Castilla, con lo que el nuevo rey, con el nombre Fernando I, supone el primer Trastámara que reinará en Aragón.

IMG_2859
Todo ello da lugar a que con la muerte de Martín I el Humano, el castillo entra en franca decadencia, hasta tal punto que deja de formar parte de las propiedades de la corona, en 1422. Cuando Gaudí recibe el encargo de construir la residencia estival de la viuda de Figueras, mantiene algunos de los escasos vestigios del primitivo castillo que aún quedan en pie, como parte de las murallas, o las almenadas torres de una de las puertas de acceso al recinto, las cual restaura. Sin embargo, el edificio principal es de nueva planta.

TORRE BELLESGUARD, VISITA A UN BELLO PALACETE NEOGÓTICO

Antoni Gaudí realiza el diseño de la nueva edificación siguiendo su particular adaptación del neogótico. Se trata de una época en que varios de los grandes arquitectos del modernismo catalán experimentan en este estilo. Obras neogóticas del propio Gaudí son la bonita casa Botines de León, el Palacio Episcopal de Astorga o el Colegio de las Teresianas, en la calle Ganduxer de Barcelona. Otro ejemplo de la fusión entre el modernismo y el neogótico lo encontramos en el Palacio de Sobrellano, que se encuentra en la cántabra población de Comillas y que es obra de Joan Martorell.

IMG_2843
La Torre Bellesguard es un edificio de planta cuadrada, de no más de 15 metros de lado y con una altura cercana a los 20 metros (que llega hasta los 33 metros gracias a su torre), de manera que su esbeltez es lo primero que llama la atención. Como siempre, Gaudí utiliza los materiales propios de la zona donde se construye el edificio, dominando la piedra pizarrosa de distintos tonos y el ladrillo. Todo ello, forma a menudo, bellos diseños en forma de mosaico. Además, Gaudí se rodea de algunos de los mejores artesanos de la época, contando por ejemplo con la ayuda de Domènec Sugrañes, para el diseño de los mosaicos.

Destacable es también, la puerta de entrada a la Torre, diseñada en hierro forjado y con el lema “Ave María purísima, sin pecado fue concebida”, una nueva prueba del profundo cristianismo que atesoraba el genial arquitecto. A ambos lados de esta puerta principal, se hallan sendos bancos diseñados bajo la técnica del mosaico, como dije, obra de Sugrañes.

La esbeltez del edificio, así como su decoración en forma de almenas lo dejan a medio camino entre la torre residencial y la fortaleza, lo que le da un aire realmente original. En esta época neogótica, Gaudí hizo uso de la línea recta en mayor medida que en otros momentos de su carrera. Este hecho lo diferencia totalmente de otras obras como el Park Güell o la Pedrera.

Torre Bellesguard
IMG_2815
IMG_2810

Tenemos la oportunidad de visitar el interior de la Torre Bellesguard, gracias a una de las visitas guiadas que los fines de semana se realizan (también existe la posibilidad de realizar una visita audioguiada, a diario, excepto los lunes). Una visita que merece mucho la pena, al igual que las visitas a la Colonia y Cripta Güell de Santa Coloma de Cervello, otro espacio de Gaudí, que forma parte del Patrimonio de la Humanidad. Ambos, mucho menos masificados que La Pedrera o la Casa Battló.

Al entrar al edificio nos sorprende la bella e iluminada planta baja, dispuesta a modo de recibidor y que recuerda el diseño de un patio andaluz aunque con los contornos, esta vez sí, mucho más redondeados. La parte más inferior de este recibidor está decorado con bellos azulejos, que tendrán su continuidad a lo larga de la escalera que sube a las plantas nobles. Del techo pende una bonita lámpara de hierro forjado, decorada con originales vitrales de colores.

La escalera sube a las plantas nobles, a las cuales no tenemos acceso (siguen siendo residencia de la familia Guilera, actual propietaria del edificio) y al desván, que está construido mediante el uso del ladrillo, otra de las técnicas señeras del modernismo catalán. Es esta una estancia diáfana, que se construyó con la idea de ser utilizada también, como sala de música. Según parece, Gaudí no pudo terminar el trabajo, por considerar la familia constructora que el presupuesto estaba superando lo previsto, de una manera demasiado amplia.

Finalmente podemos salir al terrado, desde donde podemos disfrutar de unas bellas vistas de la ciudad de Barcelona, a la vez que comprobamos el bonito diseño de la cubierta del edifico, que recuerda a un dragón, con sus ventanales como grandes ojos. El dragón, como animal mítico dentro del imaginario catalán.

Finalmente, la Torre Bellesguard se corona con una bonita torre troncocónica que termina en una bella espiral en trencadís, con los colores de la bandera catalana, la corona real y la cruz de cuatro brazos, tan típica de la arquitectura de Gaudí y que también se puede encontrar en el Colegio de las Teresianas, en la Casa Miralles o en dos de las más famosas obras de Gaudí, las Casa Batlló y Milá. Una vez más, catalanidad, religión y fidelidad, como pilares del simbolismo en la obra de Gaudí, reflejadas esta vez, en la Torre Bellesguard.

Torre Bellesguard
obras de Gaudí en Barcelona
IMG_2837
IMG_2845
IMG_2848

Una vez disfrutado del interior de la Torre Bellesguard es momento para dar un paseo por el precioso jardín, donde nos encontramos con dos bancos de piedra, diseñados de forma cóncava y decorados con el trencadís que nos recuerda el Park Güell. Lo curioso del banco es que si se habla en voz bajita desde uno de los extremos, otro oyente lo puede escuchar perfectamente desde el otro extremo.

La visita a la Torre Bellesguard, una de las obras menos conocidas de Gaudí en Barcelona, merece ser incluida dentro una más amplia visita al Modernismo de Barcelona.

IMG_2811
IMG_2822

ALGUNOS DATOS PRÁCTICOS

Llegar a Barcelona es fácil. La ciudad está bien conectada con el resto de la península y con Europa, mediante carreteras, trenes y aviones.

Los trenes de gran velocidad llegan a la estación de Sants, desde Madrid, Valencia o Francia. Así mismo, en la Estación de Sants hay línea de metro.

El aeropuerto de Barcelona tiene 2 terminales. La terminal 2 es la usada por la líneas de bajo coste y está conectada con el centro de la ciudad mediante tren de cercanías y autobús (Aerobus). La terminal 1, más reciente, está conectada con el centro de la ciudad mediante el Aerobús. Un servicio lanzadera gratuito une las 2 terminales.

IMG_2813
Para llegar a la Torre Bellesguard se pude utilizar el autobús urbano de Barcelona. Por ejemplo, las líneas 58 y 22, que se toman desde Plaza Catalunya. Los ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (línea 7) también enlazan Plaza Catalunya con la zona (para Avenida Tibidabo). Desde allí, hay que andar unos 15 minutos.

El precio de la entrada a la Torre Bellesguard es de 9 euros en caso de la visita audioguiada, y de 16 para la visitas con guía. Hay descuentos para los menores de edad y jubilados y es gratuita para los menores de 8 años.

Alojarse en Barcelona no reviste dificultad. La oferta hotelera es amplia. En este sentido, vale la pena valorar la posibilidad de alojarse en apartamentos baratos de Barcelona, lo cual da bastante más autonomía y permite dejarse aconsejar por los propietarios del apartamento. En este sentido, Hundredrooms cubre muy bien estas necesidades, ya que permite comparar entre más de 100 webs dedicadas al alquiler de apartamentos turísticos y casas vacacionales, con el fin de seleccionar el piso que más se adecue a nuestras necesidades y a nuestro bolsillo. A menudo, alojarse en apartamentos turísticos es una opción más barata que hacerlo en un hotel.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

19 comentarios en “TORRE BELLESGUARD. Visita a un Gaudí poco conocido.


Patri
19 de octubre de 2015

¡Me encanta Barcelona y Gaudí! hace poquito estuve y visité la maravillosa Casa Batlló, me pasaría hora mirando por sus vidrieras… ¿Te puedes creer que la torre Bellesguard no la conocía? Mil gracias, la próxima vez que pase por allí no me la pierdo.
Un abrazo de la cosmopolilla

    Jordi
    21 de octubre de 2015

    Hola Patri! Normal que no la conocieras. Yo la tengo a 30 km y hasta 4 días no había oído hablar de ella. Es propiedad privada y hasta hace poquito estaba cerrada a las visitas. Pero si te acercas por allí, te animo a que la visites. Un beso!

M.Teresa
19 de octubre de 2015

Cuando nos enteramos de que la abrían al público ya planeamos la visita. No tiene la categoría de la Casa Batlló o Casa Milá pero, por el contrario, está construída en un lugar histórico. Nos encantó y también le dediqué una entrada en el blog justo hace 2 años:

http://mttj-viajesyexperiencias.blogspot.com.es/2013/10/torre-bellesguard-el-gaudi-menos.html

Saludos

    Jordi
    21 de octubre de 2015

    Si, MT, es curiosa la historia que se cierne sobre esta torre modernista, con palacios reales incluidas. La verdad es que para mi tanto la torre propiamente dicha como la historia de Martí l’Humà me era casi desconocida por completo.

Pilar Y Paco Viajeros
19 de octubre de 2015

Lo apuntamos para nuestra próxima parada en Barcelona.

    Jordi
    21 de octubre de 2015

    Desde luego, el un Gaudí «menor» pero vale mucho la pena!

Mauxi Leal
19 de octubre de 2015

Una razón más para regresar a Barcelona. Cuánto me queda por conocer de esta bonita ciudad.

    Jordi
    21 de octubre de 2015

    La ciudad no se acaba Mauxi. Tiene un montón de lugares de mucho interés dispuestos a ser descubiertos!

Maruxaina Ysumochila
21 de octubre de 2015

Pues mira que he estado veces en Barcelona y no conocía este tesoro!!
Tomo buena nota para mi próxima visita, muchas gracias por el descubrimiento 🙂

    Jordi
    24 de octubre de 2015

    Así es, Maru! Vale la pena acercarse allí si visitas la ciudad. Además no encontrarás las masificaciones de otros Gaudís.
    Un beso!

Vero Touristear
21 de octubre de 2015

Me encanta Barcelona! He ido unas cuantas veces y este sitio no lo he visitado. Pues me lo apunto para la próxima visita, que espero no tarde mucho en llegar!

    Jordi
    24 de octubre de 2015

    Pues la verdad es que, aun siendo una visita menor de Gaudí, vale mucho la pena Vero. Allí estará el Bellesguard, esperándote!

Veronica
22 de octubre de 2015

Cierto que es poco conocido este lugar. Habrá que hacerle una visita que esta cerca de casa.

Cristina
23 de octubre de 2015

Mira que me gusta Gaudí por lo peculiar que es. La verdad es que esta Torre no la conocía y me ha recordado sobre todo a «El Capricho» en Comillas.

Es de estos artistas, como Goya o Velázquez, que trascendieron su época y se adelantaron mucho en el tiempo.

Sin duda merece una visita.

Un abrazo.

Cristina.

    Jordi
    27 de octubre de 2015

    Hola Cris! Sí que es verdad que tiene una cierta semejanza con el Capricho, aunque aquél tiene bastante más colorido. La verdad es que yo llevo una temporada algo flipado con Gaudí y estoy revisitando todas las obras que tengo cerquita.

Cristina Monsalvo Lopez
25 de octubre de 2015

Cuando vuelva a Barcelona te voy a contratar de guía para hacer una super ruta Gaudí!

    Jordi
    25 de octubre de 2015

    jajaja, estaré encantado, Cristina! Aun me faltan varios por vivitar, además!

    Jordi
    25 de octubre de 2015

    Arlés me ha parecido una ciudad preciosa digna de un día entero. Ya la visitamos hace 10 años, pero en aquella ocasión solo para visitar el anfiteatro. Un saludo Cris!

apartamento turistico
5 de agosto de 2016

Un nuevo tesoro para descubrir!!, magnífico artículo!
Enhorabuena!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.