La visita a las cataratas Kuang Si es, sin duda, una de las más populares que se pueden hacer desde Luang Prabang, la más bonita ciudad de Asia y capital espiritual de Laos. Además, teniendo en cuenta el clima sofocante y húmedo habitual del país (y por extensión de todo el sudeste asiático), visitar las cataratas Kuang Si supone disfrutar de una excursión de lo más refrescante, pues las cataratas no son solamente un bellísimo parque natural para el deleite de los ojos, si no que son un estupendo lugar para bañarse, a pesar de que las aguas son un pelín frías.

Las cataratas Kuang Si se encuentran a poco más de 30 quilómetros de Luang Prabang. Se llega a ellas tras un cómodo pero sinuoso paseo en minivan o tuk tuk, que transita por un camino precioso, en medio de unas verdosas y neblinosas montañas. El paisaje recuerda muchísimo el de Costa Rica, en concreto el de la Reserva Santa Elena y Bosque Nuboso de Monteverde. En 50 minutos llegamos al parking de las cataratas Kuang Si.

 cataratas Kuang Si
 cataratas Kuang Si
IMG_6136
 cataratas Kuang Si

informacionLa manera de visitar las cataratas Kuang Si de forma más económica es contratando el viaje con uno de los muchos tuk tuks que hay en Luang Prabang, con un par de horas de espera incluidas. También se puede optar por un tour organizado desde cualquier agencia de Luang Prabang.

 

EL CENTRO DE RECUPERACIÓN DE OSOS DE LAS CATARATAS KUANG SI

Tras pagar la entrada (20.000 kips) accedemos a un sendero que en poco más de 5 minutos nos llevará hasta los primeros saltos de este conjunto de cataratas que son las Kuang Si. Antes, pasamos por el centro de rescate y recuperación de osos. Se trata de una iniciativa privada, que se financia con las aportaciones de voluntarios y viajantes y que tiene como misión el rescate de osos que han caído en manos de cazadores furtivos.

La verdad es que sus dependencias son bastante amplias, bastante apartadas de lo que sería un zoo. Además, un pequeño centro de visitantes así como varios plafones explicativos nos cuentan sobre la vida de los osos, así como las distintas especies existentes en el mundo.

 

LAS CATARATAS KUANG SI

 cataratas Kuang Si

El sendero hasta las cataratas está perfectamente señalizado. Además, una serie de carteles explican los distintos árboles que se encuentran en este parque natural a pequeña escala que supone las cataratas Kuang Si. La verdad es que está todo muy bien cuidado y da gusto pasear por la zona.

Al llegar a las cataratas a uno le cuesta creer lo que ven sus ojos. Se trata de un conjunto de pequeños saltos de agua que han formado una serie de pozas de origen calcáreo donde está permitido el baño. El agua se escurre por mil rincones en un paisaje francamente precioso, que invita a sacarse la ropa, quedarse en bañador y disfrutar del baño.

Cierto que el agua no está lo caliente que uno desearía, pero al cabo de unos segundos dentro del agua, esta ya no parece tan fría y Marc y yo disfrutamos tremendamente de tan bello paraje. Las pozas, además, no son muy profundas, de manera que el baño parece muy seguro e incluso Marc toca de pies en casi todas ellas.

Entre los múltiples árboles que se encuentran en la zona hay uno que parece ideal para ser utilizado como trampolín de una poza algo más profunda. Y aunque el árbol dispone de una especie de escalera para acceder con bastante facilidad a su tronco, y la mayoría de viajeros parecen subir a él sin mayor dificultad, yo tengo que dar marcha atrás en el intento.

Una vez disfrutado de nuestro baño es hora de seguir el sendero que trascurre río arriba, para observar como las pozas y los bellos saltos de agua siguen formando más y más cascadas. Finalmente, un puente sobre el río da lugar a una de las más bellas imágenes del parque: una preciosa cascada de unos 60 metros de altura que nos deja sin habla.

La verdad es que no nos esperábamos este final tan apoteósico para las cataratas Kuang Si, una de las excursiones más bonitas que se pueden hacer desde Luang Prabang y de la que disfrutan por igual tanto niños como mayores.

Comentar también que en las Cataratas Kuang Si hay una zona habilitada para picnic. Además, fuera del recinto de las cataratas son varios los restaurantes existentes, de manera que la zona es ideal para pasar unas cuantas horas, siendo uno de los destinos de fin de semana más habituales para los habitantes de Luang Prabang.

Desde luego, si se visita Luang Prabang, no hay que olvidarse de hacer una excursión a las cataratas Kuang Si.

IMG_6117
IMG_6108
IMG_6087
IMG_6153
IMG_6140

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE VIETNAM, LAOS Y BRUNÉI CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

18 comentarios en “CATARATAS KUANG SI. Una refrescante excursión desde Luang Prabang.


1 de octubre de 2015

Ohhhhhhhhhhhh, sense paraules. Quin lloc més maco!!! Les fotos us han quedat xulíssimes!

    3 de octubre de 2015

    Sí, la veritat es que amb els pocs mitjans fotogràfics que portem (sense trípode y amb un fotògraf que en prou feines passa de l’automàtic) no em queixo de com han quedat. Una abraçada MT!

2 de octubre de 2015

Me encanta fotografiar agua. No hubiera soltado la cámara aquí, un sitio precioso. Y así que hay osetes… pero no serán pardos por allí, no? no me imaginaba que hubiera osos en Laos.
Huy, calla, calla, que lo acabo de googlear y he visto que hay granjas de osos que se usan para extraerles la bilis dos veces al día en ese país. Joé eso me pasa por preguntar.

    3 de octubre de 2015

    Sí, a mi también me encanta, aunque por desgracia no sé suficiente y para sacar unas fotos medio-decentes me las veo y me las deseo. Y más, sin tripode. Ya hace muchos años que decidí no llevarlo de paseo…Un beso Anick!

2 de octubre de 2015

Veo que te ha dado fuerte con las cataratas… jejejeje. Pero, ¿Islandia o Laos?

2 de octubre de 2015

Me encantan las cataratas! Bonitas fotos!

4 de octubre de 2015

Te ha quedado preciosa la seda 🙂

4 de octubre de 2015

Menudas fotazas y menudo paisaje!

4 de octubre de 2015

Fotaza! menudos lugares y que fotogénica que es el agua 🙂

    5 de octubre de 2015

    Gracias Eva, la verdad es que con los pocos medios que tenemos, salieron una fotos decentillas.

5 de octubre de 2015

yo tambien soy adicto a las cataratas, jaja

    5 de octubre de 2015

    jejeje, la verdad es que son un placer, Enrique. Y más si te puedes bañar en ellas!

5 de octubre de 2015

Me encantaría conocer este lugar… a pesar de ser mujer de «luces de neón y asfalto»… ¡¡¡debe ser encantador!!!! un lugar genial como para hacer una película…. Gracias por tu post.

    5 de octubre de 2015

    Jejeje, desde luego es un sitio precioso, Lilián, y bañarse en él resulta superrelajante!

Que buenos recuerdos…aun recuerdo como Ana me arrastraba para que dejase de hacer fotos.
Yo creo que la mejor opción para ir es alquilar una moto preferíblemente desde la noche del día anterior, para poder estar alli por la mañana en cuanto abren. Así no hay gente en las cascadas y puedes estar todo el tiempo.
También es cierto que si viajais 3 y con niños es difícil lo de la moto.
Un saludo

    10 de octubre de 2015

    jejeje, sí, ya pensé en ir a primera hora…pero con el niño no es nada fácil. Además, cada vez, viajamos con menos peso, lo que quiere decir, sin trípode…o sea que ya salgo con un handicap de +10!

18 de febrero de 2017

Vuestra información me ha ayudado bastante. Una pregunta. Hay algún sitio para dejar las mochilas o las cosas que llevemos encima? Algúna cosa parecido a una taquilla? Mientras nos estamos bañando???? Muuuuchas gracias. 🙂

    21 de febrero de 2017

    Pues cuando estuvimos nosotros no había nada de nada, de manera que nos turnamos para tener las mochilas más o menos controladas. No hubo problema porque Isa no se baña nunca…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.