La Casa Lleó i Morera es otro de los edificios modernistas que jalonan el barcelonés Paseo de Gracia de Barcelona y que forman parte de la conocida como Ruta del Modernismo de Barcelona. Se trata de uno de los edificios más notables que el arquitecto Lluís Domènech y Montaner diseñó para la Ciudad Condal. Y no fueron pocas, precisamente, las obras barcelonesas fruto del genio de Domènech i Montaner, puesto que obras cumbre del modernismo catalán como el Hospital de Sant Pau y el Palau de la Música Catalana (ambas forman parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad) también se deben a este arquitecto.

La Casa Lleó i Morera se encuentra ubicada en la que es conocida como manzana de la discordia del Eixample barcelonés. Una manzana de viviendas donde se encuentran tres de las más maravillosas obras del modernismo barcelonés: la casa Amatller, obra de Puig i Cadafalch, la casa Batlló, obra de Antoni Gaudí y la Casa Lleó i Morera, obra de Domènech i Muntaner. Es decir, que los tres grandes genios del modernismo catalán compitieron a escasos metros de distancia, con el fin de realizar alguna de las mejores obras modernistas de Barcelona.

Casa Lleó i Morera
Lo primero que nos llama la atención es su propio nombre: Lleó i Morera. Si bien otras de las viviendas que los ricos representantes de la burguesía catalana se hicieron construir en el Eixample llevan un solo nombre (casas Amatller, Milà, Batlló, Calvet, Vicens o Sayrach, por ejemplo), la casa Lleó i Morera, es conocida por dos apellidos. Eso es debido a que la vivienda fue mandada construir (en realidad, reformar) por Francesca Morera, proveniente de una familia de ricos indianos, los Morera.

Francesca Morera, la rica heredera de los Morera, estaba separada de Albert Lleó i Dubosch. Francesca, no pudo disfrutar de las reformas que el arquitecto Lluís Domènech i Montaner realizó en la vivienda y que terminaron en 1905, pues un año antes, falleció. Con la muerte de Francesca, fue su hijo, Albert Lleó i Morera quien pudo disfrutar de la misma. Sabiendo que la fortuna familiar provenía de los Morera y no de los Lleó, la casa fue conocida como Casa Lleó i Morera. Curiosamente, Albert Lleó i Morera fue director del laboratorio del Hospital de la Santa Creu i San Pau, como dije, otra obra de Domènech i Montaner.

Al igual que las Casas Amatller i Batlló, la Casa Lleó i Morera, tal y como la conocemos hoy, es fruto de una reforma que convirtió en modernista un antiguo edificio de la segunda mitad del siglo XIX.

FACHADA DE LA CASA LLEÓ I MORERA

Antes de entrar tan siquiera al edificio, nos deleitamos contemplando la bellísima fachada esquinera de la Casa Lleó i Morera. Lo que más destaca es su preciosa galería circular, por la que los Morera tuvieron que pagar una multa, pues sobrepasaba las medidas permitidas por la normativa municipal. El templete con que se corona el edificio es también muy original, así como todo el diseño de las diferentes ventanas y balcones que dejan a la fachada con muy pocos espacios vacíos. La fachada de Casa Lleó i Morera está construida en piedra, a diferencia de otras construcciones modernistas, que están construidas en ladrillo, hecho bastante común, pues en aquél tiempo, el ladrillo se consideraba un material más bien vulgar.

Aunque parte de la decoración original se perdió cuando la firma Loewe ocupó la planta baja del edificio (en particular una bellísimas ninfas, obras de Eusebi Arnau, de las que tenemos constancia gráfica gracias a los archivos fotográficos), aun ahora es visible parte de la bella ornamentación escultural, donde destacan la representación de los grandes inventos de la época: el teléfono, la bombilla, la fotografía y el fonógrafo. Parte de la decoración escultórica que se preserva en la fachada es obra del fenomenal escultor Antoni Juyol.

Casa Lleó i Morera

informacionSe puede visitar la Casa Lleó i Morera mediante dos tipos de visita: una visita express, sin guía, de media hora de duración; y una visita con guía, de una hora de duración. La visita guiada vale mucho la pena.

VISITA A LA CASA LLEÓ I MORERA. EL INTERIOR.

El vestíbulo de entrada de la Casa Lleó i Morera está también profusamente decorado con mármoles, cerámicas y madera. No pasa desapercibido el bellísimo ascensor de madera, uno de los más antiguos de los que se conservan en Barcelona.

Al subir por la escalera podemos disfrutar también de unos primeros vitrales. Llegamos así al vestíbulo del primer piso donde la decoración, si cabe, se multiplica. Los conjuntos escultóricos en mármol son obra de uno de los más insignes escultores de la época, Eusebi Arnau, que es autor también de parte de la decoración del Hospital de Sant Pau.

La visita guiada nos permite conocer el porqué de parte de la decoración escultórica de esta zona de la vivienda, y en particular de la representación de una popular canción infantil de la época, “La dida de l’infant rei”, que haría alusión a la pérdida de un primer hijo varón por parte de los Lleó i Morera. Sant Jordi también está representado en la decoración escultórica, así como escenas de cacerías, con leones incluidos, que hacen referencia al apellido del propietario.

Casa Lleó i Morera
Casa Lleó i Morera
IMG_7593
IMG_7604
IMG_7613
Casa Lleó i Morera

Posteriormente pasamos a distintas salas de estar que se ubican en la parte de la casa que da al Paseo de Gracia. Los esgrafiados, los mosaicos, el precioso artesonado, una bellísima chimenea de madera, las excepcionales puertas correderas de madera, los vitrales que separan las distintas estancias…toda la ornamentación de la vivienda es de una calidad excepcional, fruto del trabajo de los mejores artesanos de la época, como el ya citado Eusebi Arnau, el ebanista Gaspar Homar (por desgracia no se conservan los muebles originales de la vivienda), los mosaicistas Lluís Bru i Salellas y Mario Maragliano o el vidriero Antoni Rigalt i Blanch. Si el león está representado en las esculturas que decoran el vestíbulo, la morera (que representa el segundo apellido familiar), lo está en mosaicos y vitrales que decoran varias de las estancias de la casa.

Un pasillo que destaca por su excepcional artesonado, pero del que también deben destacarse los suelos en mosaico o la decoración de las paredes con cerámicas y esgrafiados, lleva hasta la más espectacular de las estancias: la sala de la vidriera. Este salón es uno de los más bonitos que el modernismo creó. La fenomenal vidriera que da al patio trasero del edificio, obra de Antoni Rigalt i Blanch, merece, por sí sola, la visita a la Casa Lleó i Morera. La vidriera representa el árbol de la vida y se continua en los pisos superiores, tal y como podremos comprobar al salir al patio trasero de la casa. En este primer piso, el principal, disfrutamos de la profusión de aves que decoran los vitrales, de un color realmente conmovedor.

Justo por delante de este Salón de los Vitrales encontramos el comedor de la Casa Lleó i Morera. No hay que perder detalle de los suelos y de los artesonados del techo, pero en particular de los extraordinarios mosaicos que decoran las paredes i que son obra de uno de los mejores ceramistas de la época, Antoni Serra. Estos mosaicos muestran escenas de campo, merienda campestre incluida.

A ambos lados del comedor, encontramos las habitaciones del señor y la señora de la casa, menos decoradas que el resto de la vivienda.

Casa Lleó i Morera
IMG_7619
IMG_7624
IMG_7626
IMG_7638

informacionBARCELONA. 50 MARAVILLAS DEL MODERNISMO (Ediciones Lectio). Un precioso libro que supone un paseo por la Barcelona modernista. Aquí encontraremos las 50 obras más importantes que de este movimiento podemos encontrar en la capital catalana. En esta cuidada edición hallaremos los edificios más celebres de Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner y Josep Puig i Cadafalch, así como obras de arquitectos no tan conocidos, pero también de vital importancia en la Barcelona modernista, como Enric Sagnier o Domènech i Estapà.Se trata de una obra de Tate Cabré, Doctora en Periodismo y Comunicación, mientras que Miquel Badia es responsable de las fotografías. Ediciones en catalán y castellano.

IMG_7641

Por último, antes de abandonar la casa Lleó i Morera, salimos al patio trasero, que curiosamente, nos comentan que era bien poco utilizado por la familia. Aquí podemos comprobar como la decoración en vitral de la galería posterior se continúa en los pisos superiores de la vivienda.

El patio es una estancia más o menos cuadrangular y se termina en lo que eran los lavaderos, es decir, una zona de servicio. La disposición del Salón de los Vitrales era tal, que desde este salón no se tenía visión directa de los lavaderos, una zona considerada innoble. Sin embrago, ni los lavaderos ni la pared que cierra el patio están exentos de decoración. Cerámica y esgrafiados, incluido uno que muestra, una vez más, una morera, son testigo de que ni tan solo una zona tan poco usada por la familia Lleó y Morera, fue dejada sin decoración.

La visita guiada a la Casa Lleó i Morera, de una hora aproximada de duración nos deja un gratísimo sabor de boca. Sin duda, es una de las viviendas más destacadas de la Ruta Modernista de Barcelona, obra de Lluís Domènech i Montaner, excepcional autor del Hospital de Sant Pau, cuya visita os recomiendo.

IMG_7648

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

26 comentarios en “CASA LLEÓ I MORERA, BARCELONA. La joya de Domènech i Montaner en la Manzana de la Discordia.


Isabel Rubio de Abajo
12 de noviembre de 2015

una gran sorpresa, la verdad! Habia pasado cientos de veces por delante, y nunca me hubiese imaginado que el interior fuese tan precioso

Lilián Nati
13 de noviembre de 2015

Espectacular la Casa Lleó i Morera. Cuando pase por allí me acordaré de tu relato. Gracias por enseñármela !!

    Jordi
    13 de noviembre de 2015

    A ti Lilián! La verdad es que vale la pena dedicarle una horita a ver su interior!

Arian González
13 de noviembre de 2015

Necesito volver a Barcelona ya!!!! Es que en realidad me quedan millones de cosas que ver y hacer!

    Jordi
    13 de noviembre de 2015

    Es verdad! Siempre quedan mil cosas para ver y hacer en Barcelona. Serás bienvenida!

Diabarama BlogdeViajes
13 de noviembre de 2015

Todo lo que se descubre cuando uno se toma el tiempo de conocer la ciudad tranquilamente…

    Jordi
    13 de noviembre de 2015

    Así es Diabarama, tenía muchas ganas de hacer turismo en Barcelona, que la tengo al lado. Y este año, estamos aprovechando los finde libre para conocerla mejor!

Cristina Rodríguez Gomez
13 de noviembre de 2015

Adoro el arte modernista y estos edificios son una sorpresa!

    Jordi
    13 de noviembre de 2015

    La verdad Cristina es que es espectacular!

nubesviajeras
13 de noviembre de 2015

qué maravilla!!! cuántas cosas por descubrir!!!

    Jordi
    15 de noviembre de 2015

    Desde luego, no nos terminamos el patrimonio de Barcelona ni en 5 vidas! Un beso Nubes!

Nubes Viajeras
13 de noviembre de 2015

qué maravilla!!! cuántas cosas por descubrir!!!

M.Teresa
13 de noviembre de 2015

Excepcional, porta el segell Domènech i Muntaner. Per cert, heu visitat les obres que l’arquitecte va construir a Reus? El saló dels distingits de l’Hospital Pere Mata i Casa Navàs. Si no ho heu fet mai, a veure si us animeu i ens podem conèixer en persona.
Bon cap de setmana

Bo
13 de noviembre de 2015

Wow. Qué se me estremeció todo el cuerpo a leer la descripción de cada detalle que encontraste.

Que fortuna visitar lugares con historia, estilo y encanto que hacen que vivas al completo un paseo, tour, etc.

Es la primera vez que me pasó por aquí y me ha gustado lo visto.

Un abrazo.

Bo

    Jordi
    15 de noviembre de 2015

    Muchas gracias Bo! La verdad es que el modernismo catalán es extraordinario. Nosotros lo estamos revisitando durante este año y lo seguiremos haciendo en el 2016 y nos está encantando!

Cristina
13 de noviembre de 2015

Preciosa… no se si me quedo con el artesonado, las vidrieras, los mosaicos… esta casa no tiene un rincón en el que no merezca la pena fijarse. Sin duda y como ya te dije antes ¡¡¡me declaro fan del modernismo!!!

Cristina Monsalvo Lopez
13 de noviembre de 2015

Poco que añadir…. así que me a repetir ¡¡¡¡soy fan del modernismo desde ya!!!

    Jordi
    15 de noviembre de 2015

    jejeje, y además vienes empapada del de Bruselas! Aunque yo me quedo con el de Barcelona…. 😉 Un beso Cristina!

Belén Mis viajes y sensaciones
13 de noviembre de 2015

Precioso edificio, tanto por fuera como por dentro. Cuando regrese de nuevo a Barcelona, esta será sin duda una visita obligada. Saludos

    Jordi
    15 de noviembre de 2015

    Así es Belén. La verdad es que te recomiendo su visita. A nosotros nos sorprendió gratamente. Un beso!

marga
15 de noviembre de 2015

Precioso articulo las vidrieras, los mosaicos una maravilla felicidades
Saludo
Marga

    Jordi
    15 de noviembre de 2015

    Muchas gracias Marga, por pasarte por aquí. La verdad es que vale mucho la pena!

Eva Puente Maya
15 de noviembre de 2015

Barcelona sigue descubriéndonos rincones impresinantes. La ruta modernista es un imprescindible, pero casi todo el mundo se queda en Gaudí.

    Jordi
    15 de noviembre de 2015

    Así es. Domenech i Montaner y Puig i Cadafalch tienen también obras capitales del modernismo, y que además, se pueden visitar.

Veronica Cussi Touristear
15 de noviembre de 2015

Me estás poniendo los dientes largos con Barcelona, voy a tener que volver pronto!!!

    Jordi
    15 de noviembre de 2015

    Ya sabes que aquí eres bien recibida. Te esperamos, Verónica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.