Después de 2 días visitando Jerusalén es hora de trasladarnos a Palestina. Aunque visitaremos varios enclaves en el día de hoy, el objetivo final es llegar hasta Hebrón, una de las ciudades permanentemente pobladas más antiguas de la historia y que lamentablemente está dividida en 2 partes, pues aunque está situada en territorio palestino, los israelíes la han colonizado en gran parte.

La ciudad es ahora conocida por los tensos enfrentamientos que por desgracia, abundan entre las dos comunidades (la palestina y la judía), pero también por tener uno de los lugares de culto más importantes tanto para los árabes como para los palestinos: la Mezquita de Ibrahim o Tumba de los Patriarcas, que es el tercer lugar más sagrado del Islam y el segundo del judaísmo. Una vez más, demasiados milagros por kilómetro cuadrado en estas tierras.

COMO LLEGAR A HEBRÓN.

Hay varias maneras de llegar desde Jerusalén, pero nosotros hicimos lo siguiente: primero tomamos un autobús palestino desde la ciudad vieja de Jerusalén en dirección Belén. Los autobuses palestinos son los blancos. Una vez en Belén (y después de visitar la iglesia de la Natividad) negociamos con un taxista un recorrido por Palestina, que nos llevaría hasta el Herodión, el monasterio ortodoxo de Mar Saba, la ciudad de Hebrón y el Campo los Pastores.

IMG_8413

IMG_8423

BREVÍSIMA HISTORIA DE HEBRON.

Las primeras referencias a la ciudad de Hebrón las encontramos en la Biblia, que nos cuenta de la existencia de la ciudad ya en el siglo XVIII antes de que los israelitas la conquistaran.

Según el libro del Génesis, Abraham, que es personaje santo no sólo para los judíos, sino también para los musulmanes, compró la cueva de Macpelá y las tierras que la rodeaban, para usarlas para enterrar a su difunta esposa, Sara , y más adelante, él mismo.
Hebrón es integrada dentro de los dominios de Judá, siendo precisamente aquí, donde David es proclamado Rey de Judá primero, y rey de todos los judíos, después. Hebrón fue durante muchos años la capital de los judíos, hasta la conquista de Jerusalén. A partir del siglo VI AC los judíos fueron expulsados de la zona y varias civilizaciones la ocuparon. Primero fueron los edomitas, pero después, los griegos, los romanos y los bizantinos.

Hacia el 638 llegan los musulmanes y convierten las antiguas iglesias cristianas en mezquitas. De hecho desde entonces, esta tierra ha sido habitada por varias tribus de origen árabe.

Tras la primera fundación del estado de Israel, después de la Segunda Guerra Mundial (1948), esta tierra, como gran parte de Cisjordania quedó bajo administración palestina, pero los judíos comenzaron a colonizar parte del territorio. La colonización se multiplica a partir de la Guerra de los seis días (1967). En esa guerra, una coalición árabe formada por el actual Egipto, Siria, Jordania e Irak es derrotada por Israel, que se hace con un montón de territorios de forma ilegal, entre ellos los Altos de Golán, el Sinaí, Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este.

Las Naciones Unidas, sin embargo, han considerado siempre que las fronteras reales del Estado de Israel son las anteriores a 1967. Israel devolvió el Sinaí a Egipto (en 1982, con los Acuerdos de Camp David), pero muchos otros territorios no los ha vuelto nunca más y además, ha incumplido una y otra vez la legalidad internacional, construyendo continuamente nuevas colonias en territorio palestino, lo que sigue haciendo a día de hoy.

En 2005, los asentamiento de la franja de Gaza son evacuados y el ejército de Israel abandona la zona, pero otros territorios, como los Altos del Golam (pertenecientes a Siria) y las múltiples colonias judías en Cisjordania no se han devuelto nunca; justo al contrario, pasándose por el forro todas las sentencias internacionales, en estos momentos, se siguen colonizando nuevos territorios, en una política de hechos consumados.

Las tensiones entre las dos comunidades han sido siempre máximas. Como ejemplo, en 1994 se produjo la matanza de Hebrón, cuando un judío ortodoxo, Baruch Goldstein, nacido en Estados Unidos y trasladado a Israel en 1983, mató a 29 musulmanes e hirió a 120 más, mientras rezaban en la Mezquita de Ibrahim.

En 1997 se firmó el protocolo de Hebrón entre Yasser Arafat, líder de la Organización para la Liberación de Palestina y Netanyahu, primer ministro de Israel. En él se reflejaba que la ciudad quedaba dividida en dos territorios: el H1, administrado por la OLP y el H2 administrado por Israel. Como dato para la reflexión, comentar que en este H2, que contiene la Ciudad Vieja de Hebrón y la Mezquita de Ibrahim vivían 500 colonos israelíes, mientras que los palestinos eran más de 15.000. En estos momentos, los musulmanes de H1 sólo pueden atravesar el checkpoint bajo determinadas circunstancias y los palestinos de H2 siguen sometidos a las múltiples vejaciones de los habitantes judíos, hasta el punto de que construyen segundos pisos en las casas donde viven los palestinos, y desde ellas, les echan todo tipo de basura e incluso gasolina y excrementos.

UN PASEO POR HEBRÓN.

Cuando llegamos a Hebrón, aparcamos en el sector H1, y empezamos a pasear, acompañados del conductor del taxi. Hay poca gente en la calle y los comercios están cerrados. No es viernes, pero según nos dicen cada vez hay menos gente en el souk, sobre todo en esta zona cercana a H2. La gente es amable y nos da las gracias por haber venido a Hebrón. Los «welcome» se repiten, pero el hecho de que el souk tenga todas las tiendas cerradas lo hace bastante desolador.

IMG_8358

Llegamos al checkpoint que separa el sector H1 del H2. Nuestro conductor, Musa, nos dice que él no pasa al otro sector. No nos queda claro si puede pasar o no, porque de hecho, sí vemos algunos musulmanes que hacen el trayecto contrario. Nos dice que vayamos con cuidado y quedamos en una hora en ese mismo punto.

Pasamos el control después de tener que contestar una serie de preguntas a los intimidatorios soldados que custodian el punto, metralleta en mano. Que qué vamos a hacer, que si conocemos algún palestino…

Entramos en la Tumba de los Patriarcas, el tercer lugar del mundo más sagrado para los musulmanes y segundo para los judíos. Tiene dos entradas, y cada comunidad tiene que usar la suya. Según cuenta la leyenda (en este momento se hace difícil saber si lo dicta la tradición o el antiguo testamento) en esta situación hay enterrados ni más ni menos que tres de las parejas más importantes de la Biblia: Abraham y Sara, Isaac (hijo de Abraham) y Rebeca y Jacob y Lea.

IMG_8360
En tiempos del rey Herodes se construyó un primer monumento alrededor de la supuesta tumba, pero fue después de que los musulmanes ocuparan Hebrón (después de la conquista por parte de Omar), que se construyó la que es conocida como Mezquita De Ibrahim. Y es que a Ibrahim, que corresponde al Abraham judeocristiano, se le atribuye ni más ni menos que la construcción de la Kaaba de la Meca, junto con su hijo Ismael.
Para los judíos la santidad del lugar le viene dado porque fue el primer trozo de tierra que Abraham compró en la Tierra Prometida, para enterrar a su esposa Sara; posteriormente, él también fue enterrado en el emplazamiento.

La mezquita de Ibrahim es una enorme mole, que parece más bien una fortaleza. Para entrar hay que pasar un control y subir las escaleras laterales que llevan a la sala de oración. Es una estancia bastante austera. Hay una zona para los hombres y otra para las mujeres. El techo está pintado con gracia. El minbar, el púlpito desde donde el imán de la mezquita hace el sermón, es muy bonito. También nos acercamos donde están las tumbas. Curiosamente, después de la repartición de la ciudad de Hebrón, las tumbas quedaron en el 81% del edificio que está bajo control palestino. De esta manera los judíos no pueden visitar los cenotafios, excepto 10 días al año que tienen especial significado para ellos. Ni que decir que el estado de Israel no renuncia a poder controlar la tumba de los Patriarcas, pero de momento tanto la ONU como la UNESCO han dejado claro que el lugar forma parte de los territorios ocupados, por lo que sigue bajo la administración de la Autoridad Nacional Palestina.

IMG_8361

IMG_8380

IMG_8369
Salimos por la puerta por donde hemos entrado y nos dirigimos a la puerta que da paso a la zona judía del monumento. Hay un par de salas donde una serie de colonos, la mayoría de avanzada edad, leen algunos libros en hebreo. Hay una biblioteca con un montón de libros, pero como hemos dicho, desde esta parte del edificio, no se tiene acceso a las tumbas.

IMG_8389

hebron3
Salimos de la Mezquita y damos una vuelta por H2. Todo está dañado. Encoge el corazón ver como encima de muchas casas palestinas, los judíos han edificado, de manera impune, sus construcciones. No sólo eso, si no que los palestinos han tenido que poner en muchas calles, unas enormes redes que evitan que los judíos, desde arriba, les tiren todo tipo de basura, e incluso defecaciones y gasolina. El objetivo es claro: quieren que los 15.000 palestinos emigren, literalmente de la zona ocupada por 500 colonos. Todo ello, se hace en connivencia con el ejército israelí, que a menudo no lo aprueba, pero que en la práctica, tolera todo tipo de vejaciones. Vemos varias banderas de Israel en los primero pisos de las edificaciones y también vemos algunos edificios de nueva planta, que evidentemente son de judíos, pues los palestinos no tienen derecho a construir. Nos avisan de que no tiremos fotos y así lo hacemos. Es por esto que 3 de las fotos de la zona H2 las hemos tomado prestadas (bajo permiso) del blog Memorias del mundo. Hay muy poca gente en la calle y la verdad es que nos sentimos inseguros y tensos.

Pasamos por un montón de zonas en ruinas. Parece que no hay demasiado interés en reconstruir lo que está dañado. En zonas insospechadas nos encontramos trozos de muro que separan H1 de H2.

Caminamos sin rumbo, no tenemos mapa y estamos un poco asustados y desbordados.

hebron2

hebron1

NOS PERDEMOS Y ACABAMOS RETENIDOS Y SIN PASAPORTE.

De repente, encontramos una carretera asfaltada que sube hasta no sabemos donde. Y empezamos a subir. Nos damos cuenta de que nos estamos medio perdiendo y no sabemos exactamente hacia dónde vamos. Al cabo de unos mitos hay un cruce a mano derecha con otro enorme check point y unas enormes vallas que impiden el paso. Desde el punto de control nos piden el pasaporte y nos preguntan que qué hacemos allí. Turistas, contestamos. El individuo del punto de control no es militar esta vez. Ni siquiera, va vestido de policía. Hace un par de llamadas y nos dice, que podemos entrar.

IMG_8382

Y eso hacemos, caminamos hacia dentro, por una carretera que nos lleva, en pocos minutos, hasta una especie de urbanización. Aquí las casas son bastante más nuevas. Se trata de edificios de 4 o 5 plantas, uno al lado del otro, a veces con zonas ajardinadas entre ellos. Sin embargo, no hay nadie en la calle. Echamos un par de fotos generales, y después, una foto en el que parece el patio de un colegio.

Enseguida aparecen dos personas, dos colonos judíos, con muy mala cara que bajan de una pick up y nos preguntan que qué hacemos allí. Les decimos que turismo. Pero no les gusta nada y nos dicen que nos han visto haciendo fotos. Y además, una foto de una escuela. Le digo que sí, pero que son fotos generales, sin importancia -y se las enseño-, pero no les gusta para nada y nos piden el pasaporte (pero no nos hacen borrar las fotos).

IMG_8385

IMG_8384

Les enseñamos el pasaporte (la verdad es que en ese momento ya estábamos apretando el culito) y dicen que llamarán a la policía. De momento nos hemos quedado sin pasaporte. ¿Hemos hecho algo incorrecto?. Sufrimos por nosotros, y por Musa que nos debe estar esperando en el check point.

No viene ningún policía y estamos más de tres cuartos de hora esperando. Ellos tienen nuestros pasaportes y nos dicen que de allí no marcha nadie. Cada vez estamos más agobiados. La situación es clara: aquí mandan ellos, ni policía ni tonterías. Ellos son la ley e imponen su orden. Cada vez tenemos más claro que la policía ni la han llamado ni vendrá. Estamos asustados. Además cada vez tienen más mala cara y hay un momento en que se discuten entre ellos. La sensación que nos da es que uno le dice al otro que ya basta, pero el primero no tiene suficiente.

Casi nos tienen una hora entera retenidos y tras varias súplicas al final nos dejan marchar. Volvemos deprisa carretera abajo, porque hace más de una hora que habíamos quedado con nuestro conductor. Al pasar por el paso de control le explicamos lo que nos ha pasado al jovencísimo militar que hay, que reniega y nos dice el nombre del cerdo de los colonos. Se caga con todo, vamos. Está claro que no tiene ningunas ganas de estar en Hebrón (da la sensación de que haciendo el servicio militar) y que está harto de estas situaciones y de los colonos en general. Incluso nos pide excusas. Cabe decir que buena parte de los judíos están en contra de la colonización de estas tierras.

Cuando llegamos a Musa le explicamos lo que nos ha pasado. Estaba asustado por nosotros, pensando que no nos hubiera pasado algo grave. Una vez en casa, mirando los mapas, nos parece reconocer que donde nos hemos metido es en Kiryat Arba, un asentamiento judío fundado en 1970 que contiene aproximadamente unos 7000 colonos. De esta comunidad era el individuo que en 1980 hizo estallar una bomba en el mercado de Hebrón causando 11 heridos. Otras veces, los colonos de esta comunidad se han dedicado a incendiar en serie varios coches de palestinos. Este asentamiento, como todos los demás asentamientos judíos en los territorios ocupados son declarados ilegales por la ley internacional establecida en la Cuarta Convención de Ginebra. Aunque la Corte Internacional de Justicia y la propia ONU han dictado varias sentencias desfavorables a los intereses de Israel, pidiendo el inmediato desmantelamiento y eliminación de las colonias, Israel no sólo desoye las sentencias sino que crea nuevas colonias.

Volvemos en coche dirección Belén. Antes de llegar todavía haremos un par de paradas. La primera al Campo de los Pastores, donde ni más ni menos, estaban los pastores el día que fueron avisados de que Jesús había nacido. Hay una iglesia dentro de una cueva. Finalmente, hacemos una parada en el ignominioso muro que ha construido Israel para separar el estado hebreo de los territorios de Palestina, que queda aislada. Además, para ello, Israel toma un montón de terreno de Palestina, pues el muro está construido en la zona Palestina. Sentimos vergüenza de la raza humana y se nos hace difícil entender que un pueblo, el judío, que explica que ha sufrido tanto durante milenios, sea capaz de someter a otro (el palestino) hasta tal grado de degradación.

IMG_8453

IMG_8478

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

32 comentarios en “HEBRÓN. PALESTINA. El día que fuimos retenidos por los colonos judíos.


Mercè
23 de julio de 2014

Ja m’havies comentat que us havien retingut, malgrat tot he passat un mal moment (en solidaritat amb vosaltres).

Llegint-te veig que has tingut més valor que jo i has dit les coses clares del què passa allà. Al meu post hi arriben israelians no gaire contents amb el poc què dic i sort que tinc moderats els comentaris; només dir-te això.

És estrany que no us deixessin fer fotos; jo no vaig tenir cap problema, encara que podria ser per anar acompanyada d’un palestí.

Com sempre, ha estat un plaer llegir el teu relat.
Salutacions.

    Jordi
    23 de julio de 2014

    Gràcies Mercè pel teu comentari.
    Si, vam passar un dels pitjors moments als nostres viatges (bastant pitjor que el passat a la frontera transnistria). Suposo que ens van dir que no tiressim fotos per precaució. I per precaució no les vam tirar fins que ho vam tenir clar. Al post sobre Kosovo ja em van deixar alguns comentaris insultants de serbis que no els semblava bé l’escrit. Amb respecte no tinc cap problema perquè donin la seva opinió, però amb males paraules, no en deixo passar cap.

Eloi
23 de julio de 2014

Wow! Quin mal rotllo! Menys mal que no us va passar res!

    Jordi
    23 de julio de 2014

    Si, força mal rotllo. Al final ens en vam sortir, però no ha vam passar gens bé. Gràcies per la visita, Eloi!

Gaolga (Charcotrip blog de viajes)
23 de julio de 2014

Oh no que miedo me dio al leer tu relato… en serio que un mega subidon de adrenalina esta visita!!!!!!!…. sentir que te quitan los pasaportes… no 🙁

Por suerte los dejaron ir… uff que susto… en serio que cuando veo en la televisión que dicen que Irán es el diablo y luego salen comerciales diciendo «visita Israel no pasa nada»… no puedo mas que decir que son unos hipócritas…

Gracias x contarnos tu experiencia!!

    Jordi
    24 de julio de 2014

    Si. Un buen susto tuvimos, pero por lo menos terminó bien y nos ha permitido ver cual es la situación real en Hebrón, donde unos poco colonizadores tienen atemorizado a un pueblo entero.

Memorias del Mundo
24 de julio de 2014

Excelente relato,
Vere si encuentro fotos mejores para ilustrarlo porque justamente en estas son de de baja resolución y hechas a «escondidas» .. este relato merece fotos mejores.
Un saludo

    Jordi
    24 de julio de 2014

    Muchas gracias por vuestras palabras. Celebro que os haya gustado y toda aportación será bienvenida, desde luego.

Alicia
25 de julio de 2014

Muy emocionante el relato! Casi puedes sentir la tensión del momento al leerlo. Suerte que todo uedara en un «sustillo»…
Todo lo demás muy interesante en cuanto a contenidos en info. Gracias por compartirlo!

    Jordi
    25 de julio de 2014

    Gracias Alicia, por dejarnos tu comentario. Si, por suerte solo quedó en un sustillo y nos llevamos al menos, una idea de como (sobre)viven los palestinos en su propio territorio.

Julio Peñalver- Mochilero en Europa
26 de julio de 2014

Qué episodio! Lamentable es lo que comentas: como siendo de una misma raza («humana»), se someten unos pueblos a otros, llevándose a miles de inocentes por delante en esa guerra sin sentido aparente. Y espero que nadie se moleste por mi comentario, pero siento que desperdiciamos el tiempo en conquistarnos unos a los otros, cuando la conquista más importante debe ser nuestra libertad y prosperidad como personas que integran un pueblo.

Saludos

Viajar code: Verónica
28 de julio de 2014

Molt forta tota la situació en si. La dels palestins, la que us van fer passar en aquell chceck point…
Gracias per donar a coneixer tot aixó. Almenys que a través dels viatjers es vagi sapiguent.
Una abraçada

Marta
22 de agosto de 2014

Increíble el relato, menuda emoción y chiquito susto se debieron pegar. Gracias por compartirlo

    Jordi
    23 de agosto de 2014

    Muchas gracias Marta. Me alegro de que te gustara!

Ivy
1 de septiembre de 2014

Nosotros acabamos de llegar de un viaje por Egipto, Jordania e Israel. Con el conflicto al rojo vivo, descartamos la visita a Hebrón aunque admito que hubiera querido verlo para ver la otra cara del mismo. Sí que vi el muro de la vergüenza, que me dejó sin palabras. Palestina me queda pendiente…
A nosotros lo de la cámara nos ocurrió pero en Egipto, hicimos una foto que resultó ser la comisaría de policía pero aclarado el lío, la cosa no pasó a mayores…
Aplaudo vuestro valor por ir ahí. Un relato impresionante.

    Jordi
    1 de septiembre de 2014

    Muchas gracias Ivi por tu comentario.
    Pues no os ha faltado valor a vosotros! Ir de viaje a Oriente Medio ahora mismo, supone como mínimo, dar mil explicaciones a toda la familia…sin duda uno de los confines de la tierra más atractivo. Nosotros estuvimos en Egipto hace más de 15 año y deseo volver en relativamente poco, pero no culto, que me da un poco de yuyu en estos momentos tan convulsos.

      Ivy
      1 de septiembre de 2014

      Cuando planificamos el viaje, el conflicto Israel-Palestina aún no había estallado, pero nuestras familias nos rogaban que por favor no fuéramos debido a la situación en Egipto. Una vez que comenzó todo, Egipto pasó a un segundo plano. Tuvimos serias dudas (días antes ocurría lo del avión en Ucrania y poco después el que desapareció en África), pero al final, decidimos seguir adelante.

      Durante todo el viaje hemos ido leyendo las noticias, y cuando realmente sentí más pánico es cuando en Ammán vi las noticias y las amenazas de Hamas de abatir todo avión que sobrevolara Ben Gurion. El palestino que regentaba el hotel en Amman nos dijo que cruzáramos, que no nos preocupáramos, pero te garantizo que mi familia no pensaba lo mismo. Me encantó ese hombre, tan amable, tan tranquilo… Le deseo todo lo mejor.

      Luego las cosas han sido más «tranquilas» de lo que esperaba, pero porque una vez que te sumerges en el viaje, te centras en disfrutarlo. Ves muchos soldados armados, ves manifestaciones espontáneas, ves a niños armados con piedras… pero acabas asumiéndolo.

      Pues en cuanto e Egipto, he de decir que nosotros nos hemos sentido bastante seguros, y que los días que estuvimos estuvo todo bastante tranquilo, incluido el Cairo. ciudad que me enganchó y cuya comida me volvió loca. No puedo poner la mano en el fuego, porque nunca se sabe… pero repetiría sin duda. El turismo ha bajado drásticamente, y hemos tenido el lujo de disfrutar de muchos de sus lugares prácticamente solos. He de decir que todo lo hicimos por nuestra cuenta, incluyendo la visita a Abu Simbel, que hicimos en minibús local. Gracias a eso, tuvimos el templo para nosotros solos. Impresionante.

      Ha sido un viaje mayúsculo, he visto cosas impresionantes, preciosas. Hemos asumido el riesgo, la zona está muy convulsa y lo que más he sentido es que nuestras familias lo hayan pasado mal por nuestra pasión viajera. Pero queríamos verlo. Llevamos viajando unos años y habíamos dejado aparcado Egipto por «proximidad», y es un lugar que hay que ver, sin duda alguna. Lo mismo que Petra y Tierra Santa.

      Me fui con la sensación de haber visto sólo una parte del conflicto, pero se lo debíamos a nuestras familias, no quería preocuparlos más. También me fui odiando un poco más al ser humano. Ya no sólo por lo que pasa ahí, sino por lo que pasa en tantos sitios.

      Si quieres detalles del viaje de Egipto, te mando un email a través de esta página. Un abrazo!!

Filosofo
9 de noviembre de 2014

Creo que la vision y opinion es de un solo lado sin considerar por que los palestinos e israelies llegaron a esa situacion. me gustaria algun comentario sobre la responsabilidad que tienen tambien los arabes en todo este problema y no solo achacarselos unilateralmente a los israelies. Me hago tambien esta pregunta, dices que en 1967 Israel derroto a una coalicion de varios paises arabes y que tomaron las tierras de forma ILEGAL!! bueno, quiere decir que en europa despue de la derrota de Hitler, polonia, francia, Rusia tomaron sus territorios tambien de forma ILEGAL? Y me pregunto, cuando Isabel La catolica conquisto el sur de España y un siglo mas tarde Felipe II expulso a todos los musulmanes, eso fue LEGAL?o……. me diran, ah pero fue hace 4 siglos, entonces…. si pasan 4 siglos mas lo que ha hehco israel sera LEGAL? Cuando isarel bombardea Gaza salen una pila de voceros a rasgarse las vestiduras y a despotricar, pero cuan el ESTADO ISLAMICO masacra a sus propio hermanos musulmanes, mas cristianos etc etc no veo la misma VEHEMENCIA.

    Jordi
    9 de noviembre de 2014

    Gracia por pasarte por aquí y dejar tu opinión, Filósofo. No es que para mi la ocupación de territorio palestino sea ilegal, es que lo es según la ONU, que ha declarado varias veces que las fronteras legales son las del 67.
    Pese a ello, los diferentes gobiernos de Israel no solo persisten en la ocupación si no que siguen construyendo más colonias en territorio palestino, incluso en Jerusalén este, territorio también Palestino.
    El Estado Islámico es denunciado continuamente en todos los noticiarios, todos los periódicos y todos los foros políticos. Sus actuaciones son escalofriantes y una burla a los derechos humanos.
    Exactamente igual que el exterminio de civiles musulmanes por parte del Estado Judio, bajo la connivencia de gran parte del pueblo judío (aunque no todo) que defendió que por cada activista que se asesinara, se asesinaran también 15 civiles inocentes.

Úrsula Flix
14 de agosto de 2016

Nosaltres tambe vam viure alguna situacio extranya. Salut!!!

    MIL Viatges - Bloc de viatges i etnologia
    14 de agosto de 2016

    No m’extranya gens, després del que vam viure. Una abraçada, Úrsula.

Betty Ramirez Navarro
14 de agosto de 2016

Cuando fue esto? que miedo chicos

    MIL Viatges - Bloc de viatges i etnologia
    14 de agosto de 2016

    Hace ya unos 3 años. La verdad, Betty, es que sí que lo pasamos bastante más. Nos pareció estar en un mundo sin ley.

Cristina Monsalvo Lopez
14 de agosto de 2016

Vaya… menuda situación!!! De esas cosas que uno agradecería no tener que contar….

    MIL Viatges - Bloc de viatges i etnologia
    15 de agosto de 2016

    Así es. Pasamos realmente un mal momento. No debe ser fácil ser palestino en los lugares ocupados.

Marta Calvo
15 de agosto de 2016

M’ha encantat i il.lustrat MOLT aquest relat… Gracies!

    Jordi
    15 de agosto de 2016

    Moltes gràcies Marta!

Diabarama
19 de agosto de 2016

Hicísteis bien dándoles la documentación a los colonos aquellos, porque esa gente tiene permiso de armas. Tan ricamente. No sé si has leído mis posts sobre Israel y Palestina, tengo episodios de este palo para dar y tomar, tal vez el peor fue la primera noche que dormí en el campamento de refugiados y los soldados entraron a las 2 de la mañana en todas las casas a la fuerza, incluida en la que estaba yo, para llevarse críos de entre 15 y 20 años.
Fui el año del brutal bombardeo a Gaza, la operación Margen Protector, una operación inventada por el gobierno de Netanyahu como reprimenda porque Hamás y la ANP se unieron. Paseando por la playa de Tel Aviv se me acerca un tipo a ligar, invitándome a salir esa noche, y le digo que no, que me iba al día siguiente y quería dormir, que no estaba muy contenta con el viaje, y va y me suelta que claro, que la gente no está de buen humor porque «estamos en guerra». Me dieron unas ganas de darle hasta en el carnet de identidad, menos mal que no lo hice y me callé y me fui, no vaya a ser que sea uno del Mossad o llame a alguien y la liemos parda.
Lo que está claro es que tienen que parar ya. Mientras el Likud siga en el gobierno es muy difícil que las cosas mejoren para ninguna de las dos partes.

    Jordi
    19 de agosto de 2016

    Madre mía. No me es difícil de imaginar lo que cuentas. Se ve cada dos por tres en las noticias (y lo que no debe verse debe ser bastante más). Lo colonos actual con total impunidad en el territorio ilegalmente ocupado y nosotros fuimos testigo de ello. No hace falta que nos digan si es o no es así.

Albert
8 de diciembre de 2017

Bon blog. Però m’inquieta que un viatger experimentat com tu se sorprengui amb certes actituds militars preventives en una zona de conflicte. Recorda que no anaves a DisneyWorld. A menys que en el teu relat hi hagi una intencionalitat política proselitista, que per determinades frases que utilitzes, sembla que hi és. Els israelians tenen els seus motius per estar alerta davant dels constants atemptats palestins que pateixen i que mai es mencionen als mitjans occidentals. Estranyes vegades els israelians actuen a motu propi si no hi ha hagut abans una entifada. Pel que fa a les qüestions no adoctrinadores del blog, el que he dit: perfecte.

    Jordi
    10 de diciembre de 2017

    Gràcies per passar-te per aquí i comentar.
    Aquest tema sempre crea certa controvèrsia. Com el de Kosovo.
    Les sensacions que he tingut com a viatger son les que explico en el blog. Per descomptat que no puc estar d’acord amb la ocupació fora de tota llei que fan del territori palestí, com per exemple als diversos assentaments absolutament ilegals com ha declarat de forma continua la mateixa ONU.
    Pero, independentment d’això, res no justifica que ens dos civils ens retinguessin a nosaltres i als nostres passaports durant tant de temps sense haver fet res ilegal. Estaba clar que no erem dos palestins disposats a atemptar, com dius tu.
    Una abraçada ben forta i et reitero les gràcies pel teu comentari.

Pilar Azcona
29 de noviembre de 2018

Hola – solo quería complementar tu experiencia con la mía para que los que quieran ir, comprueben que cada viaje es una historia.

Hemos hecho el mismo viaje y el resumen es que no hemos tenido ningún problema ni en H1, ni en H2, ni en el gueto judío. Hemos comido en casa de un chico palestino encantador, irónico y culto; y en el lado israelí nos hemos sentido seguros y bien recibidos. Curiosamente, valga como ejemplo de la simetría, en ambos lados por distintas circunstabxias alguien ha acabado generosamente invitándonos a café.

Solo por aclarar un par de cosas: el sector H1 de Hebrón (enteramente palestino) representa el 80% del territorio. Esnuna ciudad normal, viva y caótica con mercados centros comerciales, etc.

El sector H2 es una zona bajo la autoridad civil palestina pero supeditada a control militar israelí. Eso quiere decir que pueden dictar una norma (por ejemplo un toque de queda) si consideran que existe peligro. Pero si una persona roba comida (por ejemplo) se cumple la ley palestina – que por cierto, la dictan los jefes de los clanes locales y suele arreglarse entre familias (según nos explica nuestro amigo palestino)

Por otro lado, se suele decir que H2 es el territorio ocupado israelí (el20%), pero la verdad (que sorprende bastante) es que el territorio ocupado es un 3% (los “colonos”, que yo llamaba el gueto). El otro 17% es ese mercado que muestras en las fotos y la mezquita que, como muy bien decías, pese a estar en un territorio supuestamente controlado por Israel en base a los acuerdos de Hebrón, de facto los israelíes no pueden acceder (ni pasear por la calle) salvo diez días al año, como bien decías. Lo que quería aclarar es que el territorio ocupado es un 3%; y hay un 17% adicional donde el ejército mantiene el orden. En ese 17% conviven poco y mal. El resto es una ciudad grande y aparentemente normal, si bien Infradesarrollada.
Como decía, encontré gente amable y con sentido común en ambos lados. Si bien, no es un sitio para perderse, claro; supongo que la sospecha será grande (es la segunda ciudad más problemática de Israel después de la franja de Gaza) y por tanto lo prudente es ir con un guia en una visita estructurada. En Israel hay tours con narrativa dual (50% del día en palestina y 50% en Israel). No hay proselitismo (de hecho sales confundido porque cada uno cuenta su ángulo). Mucho más interesante, por cierto, la visita a Palestina porque, como decía, un palestino se mueve por el 97% del territorio de Hebrón y un judío solo un 3%.
Les animo a todos a viajar con la mente abierta y a dar testimonio de lo que cada uno vivió. Uno sabe que un viaje ha sido un viaje, si a la vuelta siente que ha crecido un poco por dentro. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.