Visitar la Guinness Storehouse de Dublín. La fábrica Guinness de Dublín.

Visitar la de es, quizá, la actividad más demandada entre los viajeros que visitan la capital irlandesa. No es raro, pues visitar la fábrica Guinness de Dublín supone conocer el origen de la que quizá sea la marca de cerveza más famosa del mundo. Al menos, entre las cervezas tostadas.

En este post os vamos a contar algunos aspectos prácticos para visitar la Guinness Storehouse de Dublín, pero también cómo fue nuestra experiencia en uno de los lugares imprescindibles que ver en Dublín.

VISITAR LA GUINNESS STOREHOUSE DE DUBLÍN. ASPECTOS PRÁCTICOS.

PRECIO DE LA ENTRADA (2019).

Visitar la Guinness Storehouse de Dublín no es barato (cuesta 25€ en 2019), de manara que se ha convertido en un excelente negocio para esta marca de cervezas. Sin embargo, hay que decir que con el precio podéis escoger entre una pinta de cerveza o una degustación de tres cervezas distintas, como luego os comentaré.

TIPOS DE ENTRADAS

Podéis visitar la Guinness Storehouse de Dublín mediante una visita autoguiada (en este caso os recomiendo comprar la entrada anticipada para evitaros las colas) o con una visita con un guía en español que, curiosamente, tiene el mismo precio que la visita por tu cuenta.

Visitar la Guinness Storehouse

¿CÓMO LLEGAR A LA GUINNESS STOREHOUSE?

La Guinness Storehouse está un poco alejada del centro, aunque no son más que unos tres kilómetros. Andando, vais a tardar unos 30-35 minutos desde el Puente O’Connell. La dirección es St. James Bridge. Desde luego, podéis llegar en transporte público:

  • En BUS.
    • Desde O’Connell Street: bus 13, 40 y 123.
    • Desde Dame Street: mismos buses (bus 13 y 40 y 123).
Si vais a visitar Dublín no os podéis perder una visita a Temple Bar, la zona más animada de la ciudad. En este post os contamos acerca de los mejores pubs de Dublín.

Fabrica Guinness de Dublín

VISITAR LA GUINNESS STOREHOUSE. NUESTRA EXPERIENCIA.

Al disponer de la Dublin Pass (al igual que si has comprado la entrada por anticipado aquí) nos saltamos la enorme cola. Es evidente que la Storehouse es la atracción número 1 de Dublín, porque hay bastante cola para comprar la entrada.

Recojo la audioguía (si no contratáis la visita en español, hacedlo) y me dispongo a disfrutar de mi experiencia en la fábrica Guinness de Dublín.

Primero nos situamos en un primer hall distributivo, donde nos damos cuenta del enorme montaje, con un montón de pisos (hasta 7) y todo tipo de experiencias audiovisuales de excepción que han montado en la antigua fábrica Guinness de Dublín.

Una primera audición nos sirve para ponernos en contexto y aprender algo sobre la historia de la más famosa de las cervezas ilandesas. Por ejemplo, que Arthur Guinness, que ya había fundado una cervecería en Leixlip unos años antes, se trasladó a Dublín en 1759, donde fundó la Guinness Brevery en el edificio actual de Saint James Gate, que es donde podemos visitar la Guinness Storehouse.

Curiosamente, aquí se encuentra expuesto el contrato de arrendamiento de los terrenos, que tiene una duración de 9000 años. Guinness se comprometió durante este tiempo, a pagarles 45 libras esterlinas anuales. La aceptación de la cerveza Guinness fue notable desde un primer momento y el ascenso de la marca, meteórico, de manera que 10 años más tarde, Arthur Guinness empezó a exportar su producto.

También aprenderemos que no fue hasta el siglo XVIII cuando Guinness elaboró por vez primera su clásica cerveza stout o negra. Hasta aquel entonces, Guinness había elaborado una cerveza ale de alta fermentación, que era la más habitual en aquellas latitudes.

¿Quieres VISITAR LA GUINNESS EXPERIENCE SIN HACER COLAS?
Recuerda que si compras las entradas por anticipado:

  • Pagarás el mismo precio y tendrás incluida la pinta gratis.
  • No tendrás que hacer colas y entrarás directamente.
  • Puedes llevar el cupón impreso o en el móvil.
  • Web en castellano

CONTRATA AQUÍ LA ENTRADA A LA GUINNESS EXPERIENCE SIN COLAS

Guinness dispone en la actualidad de varias factorías por todo el mundo, incluidas varias en África, que se encargan de abastecer la enorme demanda que la cerveza Guinness tiene en el continente negro.

En los siguientes espacios de la visita a la fábrica Guinness aprenderemos sobre los 4 elementos indispensables para la elaboración de la cerveza: agua, cebada, lúpulo y levadura. Nos explican, por ejemplo, que una muestra de la levadura original se conserva en un lugar seguro a fin de que, en caso de debacle, siempre pueda producirse nueva levadura a partir de ésta. En cuanto a la cebada, aprendemos que se trata de cebada irlandesa que es convenientemente tostada, lo cual le da el característico color oscuro tan típico de la cerveza Guinness.

Fabrica Guinness

Guinness Dublín

La visita a la fábrica Guinness de Dublín prosigue subiendo los distintos pisos en que se articula la muestra, siempre interactiva. En uno de ellos, por ejemplo, aprendemos cuál es el proceso de elaboración de la cerveza. Y en otro, cómo era el trabajo de los maestros toneleros, que fue una de las más apreciadas profesiones durante un par de siglo, como así atestiguan las numerosas fotografías tomadas hace más de 100 años. Por cierto, hasta entrado el siglo XX, los trabajadores de la Guinness tenían asegurada una pinta de cerveza durante su jornada diaria.

Fábrica Guiness Dublín

Guinness Experience Dublín

Una de las partes más interesantes al visitar la Guinness Storehouse de Dublín es todo lo que hace referencia a las distintas campañas publicitarias llevadas a término por este auténtico Imperio dela Cerveza. Desde los primeros pequeños anuncios en medios escritos, a las grandes promociones audiovisuales de la actualidad, pasando por el patrocinio de importantes eventos deportivos (y también del famosísimo Libro Guinness de ellos Records). Todo ello ha contribuido a hacer de la Guinness una de las marcas más exitosas del mundo entero en su ámbito.

IMG_9904

También aprenderemos que el arpa, símbolo de la marca (inspirada en la famosa arpa Brian Boru que se puede visitar en el Trinity College), fue usada en las etiquetas de la cerveza tostada a partir de 1862. Curiosamente, cuando el gobierno irlandés quiso hacer uso de este mismo elemento como símbolo nacional, se dio cuenta de que Guinness lo había patentado, de manera que debió colocarla de forma invertida a petición de la familia, que es como la encontraremos en todos los documentos oficiales de la República de .

VISITAR LA GUINNESS STOREHOUSE. LA EXPERIENCIA FINAL: LA DEGUSTACIÓN DEL CUARTO PISO Y EL GRAVITY BAR.

Al visitar la Guinness Storehouse de Dublín deberéis escoger entre hacer la degustación de una pinta entera en el bar panorámico del último piso o la degustación de 3 tipos de cerveza de la cuarta planta. Yo opté por esta última, aunque luego también subí al bar panorámico, el Gravity Bar, donde se puede disfrutar de unas muy buenas vistas de Dublín desde las alturas.

En esta cuarta planta se pueden degustar tres tipos de cerveza distintos, en tres vasos de aproximadamente 25 ml cada uno. Desde luego, una de las cervezas es la Guinness, como no podría ser de otra manera. En esta gran sala encontramos también música en directo, tanto por parte de un DJ, como posteriormente por parte de un grupo de batucada. Otra posibilidad, también en la cuarta planta, es hacer uso del cupón de degustación para servirte tu propia pinta de Guinness. Para ello tendrás un experto que te ayudará en el intento, pues parece que esto de tirar cerveza (y particularmente la Guinness) tiene su arte. El resultado debe contener una proporción concreta de espuma, que es uno de los hechos diferenciales de esta cerveza.

Visitar la Guinness Storehouse de Dublín

Por último, toca subir al piso superior donde se encuentra el bar panorámico Gravity. Aquí, quien no haya utilizado el cupón de la consumición puede degustar la pinta de cerveza prometida. La verdad es que como las pintas son de algo más de medio litro, si vais a visitar la Guinness Storehouse de Dublín en grupo podéis compartir experiencia: mientras unos piden los vasos de degustación de la cuarta planta, los otros pueden pedirse las pintas del bar panorámico y compartirlas. La verdad es que supone una excelente manera de terminar la visita a la fábrica Guinness de Dublín, la experiencia número 1 de la capital irlandesa.

Guinness Storehouse de Dublín
Bar panorámico Guinness Dublín

CLICA AQUÍ PARA VER TODOS LOS POSTS ACERCA IRLANDA

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

2 thoughts on “Visitar la Guinness Storehouse de Dublín. La fábrica Guinness de Dublín.

  1. Qué recuerdos…Fue una de las visitas que hice cuando estuve en Dublín hace años. La verdad es que es caro caro pero bueno si eres muy fan de las cervezas o de la Guinnes en particular…
    Yo si volviese no es un sitio que repetiría la verdad, el post me habría venido genial entonces, muy buena información para organizar la visita.
    Un saludo Jordi.

  2. Recuerdo mi visita a la Guinness una tarde de muuucho frío en la que estaba nevando en Dublín y desde la terraza acristalada veía todos los tejados cubiertos de blanco 🙂 sin duda un clásico, a pesar del precio que a mí me parece un poco elevado, aunque luego la fábrica es como un museo gigantesco por dentro y un fiestón ja ja ja un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *