El Castillo de Carcasona y las murallas de la Ciudadela.

El Castillo de , también conocido como Castillo Condal, es uno de los monumentos más importantes que ver en Carcasona y visita imprescindible si se quiere conocer la que está considerada la fortaleza más bonita y bien conservada del sur de .

En este post os vamos a explicar cómo visitar el Castillo de Carcasona, en qué consiste la visita y cómo visitar las murallas de Carcasona (el recorrido por el adarve de las mismas), cuya entrada está incluida con el ticket que permite visitar el Castillo Condal.

HORARIOS Y PRECIOS PARA VISITAR EL CASTILLO DE CARCASONA.

Primero, vamos con los datos prácticos. Todos los turistas que llegan a la ciudadela quieren visitar el Castillo de Carcasona, de manera que las colas son terribles. En la actualidad, tenéis la oportunidad de sacar el ticket de entrada por avanzado al mismo precio que en taquilla (aquí). Al llegar al Castillo, hay una pequeña fila para los que ya tienen la entrada comprada, de manera que no os debéis colocar en la gran cola si no que debéis ir directamente

El precio para visitar el Castillo de Carcasona es de 9€ en 2019. Ello te da derecho a visitar las Murallas de Carcasona (a realizar el camino de ronda por el adarve). La entrada a las murallas se encuentra dentro del recinto del castillo.

Comentar que los jóvenes por debajo de los 25 años de países de la UE y los menores de 18 años en general, tienen la entrada gratuita (pero lo tenéis que especificar al comprar la entrada de los adultos aquí).

Los horarios para visitar el Castillo de Carcasona en 2019 son los siguientes:

  • HORARIO DE VERANO. Del 1 de abril al 30 de septiembre. De 10.00 a 18.30.
  • HORARIO DE INVIERNO. Del 1 de octubre al 31 de marzo. De 9.30 a 17.00.

Podéis visitar el Castillo de Carcasona todos los días del año, excepto el 1 de enero, 1 de mayo, 1 y 11 de noviembre y 25 de diciembre. El 14 de julio, fecha nacional francesa, no se pueden visitar las murallas.

Visitar el Castillo de Carcasona
Murallas de Carcasona

BREVE HISTORIA DE CASTILLO DE CARCASONA

Antes de contaros cómo es visitar el Castillo de Carcasona, pongámonos en antecedentes. El Castillo de Carcasona era la residencia de los Trancavel, que eran los señores feudales de Carcasona. A su vez, los Trencavel era vasallos de los Condes de Toulouse, la ciudad más importante en época medieval y que os recomiendo visitar.

Durante la cruzada albigense acontecida entre 1209 y 1229 la ciudad de Carcasona tomó parte en favor de los cátaros. Tras la derrota, el Reino de tomó la ciudadela y el Castillo de Carcasona, y la ciudad pasó a ser gobernada directamente por un senescal real.

Carcasona se convirtió, a partir del tratado de Corbeil de 1258, en una plaza importante por localizarse justo en la frontera entre los Reinos de Aragón y Francia, de manera que toda a Ciudadela se acabó conformando como un importante lugar de destacamento militar.

Sin embargo, a partir de mediados del siglo XVII tanto el Castillo de Carcasona como toda la fortaleza fueron perdiendo importancia a nivel militar. El castillo llegó, incluso, a convertirse en prisión y muchos de los venerables sillares fueron usados para nuevas construcciones. No es hasta el siglo XIX cuando, con el Romanticismo, llegan las nuevas ideas de idealización de lo medieval. Es cuando se encomienda al arquitecto y arqueólogo parisino Viollet-le-Duc la rehabilitación de la Ciudadela y el Castillo de Carcasona. Una restauración que fue un éxito en su momento, pero que ha sido habitualmente acusada de alejarse de la realidad para acercarse a los ideales románticos del medievalismo. Probablemente sea así. Sin embargo, ello ha convertido el Castillo de Carcasona y la Ciudadela en uno de los edificios más visitados por el turismo francés y, desde 1997, en  Patrimonio Mundial de la Humanidad.

¿Quieres VISITAR EL CASTILLO DE CARCASONA SIN HACER COLAS?
Recuerda que si compras las entradas por anticipado:

  • Pagarás el mismo precio.
  • No tendrás que hacer colas y entrarás directamente.
  • Puedes llevar el cupón impreso o en el móvil.
  • Web en castellano

CONTRATA AQUÍ LA ENTRADA AL CASTILLO DE CARCASONE SIN COLAS

VISITAR EL CASTILLO DE CARCASONA.

El Castillo Condal o Castillo de Carcasona se encuentra adosado a la misma muralla, comportándose, sin embargo, como una verdadera fortaleza dentro de la ciudad. Además, el castillo dispone de su propia muralla, que incluyen nueve torres.

Al pasar una primera puerta, de acceso libre, se entra a una primera zona semicircular que es donde se ubican las taquillas de compra de billetes. Justo enfrente quedan los dos grandes torreones gemelos que enmarcan la puerta principal que permite entrar al Castillo de Carcasona. Se accede a este gran portal después de atravesar un puente de piedra que permite superar el foso que rodea el Castillo.

Visitar el Castillo de Carcasona

Horarios y precios castillo de carcasona

Desde este punto por delante del gran portal de entrada, podemos identificar tres grandes torres más, todas con sus almenas, como el resto del castillo, pero culminadas por chapiteles que fueron incorporados durante los trabajos de restauración de Viollet-le-Duc.  También llaman la atención los matacanes, una suerte de galerías de madera situadas a 40 metros de altura, que permitían lanzar proyectiles sobre los asaltantes.

Al superar la gran entrada al Castillo de Carcasona nos ubicamos en lo que es el patio central distributivo, de área rectangular y donde en su interior se han ubicado dos enormes árboles que dan sombra a los visitantes. Muchos de los edificios que rodean este patio principal no son, desde luego, medievales, pues fueron reconstruidos ya en el siglo XVIII.

Más recoleto resulta el conocido como Patio del Mediodía, al que se accede desde el primero y que luego podremos ver desde arriba, cuando hagamos la visita a las murallas de Carcasona.

Visitar el Castillo de Carcasona

IMG_2907

Durante la visita a los interiores del Castillo se puede observar que muchas de las estancias han sido remodeladas al estilo gótico, incluyendo arcos apuntados con su correspondiente tracería. En la actualidad, algunas de las salas desempeñan las funciones de lapidario, cobijando piezas arqueológicos que nos recuerdan el paso de distintas civilizaciones por la región, en los últimos 2500 años y que incluyen estatua varias, cruces y sarcófagos. Algunas de las salas mantienen parte de la decoración románica, con sus pinturas originales, aunque estas son las menos. También se visita la antigua Capilla del Castillo de Carcasona, de mediados del siglo XII y que era la capilla privada de los Vizcondes Trencavel.

Durante el trayecto se pueden visitar varias de las torres, como la Torre Pinte, rectangular, o la Torre de la Inquisición, de base circular, que posteriormente se convirtió en prisión.

Castillo Carcasona

LA VISITA A LAS MURALLAS DE CARCASONA.

Una de las gracias de visitar el Castillo de Carcasona es que el mismo ticket te permite realizar el recorrido por el adarve de las murallas de la ciudadela.  Se puede escoger entre el tramo oeste (de hecho, el castillo de Carcasona queda adosado a la muralla oeste de la ciudadela) o el tramo norte. Ambos permiten disfrutar de buenas vistas tanto de la ciudadela, como de los exteriores (de la ciudad baja, pero también de los campos de vid que rodean Carcasona). Sin embargo, creo que resulta algo mejor realizar el tramo oeste de las murallas (si vais bien de tiempo, podéis hacerlos ambos).

  • Muralla Norte: desde el Castillo hasta la Puerta Narbonesa, se va pasando por distintos torreones, todos muy bien conservados (o muy bien restaurados).
  • Muralla Oeste: este tramo permite disfrutar de mejores vistas de la ciudadela (como de la basílica de Saint Nazaire o del teatro). También de excelentes vistas de la ciudad baja, con la iglesia de Saint-Gimer, que queda justo por debajo del tramo oeste de la muralla de Carcasona y de la Puerta de Aude, así como de los campos de vid que rodean la ciudadela, ya en el lado sur.

Murallas de Carcasona

Murallas de Carcasona

IMG_2928

Subir Murallas de Carcasona

En total, visitar el Castillo de Carcasona y las murallas os ocupará unas dos horas aproximadamente, dependiendo de lo que os paréis a hacer fotografías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *