Que ver en Bremen en 2 días.

patrimonio humanidad¿Qué ver en Bremen en 2 días? Bremen, situada a solo una hora de tren de Hamburgo, es una de las ciudades de Alemania que presenta un centro histórico más interesante. La existencia de vuelos directos desde España la ha convertido en un buen destino para dedicarle un par de jornadas, aprovechando un fin de semana o un puente. Sin embargo, nosotros la visitamos durante un viaje por el Norte de Alemania que nos ha llevado a conocer algunas otras ciudades hanseática de gran interés, como Lübeck o Hamburgo.

En este post te vamos a contar un poco acerca de la historia de esta población así como los lugares más importantes que hay que ver en Bremen en 2 días.

BREMEN EN LA HISTORIA.

Bremen tiene la consideración de Ciudad-Estado junto a Bremerhaven, que actúa como puerto de Bremen. Una distinción de la que solo gozan Hamburgo y  Berlín dentro de la República Federal Alemana y que entronca con su importante historia como ciudad libre ya desde el siglo XIII.

La historia de Bremen se remonta, sin embargo, a bastante antes del advenimiento de la Liga Hanseática. Se tiene documentación escrita de la ciudad desde el 782 y, de hecho, en 787 Carlomagno ya funda el obispado de Bremen. De aquél tiempo es uno de los grandes monumentos que hay que ver en Bremen, su catedral, que tiene a sus espaldas una historia de 1200 años.

Aunque ya a principios del segundo milenio, Bremen tiene una primera etapa de esplendor económico, es con su asociación a la Liga Hanseática, a mediados del siglo XIII, cuando se convierte en una plaza de enorme importancia comercial y económica. Sin embargo, durante los siglos siguientes, Bremen es expulsada en distintas ocasiones de aquella federación comercial de ciudades alemanas. La ciudad, sin embargo, siempre permaneció como ciudad libre y su puerto, fue uno de los más importantes del Sacro Imperio Romano Germánico. Incluso tras la disolución del Imperio, se asegura la independencia de la ciudad, algo que refrenda incluso el Congreso de Viena de 1815, cuando Bremen recibe el estatus de Estado soberano, siendo parte, a su vez, de la Confederación Alemana. E incluso tras la fundación del Imperio Alemán en 1871, Bremen es integrada bajo el título constitucional de Ciudad Libre Hanseática. Uno de los más destacados monumentos que hay que ver en Bremen, la estatua de Rolando, hace referencia a Bremen como ciudad libre.

Es tras la Segunda Guerra Mundial, en 1949, cuando la ciudad adquiere el estatus de Ciudad-Estado dentro de la República Federal Alemana.

Una buena manera de conocer los lugares más importantes que hay que ver en Bremen es realizando un free tour en español que tiene una duración de 2,5 horas. Solo hay que contratarlo por avanzado. Os explicarán acerca de su historia y os enseñarán los monumentos más importantes del centro de Bremen. Mira aquí qué día se realiza el free tour y contrátalo por avanzado.

Imprescindibles de Bremen
IMG_5855

QUE VER EN BREMEN EN 2 DÍAS.

Aunque se puede visitar Bremen en una escapada de un solo día desde Hamburgo, la verdad es que la ciudad merece de una segunda jornada, pues son bastantes los lugares de interés que hay que ver en Bremen y a los que merece la pena echarle un vistazo.

MARKTPLATZ

Empezamos la visita a Bremen por la que es la más emblemática y bonita de sus plazas. Me refiero a la Martktplatz. Es decir, la plaza del mercado, que toma el nombre de los mercados que aquí se celebraban durante la edad media, aunque en la actualidad lo hacen en una plaza adjunta.

Varios de los lugares más importantes que hay que ver en Bremen se localizan aquí, como su esplendoroso ayuntamiento o la estatua de Rolando, de los que luego hablaré. También encontramos en esta plaza el precioso edificio de la Cámara de Comercio, que es el que queda enfrente del Ayuntamiento y el del Parlamento del Estado, un edificio de líneas modernas que rompe bastante con la unidad de estilo y que fue alzado tras la Segunda Guerra Mundial.

Que ver en Bremen

Que ver en Bremen
IMG_5906

CATEDRAL DE SAN PEDRO.

Cierra la plaza por uno de sus flancos y es, sin duda, el más importante de los templos religiosos que hay que ver en Bremen. Tiene una historia de más de 1200 años a sus espaldas, aunque ha debido ser restaurada en distintas ocasiones. En su interior veremos, por ejemplo, que la mayoría de vitrales son muy modernos.

La verdad es que la Catedral de Bremen es una mole de proporciones notables, con dos torres gemelas en su fachada occidental, que es la que da a la plaza. La Catedral es de libre acceso. Nos llama la atención la existencia de dos criptas, en lugar de una sola: una al oeste y la otra al este; y la existencia del altar justo en medio del templo, en lugar de situarse en la cabecera de la iglesia, que es lo habitual. También nos maravilla un púlpito de madera que, según parece, es un regalo sueco.

Para desplazaros por Bremen os va a ser muy útil adquirir la Bremen Card (a partir de 9,50€). Tendréis transporte público ilimitado (1 adulto + 2 niños) y descuentos en muchos de los museos y monumentos que hay que ver en Bremen. Se adquiere aquí y se recoge en la Oficina de Turismo de Marktplatz.

IMG_5844

AYUNTAMIENTO DE BREMEN.

Se trata, sin lugar a duda, del más destacado de los monumentos que hay que ver en Bremen. No es extraño que esté incluido dentro de la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad, junto a la estatua de Rolando de la que luego hablaré.

El Ayuntamiento fue erigido hace unos 600 años, a partir de 1405. La ciudad considera casi un milagro, que no fuera destruido por las bombas de la Segunda Guerra Mundial, pero lo cierto es que ahí sigue. Aunque en un principio fue alzado en estilo gótico, vemos que posteriormente se adoptaron formas más renacentistas. Es el estilo que se conoce como Renacimiento del Wesser. Las estatuas de su fachada principal representan al Emperador Carlos y varios obispos. Justo por debajo, quedan dos grandes balcones, a este y oeste, que es por donde sale el equipo de fútbol de la ciudad cuando tiene que celebrar sus títulos.

Merece la pena entrar al interior (las entradas se compran en la oficina de turismo y las visitas son guiadas), pues se trata de un edificio esplendoroso, como no podría ser de otra manera para una ciudad que fue realmente rica durante la época de mayor esplendor de la Liga Hanseática. No es extraño que parte de la decoración haga referencia a aquél momento histórico, con muchos barcos de madera incluido y pinturas que recuerdan aquella época.

IMG_5846
Que ver en Bremen
Visita Ayuntamiento de Bremen

ALQUILER DE COCHES EN ALEMANIA. Alemania es un país ideal para ser recorrido en coche. Las vías están siempre en perfecto estado y acaba siendo más barato que en tren, que suele tener tarifas bastante caras. Si vas a alquilar, te recomendamos el metabuscador de rentalcars, que ofrece un 15% de descuento. Míralo aquí.

LA ESTATUA DE ROLANDO.

Algo que nos sorprendió de Bremen es que la ciudad está llena de esculturas. Casi todas, bastante modernas y de bronce. Sin embargo, la más importante a nivel histórico es la estatua de Rolando que encontramos justo enfrente de la fachada del Ayuntamiento. Desde luego, es otro de los monumentos que hay que ver en Bremen de forma imprescindible y va a ser inevitable que no lo hagáis, pues se la encuentras de bruces, delante de Ayuntamiento. Esta estatua tiene 600 años de historia (fue erigida en 1404) y hace referencia a Bremen como ciudad independiente y libre. Es decir, con Rolando se reflejan los derechos de comercio como población libre. De hecho, la leyenda dice que la ciudad permanecerá libre mientras la estatua siga en pie. De esta manera, durante la Segunda Guerra Mundial, la estatua de Rolando de Bremen fue tapiada por completo para evitar su destrucción.

IMG_5859

LOS MÚSICOS DE BREMEN.

Justo al oeste del ayuntamiento se abre una pequeña plaza. Es aquí, pegada a la fachada occidental del ayuntamiento, donde encontraréis la famosa estatua de los Músicos de Bremen. La obra, hace referencia al famoso cuento de los hermanos Grimm y ha sido adoptada como uno de los símbolos de la ciudad, casi a la altura de la estatua de Rolando. No es extraño, pues, que sea otro de los monumentos imprescindibles de Bremen. Los cuatro animales representados aquí son un burro, un perro, un gato y un gallo. La estatua es de bronce y llama la atención porque los pies del borrico relucen con intensidad. Pues bien, parece que hay que tomar las patas delanteras con ambas manos y pedir un deseo. Desde luego, no perdemos la ocasión, aunque la mano casi se los cae a pedacitos, de lo fría que está la estatua.

Imprescindibles de Bremen. músicos de Bremen.

BOTTCHERSTRASSE

Al sur de la plaza del Mercado se abre una de las calles más encantadoras que hay que ver en

Bremen. Recibe el nombre de Bottcherstrasse. Es decir, calle de los toneleros. No son más de 100 metros y os llevará hasta el paseo de la orilla del río Wesser. Casi todos los edificios están construidos de ladrillo, en una uniformidad de estilo que convierte esta callejuela en una delicia. Aquí encontraréis varias tiendas artesanas, además de alguna cervecería de lo más bonita y un par de museos que no visitamos: el Ludwig Roselius Museum, que alberga la colección privada del comerciante de café Ludwig Roselius, y el Paula Modersohn-Becker Museum, que fue el primero en ser dedicado de forma exclusiva una mujer pintora. Por cierto, en uno de los edificios existe un bastante famoso carrillón que en invierno toca tres veces al día. Nos presentamos a las 12.00 pero la verdad es que parece que el crudo invierno (estamos a 7 bajo cero) debe haber dañado el mecanismo, de manera que nos quedamos sin oír la musiquilla.

IMG_5854
IMG_5850

SCHNOOR

El Schnoor es otro de los barrios imprescindibles de Bremen y que no os podéis perder. Para llegar  él tomamos el camino ribereño del rió y llegamos en no más de 5 minutos. Aquí las callejuelas son especialmente estrechas y las viviendas pequeñas y, casi siempre, de una o dos plantas como máximo. Se trata del barrio más antiguo de Bremen, completamente adoquinado (y peatonal) y de lo más pintoresco. Casi todas la tiendas aquí están dedicadas, eso sí, al turista. Un viajero que en esta época de invierno más bien escasea. Sin embargo, parece que durante el periodo estival este es uno de los lugares más concurridos de Bremen.

IMG_5884
Que ver en Bremen

CALLE SÖGERSTRASSE O DE LOS CERDOS.

Regresamos a la plaza del Mercado y nos dirigimos al norte, donde se abre la calle Sögerstrasse. Se trata de una vía comercial, bastante más impersonal, como la que podemos encontrar en cualquier gran ciudad europea. Sin embargo, justo al final (la calle no tiene más que unos pocos cientos de metros de longitud) encontraréis otra de las esculturas que hay que ver en Bremen. Me refiero a la de 9 cerdos con su ganadero. Según parece, los cerdos pasaban por aquí de camino a lo que entonces eran los prados de la población, de manera que la ciudad no ha dudado a dedicarle esta obra que, por cierto, es bastante querida aquí.

IMG_5839

EL MOLINO DE BREMEN.

Seguimos en dirección norte, como si fuéramos camino de la estación. En seguida nos encontramos un gran canal con una serie de parques, donde destaca un gran molino de viento. La verdad es que, por momentos, casi que nos trasladamos a Holanda. El molino en cuestión nos recuerda mucho a los que visitamos en la excursión a Zaanse Schans desde Amsterdam. En la actualidad es un restaurante. La verdad es que es uno de los lugares más pintorescos que hay que ver en Bremen.

Que ver en Bremen

RESTAURANTE RATSKELLER

Bueno, con este paseo por los lugares más importantes que hay que ver en Bremen nos ha dado la hora de comer, de manera que nos podemos a ello. Nos dirigimos al Ratskeller Bremen. Es decir, la bodega del ayuntamiento, que se ubica en los sótanos de la casa consistorial.

Según parece, en estas dependencias llevan envejeciendo vinos desde la edad media y, en la actualidad, pasa por ser uno de los lugares de Alemania donde disponen de más caldos germánicos. El restaurante de la bodega es bastante conocido, tanto porque a nivel arquitectónico es una maravilla, como porque sirven gran variedad de platos tradicionales. Mi filete de cerdo con verduras y peras está delicioso. Sin embargo, me he reservado un pedacito de estómago para un mousse de chocolate y menta, con pan de café, que resulta espectacular. No puede faltar la cerveza Beck’s, que es la autóctona de Bremen..

IMG_5897

UNIVERSUM

Tras la comida, tomamos el tranvía 6 en dirección a la Universidad, que nos deja a 100 metros del Universum. Se trata de un museo de la ciencia en forma de OVNI al que acuden, cada año, más de 300.000 visitantes. Este museo reabrió sus puertas en 2005, tras una amplia remodelación y  dispone de tres áreas dedicadas a la tecnología, los seres humanos y la naturaleza. Son 4000 metros cuadrados donde la máxima que aquí reina es la del consabido “prohibido no tocar”. Es decir, se trata de experimentar para conocer las leyes de la naturaleza. Las explicaciones de cada una de las 250 estaciones interactivas se realizan en inglés (además de en alemán, claro está), de manera que resulta fácil entretenerse un buen rato a sabiendas de que se está experimentando. Un lugar entretenido para ir con niños. Podéis comprar la entrada por anticipado y saltaros las colas aquí.

IMG_5916

DAS VIERTEL.

Antes de ir a cenar aún me dirijo a la zona de Das Viertel. Llego con el tranvía 2 desde la Catedral, en apenas 3 paradas. Es algo que hay que ver en Bremen si os gusta el ambiente nocturno. Se trata de una zona algo bohemia, con muchos bares, cervecerías o restaurantes, y también con tiendas de artesanía o de productos orgánicos. El paseo, en cualquier caso, lo limitamos a un ratito, para dirigirnos a cenar a la ciudad vieja.

MARKTHALLE ACHT

Ya os he comentado que la plaza que queda adyacente a la plaza del Mercado es, en realidad, donde se celebran en la actualidad los mercados de la ciudad vieja de Bremen. Pues bien, aquí encontramos la Markthalle Acht. Se trata de un concepto bastante innovador aquí y que la verdad es que está muy chulo.

El Marrkthalle Acht es una suerte de food court o street court con multitud de restaurantes étnicos. Un montón de países están representados en este lugar. De esta manera aquí puedes comer unas enchiladas mexicanas, unos tallarines vietnamitas, un couscous árabe, un durum turco, unas tapas españolas o un curry indio. Se trata, a menudo, de comida orgánica y tratada con máximo respeto. Es decir, aquí no encontraréis las clásicas multinacionales de los food court de los grandes centros comerciales. Además, por las tarde-noches se ofrecen conciertos en directo y resulta un lugar de lo más animado. Al final optamos por la cocina mexicana. Os aseguro que el burrito, que por cierto me preparó un chico cubano, estaba delicioso

IMG_5920

MUSEO ÜBERSEE O DE ULTRAMAR.

El día siguiente lo dedicamos a pasear por la ciudad, además de visitar otro de los museos que hay que ver en Bremen de forma imprescindible. Me refiero al Übersee Museum. Es decir, el museo de Ultramar.

La verdad es que la institución tiene una historia centenaria a sus espaldas, pero ha sido renovada en su totalidad en los últimos años. Situado justo a la estación de tren, el museo muestra aspectos históricos, étnicos, culturales y sociales de África, Asia, Oceanía y América. La verdad es que resulta de lo más interesantes con todo tipo de objetos traídos desde allende los mares. Por poco que estéis interesados en la etnología os va a merecer la pena visitarlo.

Que ver en Bremen
IMG_5828

Bueno, y en realidad así termina nuestra visita por los lugares más importantes que hay que ver en Bremen en 2 días. Ya os digo que es una población que ofrece mucho más de lo que uno espera y que merece la pena visitar, ya sea gracias a una excursión desde Hamburgo o como una escapada de un par de días desde España, aprovechando los vuelos directos que llegan al aeropuerto de la ciudad.

DONDE DORMIR EN BREMEN

ALEXANDER VON HUMBOLDT. Se trata de un gran velero con una larga historia a sus espaldas, muy famoso en Alemania. Está anclado en el río Weser, justo enfrente de la Ciudad Vieja de Bremen. Fue transformado en hotel en 2005 y la verdad es que es un lugar de lo más original para pasar un par de noches, aunque los camarotes son algo pequeños. El desayuno está rico y es abundante y, como digo, tenéis la plaza del Ayuntamiento de Bremen a no más de tres minutos a pie desde el barco.

IMG_5915

12 thoughts on “Que ver en Bremen en 2 días.

  1. Lo única referencia que teníamos de Bremen era su famosa estatua de los Músicos del cuento de los hermanos Grimm. Alucino con que la catedral tenga 1200 años, una pasada. Y el ayuntamiento es una delicia, no me extraña que sea Patrimonio Mundial de la Humanidad. La tendremos muy en cuenta para ir o para hacer una escapada si estamos en alguna ciudad cercana. Por cierto, amo la arquitectura alemana, es hipnótica. Saludos 🙂

    • Así es, todo el centro histórico de Bremen es precioso, muy compacto y está conservado. Merece a pena visitarlo!
      Un beso chicos!

  2. Hola Jordi, Bremen es una ciudad que si no hay ningún problema visitaré algún día, pero después de leerte no me queda claro si hacen falta dos días o con uno podría recorrerla.

    Martktplatz con sus edificios importantes, destacando la visita al Ayuntamiento, la Catedral de San Pedro, la calle Bottcherstrasse, el barrio Schnoor, etc, no parece que esté muy lejos una cosa de la otra.

    • Así es, Héctor. Todo está cerquita en la Ciudad Vieja de Bremen. Te olvidas del transporte público y a patear!

  3. Me encanta leerte! Aprendo de historia bastante y también de lugares que desconocía que existieran. Me entretiene y eso mola 😀
    La plaza del mercado me ha recordado a la plaza central de Bruselas, por un momento me he trasladado allí. No sé… quizás tenga algo que ver. Y las estatuas por las calles me han chiflado!! Espero con ansias el siguiente post! Enhorabuena!!!

    • La verdad es que si tienes la oportunidad de el norte de Alemania, no debes dejar de visitar Bremen. Te encantará!
      Un abrzo, y gracias por tus palabras, María José.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *