ABADIA DE MELK. Una excursión perfecta desde Viena.

patrimonio humanidadVisitar el Monasterio o Abadía de Melk era una de las prioridades que nos habíamos marcado al preparar nuestro viaje a Austria. El motivo no es otro que aquí se puede visitar una de las más maravillosas bibliotecas barrocas jamás construidas, algo que nos fascina especialmente. Más aún, visitar el Monasterio de Melk supone conocer un lugar que forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad, en una designación englobada dentro de la denominación Paisaje del Wachau – Valle del Danubio.

De hecho, una de las mejores maneras de visitar el Monasterio de Melk es mediante una excursión desde Viena que permite conocer, a su vez, varios de los enclaves de este Valle del Danubio incluidos en el Patrimonio Mundial, como la población de Krems o el Castillo de Dürnstein, además de realizar un paseo en barco por el Danubio, entre Krems y Melk. Una ruta de lo más apetecible que nosotros no pudimos realizar por falta de tiempo. Si os apetece, podéis mirar los precios y contratar en este enlace. Es probablemente, la mejor excursión de un día que se puede hacer desde Viena.

En nuestro caso, lo que hicimos es visitar la Abadía de Melk durante el trayecto entre Viena y Salzburgo, que era nuestro próximo destino.

Monasterio de Melk

EL MONASTERIO DE MELK, LA ABADÍA MÁS FAMOSA DE AUSTRIA.

Visitar el Monasterio de Melk supone conocer el más famoso de los monasterios construidos en Austria. Ya los romanos se habían asentado, en su momento, a orillas del Danubio. Sin embargo, fue la familia de los Babemberg, una de las más importantes durante la Edad Media, quienes alzarían aquí una primera fortaleza que a finales del siglo XI fue donada a la orden de San Benito. Es así como se funda una de las abadías más antiguas del país.

Desde luego, al visitar el Monasterio de Melk enseguida nos damos cuenta de que no se trata de un cenobio medieval si no bastante posterior. Se trata se una de las obras más importantes del barroco de Centroeuropa.

Monasterio de Melk desde Melk

VISITAR LA ABADÍA DE MELK.

Tras pagar la entrada se accede a un primer gran patio dominado en cuyo centro se ubica una bonita fuente. Todas las fachadas de la Abadía de Melk están pintadas de color blanco y amarillo. Tanto las exteriores, como las de los patios interiores, como el que nos da la bienvenida a la abadía.

A la derecha del patio queda el acceso que da paso al ala dedicada a las exposiciones temporales. Sin embargo, nosotros seguimos recto hacia un segundo patio. A través de una preciosa escalera podemos acceder al primer piso, donde empezaremos a visitar las distintas estancias del Monasterio de Melk abiertas al público.

Las primeras habitaciones son las conocidas como Habitaciones imperiales, pues eran usadas por la Familia Imperial en las pocas ocasiones en que hasta aquí se acercaban. Sin embargo, en la actualidad están desprovistas de la pompa de antaño, a diferencia de lo que podremos ver en las habitaciones imperiales del Monasterio de San Florián, que sí que ha conservado la decoración de la época. En la actualidad, estas estancias están museizadas, presentando una serie de obras de arte de tipo religioso, que incluyen casullas, preciosos cristos de marfil, relicarios o pinturas, entre otros objetos.

La más impresionante de las salas de esta primera parte de la visita al Monasterio de Melk es la Sala de Mármol, situada al final del pasillo. Se destinaba a celebraciones especiales y es una auténtica maravilla. Aquí lo que que parece dominar es el mármol. Sin embargo, buena parte de la decoración no es más que estuco que simula ser marmol. La fantástica pintura que decora el techo es un fresco obra de Gaetano Fanti y muestra a los Habsburgo como símbolo de la sabiduría y la templanza.

Monasterio de Melk visitar
Visitar la Abadía de Melk
Monasterio de Melk
IMG_7377

CÓMO LLEGAR A MELK DESDE VIENA.

  • TREN. Viena y Mel están conectados por linea férrea. El trayecto es de 1 hora de duración y tiene un coste de 18.40 euros. Lo podéis comprar en la web de trenes de Austria o en las taquillas.
  • EXCURSIÓN ORGANIZADA. Una muy buena manera de isitar Melk desde Viena, porque os permitirá conocer otros lugares del Valle del Wachau, Patrimonio de la humanidad. Mirad aquí los precios.
  • COCHE DE ALQUILER. En esta ocasión, utilizamos los servicios de Auto Europe, un comparador de alquileres de coche que permite escoger entre las opciones con mejor relación calidad-precio. De esta manera, pudimos visitar Austria, parando en pequeños pueblecitos y sin depender del transporte público. Podéis mirar los precios de los alquileres de coche desde Viena en este enlace.

LA BIBLIOTECA DE MELK, LA GRAN JOYA DE LA ABADÍA DE MELK.

Tras salir a la terraza se ingresa a la que es la más espectacular de las salas que se pueden visitar en el Monasterio de Melk. Me refiero a la que es una de las grandes bibliotecas del barroco mundial (en este viaje tendremos la oportunidad de conocer cuatro de las veinte mejores bibliotecas barrocas existentes). Tanto el diseño de la estancia, a base de enormes estanterías diseñadas en distintos tipos de madera, como la ornamentación escultórica y el ilusionista techo pintado al fresco (obra de Paul Troger) convierten la Biblioteca de Melk es uno de los lugares que hay que visitar en Austria de forma obligada.

Las esculturas situadas a ambos lados de las puertas, significan las cuatro facultades universitarias: la Jurisprudencia, la Medicina, la Fortaleza y la Templanza. En la decoración también destacan sendos globos (uno terráqueo y otro del cielo), tan habituales en las bibliotecas barrocas.

La Biblioteca de la Abadía de Melk da cabida a unos 100.000 volúmenes. Entre ellos, unos 600 libros anteriores al siglo XV y hasta 750 incunables. En las vitrinas se exponen algunas de las obras más significativas.

Biblioteca de Melk
Biblioteca Abadía de Melk
Biblioteca de Melk
Bibliotecas barrocas

LA IGLESIA DE LA ABADÍA DE MELK.

No podemos visitar el Monasterio de Melk sin conocer su iglesia. Para llegar a ella bajamos por unas escaleras de caracol.

La verdad es que la iglesia es otra maravilla absoluta del barroco. También las bóvedas del templo están cubiertas por completo de pinturas al fresco. Pero, además, dorados y columnas de mármol parecen cubrir totalmente cualquier superficie. Maravilloso nos parece el púlpito dorado ubicado a la izquierda de la nave central, así como los altares laterales y el que domina el Altar Mayor. De verdad que la iglesia no desmerece en nada el Monasterio de Melk, si bien es cierto que las iglesias barrocas espectaculares abundan bastante más que las bibliotecas excelsas como la conocida aquí.

Biblioteca de Melk
Iglesia de la Abadía de Melk
Visitar Iglesia del Monasterio de Melk
IMG_7408

Y así terminamos de visitar la Abadía de Melk, una verdadera joya del arte barroco mundial. Os aconsejo que lo visitéis, ya sea en el transcurso de un viaje por Austria o como excursión desde Viena que os permita visitar Melk y el Valle del Danubio en una misma jornada.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

CLICA AQUÍ PARA LEER TODOS NUESTROS POSTS SOBRE AUSTRIA

21 thoughts on “ABADIA DE MELK. Una excursión perfecta desde Viena.

  1. Los frescos resultan espectaculares, pero está claro que la joya de la visita es la biblioteca. Nosotros también intentamos visitar las más espectaculares de los sitios por los que viajamos, como la del Monasterio Strahov en Praga. Os seguimos leyendo para descubrir más joyas como esta!

  2. Sigo flipando con las bibliotecas de este país!
    Y cada vez me pica más el gusanillo de visitarlo con tus artículos.

    Gracias, una vez más, por trasladarme a Austria!

    • De verdad que merece la pena visitar Melk desde Viena. Austria parece el país de la bibliotecas barrocas! Visitamos 4, a cuál más bella.
      Un beso, Naiara.

  3. No se si te había comentado ya que Viena no me gustó demasiado cuando la visité…lo mismo me pasó con París y la última vez vine enamorado de la ciudad.

    Como dices la Abadía de Melk merece por sí sola que le de otra oportunidad a la ciudad (si a eso le añado que no conocemos Bratislava….), a ver si cambio de opinión también, así que, acabas de hacerme ganas de volver a Viena.

    • jejeje, a veces pasa que una primera impresión no suele ser la más favorable. Por lo que sea. Nosotros hemos visitado Viena en 3 ocasiones y te aseguro que no serán las últimas. Un abrazo, Hector!

    • Sí que los es. Una de la bibliotecas barrocas más bonitas que hemos visto. De verdad que visitar Melk merece mucho la pena, Pedro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *