TERRES DE L’EBRE. Recorriendo las comarcas más meridionales de Cataluña.

Las Terres de l’Ebre (Tierras del Ebro) son la marca con que se conocen las 4 comarcas más meridionales de Cataluña: Ribera d’Ebre, Terra Alta, Baix Ebre y Montsià. Se trata de uno de los territorios más inexplorados de Cataluña por parte de los viajeros que visitan la comunidad catalana. E, incluso, por parte de los mismos catalanes, bastante más proclives a visitar las comarcas gerundenses, por ejemplo, que las tarraconenses.

Y es una verdadera pena, porque la variedad de paisajes y ecosistemas que aquí se encuentran, el rico patrimonio histórico, cultural y rural y una gastronomía de primera hacen merecedoras a las Terres de l’Ebre de un viaje de, al menos, tres o cuatro días.

En este post os vamos a comentar algunos de los lugares más importantes que ver en las Terres de l’Ebre, a raíz del reciente viaje que hemos podido disfrutar por estas comarcas. También lo completaremos con alguna otra visita que hemos realizado en alguna otra ocasión. Pero ya os digo que este territorio da para mucho más y que, en realidad, un fin de semana de tres días nos quedó excesivamente corto habida cuenta de los numerosos atractivos con que cuenta la zona.

IMG_9513

QUE VER EN LAS TERRES DE L’EBRE EN 8 VISITAS

MIRAVET Y EL CASTILLO DE LOS TEMPARIOS

Miravet fue una de las plazas templarias más importantes de la Península y su castillo sigue siendo uno de los vestigios más interesantes que nos recuerdan aquel momento histórico.

Merece la pena saber, sin embargo, que antes que los templarios, los íberos y los musulmanes ya ocuparon las plaza con anterioridad a la llegada de la orden militar cristiana. Al menos desde el siglo II aC en el caso de los primeros y desde el siglo XI, en el caso de los los andalusíes.

Eran estas, tierras de frontera entre los reinos cristianos y musulmanes, de manera que tras la conquista de Tortosa por parte de Ramón Berenguer IV, el castillo es cedido a la Orden militar del Temple que se encargará de ampliarlo y custodiarlo.

La verdad es que el castillo, encaramado en lo alto de un risco desde el que se divisa gran parte del territorio que lo circunda, vuelve a impresionar como antaño, desde que a finales del siglo XX se emprendieran los trabajos de reconstrucción.

Durante la visita se pueden conocer las distintas dependencias como las caballerizas, las cisternas, los graneros, los refectorios y las bodegas, además de visitar la austera iglesia de planta basilical y cubierta con bóveda de cañón. Las vistas del meandro que el Ebro forma a su paso por Miravet son realmente de impresión desde las distintas terrazas de la fortificación.

Tras la visita del castillo se impone un recorrido por el que es uno de los pueblecitos con más encanto de les Terres del Ebre, con gran número de construcciones edificadas con piedras de la zona y llegando hasta la mismísima orilla del Ebro.

IMG_9411
IMG_9436
IMG_9441

HORTA DE SANT JOAN. EL PUEBLECITO QUE ENAMORÓ A PICASSO.

Horta de Sant Joan es otro de aquellos pequeños pueblos imprescindibles de Cataluña. No tengo ninguna duda de que si Horta de Sant Joan se localizara en el Empordà sería visitado, a diario, por miles de turistas que llegarían de todas las latitudes para recorrer sus rincones más emblemáticos. Sin embargo, la presión turística es poca en las Terres de l’Ebre y nosotros pudimos visitar el pueblecito casi en solitario, un soleado sábado de primavera.

Voy a dedicarle un post entero a Horta de Sant Joan y la Vía Verde. Pero quiero comentaros aquí que el centro histórico de Horta mantiene una enorme uniformidad constructiva con casi la totalidad de edificios alzados en piedra.

La Plaza de la Iglesia supone el núcleo central de esta bella población y donde se ubican algunos de sus edificios más representativos, como por ejemplo el sorprendente ayuntamiento renacentista o la iglesia de San Juan Bautista, de estilo gótico, de una sola nave y cubierta con una bóveda de crucería.

Merece la pena visitar en Horta de Sant Joan el Ecomuseo dels Ports, verdadero centro de interpretación del Parque Natural dels Ports, uno de los más interesantes ecosistemas mediterráneos y del que disfrutaremos de una maravillosa vista desde la terraza del museo. Las Rocas de Benet, al fondo, son una de las más emblemáticas formaciones de este parque.

No menos sorprendente es la relación que Pablo Ruíz Picasso tuvo con este pequeño pueblo de la comarca de la Terra Alta a lo largo de su vida. El genio de Málaga llegó por vez primera a Horta de Sant Joan en 1898 de la mano de su amigo Manuel Pallarès, cuando solo contaba con 17 años y estaba formándose como pintor. En aquella primera ocasión, Picasso estuvo cerca de 9 meses en el pueblo. Posteriormente, en 1909, Picasso regresaría a Horta de San Joan, población que siempre llevó en su corazón, para realizar su segunda estancia aquí. El Centro Picasso de Horta de Sant Joan, sito en el antiguo hospital de la villa, nos cuenta la relación de Picasso con este pueblo de las Terres de l’Ebre y muestra los facsímiles de la obra que Picasso pintara durante sus estancias aquí. Merece mucho le pena.

Visitar Terres de l'Ebre
IMG_8605
IMG_8623
IMG_8632

LA VIA VERDA. UNA SENDA CICLOTURISTA DE LO MÁS RELAJADA

Voy a dedicarle un post entero a la Via Verda, pues es una de las mejores actividades que pueden realizarse en familia en las Terres de l’Ebre.

Las vías verdes son un conjuntos de senderos cicloturistas que utilizan los trayectos por donde pasaban antiguas vías férreas, ya en desuso. Entre las varias vías verdes existentes en Cataluña, la de las Terres de l’Ebre es una de las más interesantes y agradables de recorrer.

Un total de 49 kilómetros unen las poblaciones de Arnes y Tortosa. De ellos, el trayecto hasta la antigua estación de Benifallent es el más interesante de todos, proporcionando unas vistas maravillosos del Parque Natural dels Ports y paseando entre árboles frutales, viñas, olivos milenarios y angostos cañones surcados por riachuelos, ideales para descansar y, a la vez, refrescarse.

Nosotros realizamos el recorrido entre Horta de Sant Joan y Benifallet y os aseguro que fue una auténtica gozada. Se trata de unos 25 kilómetros, casi siempre en sentido descendente. Durante el trayecto se pasa por decenas de túneles. La mayoría están iluminados. Sin embargo, merece la pena llevar una linterna (la proporcionan las empresas que se dedican al alquiler de bicicletas).

A medio camino podéis realizar un alto en la antigua estación de Bot, donde una food truck proporcionará un merecido avituallamiento y, especialmente, en el Santuario de la Fontcalda, donde nos maravillamos con su angosto cañón y sus fuentes termales.

Nuestro recorrido terminó en la antigua estación de Benifallent, donde disfrutamos del almuerzo en el restaurante que se ha establecido en la misma.

IMG_8641
IMG_8654
IMG_8657
Visitar Terres de l'Ebre

BODEGAS MODERNISTAS DE PINELL DE BRAI Y GANDESA

Ya hablamos de la existencia de un buen número de bodegas modernistas en las comarcas de Tarragona (podéis leer aquí acerca de la visita a la Cooperativa de Nulles). Pues bien, en las Terres de l’Ebre también se edificaron varias monumentales bodegas que, de forma común, son conocidas como Catedrales del Vino. Termino, acuñado, por cierto, por el escritor Ángel Guimerà, uno de los más importantes de la literatura catalana.

En la Terra Alta pudimos visitar dos de estas Catedrales del Vino: la de Gandesa y la de Pinell de Brai. Ambas llevan la firma del arquitecto modernista César Martinell, discípulo de Gaudí y que comprendió la necesidad de integrar el estilo modernista al entorno rural.

Martinell utilizó materiales propios del territorio, a fin de abaratar costes, construyendo una suerte de edificios que conjugan la vistosidad del modernismo, con sus múltiples arcos parabólicos, con la necesidad funcional de lo que debían ser almacenes y bodegas.

En Pinell de Brai visitamos su fabulosa bodega modernista que nació de la necesidad de los productores de vino de la población de unir fuerzas tras la devastadora epidemia de filoxera que arruinó casi por competo el territorio. La verdad es que la bodega recuerda mucho a la de Nulles, así como otras que llevan la firma de Martinell, pero su visita es una auténtica delicia, que comprende la parte más histórica y descriptiva de la bodega con la parte más sensorial, con un interesantes juego de olores y, particularmente, con una inevitable cata de vinos y aceites de Pinell de Brai.

Las bodegas de Pinell de Brai siguen en activo bajo el nombre comercial de Pagos de Híbero y ofrece varias experiencias. Os recomiendo la visita guiada, aunque si no os va bien por horario también existe la posibilidad de realizar un recorrido audioguiado.

IMG_9486
IMG_9506
IMG_9511

Antes de visitar nuestro siguiente destino, las Cuevas de Benifallet, aun tuvimos tiempo de acercarnos hasta Gandesa, capital comarcal, para conocer su Catedral del Vino. Aunque también lleva la firma de Martinell, la Cooperativa de la ciudad toma unas forma mucho más atrevidas que las que habitualmente diseñó Martinell, lo que es su momento le supuso no pocas críticas. Esta bodega está completamente rebozada de blanco y dispone de un par de torretas en sus laterales.

La verdad es que la Bodega del Sindicat de Cooperativa Agraria de Gandesa nos parece una auténtica joya, aunque nosotros no tuvimos tiempo de visitar su interior.

turismo Terres de l'Ebre

CUEVA MERAVELLES DE BENIFALLET

Aunque en un principio no teníamos previsto visitarlas, un folleto que llegó a nuestras manos la noche interior, nos proporcionó la idea de conocer las fenomenales Cuevas de Benifallet.

No es de extrañar que reciban el nombre de Cuevas Meravelles (maravillas) este conjunto de cámaras descubiertas hace un centenar de años y repletas de estalactitas, estalagmitas, columnas, banderas, coladas y demás formaciones que el carbonato cálcico y, particularmente, el incesante paso del tiempo se han encargado de esculpir.

Una maravilla que no os podéis perder y que se recorren gracias a visitas guiadas de una media hora de duración, aproximadamente. Durante la visita, también conoceréis una segunda cueva, la Cova del Dos, también preciosa aunque algo más pequeña. Las otras 4 cuevas (hasta el momento se han descubierto seis cuevas) no son accesibles en la actualidad.

En las Cuevas Meravellas podremos conocer tres de las más de 10 estancias que la configuran. Os aseguro que no dejan indiferentes.

IMG_9523

PINTURAS RUPESTRES DE ULLDECONA

Ulldecona tiene varios alicientes que la convierten en otra visita obligada en las Terres de l’Ebre. Sus centro histórico o sus olivos milenarios son algunos de ellos. Sin embargo, lo que a nosotros nos trajo hasta aquí son el conjunto de Cuevas Rupestres que están incluidas dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad, junto a otros yacimientos del arco mediterráneo.

Antes de visitar estos abrigos que tienen una antigüedad de unos 8000 años, merece la pena echarle un vistazo al Centro de Interpretación del Arte Rupestre, que dispone de numerosos recursos que nos ponen en antecedente acerca de lo que tendremos la posibilidad de visitar a continuación.

Las visitas a los Abrigo de la Ermita se realizan mediante visitas guiadas que tienen una duración cercana a la hora. Situados en un marco incomparable, las distintas cuevas y abrigos nos muestran un buen número de figuras esquemáticas que forman parte de lo mejor del arte rupestre levantino, con algunas escenas de caza francamente memorables. La mayoría fueron pintadas entre el año 7000 aC y el 2000 aC, en un momento en que la caza y la recolección eras los dos únicos medios que aseguraban el futuro de los distintos grupos que habitaron el territorio. Las pinturas de Ulldecona y del Arco Mediterráneo no tienen nada que ver con las que conocimos en las Cuevas de Altamira de Cantabria.

IMG_6210
IMG_6207

TORTOSA, CAPITAL DEL BAIX EBRE

Tortosa es la capital de la comarca del Baix Ebre y una de las ciudades más históricas de las Terres de l’Ebre.

Por desgracia, en esta ocasión solo pudimos dedicarle unas pocas horas a una población que requiere, como mínimo, de un día entero de visita. Un buen lugar donde hospedarse es en el Parador de Tortosa, situado en un montículo que domina toda la población y que ocupa las dependencias del que era el antiguo palacio morisco de la Suda. Aunque no os hospedéis aquí, echadle un vistazo por que su visita merece la pena y las vistas de la ciudad que desde las terrazas del palacio se obtienen son memorables.

IMG_9537IMG_9531

Entre los lugares que hay que visitar en Tortosa, la catedral es quizá el más relevante. Dedicada a Santa María, fue alzada en el mismo lugar donde antiguamente se había edificado una mezquita y, anteriormente, un templo romano. La Catedral actual, mezcla de estilos, sustituyó a una primera catedral románica. La fachada del templo, corresponde a la época barroca, y supone un conjunto maravilloso aunque inacabado. La mayor parte de la fábrica es, sin embargo, gótica, con una planta de tres naves sin crucero. La Catedral dispone de un doble deambulatorio, algo poco habitual en estas latitudes, y un claustro trapezoidal, bien curioso también.

La más bella de las capillas del templo es la dedicada a la Verge de la Cinta, patrona de Tortosa. Se trata de un fabuloso ejemplo del barroco de las comarcas tarraconenses. Aunque hay que introducir 1 euro para verla iluminada os aseguro que merece la pena.

IMG_9554

IMG_9567

Otro de los lugares que no os podéis perder en Tortosa son los Reales Colegios de Tortosa. Se trata de uno de los mejores ejemplos del Renacimiento en Cataluña y que se desarrolló a partir de un antigua convento dominico.

El Real Colegio de Sant Jaume i Sant Maties, el de Sant Jordi i Sant Domènec y la Iglesia de Sant Domènec suponen tres conjuntos de obligada visita. Particularmente espectacular resulta el italianizante patio del Colegio de Sant Jaume i Sant Maties, que dispone de una sorprendente iconografía, verdadero compendio de la monarquía catalano-aragonesa. La relación de Tortosa con el Renacimiento da lugar a las populares Fiestas del Renacimiento, que recrean el esplendor de la ciudad durante el siglo XVI.

Cómo explicaba, no nos dio tiempo para más porque nuestra visita a Tortosa se limitó a una pocas horas. Los jardines del Príncipe, la judería, las fortificaciones de San Juan o el ensanche de la población quedarán para otra ocasión.

IMG_9578
IMG_9590

EL PARQUE NATURAL DEL DELTA DEL EBRE

El Parque Natural del Delta del Ebro puso fin a nuestra visita a las Terres de l’Ebre y es otra de las visitas imprescindibles de las comarcas más meridionales de Cataluña. Le dedicaré un post entero al que es uno de los ecosistemas más singulares de la Península Ibérica.

Sin embargo, no quiero dejar de comentar aquí que las opciones de visita son múltiples en este maravilloso paisaje que ocupa las comarcas del Baix Ebre y el Monsià. Desde los arenales de la Punta del Fangar, con su popular faro, hasta el Puerto de Sant Carles de la Rápita, donde se impone visitar sus casi centenarias mejilloneras de Musclarium previo a disfrutar de un excelente arroz de temporada, las posibilidades son muchas. Y casi siempre viajando, ya sea en coche o a bordo de una bicicleta, por los múltiples senderos jalonados por los casi interminables campos de arroz.

No hay que olvidar, además, la visita a Monnatura. Se trata del Centro de Interpretación del Delta de l’Ebre que gestiona la Fundación la Pedrera. Como digo, hablaré largo y tendido de nuestra visita al Delta del Ebro.

IMG_9615
IMG_9642

Y con el Parque Natural del Delta del Ebro termino este post acerca de algunos de los lugares más interesantes de las Terres del Ebre. Desde luego, las opciones de visita y de actividades a realizar son muchísimas más. Recorridos en barquita o en kayak por el Ebro, rutas en 4×4 por la Serralada dels Ports, visitas a otros pueblecitos con encanto como Arnes… Espero que no sea esta la última vez que tengamos la oportunidad de visitar las Terres de l’Ebre, un lugar demasiado olvidado y que merece la pena reivindicar.

24 thoughts on “TERRES DE L’EBRE. Recorriendo las comarcas más meridionales de Cataluña.

  1. Estuve hace unos 5 años en la región y me pareció muy interesante. Lástima que sólo le pudimos dedicar 1 día, porque realmente vale la pena.

  2. Miravet hace tiempo que lo tengo en la lista de pendientes. Las cuevas de Benifallet y las bodegas no las conocía. Por cercanía conozco el Delta y vale la pena ir a Poble Nou para comer un buen arroz. Además para ir con niños hay muchas actividades y lo pasan genial.
    El primer lugar al que fuimos con nuestra peque con tres mesecitos fue a Horta de Sant Joan y como se portó tan bien alargamos a Lleida jeje.
    Espero ir a Miravet pronto. Gracias por este post.

  3. ¡Hola Jordi!

    Creo que nosotros somos de esos que sí tenemos muchas ganas de conocer Gerona pero ni habíamos pensado en ir a Tarragona… y la verdad es que me ha sorprendido mucho el post!
    Esperaba que hubiera paisajes bonitos y actividades como la bici o las bodegas, pero no imaginaba esos pueblos tan chulos! Ya sabes que yo soy más de asfalto que de naturaleza, así que, si tuviera que elegir me quedaba con Tortosa y Horta de San Joan.

    Muak!

    • Exacto, esto es lo que suele pasar. Y os aseguro que las comarcas de Tarragona tienen muchos motivos para ser visitadas!

  4. Una región super interesante. Tengo la mala costumbre de cada vez que visito Barcelona no moverme de la ciudad, parte de la culpa es mia y otra parte de mis amigos que no paran de buscarme planes. En mi próxima visita me escaparé para conocer esta región.

    • jejeje, muy mala costumbre Alberto. Barcelona es fantástica, pero tienes que aprovechas para moverte más allá de ella cuando nos visites!

  5. Estas escapadas son las que más nos gustan a los yuyis. La cantidad de cosas increibles que descubres!
    Sin duda el post es super completo.
    Esta comarca catalana es una verdadera pasada!

  6. Me recuerda bastante a algunas localidades que visité en Anoia, y te aseguro que me has dado una muy buena razón para volver a tu tierra. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *