DUNA DE PILAT Y ARCACHON. La duna más alta de Europa y el esplendor de la Belle Époque.

La Duna de Pilat es uno de los paisajes más curiosos de Europa y supone una de las mejores excursiones desde Burdeos. La Duna de Pilat (o Duna de Pyla) está considerada la más alta de toda Europa, llegando a los 110 metros de altura, y ocupa una franja costera de casi 3 kilómetros de longitud, encajonada entre el Océano Atlántico y una enorme masa boscosa que queda a sus espaldas.

Además, la Duna de Pilat se sitúa a escasamente 10 kilómetros de la atractiva población de Arcachon y en el extremo sur de la bahía del mismo nombre, que en si mismo supone un destino turístico de primer orden.

IMG_3305

QUE VER EN ARCACHON Y LA BAHÍA DE ARCACHON.

Nosotros llegamos a la Bahía de Arcachon directamente procedentes del Aeropuerto de Burdeos (alquilamos un coche con rentalcars que ofrece un 15% de descuento sobre los mejores precios). Llegamos en 50 minutos y aparcamos en la Avenida Charles de Gaulle de Arcachon, justo al lado de la oficina de turismo, donde nos proporcionaron un mapa y un folleto acerca de los lugares que ver en Arcachon.

La Bahía de Arcachon es un enorme espacio natural abierto al Atlántico. Las poblaciones de Teste-de-Buch y Arcachon y la propia duna de Pilat cierran la bahía por su flanco sur, mientra que Lège-Cap-Ferret y la franja de mar que llega hasta el Faro de Cap Ferret la cierran por su vertiente norte.

Para que entendáis las proporciones de esta Bahía de Arcachon bastan decir que el trayecto en coche desde la Duna de Pilat hasta al faro de Cap Ferret es de más de 70 kilómetros. Sin embargo, varios ferris acortan este trayecto. Por ejemplo, el que une Arcachon con Cap Ferret y que supone una tracción turística en si misma.

Nosotros hemos llegado con el tiempo justo para almorzar. De hecho, son las 14.30 y en varios de los restaurantes que llevamos apuntados ya no admiten más comensales. Nos dirigimos al paseo marítimo, donde somos testigos de las enormes playas de las que dispone de la ciudad de Arcachon y que son uno de sus mejores mayores atractivos turísticos. Eso sí, el agua está bastante más fría que en el Mediterráneo.

Finalmente encontramos acomodo en uno de los restaurantes que aún admiten comensales a estas horas que para el estándar francés resulta demasiado tarde. En Arcachon se impone comer ostras. No podía ser de otra manera para una región que tiene en la ostricultura a uno de sus principales motores económicos. La ostra de la Bahía de Arcachon está considerada una de las más sabrosas de Francia ya desde la época de los romanos, aunque la industria de la misma de desarrolló a partir del siglo XIX. En la actualidad hay cuatro zonas donde se crían ostras en la Bahía de Arcachon: el Banco de Arguin, Cap Ferret, Grand Banc y la Isla de los Pájaros. Y hasta 26 puertos ostrícolas en los más de 70 kilómetros de costa.

La cuestión es que disfrutamos de nuestra media docena de ostras, pero también con unos excelentes, aunque pequeños, mejillones a la marinera y de los algo menos sabrosas gambitas.

IMG_3269
Que ver en Arcachon

Tras el ágape damos una vuelta por esta población de Arcachon cuyo desarrollo turístico se debe a la época de la Bélle Époque, cuando se convirtió en refugió de parte de la población acomodada de la cercana Burdeos. En este sentido, el desarrollo turístico de Arcachon recuerda a los de San Sebastian, Biarritz o Deauville, esta última en Normandía.

Podemos ver que muchas de las mansiones de Arcachon están construidas con la madera como material principal de construcción. Porches, balaustradas, balcones y ornamentaciones varias de madera son una constantes en muchas de estas torres unifamiliares de Arcachon. De esta época de finales del XIX corresponde el escénico Casino de Arcachon.

Que ver en Arcachon

Un lugar que hay que ver en Arcachon es el Observatorio de Santa Cecilia, situado en una suave colina cercana al Parque Mauresque. Allí encontramos este observatorio de metal que asciende al viajero hasta unos 25 metros de altura. La escalera de caracol queda como suspendida en el aire y sostenida por unos cables de metal. Se trata de una estructura de lo más curiosa y no apta para vertiginosos. Eso sí, las vistas desde lo alto merecen la pena. El Observatorio de Santa Cecilia se atribuye al famoso ingeniero Gustave Eiffel, quien residio en Villa Faust, una de las mansiones de la población.

Tras subir al observatorio nos acercaremos, ya en coche, hasta la que es conocida como Villa de Invierno. Se trata de una suerte de urbanización repleta de mansiones preciosas, de dos y tres pisos y siempre rodeadas por un jardín. Villa de Invierno fue ideada por los hermanos Pereire a partir de 1852. Corresponde al momento de máximo desarrollo de Arcachon, cuando era este uno de los lugares de refugio de esta sociedad acomodada de Burdeos, ávida de las nuevas tendencias turísticas pero también en salud: los, en aquel momento innovadores, baños de sol y de mar. La verdad es que hay mansiones que parecen más bien pequeños palacetes.

IMG_3278
Que ver en Arcachon

Desde luego hay muchos más lugares que ver en Arcachon, de manera que si hacéis una excursión de un día desde Burdeos desde primera hora de la mañana os dará tiempo de visitar su famoso puerto deportivo o tomar alguna de las embarcaciones que surcan la Bahía de Arcachon, por ejemplo.

DUNA DE PILAT Y ARCACHON. ALGUNOS DATOS PRÁCTICOS.

  • CÓMO LLEGAR. Lo habitual es llegar desde Burdeos, tomando la autovía A63. No tendréis más de 1 hora de viaje. El aeropuerto de Burdeos recibe vuelos internacionales de Vueling, directos desde España.
  • DONDE COMER. El paseo marítimo de Arcachón está repleto de restaurantes donde disfrutar de las famosas ostras de la bahía. Eso sí, nosotros llegamos más tarde de las 14.00 y ya no encontramos sitio en ninguno de ellos y debimos buscar un lugar más apartado.
  • DONDE DORMIR. Nosotros visitamos Arcachon desde Burdeos, pero una muy buena idea puede ser pernoctar en un camping de Las Landas, el parque natural que se extiende desde la Bahía de Arcachon hacia el sur.
  • MÁS INFORMACIÓN. No hay que pagar para acceder a la Duna de Pilat, aunque sí para aparcar. Podéis leer más información en la página oficial de la Duna de Pilat.

LA DUNA DE PILAT, LA MÁS ALTA DE EUROPA.

La visita a la Duna de Pilat es la estrella de esta excursión de un día desde Burdeos. Desde Arcachon hay que recorrer la carretera que nos lleva hasta la base de la duna en cuestión. También aquí se ubica un sencillo Centro de Interpretación de la Duna de Pilat, donde nos entregan algunos folletos.

La verdad es que la Duna de Pilat es de lo más curiosa. Como decía, queda encajonada en una bastante estrecha franca costera, de unos 500 metros de anchura, entre el Océano Atlántico y un enorme bosque que queda a sus espaldas.

La Duna de Pilat, que llega hasta la misma orilla, tiene una longitud de unos 2,7 kilómetros y, como toda duna, es una ente vivo, de manera que se considera que año tras año le gana unos pocos metros a la masa boscosa que queda a sus espaldas. Se estima que el avance anual de la Duna de Pilat es de entre 3 y 5 metros por año, según el periodo, aunque algunos años ha llegado a avanzar hasta 10 metros sobre la masa boscosa.

Habrá que ver si este avance se mantiene, porque de ser así a mediados de siglo XXI la Duna de Pilat acabaría por invadir la carretera entre Arcachon y Biscarrose que pasa justo por detrás de la duna; y bastante antes, el camping que queda entre la ésta y la carretera. También en altura ha ido creciendo esta Duna de Pilat.

Tras dejar el coche en el aparcamiento, tomamos un sendero que en cinco minutos nos lleva a la base de la duna por su vertiente sud. Es momento de empezar a ascender la duna hasta los 110 metros de altura aproximada de la misma.

Lo curioso es que durante los meses de verano se dispone una escalera para subir a la duna. ¡subir una duna con una escalera, santo Dios! La verdad es que sorprende bastante, pero desde luego que el ascenso se hace bastante más cómodo.

Duna de Pilat
IMG_3285

Una vez arriba nos damos cuenta de la inmensidad de la duna que se extiende, como digo, hasta los casi 3 kilómetros en dirección norte. No es cuestión de recorrer toda esta distancia, desde luego, pero sí unos cientos de metros para alejarnos, ni que sea un poco de los muchos turistas que hasta aquí hemos llegado.

Más sorprende, como explicaba, la enorme masa boscosa que se extiende al este de la duna y que, año tras año, viene siendo progresivamente soterrada por las arenas. En cierta manera nos recuerda a las vistas de la selva del Yucatán desde lo alto de alguna de las pirámides mayas.

No contentos con disfrutar de las maravillosas vistas desde lo alto de la Duna de Pilat, Marc y yo nos disponemos a tomar la vía directa hasta la misma costa, esta vez sin escalera. Desde luego, bajarla es fácil, aunque luego comprobaremos como subirla es bastante más fatigosa.

El Océano Atlántico es un mar de mareas, como es sabido, de manera que ello conlleva, precisamente, que a la vez que la Duna de Pilat se extienda en dirección a la selva por su flanco oeste, por el este se vaya erosionando. El mar está frío a rabiar pese a que estamos a finales de verano. O al menos, acostumbrados como estamos al Mar Mediterráneo.

Duna Pilat
Duna de Pilat desde Burdeos
IMG_3294
Duna de Pilat

Estamos una hora en la Duna de Pulat antes de regresar al aparcamiento para tomar rumbo a Burdeos, la capital mundial del vino. La verdad es que hacer una excursión a la Duna de Pilat y Arcachon desde Burdeos es algo que merece la pena y que recomiendo.

10 thoughts on “DUNA DE PILAT Y ARCACHON. La duna más alta de Europa y el esplendor de la Belle Époque.

  1. La duna de Pilat es uno de los paisajes más curiosos de Europa. La verdad es que sorprende encontrarte esto en francia. 100% recomendable.

  2. ¡Qué pasada! Me llama mucho la atención el contraste con la vegetación. Muy ingeniosa la idea de poner una escalera, yo también preferiría subir por ella sobre todo en verano.
    No sabía que había tan poca distancia desde Burdeos.
    Las casas de la ciudad son verdaderos palacetes.
    Aunque las ostras no nos gustan, pero seguro que hay muy buena gastronomía.
    Gracias por enseñarnos este asombroso paisaje.

    • La verdad es que es una excursión que merece mucho la pena. Está bien cerquita de Burdeos y se puede realizar en media jornada.
      Un abrazo, Ma José.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *