La visita al monasterio de Ripoll, uno de los más importantes del románico catalán, ha sido el eje en que se ha centrado la segunda parte de nuestra visita a la comarca del Ripollès, que nos ha llevado, también, a conocer uno de los parajes más bellos de la comarca: la Vall de Camprodón, de la que en un post anterior ya nos hemos hecho eco de sus encantos.

Sin embargo, esta comarca es muy rica en patrimonio cultural, de manera que aprovechando la cercanía a Ripoll, tampoco hemos querido pasar la oportunidad de visitar otro bello monasterio: el de Sant Joan de les Abadesses.

MONASTERIO DE SANTA MARIA DE RIPOLL

El Monasterio de Santa María de Ripoll, o simplemente Monasterio de Ripoll, es uno de los más importantes de Catalunya, pese a que sus restos románicos originales se limitan a unos puntos concretos que se encuentran, eso sí, entre los más extraordinarios del románico de la Península Ibérica.

El Monasterio de Ripoll debe su fundación, el año 880, a uno de los mitos más importantes de la historia de Catalunya: Wifredo el Velloso. Wifredo, que llegó a ser Conde de Urgell, de la Cerdaña, de Barcelona, de Gerona, de Besalú y de Osona, pertenecía a un linaje procedente de los actuales territorios de la Catalunya francesa, en el Rosellón.

IMG_8911
Wifredo fue designado Conde de Barcelona por la monarquía franca y legó su reinado a sus hijos, de manera que el suyo es el primer reinado del Condado de Barcelona de base Patrimonial, que terminará por convertirse en uno de los gérmenes de lo que conocemos hoy como Catalunya, pues es Wifredo el Velloso quien consigue la independencia de los condados catalanes respecto la monarquía gala. Este territorio, que se encuentra entre los territorios musulmanes, al sud, y carolingios, al norte, es repoblado por orden de Wifedo. Es en este contexto que encontramos la fundación del Monasterio de Ripoll y también el de Sant Joan de les Abadesses. En este sentido, Wifredo sitúa a su hijo Radulfo como abad del Monasterio de Santa María de Ripoll y a su hija Emma, como abadesa de Sant Joan.

El monasterio se convierte enseguida en un importante centro benedictino con un scriptorium de fama internacional (cuyo volumen más importante es la conocida como Biblia de Ripoll) y además, en una suerte de panteón condal para los Condes de Barcelona y Besalú.

El monasterio crece de forma paulatina, construyéndose progresivamente nuevas dependencias a medida que la comunidad monástica se hace más numerosa. Y es en tiempo del Abad Oliba, ya a principios de siglo XI, cuando el cenobio pasa por uno de sus momentos de mayor esplendor. Esta importancia se mantiene hasta mediados de siglo XV cuando empieza su declive, que se agrava a partir del terremoto del 2 de febrero de 1428, que deja unos desperfectos de gran importancia en el cenobio que jamás sera reconstruido por completo durante la vida del monasterio como centro monástico. La historia del Monasterio de Ripoll como centro religioso llega a su término en 1835, tras la exclaustración forzosa producto de la conocida como Desamortización de Mendizábal.

La reconstrucción del edificio se lleva a cabo a partir de finales del siglo XIX, cuando Elies Rogent, uno de los más importantes arquitectos de la época, se pone al frente del proyecto. Rogent devuelve al cenobio parte de su antiguo esplendor. Sin embargo, aunque Rogent se basa en la estructura existente en tiempos de los abades Arnulfo y Oliba, las obras no están exentas de polémica por haber añadido a la iglesia, algunos elementos inexistentes en el proyecto original. Eso sí, los 7 ábsides ideados en época de Oliba y las 5 naves originales de la época de Arnulf son devueltos al aspecto general de la iglesia de Santa María de Ripoll.

IMG_8927

PORTALADA ROMÁNICA DEL MONASTERIO DE RIPOLL

La portalada románica del Monasterio de Ripoll, diseñada a modo de gran Arco del Triunfo, es uno de los dos elementos más importantes que se conservan del cenobio original (junto a uno de los lados del claustro) y es motivo suficiente para visitarlo. La importancia de la portalada románica es tal, que incluso ha sido propuesta para formar parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad. Por desgracia, el mal de la piedra calcárea con la que se construyó, que le ha provocado una importante erosión, le ha restado parte de su antiguo esplendor. Sin embargo, la Portalada Románica de Santa María de Ripoll sigue siendo considerada una de las obras más importantes del arte románico mundial.

Se trata de una gran portalada que se remonta al siglo XIII, y que tiene unas medidas de 11.60 metros de ancho por 7.25 de alto. Siete franjas horizontales dividen el programa iconográfico de la portalada. En la parte superior, dominando la entrada a la iglesia, encontramos el Cristo en Majestad o Pantocrátor. La figura, tan representada en el mundo románico, está rodeada del tetramorfos, es decir, los símbolos de los 4 evangelistas (el ángel, el león, el toro y el águila). Historias del Apocalipsis (también en las dos franjas superiores) o de la vida de David y Salomón, y Moisés (conduciendo al pueblo judío, separando las aguas del mar muerto o recibiendo las tablas de la ley) están igualmente representadas en la portalada. En las jambas podemos identificar las estatuas de San Pedro y San Pablo, aunque no se encuentran en buen estado. Y en las franjas más inferiores de la portalada, diversos animales mitológicos.

Monasterio de Ripoll
En las 7 arquivoltas de las que dispone la portalada se combinan la ornamentación vegetal, geométrica y también varias historias del Antiguo Testamento (vidas de los apóstoles Pedro y Pablo, el sueño de Nabucodonosor o Caín y Abel, por ejemplo).

El extenso programa iconográfico de la Portalada del Monasterio de Ripoll tiene su origen en la conocida como Biblia de Ripoll, el más importante de los manuscritos procedentes del scriptorium del cenobio que ha llegado a nuestros días.

Monasterio de Ripoll
Monasterio de Ripoll

NAVE DE LA IGLESIA DEL MONASTERIO DE SANTA MARIA DE RIPOLL

La nave de la iglesia tiene mucho menos interés que la preciosa portalada. Las obras dirigidas por Elías Rogent recuperaron las 5 naves originales del tiempo del Abad Oliba, así como sus 7 ábsides y absidiolos.

Sin embargo, se han recuperado los restos funerarios de algunos de los Condes de Barcelona (en época posterior, fueron enterrados en el Monasterio de Poblet). Entre ellos, destacan las tumbas de Ramón Berenguer IV y de Wifredo el Veloso, personaje heroico y casi mítico para el pueblo catalán, al que se le atribuye, incluso, el diseño de la Senyera, en una leyenda que explica que fue con su propia sangre con las que dibujó las 4 barras sobre su escudo dorado, tras ser herido de muerte.

IMG_8934
IMG_8937

CLAUSTRO DEL MONASTERIO DE RIPOLL

Otro de los puntos que nadie debe perderse en el Monasterio de Ripoll es el de la visita a su claustro de dos pisos. Más allá de su precioso diseño, de forma trapezoidal, el punto culminante es la galería norte, que es la única que se conserva del original y que presenta unos capiteles románicos de gran belleza e importancia.

IMG_8952
El claustro se inicia en el último tercio del siglo XII y las obras duran hasta el XV. La galería adosada a la iglesia (la norte) ha sido recientemente restaurada, por lo que presenta un estado excepcional. Así, podemos disfrutar de un completo programa ornamental que combina, como en la Portalada, los motivos vegetales, los geométricos y los historiográficos. Seres monstruosos con cabeza de simio y patas de felino, animales mitológicos, ángeles y figuras humanas, por ejemplo, se alternan es uno de los conjuntos de capiteles más notables del románico catalán.

El paseo por el claustro completa nuestra visita al Monasterio de Ripoll, una de las visitas más importantes del románico catalán.

IMG_8942
IMG_8944
IMG_8948
IMG_8949
IMG_8953

informacionEl proyecto TERRA DE COMTES I ABATS aglutina la visita a los Monasterios de Ripoll y de Sant Joan de les Abadesses. Desde su central de reservas (info@terradecomtes.cat) se pueden reservar visitas guiadas a los monasterios y otros monumentos de importancia en la comarca así como paquetes turísticos que incluyen la entrada a los monasterios y restaurantes o descuentos en alojamientos.

MUSEO ETNOGRÁFICO DE RIPOLL

Para completar la visita al Monasterio de Ripoll vale la pena visitar también el cercano (se encuentra en la misma plaza) Museo Etnográfico de Ripoll, el más antiguo de Catalunya sobre esta materia y que ha sufrido una gran remodelación en los últimos años. Tras unos 10 años cerrado, el museo reabrió el 2011 para convertirse en un auténtico referente en este tipo de espacios museísticos, no solo en la comarca si no en toda Catalunya.

El Museo de Etnología de Ripoll es el auténtico guardián de las tradiciones de estos valles pireinaicos y prepirenaicos, que poco a poco parecen diluirse en la actual modernidad. La verdad es que merece la pena dedicarle una hora a este museo, que está organizado con muchísimo cariño, y cuyas piezas has sido aportadas por centenares de lugareños conscientes de la importancia de que no se pierda aquél legado histórico y patrimonial.

En este museo encontraremos como ha sido la vida en estos valles a lo largo de los últimos siglos, tanto en lo que hace referencia a la agricultura y ganadería, que durante siglos fueron el motor de estos valles, como en lo que supone la progresiva industrialización de estas comarcas.

IMG_8915

HOTELHOTEL LA TROBADA, RIPOLL. Un hotel céntrico y con precios muy razonables (a escasos cinco minutos del Monasterio de Ripoll), renovado hace poco tiempo y donde tratan al huésped como un invitado de la familia. Se trata de un establecimiento familiar. El abundante desayuno, donde los embutidos de la comarca juegan un papel preponderante, son otro punto a favor para escoger este hotel como base para conocer la comarca del Ripollès.
informacionIMG_8902RESTAURANTE 1981, RIPOLL. Situado en la planta baja del mismo hotel La Trobada, este fenomenal restaurante nos ofrece cocina de primerísima calidad a un precio excelente. Su cocina casera se elaborada gracias a productos de primera calidad elaborados en la propia comarca. Los embutidos son un auténtico festín pero su plato estrella, que merece por si solo visitar el restaurante, es la carne a la piedra. En particular, su tierno cordero y su entrecot, uno de los mejores que hemos degustado jamás.

MONASTERIO DE SANT JOAN DE LES ABADESSES

El Monasterio de Sant Joan de les Abadesses se encuentra en la localidad homónima a una decena escasa de kilómetros de Ripoll. Supone un segundo punto importante dentro de la Ruta del Románico de la comarca de Ripollés (y en realidad, de todo el Románico catalán).

Al igual que el Monasterio de Santa Maria de Ripoll, el de Sant Joan fue fundado por orden de Wifredo el Velloso en un intento por repoblar estas tierras que quedaban a medio camino entre los territorios carolingios y los sarracenos. En este caso, fundó en el año 885 un monasterio para mujeres, situando a su hija Emma como abadesa del mismo. Curiosamente, Emma fue cedida al monasterio siendo una niña, de manera que hasta que esta creció no pudo hacerse cargo de la comunidad en primera persona. El abadiato de Emma, que duró hasta el 942 se corresponde con la época de máximo esplendor del cenobio.

IMG_8856
El monasterio siguió siendo exclusivamente femenino hasta el primer tercio del siglo XI. El entonces conde de Besalú, Bernat Tallaferro, denunció una supuesta vida relajada y lujuriosa de la comunidad monástica, lo que terminó con una bula papal que suprimió la comunidad. El verdadero motivo de Bernat Tallaferro era el de anexionarse los territorios subordinados de Sant Joan, hecho que consiguió tras la bula papal. El Monasterio fue confiado entonces a una comunidad de frailes y las monjas jamás volvieron a controlar el monasterio.

La iglesia que podemos visitar en la actualidad corresponde a una construcción románica del siglo XII. Llama poderosamente la atención la original planta con que se construyó, probablemente debido a una falta de espacio, pero quizá también, debido a un presupuesto escaso. Se trata de una iglesia de una única nave, cuyo transepto tiene unas medidas mayores que la propia nave. La cabecera dispone de cinco ábsides, de los cuales los dos más extremos están abiertos al transepto, pero los tres más centrales se abren a la girola que queda tras el transepto.

Aunque son varios los retablos que podemos encontrar en la iglesia, la pieza fundamental es la que encontramos en el ábside central. Se trata de un Descendimiento tallado en madera a mediados del siglo XIII que supone una de las obras más importantes de la escultura románica catalana. Conocida también como Santísimo Misterio, destaca no solo por la extraordinaria belleza y delicadeza con que se talló si no también por el excelente estado de conservación (mucho mejor que el también bello Descendimiento de Erill la Vall). Las 7 figuras que componen el descendimiento suponen un motivo suficiente para visitar el Monasterio de Sant Joan de les Abadesses. Aun ahora podemos observar como parte de la policromía original de ha conservado.

IMG_8851

IMG_8870
El claustro del monasterio se corresponde a una época posterior, pues fue edificado en el siglo XV siguiendo los cánones del gótico. Se trata de un claustro sencillo pero elegante y de dos pisos.

Tras visitar el Monasterio de Sant Joan de les Abadesses, damos una vuelta por este bello pueblo, visitando el Palacio Abacial, donde destaca su pequeño pero precioso claustro gótico de dos pisos. El Palacio es sede de la Oficina de Turismo y del Centro de Interpretación de Comte Arnau, otra de las figuras mitológicas de más importancia en la Catalunya medieval. Antes de volver a Ripoll nos acercamos hasta el bonito Puente Viejo de Sant Joan sobre el Río Ter. Aunque ya ha oscurecido, podemos comprobar la belleza de este puente. Su arco de medio punto nos indica que el puente debió ser reconstruido tras el terrible terremoto que asoló la comarca en 1428. Se trata de el segundo puente gótico con mayor luz de toda la península y supone un buen punto final a nuestra visita a la población de Sant Joan de les Abadesses.

informacionIMG_8971RESTAURANTE EL MOLÍ, RIPOLL. También tuvimos la oportunidad de conocer la cocina de este restaurante situado en la Plaça Sant Eudald, una de las más céntricas de la población. Cocina de calidad que mezcla los platos tradicionales de la comarca con nuevos matices y sabores. El menú del medio día vale mucho la pena y los postres, son exquisitos.

IMG_8845
IMG_8891

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

21 comentarios en “MONASTERIO DE RIPOLL Y DE SANT JOAN DE LES ABADESSES. Visita a la cuna de Catalunya.


Pilar Y Paco Viajeros
13 de enero de 2016

Vaya pedazo de post. Curradísimo. Lo copiamos para ir este verano

    Jordi
    15 de enero de 2016

    Muchas gracias Pilar Y Paco Viajeros. No dejéis de probar los buenísimos quesos artesanales y embutidos de la zona!

Patri (la cosmopolilla)
13 de enero de 2016

¡Me encanta el románico! Y allí en Catalunya tenéis muchísimo patrimonio, el verano pasado fui a La Seu d´Urgell y me encantó su catedral y sus iglesias. Será porque remiten a la Alta Edad Media y en el sur no tenemos edificios de esa época (tenemos otros, más nazaríes je je) será por los monstruos fantásticos de los frisos, por esas esculturas austeras… El caso es que me lo apunto para próxima visita a tu tierra.
Un abrazo

    Jordi
    15 de enero de 2016

    Será estupendo que puedas visitar la zona. Tiene un montón de comarcas rurales con mucho encanto, como el Ripollés, el Solsonés o la Garrotxa. Buenas visitas y buen comer!

Florencio Moreno Anega
13 de enero de 2016

Impresionante portada. Ésta la tengo que ver algún día.

    Jordi
    15 de enero de 2016

    Así es. Una auténtica maravilla. Y eso que el «mal de la piedra» ha causado estragos.

Mar Vara
13 de enero de 2016

Del Monasterio de Ripoll ya tenía constancia de su existencia y había visto fotos de esa impresionante portada, así que estaba en mi lista de pendientes, pero del de Sant Joan de les Abadesses no tenía ni idea, así que lo uno a la lista del anterior para visitarlo también. Conozco mucho del románico catalán, pero esta zona todavía me es desconocida, así que tendré en cuenta tus recomendaciones.
Un abrazo!

    Jordi
    15 de enero de 2016

    Es una zona que vale muchísimo la pena. Se come de fábula, las visitas culturales abundan y también las deportivas, con varias pistas de ski, por ejemplo, muy interesantes. La verdad es que serás muy bien recibida en el Ripollés, la gente es muy hospitalaria y tienen mucha vocación de buen servicio.
    Un beso!

Fofi Jones
13 de enero de 2016

Ohhhh esto está cerca de mi casa!! Yo vivo en Montesquiu, a 14 km de Ripoll. Si algún día necesitáis alguna cosa o que os diga algún rincón que visitar, pedidmelo!

    Jordi
    15 de enero de 2016

    Si? Pues es una suerte porque toda esta zona es una maravilla!!!

Arian González
15 de enero de 2016

Madre mía como te has currando el post! Ya sé a quien cogere de guía el día que me pierda por esos lares! Jeje

    Jordi
    15 de enero de 2016

    Gracias Arian. Será un honor pasearte por mi tierra! Un beso guapi!

Cristina Rodríguez Gomez
16 de enero de 2016

¡Es una maravilla! Cada vez me gusta más el Románico y este monasterio lo tengo entre mis pendientes y necesarios.

Cristina Monsalvo Lopez
16 de enero de 2016

El rómanico es uno de los estilos arquitectónicos que más me gustan, y está calro que este lugar que nos muestras es una joya que no hay que perderse (y llevar tu post como guía de la visita)

    Jordi
    16 de enero de 2016

    La verdad es que la zona es muy rica en románico, un estilo que a mi también me encanta.

Olga Barbara Grijalva Alvarez
16 de enero de 2016

Es candidato? ojala que no tenga ya un PDH cerca por que si no no lo van a aceptar 🙁 ya ha pasado antes :'(

    Jordi
    16 de enero de 2016

    Pues en Catalunya hay varios, pero la verdad es que se lo tiene merecido! Un beso Olga!

Cris Motrel Morente
17 de enero de 2016

No conozco ninguno de los 2, pero viendo las fotos ya se que me gustarían. Además el románico me encanta.

    Jordi
    17 de enero de 2016

    A nosotros también nos encanta el románico, y la verdad es que solo por disfrutar de la portalada y del claustro, ya vale la pena la visita. Un beso Cris!

LILIÁN VIAJERA
17 de enero de 2016

Jordi… me encantó !!! Felicitaciones!! Dan ganas de salir corriendo para conocer este lugar y cuando cruce el «gran charco que nos separa» te avisaré para que me des indicaciones.
Una maravilla las 7 figuras del Descendimiento!! tienes razón, porque allí iría solo a ver esto al Monasterio, es bellísima!!!! Perfecta.
Gracias por tu post!
Saludos Viajeros.

    Jordi
    18 de enero de 2016

    La verdad es que es un sitio muy evocador y, además, de especial importancia para los catalanes. Un beso Lilián!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.