Ha llegado el invierno y esto significa que se acerca la temporada de esquí. No os penséis que en milviatges somos unos frikis del esquí, de aquellos que se pasan todo el invierno tirando del forfait de temporada.

No es así. Sin embargo, sí que nos gusta esquiar una o dos veces al año, por lo que solemos escoger estaciones del Pirineo, que tenemos relativamente cerca de casa. Y siempre con una condición añadida: que nuestro fin de semana de esquí nos permita compatibilizar un día de deporte con otro de cultura.

Y en este sentido se dirigirá este post. Os comentaré 4 lugares del Pirineo donde esquiar pero donde, además, podréis disfrutar de un segundo día con muchos alicientes culturales. En este post os comentaré 4 joyas del románico de los Pirineos que se pueden visitar después de la jornada de esquí.

ESQUIAR EN EL PIRINEO GERUNDENSE.

Las estaciones de La Molina y La Masella, en la comarca de La Cerdaña, y las de Nuria y Vallter, en la comarca del Ripollés, todas ellas en la provincia de Gerona, figuran entre nuestras favoritas. Se tratan, todas ellas, de estaciones de esquí bastante familiares y que, además, se encuentran muy cerca de Barcelona (a un par de horas en coche). Ello las hace ideal para una escapada de un par de días, donde se puede compatibilizar las actividades deportivas con otras de culturales.

La estación de esquí de Nuria fue la elegida en 2015 para que Marc siguiera aprendiendo a esquiar. Se trata de una de las estaciones más pequeñas de Cataluña, con 11 pistas y 5 remontes. Ello no evita que disponga de dos pistas negras, una de las cuales con uno de los mayores desniveles de todo el Pirineo.

La estación de esquí de Nuria se localiza justo al lado del monasterio de Nuria, donde se puede visitar una de las vírgenes más queridas de Cataluña. Además, llegar a la estación de esquí con el tren cremallera es un aliciente añadido.

IMG_9633
¿Y UNA IGLESIA ROMÁNICA CERCANA A LA ESTACIÓN DE NURIA?

Son varias las iglesias y monasterios románicos del Ripollés, la comarca gerundense donde se localiza Nuria. Quizá sea el Monasterio de Ripoll el más emblemático de todos ellos. Un cenobio cuya fundación en el siglo IX se debe a uno de los personajes más gloriosos para el imaginario catalán: Guifré El Pilós.

Visitar el Monasterio de Ripoll es un complemento ideal a la jornada de esquí en la estación de Nuria.

IMG_8911

IMG_8927

ESQUIAR EN EL PIRINEO FRANCÉS.

El Pirineo francés es otra de las zonas que aglutina un buen número de estaciones de esquí. Formigueres, Les Angles o Fontromeu son algunas de las más conocidas. Esta última, la estación de esquí conocida como Fontromeu-Pirineus 2000, es una de las mejores de la zona y fue la elegida por nosotros en el invierno del 2016 para disfrutar de nuestras jornadas anuales de esquí.

Fue un acierto. Se localiza a una distancia asequible desde Barcelona y dispone de 43 kilómetros de esquí repartidos en 43 pistas, incluidas 9 pistas negras. El amante del esquí de fondo puede disfrutar, además, con los 111 kilómetros marcados para esta práctica. Desde las cotas más altas del dominio, a nivel del Roc de la Calma, las vistas son preciosas, con el Monte Carlit, de 2921 metros de altura, dominando esta zona de los Pirineos.

Esquí en Fontromeu
¿Y UNA IGLESIA ROMÁNICA CERCANA A LA ESTACIÓN DE FONTROMEU?

También son varias las iglesias y cenobios románicos que podemos encontrar al otro lado de la frontera. Muchos de ellas, forman parte del llamado primer románico y son verdaderas joyas. Uno de los cenobios más bellos y de especial relevancia para el pueblo catalán es la Abadía de Sant Martí del Canigó.

El monasterio fue fundado a partir del año 1000 por Guifré II, Conde de la Cerdanya y el Conflent. Se trata de un monasterio benedictino que se mantuvo en funcionamiento hasta 1783, cuando los últimos monjes debieron abandonar el monasterio que ya amenazaba ruina.

Durante más de 100 años, Sant Martí del Canigó se mantuvo en estado de abandono, pero a partir de inicios del siglo XX se emprendieron los primeros trabajos de restauración. Hoy en día, Sant Martí está ocupado por la comunidad mixta de las Bienaventuranzas. Su visita, si estáis por la zona, es casi imprescindible.

Sant Martí del Canigó

Claustro de Sant Martí del Canigó

ESQUIAR EN EL PIRINEO ANDORRANO.

Andorra es conocido como El País de los Pirineos. Y no es de extrañar, pues se trata de un pequeñísimo estado enclavado en el corazón de esta cordillera. Es normal, por tanto, que varias de las mejores estaciones de esquí de la Península Ibérica se localicen en Andorra. Y es por ello, que año tras año se convierte en uno de los destinos favoritos para la práctica de esquí tanto para españoles como para franceses.

Las estaciones de esquí de Andorra se agrupan, básicamente, en dos dominios enormes: Grandvalira y Vallnord. Nosotros hemos tenido la oportunidad de conocer Grandvalira y creedme que es una auténtica pasada.

El dominio de Grandvalira se formó en 2003 tras la fusión de varias estaciones de esquí que ahora se dividen en 6 sectores que agrupan la friolera de 210 kilómetros de pistas. Un buen lugar para establecerse es en El Canillo, desde donde un telecabina nos deja, en 10 minutos, a pie de pista.

Fue aquí donde Marc dio los primeros pasos encima de unos esquís por lo que tenemos especial devoción por estas pistas. La verdad es que la variedad de pistas de todo tipo es tal que en Grandvalira pueden disfrutar de la nieve desde los esquiadores primerizos a los más expertos.

Monitor de esquí en Grandvalira

IMG_9552

¿Y UNA IGLESIA ROMÁNICA CERCANA A LA ESTACIÓN DE GRANDVALIRA?

Andorra posee un buen número de iglesias románicas que forman la llamada Ruta del Románico de Andorra. No esperéis templos de gran tamaño ni catedrales al estilo germánico. Se trata de pequeñas iglesias, a menudo con planta de una única nave y con sus característicos campanarios de influencia lombarda.

Una de las pequeñas iglesias más bonitas y curiosas es la de Santa Coloma, que mantiene en su interior parte de la antigua pintura mural que cubría por completo sus muros. Santa Coloma tiene, además, dos características que la hacen especial: un campanario de base circular, muy poco común, y una abertura en forma de arco de estilo visigótico que separa el presbiterio de la nave y que nos indica que el origen del templo sería prerománico.

Iglesia de Santa Coloma de Andorra

IMG_9636
ESQUIAR EN EL PIRINEO DE LÉRIDA.

También Lérida dispone de varias pistas de esquí. Algunas más pequeñas, como la estación de esquí de Boí-Taüll y otras de más grandes, como la estación de esquí de Baqueira Beret, en el Valle de Arán.

Esquiar en Baqueira Beret equivale a hacerlo en una de las estaciones más glamurosas de toda la Península, al mismo tiempo que se disfrutar de un entorno de lo más bello. Fue precisamente en Baqueira Beret donde quien escribe aprendió a esquiar hace casi 25 años, de manera que le tengo también un cariño especial a esta estación de esquí.

Baqueira Beret es el equivalente español a Cortina d’Ampezzo. Un entorno extraordinario para una estación cuyo glamour parece no tener fin. Esto no quiere decir que en Baqueira Beret solo puedan esquiar los hijos de ministro, desde luego. Lo que sí es seguro es que con una superficie esquiable de 153 kilómetros y casi un centenar de pistas, en esta estación del Pirineo de Lleida tienen asegurada la diversión todo tipo de esquiadores.

¿Y UNA IGLESIA ROMÁNICA CERCANA A LA ESTACIÓN DE BAQUEIRA BERET?

Son varias las iglesias románicas que podemos encontrar en el Valle de Arán. Iglesias también sencillas, como lo han sido siempre las gentes que han poblado estos valles. Artíes, Viella, Salardú o Unha forman parte de esta Ruta del Románico de la Vall d’Aran. Quizá una de las más bellas es la de la Mare de Déu de la Purificació, en Bossòst. Se trata de una iglesia de planta basilical, de tres naves y con tres bellos ábsides que no esconden su influencia lombarda. Su bonito campanario, adosado a la iglesia, sin ser tan esbelto como el de Taüll, no pasa desapercibido. El interior de la iglesia aún presenta restos de su primitiva pintura mural.

Bossòst (4)crédito de la foto

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

13 comentarios en “ESQUÍ EN LOS PIRINEOS Y ARTE ROMÁNICO. 4 ideas para disfrutar del esquí, pero también del Románico pirenaico.


11 de noviembre de 2016

Estáis hechos un deportistas, tan pronto estáis esquiando como navegando en piraguas. La familia que hace deporte unida… 😉

    jejeje. Así es. Hay que manner la forma como sea!!! Y dicen que esquiando se queman muchas calorías.

12 de noviembre de 2016

Uffff, todavía cuesta pensar en la nieve y el esquí, pero está bien adelante a la temporada, así ya vamos pensando posibles escapadas 🙂

    Así es! Escapaditas de 3 días para combinar deporte con cultura y….gastronomía pirenaica!

13 de noviembre de 2016

Algo que me queda pendiente es aprender a esquiar.. espero pronto poder quitarlo de mi lista 🙂

    A ver si pueds meterlo en calzador en tu vuelta al mudno de 1 año!

13 de noviembre de 2016

Pues ya tenemos ganas de que venga temporada de esquí. Tendremos en cuenta tus recomendaciones!

    Aprovechad, Jorge Guía, que luego se va pronto la nieve!

13 de noviembre de 2016

Hace mil años que no esquío pero recuerdo la belleza de Panticosa y su ambiente decadente en el balneario perfectamente. Una zona bella!!

    Pues tenéris que poneros con el niño, que de pequeño se aprende en un plis!

13 de noviembre de 2016

Os admiro porque yo soy una negada para el esquí 😀 Lo que sí conozco es el Pirineo aragonés, y es muy muy recomendable!

En Andorra estuvimos un año cuando todavía era época de nieve y esquís. Pero me gustan más las visitas culturales, nunca se me ha pasado coger unos esquí. Saludos

18 de noviembre de 2016

Hola Jordi

Me encantaron tus ideas, no sabía de ninguno de estos lugares. Las fotos son espectaculares.

Un abrazo.

Bo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.