En el post anterior escribimos sobre un primer paseo por Copenhague, la preciosa capital de Dinamarca, los habitantes de la cual, esperan con deleite el buen tiempo para poder disfrutar de la ciudad. Rincones como la calle Stroget, los Palacios de Amalienborg o Christiansborg o el barrio bohemio de Christiania los explicamos en este post acerca de los lugares que ver en Copenhague.

Se esta segunda parte de la Guía de Copenhague, hablaremos de otros de los rincones imprescindibles de la ciudad y comentaremos algunos aspectos prácticos sobre el transporte.

QUE VISITAR EN COPENHAGUE. SEGUNDA PARTE.

UN PASEO DESDE EL CASTILLO DE ROSENBORG HASTA LA FUENTE DE GEFION, PASANDO POR LA SIRENITA.

CASTILLO DE ROSENBORG

En medio del Parque Rosenborg, un agradable espacio verde en el centro de la ciudad encontramos el Castillo de Rosenborg, sin duda, una de las visitas imprescindibles de Copenhague.

IMG_5441

Inicialmente fue construido como casa de verano para el Rey Chrsitian IV, que como dijimos en la primera parte de esta guía fue uno de los dinamizadores de la ciudad. Fue en 1606. El edificio recuerda a algunos de los que nos podemos encontrar en Holanda, pues está construido en estilo renacentista holandés y es una obra de Laneg y Van Steenwincke, este último, arquitecto también de la preciosa Bolsa de Copenhague.

El Palacio se mantuvo como residencia real hasta el 1710, pero posteriormente sólo se utilizó para este menester en momentos puntuales, como por ejemplo, durante el incendio que en 1794 afectó gravemente el entonces palacio real, Chrsitiansborg.

Para visitar el Palacio hay que pagar una entrada, pero vale la pena saber que hay un boleto combinado con el Palacio de Amalienborg, que se puede usar el mismo día, o el día siguiente.

JARDÍN BOTÁNICO

Los jardines del Castillo de Rosenborg tienen su continuación al otro lado de la Calle Oster Voldgade con los Jardines de la Universidad de Copenhague, donde encontramos un precioso Jardín Botánico, de más de 10 hectáreas de extensión y que es de entrada libre. Es muy agradable pasear por el jardín, que contiene algunos lagos, zonas con sombra y un invernadero tipo pabellón que recuerda al del Crystal Palace de Londres, y donde podemos disfrutar de parte de la enorme colección del Jardín Botánico, que forma parte de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Copenhague.

IMG_5447

IMG_5445

GALERÍA NACIONAL DE DINAMARCA (Statens Museum for Kunst).

A escasos cinco minutos del Jardín Botánico, justo separado por la calle Solvgade hay otro espacio verde donde se encuentra la sede de Museo Nacional de Arte danés.

Vale la pena hacer una parada en este museo donde no sólo encontramos arte danés, sino también europeo, desde el siglo XII hasta nuestros días.

IMG_5465

El edificio histórico era de finales del siglo XIX, pero el enorme fondo pedía a gritos una ampliación, y ésta llegó a finales del siglo XX, construyéndose justo por detrás del primer edificio. Para unir la parte antigua con la moderna se utilizó una passarel.la con techo transparente de cristal.

Además de disfrutar de pintura danesa, en el Museo nos encontramos obras de artistas de renombre mundial como Tiziano, Rubens, Rembrandt, Picasso o Matisse. La colección permanente de la Galería Nacional se puede visitar gratis, pero en caso de querer visitar alguna exhibición especial, deberemos pagar entrada.

IMG_5480

IMG_5482

KASTELLET

Siguiendo por Oster Volgade, por el camino que nos llevará hasta la célebre Sirenita, nos encontraremos la gran fortificación de Copenhague, el Kastellet.

La obra que también fue mandada construir por Christian IV es una de las fortificaciones mejor conservadas del norte de Europa. Fue erigida en 1626 como bastión defensivo, y formaba parte de la parte norte de la muralla que entonces rodeaba la ciudad. Aunque inicialmente se había previsto la construcción de un castillo en medio de la ciudadela, éste nunca se llegó a erigir.

IMG_5096

Actualmente el Kastellet es un parque público aunque la titularidad aunque sigue siendo del Ministerio de Defensa danés, ya que se mantiene como una zona militar en funcionamiento.

Hay dos puertas principales. La puerta Sur, o del Rey, es la más monumental. La puerta Norte, o Noruega es más funcional y será la que habrá que tomar para seguir en dirección a la Sirenita. El diseño del Kastellet es en forma de estrella de cinco puntas. A cada punta de la estrella, le corresponde un nombre: son, desde la puerta del Rey y empezando por la izquierda, en sentido las agujas del reloj, los bastiones de la Reina, del Rey, del Príncipe, de la Princesa y del Conde. En el bastión del Rey encontramos un bonito molino de viento, de 1847, que recuerda también a los que podemos encontrar en Holanda. Es el único de los 16 molinos de viento que originariamente había en el Kastellet.

IMG_5098

LA SIRENITA

Si se sale del Kastellet por la puerta de Noruega y se gira a la derecha, para ir en dirección al mar, enseguida se llega a uno de los puntos más emblemáticos de Europa: la pequeña estatua de la Sirenita, que es sin duda, el símbolo de la ciudad de Copenhague.

En una roca encontramos esta pequeña estatua, de 125 centímetros de alto, hecha de bronce en 1913, que corresponde a una sirenita. La leyenda cuenta que en Copenhague, un marinero sucumbió a los encantos de una sirena, que renunció a su inmortalidad, a cambio de tener cuerpo de mujer. De hecho, el escultor Edvard Eriksen se inspiró en el cuento de Hans Christian Andersen, la Sirenita, del 1837.

IMG_5102

Durante casi 100 años, la Sirenita no salió nunca de su emplazamiento, hasta que el dinero logró que durante 6 meses del año 2010, la Sirenita marchara de vacaciones a Shangai, en China, donde se estaba celebrando la Exposición Universal de ese año. Pues bien, nosotros visitamos Copenhague justamente en otoño de 2010, cuando la Sirenita aún no había regresado de su viaje por tierras asiáticas, de manera que no tenemos ninguna foto con la Sirenita, algo que pueden decir muy pocos turistas que han visitado la capital danesa, pues la visita de la célebre estatua es casi un ritual ineludible. Curiosamente, en el emplazamiento donde siempre estaba la Sirenita, los daneses pusieron una pantalla de televisión que enfocaba la estatua de verdad en tiempo real. La verdad es que fue un poco decepcionante.

La estatua, por cierto, ha sido víctima de numerosos ataques vandálicos hasta el punto de que en alguna ocasión ha sido incluso decapitada.

FUENTE DE GEFION

Si seguimos rodeando el Kastellet por fuera, justo antes de llegar a la puerta del Rey, encontraremos la Abadía de San Alban y la Fuente de Gefion, que se encuentra en el Parque Churchill.

La fuente, es otro de los monumentos más conocidos de la ciudad de Copenhague. La historia en que está inspirada forma parte de la mitología nórdica. En concreto, la fuente explica la formación de la isla de Sjælland, donde está la ciudad de Copenhague. Según el poema épico Ragnarsdrápa, el rey sueco Gylfi prometió a la diosa Gefjun todo el territorio que fuera capaz de labrar durante una noche. La cuestión es que la diosa convirtió sus 4 hijos en bueyes, de modo que pudo labrar un territorio muy amplio. Al pasar la noche, este vasto territorio fue arrojado al mar, de manera que se formó la isla de Sjælland.

IMG_5105

En la fuente, esculpida por Anders Bundgaard podemos encontrar la diosa labrando la tierra con sus cuatro hijos, convertidos en toros.

La fuente que es de finales del siglo XIX no se activó hasta el 1908. Es un regalo de la cervecera Carlsberg, que realizó la donación a la ciudad, para celebrar su cincuenta aniversario.

Casi al lado de la fuente, encontramos la anglicana iglesia de San Alban, de 1887. El lugar es muy bucólico, con abundante vegetación y el foso que rodea el Kastellet.

JARDINES DEL TÍVOLI

Habrá que volver al centro de Copenhague para visitar uno de los parque de atracciones más nostálgicos de Europa: el Tívoli.

Los Jardines del Tívoli datan de 1843 y enseguida se convirtieron en uno de los puntos más queridos por los habitantes de Copenhague. Dice la leyenda que el fundador del parque, Georg Carstensen, convenció al absolutista rey Cristián VIII de que edificara este parque de atracciones con la excusa de que mientras el pueblo se divierte, no piensa en política. Así pues, era la versión decimonónica del pan y circo de los romanos, que en el siglo XX fue sustituido por el fútbol.

IMG_5128

Lo cierto es que el Tívoli es aún hoy uno de los lugares más bonitos de la ciudad, donde divertirse con las atracciones, algunas modernas, otras más antiguas, es apto para todas las edades. Hay que tener en cuenta que el Tívoli no está abierto todo el año, pues terminada la temporada de verano, a finales de septiembre, cierra hasta mediados de noviembre que vuelve a abrir por temporada de Navidad, hasta pasado fin de año .

Nosotros tuvimos la suerte de que visitamos la ciudad en los alrededores de Todos los Santos, cuando el parque abre unas tres semanas para celebrar el Hallowen. Es un momento mágico, pues el Tívoli está ambientado con miles de calabazas. Curiosamente, al visitar el parque el último día de apertura, la gente se llevaba a casa las calabazas.

Al Tívoli, claro, no sólo se va a subirse a las atracciones. También hay espectáculos al aire libre y muchos restaurantes para pasar la velada. La verdad es que vale la pena visitar el parque, independientemente de la edad que se tenga.

IMG_5320

IMG_5315

IMG_5291

IMG_5285

IMG_5282

IMG_5275

IMG_5273

IMG_5270

IMG_5269

OTROS EDIFICIOS MODERNOS DE COPENHAGUE

LA BIBLIOTECA REAL. EL DIAMANTE NEGRO.

Aunque el edificio histórico es de 1906, en 1999 fue inaugurado en la zona del puerto de Copenhague un enorme y moderno edificio que es conocido como el Diamante Negro y que es uno de los edificios más importantes de la arquitectura moderna en el norte de Europa.

IMG_5347

De hecho está muy cerca del Palacio de Christiansborg, de manera que se puede visitar junto con el primer recorrido. La obra está firmada por el estudio de arquitectura danés con sede en Aarhus, Schmidt Hammer lassen architects. La enorme sala, donde destaca el mármol negro y el cristal es un edificio que vale la pena conocer. Además, como se trata de una biblioteca pública, la entrada es libre. Se trata de dos cubos de fachada ligeramente inclinada. Los dos cubos, están unidos por un atrio de 8 pisos. Además de biblioteca, el edificio también contiene una sala de conciertos.

IMG_5324

IMG_5345

IMG_5359

CASA REAL DEL TEATRO DANÉS.

Aunque el edificio histórico es de 1906, en 1999 fue inaugurado en la zona del puerto de Copenhague un enorme y moderno edificio que es conocido como el Diamante Negro y que es uno de los edificios más importantes de la arquitectura moderna en el norte de Europa.

IMG_5068

De hecho está muy cerca del Palacio de Christiansborg, de manera que se puede visitar junto con el primer recorrido. La obra está firmada por el estudio de arquitectura danés con sede en Aarhus, Schmidt Hammer lassen architects. La enorme sala, donde destaca el mármol negro y el cristal es un edificio que vale la pena conocer. Además, como se trata de una biblioteca pública, la entrada es libre. Se trata de dos cubos de fachada ligeramente inclinada. Los dos cubos, están unidos por un atrio de 8 pisos. Además de biblioteca, el edificio también contiene una sala de conciertos.

COMO LLEGAR A COPENHAGUE

EN AVIÓN

Si el antiguo Teatro es el que encontramos en la Nueva Plaza del Rey, el nuevo teatro, conocido también como Skuespilhuset, lo encontramos justo al final del Canal Nyhavn, donde se encuentra el puerto de Frederiksstaden. También fue diseñado por un estudio de arquitectura danés, el Lundgaard y Tranberg y ha recibido varios premios internacionales. Es de 2008.

El cristal domina la fachada frontal del edificio que es la que da al puerto. De hecho, gran parte de la fachada frontal queda directamente sobre el agua, como si de una estructura flotante se tratara. Si no puede asistir a ninguna representación, puede al menos, disfrutar de su cafetería.

EN TREN

Un moderno tren une las ciudades de Copenhague y Malmoe, en Suecia, en un trayecto de poco más de media hora. El tren pasa por el puente de Oresund, el enorme proyecto inaugurado en 2000, que tiene una longitud de casi 8 kilómetros y que es una de las grandes obras de ingeniería realizadas en Europa.

Obviamente, en tren también se puede llegar a otras ciudades danesas, pero hay que comentar que es especialmente útil para realizar la excursión a los castillos de Elsinor y Kronborg, al norte de la península de Sjælland.

COMO MOVERSE POR COPENHAGUEN

La verdad es que Copenhague es una ciudad suficientemente pequeña como para que todos los puntos de interés (o la mayoría) estén cerca. Nosotros tomamos el transporte público en contadas ocasiones; y de hecho, todos los atractivos que hemos señalado en la guía se pueden hacer a pie.

El metro de Copenhague tiene 22 estaciones repartidas en 2 líneas, la verde y la amarilla.

El tren de cercanías (S-Tog), comunica el centro de la ciudad (estaciones Vesterport, Nørreport, Østerport y Central Station) con los barrios periféricos.

También hay autobuses que comunican diversos lugares de la ciudad, pero nosotros no tomamos ninguna.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)

Comentarios:

6 comentarios en “COPENHAGUE. Guía de la capital de Dinamarca. Segunda Parte.


28 de junio de 2014

El Tivoli!… aprovechando que teníamos la Copenhague Card fuimos dos veces!! nos encanto 🙂

    1 de julio de 2014

    Jajaja, como niños!!!
    Espero tu post sobre el Tivoli!

6 de agosto de 2014

Muy completo el recorrido. Creo que me dejé mucho por ver. El Tívoli es único. Si no me equivoco es el primer parque de atracciones del mundo.

Saludos,
GranPumuki

    6 de agosto de 2014

    Yo estuve tres días enteros o sea que lo pude visitar con calma. Copenhaguen es una ciudad amable y a escala humana, que a mi me encantó.La verdad es que todas las nórdicas me has gustado (excepto Reykjavik, donde no he estado).

      7 de agosto de 2014

      Pues no te la pierdas como base para ver el resto del país, que merece la pena.:

      Saludos,
      GranPumuki
      http://blogdeviajesdepumuki.blogspot.com.es/2014/07/24-horas-en-reykjavik.html

        7 de agosto de 2014

        Sí, es un pendiente con la categoría de preferente, desde luego. La Ring Road la he visualizado en mi mente tropecientas veces con tu blog y con otros muchos. Solo hay que buscarle un agujero.Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.