WAHIBA SANDS. El desierto de Omán.

Wahiba Sands es el nombre del desierto de Omán. O, mejor dicho, de uno de los desiertos de Omán y en cualquier caso, del más accesible para los viajeros que visitan el país. La belleza de Wahiba Sands es tal que no hay ningún género de dudas en que esta es una de las visitas imprescindibles que hay que hacer en Omán.

¿Que tendrá el desierto que tanto atrapa al viajero? La respuesta no la sé, pero la verdad es que en cuanto tenemos la oportunidad intentamos disfrutar de una puesta de sol entre las dunas. La última vez, por cierto, también fue en la Península Arábiga. Concretamente, gracias a un divertido safari por el desierto de Dubái.

Esta vez, sin embargo, iríamos un poquito más allá, puesto que teníamos reservada una noche en uno de los distintos campos que se localizan en la parte norte del Wahiba Sands. Este desierto se localiza al sur de la carretera 23 que transporta a los viajeros entre las poblaciones de Sur y Muscat, por el interior del país.

En realidad, mientras nos acercamos a la localidad de Bidiyah, donde nos debemos encontrar con el transfer que nos llevará al campamento, es fácil distinguir en el cercano horizonte una línea de dunas que se extienden a lo largo del recorrido.

 

WAHIBA SANDS, UN DESIERTO CON UNA CURIOSA DISTRIBUCIÓN.

La extensión total de Wahiba Sands sería de unos 80 kilómetros de este a oeste y unos 160, de norte a sur. En realidad, algunas agencias ofertan la posibilidad de atravesar todo el desierto en dirección sur, ya sea a bordo de un 4×4 o de un camello. La experiencia no debe ser poco interesante pero por desgracia, eso queda fuera de nuestras posibilidades.

La distribución del desierto es ciertamente curiosa, ya que se dispone en una serie de corredores que se dirigen en dirección sur. A ambos lados de estos corredores se sitúan las dunas del Wahiba Sands, que puede llegar a tener una altura de 150 metros. Os incluyo una fotografía del mapa de Google para que visualicéis mejor la curiosa distribución de estos corredores.

wahiba-sands

Hemos llegado puntuales a nuestra cita en la gasolinera de Bidiyah a las 3 de la tarde. Nuestro transfer nos está esperando de manera que, sin tiempo que perder, subimos a su 4×4. El 1000 Nights Camp que es el nombre del campamento donde nos alojaremos se sitúa a unos 45 kilómetros al sur de Bidiyah. Amir, que así se llama el omaní que nos trasladará hasta allí, nos indica que tardaremos unos 40 minutos para recorrer los casi 45 kilómetros de trayecto.

El traslado se realiza sobre una pista de arena. Solo en casos muy puntuales se deja entrever que debajo de la misma existe algo semejante a un asfalto. El paisaje es apasionante, pues tanto a nuestra derecha como a nuestra izquierda se extiende el mar de dunas que llega hasta el sur del Wahiba Sands. Incluso en alguna ocasión, y para nuestra sorpresa, Amir debe sortear alguna duna, de no menos de 50 metros de altura, que el 4×4 supera sin dificultad alguna. La verdad es que el traslado también forma parte de la pequeña aventura que supone dormir en un campo del desierto.

Llegamos al 1000 Nights Camp en el tiempo acordado. Se trata de uno de los mejores campos del desierto de Omán. Para esta ocasión deseábamos un pequeño lujo y este campo era una muy buen opción. Distintos tipos de tiendas se distribuyen a lo ancho de este bonito campamento que dispone de todo tipo de comodidades habida cuenta de donde nos encontramos.

El 1000 Night Camp se ofrece en régimen de media pensión como casi todos los campos del Wahiba Sands. Algo lógico pues aquí no hay donde salir a cenar. Enseguida nos aposentamos en nuestra preciosa tienda, muy amplia y limpia y provista de televisión y baño completo y nos cambiamos para hacer uso de la pequeña piscina de la que dispone el campo.

IMG_9420
IMG_9321
IMG_9375
IMG_9401

WP_20170411_15_39_51_Panorama

En recepción nos han comentado distintas posibilidades sobre excursiones por la zona, ya sea un desayuno con beduinos o un safari por el desierto, con 4×4 y subiendo y bajando dunas. Todas ellas nos parecen bastante caras y además, el safari por el desierto ya lo hicimos en Dubái, de manera que disfrutaremos de la piscina durante un ratito a la espera de que llegue la hora de la puesta de sol, que nos han dicho que acontece sobre las 6.15 de la tarde.

IMG_9324

 

PASEO POR LAS DUNAS Y PUESTA DE SOL EN EL DESIERT DE OMAN.

Sobre las 5 de la tarde es hora de empezar a subir las dunas. Llegamos a las más altas en unos 20 minutos andando desde el campo. Se trata de un paseo apasionante pero no exento de dureza. Caminar por las dunas no es fácil, desde luego. Y para alcanzar la cima de alguna de ellas no es poco el esfuerzo que debemos hacer.

Por si fuera poco, se ha levantado una levísima brisa que añade incomodidad al paseo pues la fina arena que con el viento se desplaza a toda velocidad es bastante molesta a la par que se entremete por cada uno de los orificios y recodos de nuestra anatomía. Y de la cámara de fotografiar, lo cual es más peligroso.

Ni que decir que la puesta de sol en el desierto de Omán es una experiencia fascinante. Ser testigos del ocaso del día, en el Wahiba Sands, el desierto de Omán, mientras el sol se esconde detrás del mar de dunas no tiene precio.

IMG_9328
IMG_9341
IMG-20170412-WA0022

IMG_9346

Tras la puesta es hora de regresar al campo. Antes de cenar, Marc aprovecha para bajar algunas dunas en trineo, aunque la tarea no es nada fácil pues el deslizador se traslada más bien poco pese a la pronunciada pendiente de la duna.

Tras la cena (muy variada y abundante y con preeminencia de platos omanís, lo cual, paradójicamente, no es nada habitual en los restaurantes del país) es hora de descansar.

Por la mañana y tras el desayuno, no queremos dejar el 1000 Nights Camp sin disfrutar de una actividad casi indispensable si se viaja en un lugar como este con un niño. Se trata de un pequeño paseo en camello. El que escribe esto acompaña a su hijo en el recorrido, de unos 10 minutos de duración (5 OMR).

Antes de dejar el Wahiba Sands, el desierto de Omán, aun me acerco nuevamente hasta lo alto de las dunas más cercanas. Esta vez no hay brisa alguna y puedo distraerme fotografiando el desierto tanto como desee sin miedo a que la cámara se estropee. Son momentos de soledad, pero acompañados de una enorme sensación de tranquilad.

1000 NIGHT CAMP, OMAN1000 NIGHT CAMP, WAHIBA SANDS. Se trata de uno de los mejores campos donde pasar la noche en el desierto de Omán. Programa distintas actividades como safaris por el desierto y las dunas están justó detrás del campo. Además tienen unos cuantos ejemplares de Oryx arábico, en peligro de extinción y que están intentando reintroducirlo en su habitat natural. Podéis ver los precios aquí

La verdad es que pasar una noche en el desierto de Omán es una de las actividades imprescindibles si se viaja a este país de la Península Arábiga. El 1000 Nights Camp ha cubierto nuestras expectativas. Poder disfrutar de la puesta de sol en el Wahiba Sands será uno de los más maravillosos recuerdos que nos llevaremos de Omán.

El desierto de Omán resulta una de 10 visitas más importantes que hay que hacer en Omán.

IMG_9382
IMG_9391
IMG_9400
IMG_9403
IMG_9407
IMG_9410
IMG_9413

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE OMÁN CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

8 comentarios en “WAHIBA SANDS. El desierto de Omán.

    • La verdad es que todos los desiertos tienen mucho encanto. Wahiba Sands es maravilloso, te lo aseguro. Un saludo!

  1. Nunca he visitado un desierto y nunca me lo había planteado, pero después de leer tu post sobre el desierto de Oman creo que tengo que replantearlo.

  2. Los desiertos me parecen mágicos y misteriosos. Este de Omán tiene todo lo que me atrae de ellos: arena y más arena dorada. Sin duda poder disfrutar de esa piscina en ese entorno debe ser una pasada…

  3. Ay, qué tendrán los desiertos que nos fascinan… A mí también me atrapa ese tono anaranjado de las dunas que cambia de color con el sol, es mágico. Me ha recordado mucho al de Merzouga en Marruecos, el único que he dormido en una jaima, así que este de Omán me lo apunto que se ve precioso.
    Un abrazo
    Patri

    • Aix, yo me quedé con ganas de dormir en Merzouga. Estuvimos allí pero no pernoctamos. Y espero poder regresar algún día a Marruecos!
      Un beso Patri!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>