MONS. Visita a la Ciudad Capital de la Cultura Europea de 2015.

patrimonio humanidadMons es la segunda ciudad que visitaremos, tras Tournai, en este viaje a . Se trata de una ciudad de mediano tamaño, de unos cien mil habitantes, capital de la provincia belga de Henao y que tuvo uno de sus momentos de mayor gloria recientemente, pues Mons obtuvo en 2015 la capitalidad cultural europea. Fue este un acontecimiento que situó a Mons en el mapa turístico europeo como nunca hasta entonces había sucedido, además de inundarla de oferta cultural. Una propuesta, por cierto, que se mantiene casi dos años después del acontecimiento.

Desde luego atractivos no le faltan a esta población, pues no son pocos los rincones que hay que ver en Mons. Es por ello que merece ser incluida en un viaje a Valonia, como así hemos hecho nosotros.

Que ver en Mons

QUE VER EN MONS. UN PASEO DE UN DÍA RECORRIENDO MONS.

Tras dejar nuestro equipaje en el Hotel Dream, donde nos hospedaremos esta noche, nos acercamos hasta uno de los puntos más destacado de la población. Se trata de la Grand Place, la plaza central de Mons que no desmerece a algunas de las mejores plazas del país. Para ello hemos subido la cuesta de la Rue de la Grand Triperie que se sigue de la Rue de la Coupe, que se abre a la plaza en cuestión. En seguida nos damos cuenta de una de las características de la ciudad de Mons: cuestas de calles adoquinadas con bonitos recovecos que se abren a espacios abiertos. Uno de estos espacios, el más importante que hay que ver en Mons, es la Grand Place.

Que ver en Mons

El edificio que domina la Grand Place de Mons es el Hotel de Ville. Es decir, el ayuntamiento o municipalidad de Mons. Un edificio neogótico coronado por una torreta que no desmerece la tradición de bellos edificios consistoriales que encontramos en Bélgica, tanto en Flandes como en Valonia. Por desgracia el edificio no es visitable y tan solo podemos entrar al patio interior del mismo donde se ubica un jardincito. Se trata del Jardin du Mayeur, un espacio especialmente tranquilo, en una población ya se por si bastante sosegada.

IMG_8467

Enfrente del Hotel de Ville una figura de bronce con la cabeza desgastada nos llama la atención. Se trata de un mono que, según parece, tiene una historia de más de tres siglos a sus espaldas aunque nadie parece saber del cierto a que se debe su presencia en tan significativa localización. La cuestión es que el brillo de su cabeza es debido a la leyenda que cuenta que tocar la cabeza del mono con la mano izquierda da buena suerte. Y la verdad es que debe ser algo bastante arraigado en la población, pues en el rato que estamos enfrente del mico en cuestión a fin de retratarlo para la posteridad, un par de transeúntes que pasan enfrente del mismo no lo hacen sin tocarle la cabeza como está mandado.

IMG_8465

Hay que decir que estos días se están preparando las fiestas de Navidad por estos lares. Los mercadillos navideños son toda una tradición en los pueblos y ciudades valonas y el de Mons se ubica, precisamente, en la Grand Place. Más allá de un buen número de casetas donde servirán todo tipo de comida y bebida (particularmente, el tradicional vino caliente), un gran árbol de Navidad y una pequeña pista de hielo dominan el centro de la plaza. Ello nos impedirá, por cierto, sacar una buena foto de la plaza entera. Una pena.

Tras visitar la Grand Place subimos otra cuesta, la Rue des Clercs que nos acercará hasta uno de los grandes monumentos que hay que ver en Mons. Se trata del campanario civil o Beffroi, que domina la población desde lo alto de un montículo. Es este otro más de los varios campanarios que forman parte del y que están repartidos por Francia y Bélgica. En este mismo viaje, visitaremos los de Namur y Tournai. En este caso, la característica que hace algo diferente al Beffroi de Mons es que se trata de una torre de estilo barroco que, por supuesto, sustituyó a una torre anterior que sucumbió al fuego durante el siglo XVII.

El Beffroi de Mons se alza hasta los 82 metros de altura y es visible desde casi toda la ciudad. No solo por su altura si no también, como dije, por estar construido en lo alto de una pequeña colina. Subimos al campanario en cuestión desde donde se disfruta de unas bonitas vistas de la ciudad, encaradas a los cuatro puntos cardinales. En esta ocasión no ha sido necesario vencer cientos de escalones como en el caso de Tournai, puesto que un moderno ascensor sube al viajero hasta, más o menos, la mitad de los 82 metros de altura del Beffroi. La imagen del campanario es una de las más bellas de Mons y no es difícil encuadrarlo desde las distintas cuestas de la población, junto a los callejones medievales, para obtener algunas de las más bellas estampas de Mons.

Campanario de Mons
Beffroi de Mons
IMG_8386
IMG_8383

Desde lo alto del campanario y mientras escuchamos tocar el carrillón compuesto por 48 campanas nos fijamos en el que será nuestro próximo objetivo y que se encuentra justo por debajo del Beffroi. Se trata de la Colegiata de Santa Waudru, otro de los grandes edificios que hay que ver en Mons. Para llegar hasta este templo tomamos la Rampa de Santa Waudru. Enseguida quedamos maravillados con el tamaño y la magnificencia de este edificio gótico que si no tiene la categoría de catedral se debe a que este título solo lo ostentan las sedes episcopales. Menuda maravilla de iglesia. Se trata, de uno de los templos góticos más maravillosos que hemos tenido la oportunidad de conocer, más allá de las catedrales.

La enorme belleza de su exterior (particularmente de las fachadas norte y sur y de la cabecera, pues curiosamente la fachada occidental es la menos espectacular de todas) empalidece, incluso, al entrar al interior de la Colegiata de Santa Waudru. Se trata de un bellísimo ejemplo del gótico más tardío, con unos vitrales que quitan el hipo y con un conjunto escultórico en alabastro, obra de Jacques du Breucq, que es considerado una auténtica obra maestra del renacimiento. Lo curioso es que el conjunto en cuestión está repartido por todo el edificio desde que fuera destrozado durante la revolución. Antes de la misma, formaba una especie de retablo situado entre la nave y el coro. Otras piezas que nos llaman la atención en la Colegiata de Santa Waudru (Santa Valdetrudis en español) son las dos piezas de orfebrería que guardan sus reliquias. En una capilla lateral encontramos la cabeza. Y en el coro, el resto. Uno de los momentos más esperados del año para los ciudadanos de Mons es durante las fiestas patronales, cuando el cofre de plata que contiene los restos de las santa es descendido y situado encima de una bonita carroza (que se conserva, igualmente, en la misma colegiata) para ser exhibido por las calles de Mons.

IMG_8408
IMG_8436

IMG_8411
IMG_8413
IMG_8418
IMG_8421
IMG_8429

IMG_8427
IMG_8431

Salimos de la Colegiata de Santa Waldru para dirigirnos nuevamente hasta la Grand Place. Seguiremos por Rue de Nimy, una de las calles que se abren hasta la misma, para acercarnos hasta la Iglesia de Santa Elisabet, otra de las más bellas de Mons, aunque de tamaño mucho más reducido que la Colegiata. Se trata de una iglesia gótica de finales del siglo XVI. También aquí nos llaman la atención las vidrieras.

IMG_8463
IMG_8464

Casi enfrente de Santa Elisabet se localiza la Maison Losseau, una auténtica joya del Art Noveau. Lo curioso es que jamás habíamos oído hablar de ella y tampoco en nuestra guía encontramos información relativa a la misma. Para más inri, la fachada de la vivienda no llama para nada la atención de manera que si no llega a ser por un folleto que encontramos en el hotel no la hubiéramos visitado.

Pues lo dicho, que el interior de la Maison Losseau muestra un interior suntuoso en lo artístico pero sencillo en las formas que, por lo visto, ha sido restaurado recientemente. Tras enfundarnos unas polainas recorremos los bonitos salones, habitaciones y despachos de esta maravilla. Parte del mobiliario nos recuerda, por cierto, la obra de algunos de los mejores ebanistas del modernismo catalán, como Gaspar Homar. Destacada es también la bonita cúpula vidriada del salón central de la Maison Losseau. Para mi gusto, uno de los edificios que hay que ver en Mons. Menos interesante es el anexo Centro de Interpretación de la vida del León Losseau, con objetos personales frutos de las colecciones particulares del personaje, un doctor en derecho que ejerció como abogado en la ciudad de Mons.

IMG_8448
IMG_8457
IMG_8460

MUSEO DEL DOUDOU, PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD.

Si unas fiestas son importantes en Mons son las de la Doudou. Se trata de unas celebraciones que han sido incluidas dentro de la lista del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Y no es para menos, pues hay que tener en cuenta que algunos de los momentos de la Ducasse de Santa Waldru, como también se denomina, como la procesión del carro de oro que pasea los restos de la santa patrona de la ciudad por los alrededores de la colegiata, tienen una antigüedad de 657 años.

Otro de los momentos más importantes de las fiestas es el Combate de Lumeçon que acontece en la Grand Place de Mons. La multitud se agolpa en la plaza más importante de Mons para disfrutar del momento álgido de las fiestas. En esta fiesta medieval se representa la leyenda de San Jorge gracias a la actuación de una serie de comparsas cuyo origen se remonta a un buen puñado de siglos.

Como es muy posible que la visita a Mons no tenga lugar durante las fiestas patronales, una posibilidad es visitar el Museo de la Doudou o de la Ducasse de Mons, justo detrás del ayuntamiento de la Ciudad, donde uno se puede hacer la idea de lo que son estos festejos y la importancia que tiene para la población de Mons. Por cierto, tras visitar la ciudad y revisar varios de los videos acerca del Combate de Lumeçon, hemos encontrado un parecido bastante importante con las fiesta de la Patum de Berga, cuyo museo pudimos visitar durante nuestro viaje por el Berguedà, y que también están incluidas dentro de la lista del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

DONDE DORMIR EN MONS.

HOTELA solo cinco minutos a pie de la Grand Place de Mons nos hospedamos en el Hotel Dream, que ocupa una antigua capilla de Mons, pero que ha sido adaptado a los tiempos modernos para convertirse en un espacio innovador y lleno de buen gusto. No es extraño que sea valorado con una puntuación de 9 para los usuarios de booking.

La verdad es que el hotel es una maravilla y cuenta con todo tipo de servicios (spa incluido), además de párking privado gratuito, lo cual se agradece. Por la mañana, sirven un excelente desayuno acorde con la calidad del hotel. En este enlace puedes ver valoraciones y contratar el Hotel.

hotel mons 2
hotel mons

LA CASA DE VAN GOGH EN CUESMES

Hay un último lugar que hay que ver en Mons, aunque este se encuentra, en realidad, en una población vecina. A solo unos 10 kilómetros de Mons, en la tranquila población de Cuesmes, se encuentra la Casa de Van Gogh. O mejor dicho, una de las varias casas de Van Gogh que hay repartidas por . En esta vivienda, el genial pintor estuvo residiendo durante algo más de una año, durante una época en que ejerció de predicador.

Lo cierto es que parece ser que fue aquí, en Cuesmes, donde Vincent descubrió su verdadera vocación como pintor. Así se lo explica a su hermano Theo, con quien le unía una enorme amistad que superaba a la fraternal. Muchos de los paisajes que Van Gogh pintó a lo largo de la su vida hacen referencia a los tiempos que pasó en este lugar.

En la Casa de Van Gogh en Cuesmes podremos saber cómo vivió por estos lares, apartados del mundanal ruido y junto a gentes humildes, casi todos trabajadores de las minas del Borinage, la área de Valonia donde se ubica la población y conocida por las distintas minas de carbón que dieron trabajo a miles de belgas a lo largo de los siglos.

IMG_8358
IMG_8362

Y con esta casa de Van Gogh en Cuesmes terminamos este post sobre los lugares que hay que ver en Mons (y como veis, cerca de Mons también), una ciudad que merece ser incluida dentro de una ruta por Valonia.

 

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE BÉLGICA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

21 comentarios en “MONS. Visita a la Ciudad Capital de la Cultura Europea de 2015.

  1. Pues este pueblo me ha encantado. Imagino la pena de no haber podido entrar a conocer el hotel De Ville. Todo resultó interesante pero he quedado fascinada con el campanario. Uno de los más bonitos que he visto.

  2. Qué belleza!!!
    Pensaba inicié la lectura “¡la misma cantidad de habitantes que mi ciudad!” pero aunque sabía mi comparación llegaría hasta ahí me quise atrever a hacer volar mi imaginación pero de repente esa fotografía que refleja los los techos que parecen como maquetas de papel perdí toda posibilidad de comparación!
    Es inútil, no podemos los sudamericanos competir con entre ciudades, cientos de años nos separan, somos unos bebés del urbanismo!
    Abrazos!!!

    • Si, en esto tenéis razón. Europa os gana en historia y esto se nota. Sin embargo, el cuanto a grandes paisajes, América no tiene nada que envidiar. Al contrario!

  3. No me extraña que esta ciudad fuera capital de la cultura, menudo patrimonio posee. Cuando la visite (que seguro que voy alguna vez) no olvidaré esa casa Art Noveau y la vivienda de Van Gogh. Ni tocar la cabeza a ese mono. ;)

    • Curioso porque de la casa Art Nouveau no sabíamos nada hasta que vimos un folleto en el hotel. Y fue una sorpresa muy agradable.
      Un abrazo Cris!

  4. Me he quedado boquiabierto al descubrir esa casa de Art Noveau! :-O

    Mons era una ciudad totalmente desconocida para mí y gracias al trabajo de los bloggers seguro que recibe un buen empujón de tursimo!

  5. Que te puedo decir de una de las zonas que más nos gustan y que más conocemos de europa? pues que nos alegramos de que por fin otros viajeros empiecen a disfrutar de Valonia ;-)

    • Muchas gracias Paco. Te aseguro que Bégica merec mucho a pena. Y no solo Flandes, que es lo más trillado.
      Un saludo!

  6. Pues tendré que ir a tocarle la cabeza al mono con la izquierda, porque me ha encantado el sitio!!! Está claro, cada vez más me doy cuenta que Valonia, sube puestos en mi ranking!!!
    Un abrazo
    Carmen

    • jajaja, allá estará el mono esperándote, con mla cabeza cada vez más reluciente.
      Un beso Carmen.

  7. Hace unos años estuvimos haciendo una ruta por Valonia, pero no nos acercamos a la ciudad de Mons, que por lo que he leído y las fotos es una ciudad preciosa. Pero mi ruta en Semana Santa fue de cuatro días. Me gustaría conocer la vivienda de Van Gogh, así que la próxima vez que vaya incluiré esta ciudad. Dentro de nada publicaremos en el blog la ruta que nosotros realizamos por Valonia. Un abrazo

    • Merece mucho la pena. conocimos Mons a raís de algunos artículos del año 2015, cuando ostentó la capitalidad cultural europea, y nos prometimos visitarla en cuanto tuviéramos ocasión. Y la verdad es que merece mucho la pena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>