Que hacer y que ver en Ámsterdam en 3 días.

Que ver en Ámsterdam en 3 días. Este es el tiempo que dispusimos en esta ocasión para recorrer la que es una de las ciudades más atractivas de Europa. En realidad, tiempo insuficiente, pues son tantas las cosas que hay que hacer en Ámsterdam que un mínimo de 4 o 5 días serían necesarios para conocerla mínimamente.

Además, mi visita a Ámsterdam de esta primavera no se limitaba al plano turístico, pues tuve que desplazarme a la capital holandesa para menesteres que nada tienen que ver con el tema lúdico. Esto no impidió, sin embargo, que me dejara tiempo suficiente para recorrer la ciudad por cuarta vez en mi vida. Una visita que, por cierto, en esta ocasión realicé en solitario aunque en algunos momentos pueda utilizar la primera persona del plural en este post o en otros que escribiré acerca de la ruta que he realizado estos días por Ámsterdam y el norte de Holanda.

IMG_0036

En este escrito os hablaré, de forma genérica, acerca de 11 de los lugares que hay que ver en Ámsterdam, además de algunas de las cosas que hay que hacer de forma casi preceptiva durante una primera visita a la capital de los Países Bajos.

 

QUE VER EN ÁMSTERDAM Y QUE HACER.

VISITAR LOS MUSEOS DE ÁMSTERDAM 

Son varios los museos que hay que ver en Ámsterdam durante una primera visita a la ciudad. Al menos dos de ellos son imprescindibles. El primero es el Rijksmuseum, donde se expone el más importante fondo de pinturas del Siglo de Oro holandés con Rembrandt y su famosa Ronda de Noche a la cabeza de todas ellas. Vermeer también está representado con 4 de sus obras, pero además podremos disfrutar de los lienzos de maestros de la talla de Frans Haals u otros. Contad con un mínimo de dos horas para visitar el museo y no os dejéis la preciosa biblioteca, que es un espacio bellísimo en sí mismo.

IMG_0424

El segundo de los museos que hay que ver en Ámsterdam casi de forma imperativa es el Museo Van Gogh, dedicado a uno de los más reconocidos pintores de la historia y que, en vida, jamás conoció la fama. El fondo de obras del genial pintor que atesora el museo es excelente. Entre ellas, algunos de sus lienzos más famosos como La habitación de Arlés o Los Girasoles. Por no hablar de varios de sus autoretratos.

Más allá de estos dos museos imprescindibles de Ámsterdam, la variedad es excelente. En los últimos años, el Museo Hermitage de San Petersburgo ha abierto delegación en Ámsterdam. Es una manera de dar salida a su ingente fondo. El Hermitage de Ámsterdam programa exposiciones temporales, pero a mí me decepcionó bastante. Mucho más me impresionó la sección de Galería de Retratos del Siglo de Oro Holandés, que se presenta como anexo en el mismo edificio que alberga el Hermitage. Aquí encontramos un montón de pinturas de grupo que tan en boga estuvieron entre la gente acomodado durante la Edad de Oro holandesa. Los mejores pintores del momento, con Frans Hals a la cabeza, se pusieron manos a la obra para rentabilizar su arte retratando, en grupo, a los principales responsables de los gremios más importantes de la época así como las distintas compañías cívicas encargadas de la defensa de la ciudad.

IMG_9988

Interesante es también, aunque para los más pequeños, el Museo de la ciencia y la tecnología NEMO, cuyo edificio es fruto de la mente de Renzo Piano. Este museo está en la línea de los varios museos de la ciencia que se encuentran en las ciudades más importantes del mundo, donde experimentar se convierte en la manera de aprender sobre las leyes más importantes de la naturaleza.

Que ver en Amsterdam

Igualmente interesante es el Museo Histórico Judío situado en lo que antaño era un complejo de hasta 4 sinagogas en pleno corazón del barrio judío. El museo explica la historia del pueblo hebreo desde su llegada a Holanda a finales del siglo XV, procedentes de la Península Ibérica, hasta la actualidad.

Y un último museo que tuvimos la oportunidad de visitar: el Museo de Cera o Madame Tussaud, versión holandesa del famoso museo londinense. La verdad es que no he tenido la oportunidad de conocer el de la capital británica pero del de Ámsterdam salí encantado. La similitud con los originales es realmente asombrosa y el museo se convierte en un lugar donde pasar un rato bastante divertido, pues se permite una cierta interacción con algunos de los personajes. En este sentido, nos vimos compartiendo rueda de prensa con Angela Merkel o cantando con Adele.

IMG_0043

Son más los museos que seguro que son tremendamente interesantes en Ámsterdam pero a mí el tiempo no me dio para más. Con ganas me quedé de visitar el Museo Marítimo donde se relatan las vicisitudes de la otrora potencia holandesa en cuanto al comercio marítimo. Para los amantes del arte moderno el Stedelijk es imprescindible. Y  luego están el Museo de la Resistencia, el de los canales, el de la Historia de Ámsterdam… en fin, que una semana no daría como para visitar todos los museos de la ciudad.

¿Quieres VIAJAR a AMSTERDAM? Desde este METABUSCADOR de vuelos encontrás las mejores ofertas con VUELOS IDA Y VUELTA A AMSTERDAM desde menos de 60 EUROS!!!. ¡Pruebalo en ESTE ENLACE!

LA CASA DE ANA FRANK.

Ni tan solo Van Gogh puede competir con Ana Frank. La historia de la niña que vivió camuflada junto a siete personas más en un piso de Ámsterdam durante la Segunda Guerra Mundial conmovió al mundo de tal manera que la vivienda en cuestión, la Casa de Ana Frank, es el monumento más visto de toda la ciudad. Las colas para entrar a la Casa de Ana Frank pueden ser de varias horas en temporada alta. Pero todo vale a fin de honrar la memoria de la niña y, al fin y al cabo, de todas las Ana Frank que existieron en Europa central durante la Segunda Guerra Mundial y cuyos nombres no han pasado a la posteridad como sí lo hizo la célebre chiquilla que plasmó en su famoso diario las vicisitudes de vivir escondida durante meses.

La zona más célebre de la Casa de Ana Frank es la de la pequeña librería que se abre en bisagra para dar lugar al escondite donde vivieron los Frank, el dentista judío Fritz Pfeffer y la familia Van Pels. En la museizada vivienda también encontramos los manuscritos originales de Ana así como algunos objetos personales que se pudieron recuperar tras ell fin de la guerra. Por cierto, de los ocho convivientes solo hubo un superviviente. Fue el padre de Anna, Otto, quien se encargó de que el diario fuera publicado a los pocos meses. Intentaré escribir un post específico sobre la Casa de Ana Frank, uno de los lugares más célebres que hay que ver en Amsterdan pero también uno de los polémicos.

The movable bookcase conceals the entrance to the Secret Annexcrédito de la foto 

BARRIO ROJO

Desde luego, es otro de los lugares que hay que ver en Ámsterdam. A ni cinco minutos andando de la plaza Dam, el epicentro de la capital holandesa, se localiza uno de los barrios de prostitución más famosos de Europa. Mucho se ha hablado ya del Barrio Rojo de Ámsterdam, pero no está de más recordar que las chicas que allí trabajan pasan estrictos controles sanitarios y pagan sus impuestos como los demás trabajadores. Un paso al frente, por tanto, para el que dicen que es el trabajo más antiguo del mundo. Más allá de las sugerentes chicas en los famosos escaparates, en el barrio rojo también encontramos todo tipos de establecimientos relacionados con una de las industrias que más dinero mueve en el mundo entero: la del sexo. Aquí encontraremos sex-shops, locales de striptease, cabinas y hasta un par de museos: el de la erótica y el de la prostitución.

Huelga decir que debemos ser sumamente cuidadosos con las fotografías y jamás retratar a las chicas directamente.

IMG_0314

 

LOS CAFFEE SHOP

Otra de las cosas que hay que hacer en Ámsterdam es acudir a un coffee shop. Supongo que a estas alturas de la película a nadie se le escapa que a lo que acude a estos establecimientos es a fumar marihuana o hachís. Hay quien dice, incluso, que visitar Ámsterdam y no entrar en un coffee shop es como visitar París y no acercarse hasta la Torre Eiffel. Pues bueno, reconozco que yo he necesitado 4 visitas a Ámsterdam para entrar, finalmente, a uno de estos antros que, dicho sea de paso, de sórdidos tienen bien poco.

Como uno no está muy ducho en la materia, algo me tuve que informar antes de visitar algunos coffee shops. Que una cosa es hacer el turista y otra el ridículo. La cuestión es que allí se fuma marihuana o hachís o una mezcla. Sin embargo, la prohibición existente en toda Ámsterdam de fumar tabaco en los establecimientos de restauración se hace extensiva, también, a los coffee shops. Es decir, aquí no se fuma tabaco. La mercancía se puede comprar más o menos a granel o ya preparada para la ocasión (un porro, vamos) y tiene diferente precio según la variedad pues, al igual  que de café, de marihuana y de hachís los hay de distintas variantes, calidades y purezas.

No sé si será extensivo a todos los locales de este tipo, pero en los dos que visité, las bebidas se pedían sentado (como en un bar normal) y la droga en un mostrador específico. En ambos casos había un menú con las distintas posibilidades.

Y un último comentario: aunque a los coffee shop se va a fumar, si a alguien no le apetece pero quiere ver el ambiente que se respira puede pedir un té o un café y listos. Por inhalar algo del humo madie se va a colocar.

coffee shop amsterdam
Que ver en Amsterdam

 

CASA DE REMBRADNT

Dejamos el mundo del vicio para regresar al del arte. Otro de los lugares que hay que ver en Ámsterdam es la casa donde residió el más célebre de los pintores del Siglo de Oro holandés: Rembrandt.

Se trata de una bella vivienda de varios pisos situada en el centro de Ámsterdam en la calle Jodenbreestrat. El pintor tenía una importante reputación y, por lo tanto, bastantes encargos además de un buen número de aprendices que le aseguraban unas buenas rentas. Es por ello que pudo adquirir esta vivienda que ocupa el doble de amplitud de las habituales. Sin embargo, incluso Rembrandt requirió de una hipoteca para poder ocupar la vivienda en cuestión. Aquí residió el pintor, además de tener su taller y su propia escuela de arte, entre 1639 y 1658. Aquel año, Rembrandt, que había asumido un buen número de deudas, vio como perdía su vivienda.

Curiosamente, el inventario realizado en la ejecución hipotecaria es lo que ha permitido saber sobre la disposición del mobiliario en el momento del desahucio. Aunque no es original, nos permite saber cómo vivía el pintor. Durante el recorrido, con una audioguía en español, visitaremos las distintas estancias, incluido el luminoso taller de Rembrandt donde pintó la mayoría de sus cuadros más famosos, además del espacio dedicado a la enseñanza de sus discípulos o la zona adecuada como vivienda.

Aunque no es el motivo principal para visitar la Casa de Rembrandt, en la vivienda también pudimos disfrutar de tres lienzos del maestro.

Que ver en Amsterdam

 

RECORRIDO POR LOS CANALES DE ÁMSTERDAM

Una manera de conocer Ámsterdam es recorriendo sus canales a bordo de una de las distintas embarcaciones que los surcan. Son varias las empresas que realizan la actividad. Nosotros, recorrimos los canales a bordo de una de las embarcaciones de la empresa Lovers, que parten desde el canal situado enfrente de la estación central de tren.

Más allá de disfrutar de Ámsterdam desde los canales, el recorrido permite aprender bastante sobre ellos gracias a la audioguía que se proporciona (en un montón de idiomas incluido el español y el catalán). Se trata de una zona ganada al mar casi por completo, en una de las obras más importantes de la ingeniería civil. Tanto, que el sistema de canales de Ámsterdam está incluido dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad.

El paseo por los canales de Ámsterdam, de una hora de duración, pasa por algunos de los más importantes pero también por otros de más pequeños. A sus orillas es fácil distinguir algunos de los edificios más emblemáticos de Ámsterdam como los museos marítimos o el NEMO o la Westerkerk y la casa de Ana Frank con sus interminables colas.

Desde luego, algo que hay que ver en Ámsterdam es la ciudad desde sus canales.

Una posibilidad que merece muchísimo la pena es realizar una VISITA GUIADA A PIE EN ESPAÑOL. Supone una buena oportunidad para introducirse en la ciudad y conocer algunas anéctodas. Esta VISITA GUIADA EN ESPAÑOL de 3 horas + RUTA POR LOS CANALES (75 minutos) tiene un precio muy competitivo y está muy bien valorado. Míralo y contrátalo aquí.

Que ver en Amsterdam
IMG_0013

 

HOTEL amsterdamHAMPSHIRE-LANCASTER HOTEL. AMSTERDAM. Un hotel muy bien situado (justo enfrente de la parada de tranvía y a 5 minutos andando de la Sinagoga Portuguesa y el Jardín Botánico). Localizado en un conjunto de antiguos edificios convertidos en hotel. Las habitaciones están bien decoradas y el desayuno es amplio. Nos gustó que disponían de café y capuccinos de forma gratuita durante las 24 horas del día. Podéis ver los precios o reservar en este enlace

RECORRER LOS MERCADOS DE ÁMSTERDAM

Otra cosa que hay que hacer en Ámsterdam es recorrer sus mercados. En una ciudad con tanta fama de tolerante y alternativa no es de extrañar que muchos de estos mercados estén copados por pequeñas tiendecitas de segunda mano o de ropa de tipo hipiosa. Más allá de ello, los cachivaches varios parecen estar esperando a que alguien les dé una segunda oportunidad. Quizá el más concurrido de estos mercados es el que celebra, a diario, en Waterloplein. También en Rembrandplein pudimos pasear por un mercado. Sin embargo, este último no debe ser diario pues al día siguiente la plaza estaba vacía de tiendas.

Que ver en Amsterdam

 

COMER EN UNO DE LOS MEJORES RESTAURANTES DE AMSTERDAM

Llegamos al Ambassade Hotel (Herengracht 341) atraídos por un fabuloso bar-biblioteca de la que habíamos oído hablar maravillas. Se trata de una biblioteca con hasta 4000 libros firmados por sus autores. Todos ellos, escritores que se han hospedado en este bello hotel, incluyendo autores de la talla de Umberto Eco, Isabel Allende o Mario Vargas Llosa. Un lugar relajante donde disfrutar de un buen cóctel rodeados de cultura.

Sin embargo, la Brasserie-Ambassade, el restaurante del hotel, nos pareció el lugar perfecto para disfrutar de una cocina de alta calidad en un espacio, por cierto, renovado por los arquitectos sevillanos Cruz y Ortiz.

IMG_0402

Erik Zonjee es el chef encargado de los fogones y nos hizo disfrutar de lo lindo de una cocina de reminiscencias francesas pero con ingredientes holandeses. De primero disfrute de un festival de ostras. Media docena de fresquísimas ostras de Zelanda con un olor a mar que alimentaba. De segundo, un filete de lubina excepcional, amenizado con espinacas y crema de patatas. Indescriptible el festival de aromas.

Sergio, un agradable camarero de origen italiano, me aconsejó, y que de qué manera, con los caldos. Un delicioso champán francés para las ostras y un vino blanco dulzón, de sabor afrutado para acompañar la lubina. La Crème brûlée de los postres supuso el final feliz de una comida inolvidable.

Además de a la carta, en la Brasserie-Ambassade sirven un menú de tres platos a 37 euros. Un precio muy ajustado para un lugar único. De verdad que si visitáis la Brasserie-Ambassade no os arrepentiréis.

IMG_0406
IMG_0407

COMPRAR FLORES Y QUESOS

Que las flores (particularmente los tulipanes) y los quesos chiflan a los holandeses no es ninguna sorpresa, ¿verdad? Ámsterdam es, por tanto, un buen lugar para llevarse a casa unos quesos (particularmente alguna cuñas de Gouda o un Edam, los dos quesos nacionales) o unos bulbos de tulipanes, uno de los souvenirs más habituales que llevarse a casa.

Aunque tanto de floristerías como de tiendas de quesos las hay en todo el centro de Ámsterdam, un buen lugar para buscarlos es en el conocido como Canal Singel, entre Koningsplein y Mumplein. Aquí las floristerías se sitúan una tras otra. No os dé miedo preguntar, pues cada tipo de bulbo tiene su época de plantación y de florecimiento y ofrece, como es lógico, una flor diferente. Por ser esta una zona especialmente frecuentada por los turistas, también aquí encontraréis varias tiendas especializadas en la venta de quesos. Degustadlos si os apetece y llevaros a casa los que más os gusten. Las variedades de queso Gouda parecen no tener fin, ya sean con sabor a pesto, comino, trufas o muchos otros.

IMG_0392
IMG_0310

 

LAS MANSIONES VAN LOON Y WILLET-HOLTHUSEN

Las viviendas situadas a orillas de los canales más importantes de Ámsterdam eran las más caras de la ciudad y, por ende, las que ocupaban las familias nobles de Ámsterdam. Una burguesía local que, generalmente, basaba en el comercio la razón de su prosperidad. Muchas de las más bellas mansiones han terminado a manos de empresas y bancos pues sus dueños no son capaces de mantenerlas. El costo económico es importante y, además, están protegidas por ley de manera que sus remodelaciones son, a menudo, especialmente costosas.

Algunas de estas viejas viviendas se han museizado y permiten las visitas turísticas. En este sentido, dos de los más bellos ejemplos de mansiones palaciegas que hay que ver en Ámsterdam son la Casa Van Loon y la Casa Villet-Holthusen.

La Casa Van Loon fue edificada en 1672. Su primer ocupante fue uno de los discípulos de Rembrandt, el pintor Ferdinand Bol. La mansión no fue comprada por la familia Van Loon hasta 1884. La familia había hecho fortuna como comerciantes (Willem Van Loon fue uno de los fundadores, en 1602, de la Compañía Holandesa del Este de la India que se encargaba del comercio de ultramar con aquella colonia). La Casa Van Loon está estupendamente decorada y nos ayuda a entender el nivel de vida de aquella familia burguesa que, por cierto, se convirtió en noble durante el siglo XIX.

Algo menos ostentosa, aunque no menos interesante, resulta la Casa Villet-Holthusen, que también está situada a orillas de otro canal. Esta acaudalada familia residió en el palacete durante el siglo XIX y está claro que sus problemas no eran de índole económica. Sin embargo, la decoración parece un poco más simple que la que hemos encontrado en la Casa Van Loon. Si solo tenéis tiempo para conocer una de ella, mejor visitar la Casa Van Loon.

IMG_0370
IMG_0358

 

TOMAR ALGO EN UN BAR DE HIELO

No os faltarán sitios donde comer y tomar algo en Ámsterdam. Es una ciudad abierta, con un fenomenal ambiente y donde es posible comer o beber a cualquier hora. Pero quiero hablaros de este lugar ciertamente peculiar. Se trata del Xtracold Ámsterdam, un bar de hielo donde tanto el mobiliario como los propios vasos están realizados en este perecedero material. Es verdad que no es único en el mundo, puesto que se han abiertos distintos bares de hielo en varias capitales europeas. Sin embargo, habíamos tenido la oportunidad de visitar uno en Estocolmo hace ya más de lustro y me apetecía regresar a otro. Para los estándares de precio en Amsterdam, El Xtracold Bar no me pareció nada caro teniendo en cuenta que con el billete se incluyen tres bebidas y la verdad es que pasé un rato muy entretenido.

IMG_0088

Y con el bar de hielo termino nuestra relación de lugares que ver en Ámsterdam en 3 días. Desde luego son muchas más las cosas que hay que ver y hacer en Ámsterdam, una de las ciudades con más encanto de Europa. Pero eso ya lo deberéis descubrir vosotros.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE HOLANDA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

12 comentarios en “Que hacer y que ver en Ámsterdam en 3 días.

  1. Muy muy bien detallados los lugares a no perderse !!!, a la casa de Ana Frank no entré, la verdad que estaba super “petado”, fue imposible :(, pero bueno creo que este mes volveremos, depende como nos de, queríamos ver los tulipanes, que ahora es época.

    • Si, a los tulipanes tenéis que ir! Yo estuve allá y fue precioso y eso que los “capullos” (literales) no estaban todos abiertos. Un abrazo Alfonso!

    • Muchas gracia Paco. Efectivamente, un lugar muy agradable y con un gran respeto para el prñohimo, que siempre es de agradecer.

  2. que bien! en principio iremos este próximo verano así que me anoto todo lo que hay que visitar.

    a ver si no nos poerdemos nada, bonitas fotos!

    chaooo

    • Te va a encantar, Enrique. Además tiene la ventaja de que en 50 kilómetros a la redonda hay un montón de excursiones muy fáciles de hacer y de lo más pintorescas. No os olvidéis del mercado de Alkmaar!

  3. Muy buen post. Veo que te ha dado para mucho estos días tan bien aprovechados. Ámsterdam es espectacular. Yo la he pasado genial allí y guardo gratos recuerdos. La Casa de Ana Frank obviamente que bien merece una entrada. En mi blog ya lo tiene, lo hice antes que cualquier otro de sus lugares.
    La próxima vez ve a los pueblos de Waterland.
    Gracias por recordarme este lugar encantador.
    Saludos Viajeros

  4. Un buen resumen. La verdad es que la ciudad da para mucho, por lo que veo. Si todo va bien la visitaré en mayo. Tendré en cuenta estos consejos!

  5. Que buenas vibraciones las que me da esta ciudad. Desde luego son muchos los lugares que hay que ver en Amsterdam, pero el resumen me ha pareceido estupendo!

    • No me extraña. Es una de nuestras ciudades preferidas. Una población tolerante y con mucha cultura y ambiente juvenil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>