VELIKO TARNOVO. Visita a la antigua capital de Bulgaria.

Veliko Tarnovo es una de las ciudades más interesantes de Bulgaria y una visita imprescindible para todo aquél que visita este país del este de Europa. Aunque no son muchos los monumentos que hay que ver Veliko Tarnovo, la ciudad sí que merece la visita, pues tanto a nivel histórico como artístico tiene bastante importancia.

Fundada por los tracios, Veliko Tarnovo fue capital del Imperio Búlgaro en su momento de mayor esplendor. Este hecho da fe de la importancia que tuvo esta bella ciudad situada a orillas de río Yantra durante la edad media. Entre los siglos XII y XIV, Veliko Tarnovo ostentó el poder político, económico, religioso y cultural de Bulgaria, durante un periodo que es conocido como Segundo Imperio Búlgaro. Es esta una época en que los dominios búlgaros no se circunscribían a lo que es la actual Bulgaria, pues la dinastía de los Asen logró subyugar gran parte de los balcanes, incluidos territorios pertenecientes hoy a Albania, Macedonia, Serbia o Grecia.

Que ver en Veliko Tarnovo

Era desde la Fortaleza de Tsarevets, la más importante del país y cuyas ruinas son aún visitables, desde donde se controlaba el Imperio.

Son estos los momentos de mayor esplendor de Veliko Tarnovo, una ciudad por aquel entonces muy cosmopolita, con decenas de iglesias y con importantes comunidades armenias, judías y católicas que enriquecían culturalmente la capital búlgara.

A finales del siglo XIV el Segundo Imperio Búlgaro cae en manos otomanas y la ciudad pierde gran parte de su antiguo esplendor. La fortaleza es destruida e incluso el patriarcado de la iglesia búlgara debe partir hacia el exilio. Aunque son épocas donde la cultura búlgara entra en franca decadencia, actualmente se pueden visitar algunos vestigios de aquella época de dominación otomana.

El devenir de la historia le hizo un nuevo guiño a Veliko Tarnovo ya en el siglo XX, cuando en 1908, Fernando I de Bulgaria, Príncipe Regente de Bulgaria desde 1887 se convierte en Zar de Bulgaria tras proclamar la independencia del país respecto al Imperio Otomano, en Veliko Tarnovo.

Que ver en Veliko Tarnovo

QUE VER EN VELIKO TARNOVO

FORTALEZA DE TSAREVETS

Muy probablemente sea la Fortaleza de Tsarevets uno de los monumentos más importantes que hay que ver en Veliko Tarnovo, de manera que nuestra visita a la ciudad empieza subiendo la colina donde se encuentran estas venerables ruinas.

Una cuesta empedrada nos acerca a las primera puertas y fortificaciones de lo que fue la grandiosa fortaleza de Veliko Tarnovo, una de las mayores de los balcanes y desde donde se ostentaban los poderes político, económico y religioso durante el Segundo Imperio Búlgaro. Son varios los portones, algunos de ellos almenados, que iremos sucesivamente superando para subir hasta lo más alto de la colina.

No se puede decir que sea esta una de las más esplendorosas fortalezas que hayamos visitado jamás. Cierto es que su tamaño sí lo es y que el perímetro amurallado, jalonado por un buen número de torreones almenados, también. Sin embargo, tras los distintos saqueos que la fortaleza soportó (particularmente, en época otomana) el estado de conservación es más bien bajo y la importancia de la Fortaleza de Tsarevets la hemos de encontrar en su vertiente histórica, desde que Pedro IV designara Tarnovgrad como capital imperial y trasladase la corte a la colina en cuestión.

Antes de llegar a la cima de Tsarevets se localizan las ruinas de lo que fue el Palacio Imperial. Más allá de la importancia histórica, nos deleitamos con las preciosas vistas que desde la colina se tienen y, en particular, del barrio de Asenova que queda a sus pies. La subida a Tsarevets se culmina en lo que es la Iglesia del Patriarcado, completamente reconstruida, pero que nos da a entender la importancia que tenía el poder religioso en la edad media búlgara, pues su Santa Sede compartía espacio, en la colina de Tsarevets, con el poder civil del estado.

Fortaleza de Veliko Tarnovo
Fortaleza de Tsarevets

CENTRO HISTÓRICO DE VELIKO TARNOVO

El centro histórico de Veliko Tarnovo supone un sitio ideal para perderse por calles y callejones, no exentos, a menudo, de una importante pendiente. Serán decenas los históricos edificios que podremos ir contemplando, muchos de ellos anónimos, y que corresponden a la época de dominación otomana, pero también a la posterior, cuando el Estado Búlgaro fue restablecido. Son varias las calles que corren paralelas al Río Yantra, que ha horadado un bello cañón a su paso por Veliko Tarnovo. Los distintos miradores dispuestos en esta zona de ciudad permiten observan la cascada de viviendas que parecen precipitarse al angosto precipicio.

Una de las zonas de más interés de este tramo de población es el que es conocido como Samovodska Charshiya. Es decir, el viejo bazar. Aunque el origen de este bazar debemos buscarlo en los tiempos de dominación otomana, la mayoría de los edificios corresponden al siglo XIX, en un momento en que los búlgaros toman, de forma paulatina, consciencia de su pertinencia nacional  y que acabará desembocando en varios disturbios que finalizarán en la independencia del país. Es la época conocida como del Resurgimiento Nacional Búlgaro.

Es esta una zona bellamente empedrada y donde, particularmente por la tarde, la algarabía comercial es máxima, con muchas tiendas dedicadas a la artesanía búlgara. La mayoría de viviendas que encontramos en este centro histórico suelen tener, únicamente, una o dos plantas y suelen estar pintadas de inmaculado blanco. Cierto es que este tipo de edificaciones se asemejan en su disposición a las que tendremos oportunidad de conocer en la bellísima Plóvdiv, aunque en aquella ciudad la mayoría de viviendas, palacios y edificaciones suelen estar pintadas de llamativos colores.

La Kashta Sarafkina es una de las más interesantes edificaciones del Centro Histórico de la ciudad, y supone uno de los museos que hay que ver en Veliko Tarnovo. Se trata de una de las diversas edificaciones pertenecientes a esta época que llamamos de Resurgimiento Nacional Búlgaro, pero que está abierta al público a modo de casa-museo. Ello nos permite conocer cómo era una casa señorial del siglo XIX, además de conocer la vestimenta típica de la época. La vivienda se dispone alrededor de lo que es un espacio diáfano central. Se trata de una vivienda de dos pisos por la parte anterior (pero hasta 5 por la vertiente que da al río Yantra), de manera que en el segundo piso, una tribuna con baranda permite asomarse a lo que es el espacio central del bajo. En las distintas habitaciones se conserva parte del mobiliario de la época, así como fotografías de aquel momento histórico y como digo, distintas vestimentas y demás material de carácter etnológico. Todo ello nos permite entender cómo era la vida de una vida pudiente de finales del siglo XIX. En este caso, la de la familia de un rico comerciante de origen turco.

Otro edificio francamente interesante es el que alberga el Museo del Renacimiento Búlgaro y de la Asamblea Constituyente. Se trata de una bellísima construcción de la segunda mitad del siglo XIX, obra del eminente arquitecto Kolyo Fucheto, uno de los más grandes del renacimiento búlgaro. En este lugar fue proclamada la primera constitución búlgara tras el restablecimiento del estado.

IMG_0198
IMG_0210
IMG_0103
IMG_0095
IMG_0055

informacionA menos de 15 kilómetros de Veliko Tarnovo se encuentra la pequeña población de Arbanasi. Se trata de un destino fascinante donde se localizan una buena cantidad de iglesias ortodoxas que albergan algunos de los mejores frescos de estilo bizantino que se pueden encontrar en los Balcanes, así como preciosas casas fortificadas de estilo otomano. Una visita imprescindible desde Veliko Tarnovo.

BARRIO DE ASENOVA

El barrio de Asenova, que queda justo a los pies de la fortaleza de Tsaverets, con sus diversas iglesias bizantinas, es otro de los enclaves que hay que visitar en Veliko Tarnovo. Es este un barrio que creció, primordialmente, durante la época en que desde la colina se dominaba todo el Segundo Imperio Búlgaro. En Asenova residían gran parte de los artesanos que prestaban sus servicios a la fortaleza. En este sentido, podríamos llegar a decir que es el barrio de Asenova la auténtica ciudad vieja de Veliko Tarnovo, pues como hemos dicho, el centro histórico que hemos estado visitando hasta ahora corresponde más bien a la época de dominación otomana.

Es esta una zona especialmente tranquila en la ya de por si bastante calmada Veliko Tarnovo. Una zona para pasear sin prisa, descubriendo, la miríada de bellas iglesias bizantinas, alguna de ellas decoradas con bonitos frescos, que iremos encontrando durante nuestro paseo.

Una de las iglesias más importantes que encontramos en Asenova es la conocida como Iglesia de los 40 mártires. Aunque muy restaurada en tiempos recientes, el templo se construyó en 1230 para conmemorar la victoria del Zar Ivan Asen II sobre las tropas bizantinas. Es aquí donde Fernando I de Bulgaria proclamó la independencia del país en 1908, de manera que el templo tiene importancia histórica no solo por lo que refiere a los tiempos más pretéritos si no también por lo que hace referencia a la historia del siglo XX.

Una segunda iglesia de importancia es la conocida como Iglesia de San Pedro y San Pablo, del siglo XIII y que pasó también por el tamiz de la reconstrucción a finales del siglo XX. Parece ser que, al igual que la Iglesia de los 40 mártires, fue construida por orden del Zar Ivan Asen II. En este caso, sí que se conservan buena parte de los originales frescos bizantinos del templo. Los más antiguos corresponden al siglo XII y son, posiblemente, los más bellos de todo Veliko Tarnovo.

Una tercera iglesia, quizá la que tiene una planta estéticamente más bella, es la de San Demetrio, que queda en la otra ribera del río Yantra, siendo fácilmente accesible gracias a un puente de madera. La iglesia de San Demetrio está construida en ladrillo, como muchas de las construcciones que hemos tenido la oportunidad de visitar en los Balcanes, como la de San Juan Kaneo en Ohrid, Macedonia o la de Graçanica, en Kosovo. El templo actual corresponde al siglo XIV pues el primitivo templo fue destruido por un terremoto. Al igual que las dos iglesias anteriores, San Demetrio debió ser reconstruido a finales del siglo XX y la verdad es que deja una bellísima estampa a este lado del río Yantra, aunque no tenemos la oportunidad de visitar su interior por permanecer cerrada.

IMG_0065
IMG_0067
IMG_0072
IMG_0081
IMG_0089
IMG_0186

Tras visitar, ni que sea desde fuera, la iglesia de San Demetrio es hora de perdernos por las tranquilas callejas que, dicho sea de paso, no lleva mucho tiempo. Las vistas que de la fortaleza de Tsarevets se tienen desde esta zona de la población son realmente excepcionales.

DONDE DORMIR EN VELIKO TARNOVO

HOTEL VELIKOHOTEL STAMBOLOV. VELIKO TARNOVO. Dispone de una situación perfecta, en la principal calle de la población. El trato es familiar y agradable. Limpio, con habitaciones amplias y cómodo. Y, sobretodo, a muy buen precio. Fue muy buena elección. Podéis ver los precios o reservar en este enlace

Desde luego, hay suficientes iglesias y monumentos históricos que ver en Veliko Tarnovo, una población que merece estar en cualquier itinerario por Bulgaria.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE BULGARIA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

7 comentarios en “VELIKO TARNOVO. Visita a la antigua capital de Bulgaria.

  1. No puedo ver ningun post tuyo sin que al final me queden ganas de correr al aeropuerto!! Dios,mira que has visto lugares bellos!
    saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>