ARBANASI. Visita a las iglesias ortodoxas de Arbanasi, las más bellas de Bulgaria.

La visita al pequeño pueblo de , a solo 4 kilómetros de la bonita antigua capital búlgara, Veliko Tarnovo, ha supuesto una de las más agradables sorpresas de nuestro viaje a Bulgaria.

Cierto que sabíamos de la belleza de las distintas iglesias y monasterios ortodoxos que atesora esta pequeñísima población, pero la verdad es que la realidad ha superado a la ficción y la visita a Arbanasi permanecerá en nuestra memoria como uno de los momentos más memorables de nuestra estancia por estas tierras del este de . Bulgaria está llena de pequeñas iglesias y monasterios y en Arbanasi tenemos varios ejemplos de ellos.

IMG_0143

Se sabe que la nobleza de la época del Segundo Imperio Búlgaro, a partir del siglo XII, utilizó este pequeño enclave cercano a la entonces capital, Veliko Tarnovo, para escapar del calor estival. Como gran parte de estas tierras, sin embargo, Arbanasi fue ocupada a partir del siglo XVI por el Imperio Otomano, lo cual tiene su importancia en el tipo de construcciones que tendremos la oportunidad de visitar y que nos rememoran aquella época. Según parece, durante aquel momento de colonización otomana, la población de Arbanasi vivió un bastante importante florecimiento a nivel comercial, lo que redundó en la construcción de una serie de viviendas fortificadas que hoy tendremos la oportunidad de visitar.

Además, muchos fueron los inmigrantes procedentes de otras zonas de los Balcanes que acudieron a Arbanasi a trabajar en favor de los comerciantes de origen otomano. La bonanza económica junto con una reconocida tolerancia religiosa fueron motivos suficientes para que gentes de distintas latitudes acudieran a esta pequeña localidad. Y de esta época, son también, los distintos monasterios e que conservan algunas de las más maravillosas pinturas murales que hemos podido visitar a lo largo y ancho del este de Europa. Una auténtica maravilla que no por conocida dejó de sorprendernos.

VISITA A ARBANASI. LA CASA KONSTANTSALIEVA.               

Tomamos un taxi en Veliko Tarnovo y que en unos diez minutos nos deja en Arbanasi. La carretera es algo empinada y con suficientes curvas como para que, unido al calor del verano, Marc apure hasta abrir la puerta trasera del taxi a la llegada a Arbanasi, para echar en este momento todo el desayuno. No podía empezar peor la jornada, pero a los pocos minutos se ha recuperado totalmente de manera que podemos emprender nuestra visita a la población.

Arbanasi es pequeño. Solo unos centenares de personas viven en esta población que se recorre, fácilmente, a pie. Observamos, enseguida, como las vivienda predominantes son las que construyeron los ricos comerciantes de origen otomano que colonizaron esta región a partir del siglo XVI. Se trata de viviendas que podrían semejar una pequeña fortaleza  con un muro más o menos alto que las rodea. Tienen, invariablemente, dos pisos y están construidas con anchísimas paredes que las hacen suponer casi infranqueables. Casi de forma única, el diseño de las distintas viviendas que tenemos la oportunidad de ir conociendo, tienen la planta baja construida en piedra y el primer piso, que es el noble y donde residía la familia, en madera.

De entre las distintas casonas de este tipo que se encuentran más o menos desperdigadas por el pueblo de Arbanasi, una de ellas, de nombre Casa Konstantsalieva, está abierta al público a modo de museo etnológico.

La verdad es que merece la pena pagar el pequeño importe de la entrada con tal de conocer como era una de estas residencias otomanas. Según parece, esta no era propiedad de uno de los más acaudalados comerciantes. Sin embargo, a nosotros nos parece ciertamente lujosa. Con varias estancias de impresión, algunas destinadas para vida familiar, pero alguna de bien curiosa, como la que hacía función de lo que era conocida como Alcoba de la Parturienta. Era allí donde la recién parida pasaba, junto a su bebé, los primeros 40 días tras el parto. Según nos explican, ni tan solo al padre se le permitía acceder a esta alcoba y solamente una ayudante de la parturienta podía acceder a la misma a fin de ayudarla. También resulta bella la funcional cocina que debe haber permanecido tal y como la encontramos durante los últimos 300 años.

IMG_0144
IMG_0152
IMG_0154
IMG_0159

LOS MONASTERIOS E IGLESIAS ORTODOXAS DE ARBANASI

Tras visitar la Casa Konstantsalieva, verdadero museo etnológico de la villa, es momento de dirigirnos hacia alguna de los monasterios e iglesias ortodoxas de Arbanasi, que es lo que, verdaderamente, nos ha traído hasta esta pequeña población.

La primera iglesia que visitamos es la Iglesia de la Natividad. Se trata de un precioso templo de los siglos XVI y XVII cuyo interior atesora unas pinturas murales de excepción, como la mayoría de las 7 iglesias ortodoxas con las que cuenta Arbanasi. Según parece, la iglesia de la Natividad fue también la residencia de los arzobispos de Tarnovo durante el siglo XVII.

La iglesia de la Natividad de Arbanasi está considerada la más importante obra pictórica religiosa de Bulgaria y una de las más bellas de todos los Balcanes, de manera que podríamos considerar que se trata de un verdadero must dentro de un viaje a Bulgaria. Es, además, la más antigua de las iglesias ortodoxas de Arbanasi. Nos llama la atención que visitemos una joya de las características de esta esplendorosa iglesia casi en solitario, pero así es. El turismo en Bulgaria es incipiente y, particularmente, en lo que se sale del itinerario más trillado o de los resorts del mar Negro.

En este caso, los muros de la iglesia de la Natividad de Arbanasi están decorados por completo por pinturas murales que suman varias decenas de escenas bíblicas. En aquellos tiempos donde el analfabetismo era la norma, este tipo de decoraciones a base de “historietas” eran utilizadas para explicar el contenido de las sagradas escrituras a los creyentes. El Juicio Final y el Nacimiento de Cristo son dos de los motivos que podemos reconocer con facilidad.

Por desgracia no se pueden realizar fotografías con tranquilidad ni aquí ni en las otras iglesias ortodoxas de Arbanasi, de manera que las que ilustran el reportaje son tomadas, sin flash y con una cámara muy simple, en el momento de distracción de la cuidadora de la iglesia. Si pequé en hacer las fotografías, espero que quien sea me lo haya perdonado.

IMG_0165
IMG_0166
IMG_0168

Nuestro siguiente objetivo dentro de este recorrido por las iglesias ortodoxas de Arbanasi es la conocida como Iglesia de los Arcángeles Miguel y Gabriel. Al igual que la anterior, también dispone de una zona dedicada al uso de los hombres (la naos) y otra, al de las mujeres (el nártex). Sin embargo, no tenemos problema en visitar todo el templo para maravillarnos, nuevamente,  de la calidez y calidad de las pinturas murales que recubren por completo tanto las paredes como la cúpula de la iglesia. Nuevamente debemos saltarnos la norma y aprovechar algún despiste para tomar algunas fotos del lugar. Sabemos que no es lo correcto, aunque no entendemos el motivo puesto que si fuera cuestión religiosa esto estaría impedido en todos los templos ortodoxos. Sin embargo, no siempre es así.

IMG_0174
IMG_0175
IMG_0177

La última de las visitas a las iglesias ortodoxas de Arbanasi es la que se conoce como Sveta Bogoroditsa, que en este caso es un monasterio regentado por monjas. La iluminación en este caso es muy escasa y las pinturas murales están algo más dañadas que en las iglesias anteriores, fruto del continuo quemar de las velas que los fieles encienden en honor a la Virgen María, que es lo que significa Sveta Bogoroditsa. En este pequeño monasterio visitamos un icono que los fieles veneran con especial devoción, el de la Virgen de las Tres Manos.

La verdad es que ni mis palabras ni mis movidas y oscuras fotos pueden hacer justicia a este conjunto de iglesias ortodoxas de Arbanasi que forman parte de un conjunto único en los Balcanes. La verdad es que no sería raro que tarde o temprano este conjunto de iglesias y monasterios llegasen a formar parte del Patrimonio de la Humanidad.

Antes de volver hacia Veliko Tarnovo, ciudad de la que os hablamos en este post, aún tenemos tiempo para dar un buen rodeo por el pequeño pueblo de Arbanasi y tomar un tentempié en otra de las antiguas viviendas otomanas que, en esta ocasión, está acondicionada a modo de restaurante tradicional. Las reconocemos siempre por este típico cartel de Mexana. Seguro que debe ser un buen lugar para almorzar. Sin embargo, nosotros nos contentamos en tomar un refresco en esta posada de nombre Chateau Karnovat.

IMG_0172
IMG_0170

Y tras este descanso, tomamos un taxi de regreso a Veliko Tarnovo, la antigua capital de Bulgaria. La visita a las iglesias ortodoxas de Arbanasi ha superado, incluso, las expectativas creadas. Es este, sin duda, de uno de los destinos que no debe faltar en todo viaje a Bulgaria.




SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE BULGARIA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

10 comentarios en “ARBANASI. Visita a las iglesias ortodoxas de Arbanasi, las más bellas de Bulgaria.

  1. Qué genial este post, me has dado la oportunidad de ver por dentro las iglesias y casas que yo encontré ya cerradas cuando llegué a Arbanasi. Una pena, porque sin duda se ven interesantes y preciosas.

  2. Uf, qué riqueza ornamental… vamos, que qué recargada, dicho en plano. Es una belleza, pero no han dejado milímetro sin santo. Pero no se podían hacer fotos, eh, malhechor? jajajajaja! La casa-museo en realidad parece (digo parece) un poco artificial para mostrar una casa del siglo XVI, o a lo mejor no lo he entendido muy bien. Está claro que está cuidada, pero no sé… Os gustó?

    • A mi la casa sí que me pareció muy real porque hemos visto de muy semejantes en otros lugares que estuvieron bajo el yugo del Imperio Otomano. Por ejemplo, en Kruja, Albania o en Belgrado. Supongo que está reconstruida y museizada pero te ponía bastante en situación.
      Un beso Anick!

  3. Últimamente no hago más que ver publicaciones sobre Bulgaria, parece que este país me está llamando. Sin duda, veo que merece la pena la visita a Arbanasi, así que lo apunto para un viaje futuro.
    Me ha hecho mucha gracia lo que comentas sobre las fotos, me he sentido identificada, ya que yo también soy de las que intentan robar una foto cuando no permiten hacerlas. Puedo llegar a entender el tema del flash, pero que tampoco te dejen hacerlas sin él…

    • jejeje, por fin alguien que me comprende, Mar. Porque tengo que ir escondiéndome de hasta mi mujer para robar esas fotos. La verdad es que me considero respetuoso con las obras de arte y con la religión. Pero si fuera una cosa de tipo religioso no dejarían en ningún lugar ortodoxo y, sin embargo, no es así.
      Un beso Mar!

  4. Pues Bulgaria no la tenía yo en mente para un viaje (digo tenía porque acaba de entrar en la lista) pero creo que merece la pena. Increible el interior de las iglesias ortodoxas!! Yo también espero que te “perdonen” por sacar esas fotos y enseñárnoslas porque me han impresionado un montón

  5. Pues Bulgaria está de moda y de allí acabo de regresar hace una semana, no se pueden perder el Monasterio de Rila, todo un espectáculo, ni la hermosa ciudad de Plovdiv!

    • Así es Miriam! Rila y Plovdiv están también entre mis favoritas de Bulgaria. Les dedicamos un par de posts, también.
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>