TÚNELES DE CU CHI. Visita a los escenarios de la Guerra del Vietnam.

Los túneles de Cu Chi suponen una de las visitas imprescindibles de Vietnam, a realizar desde Ho Chi Minh, la antigua Saigón y excapital de Vietnam del Sur y de toda Indochina.

La visita a los túneles de Cu Chi supone uno de los puntos culminantes en lo que hace referencia a la historia más reciente del país, y en particular a las distintas guerras que se han sucedido en la zona durante el siglo XX: primero la guerra de liberación y posteriormente la fraticida guerra entre el norte y el sur.

Los túneles de Cu Chi se encuentran a escasos 60 quilómetros de Ho Chi Minh City y prácticamente de camino al templo caodaísta más importante del mundo o Santa Sede Cao Dai, que se encuentra en Tay Ninh. Es por ello, que es habitual aprovechar la visita a los túneles de Cu Chi para visitar, en la misma jornada, el venerado templo Cao Dai.

 

QUÉ SON LOS TÚNELES DE CU CHI

Los túneles de Cu Chi y otros similares se construyeron en el subsuelo de una amplísima zona cercana a la capital de Vietnam del Sur, lo que permitió al Vietcong el continuo cerco a las tropas survietnamitas y norteamericanas, que se veían atacadas, particularmente de noche, por soldados del Vietcong, sin llegar a entender de donde salían aquellos diminutos soldados que parecían aparecer de la nada en la densa selva vietnamita.

IMG_5014

Se da la circunstancia que ante la imposibilidad de entender de donde aparecían tantos norvietnamitas, el ejército norteamericano llegó a dar la orden de gasear y bombardear toda la zona (de más de 420 kilómetros cuadrados) pese a que esta era una zona , en principio, controlada por los propios norteamericanos y sus aliados.

Hay que tener en cuenta que aunque las zonas visitables son escasas, los Túneles de Cu Chi supusieron, ni más ni menos, que la construcción de más de 250 kilómetros de galerías subterráneas. En muchos casos, dichas galerías estaban estratificadas en varios pisos, lo que permitía al ejército del Vietcong, sobrevivir en ellos durante muchas jornadas, por bien que una parte de los soldados que los habitaron también perecieron en ellos.

La anchura y la altura de los túneles de Cu Chi es extraordinariamente pequeña, de manera que ello facilitaba el movimiento de los soldados vietnamitas pero imposibilitaba el de los fornidos norteamericanos, que se veían sorprendidos una y otra vez por las tropas del Vietcong. Por si fuera poco, el Vietcong utilizaba el uniforme usado de los soldados norteamericanos apresados, para despistar a los adiestrados perros alemanes de los que disponía el ejército norteamericano con el objetivo de descubrir el escondite de los norvietnamitas.

IMG_5008
IMG_5016

En la visita a los túneles de Cu Chi, además de visitar las claustrofóbicas galerías subterráneas (pese a que la anchura y la altura de dichos pasadizos han sido ampliados para facilitar la visita de los occidentales, la visita es realmente dificultosa) se pueden conocer todo tipo de trampas y artilugios que el ejército norvietnamita diseñaba para atrapar a los survietnanitas y norteamericanos. Curiosos resultan igualmente, los maniquíes que nos explican que eran las propias bombas lanzadas por el ejército americano las utilizadas para la fabricación de las caseras y efectivas trampas construidas por los norvietnamitas en la jungla de la zona de los túneles de Cu Chi.

Además, todo el complejo de los túneles de Cu Chi está dispuesto para explicarnos como era la vida en la densa selva del sur de Vietnam durante la contienda bélica.

Por último, todo visitante que quiera (y pague para ello, lógicamente) puede disfrutar de unos disparos con armamento real procedente de la propia guerra del Vietnam, a un precio que oscila entre 1 y 2 USD por disparo, que varia según el armamento utilizado. Desde luego, esta actividad está fuera de nuestro interés, si bien es cierto que durante toda nuestra visita no dejamos de oír disparos de forma más o menos continua, de tal manera que si bien no es mucho de nuestro agrado, si que nos ayuda a ponerte en situación dado el escenario donde nos encontramos.

Por si fuera poco, en los momentos finales de nuestra visita, cae una de las ya habituales tormentas tropicales de inusitada virulencia. Se trata de unos pocos minutos, pero el agua cae con esta fuerza que solo hemos visto en Asia, de manera entre la tormenta torrencial y el ensordecedor ruido de los disparos, nos vemos corriendo entre la espesa jungla (los senderos están marcados, desde luego) en busca de algo que nos de cobijo (a nosotros y en particular, a nuestras cámaras de fotografía) como si se tratara de una verdadera película hollywoodiense sobre la guerra del Vietnam. Eso sí, vestidos en bermudas, como mandan los cánones de todo turista o viajero.

Ningún viaje a Vietnam seria completo sin una visita a los túneles de Cu Chi, uno de los lugares históricos del país.

 

Túneles de Cuchi
Túneles de Cuchi

informacionEl viajero puede seguir el rastro que la Guerra del Vietnam dejó en el país en los múltiples museos dedicados al conflicto que se encuentran repartidos por todo el país; el mejor de los cuales, es el ubicado en Ho Chi Minh. Desde Hue se pueden realizar visitas a la antigua zona desmilitarizada a DMZ.

COMO LLEGAR A LOS TÚNELES DE CU CHI DESDE HO CHI MINH

No es fácil llegar a los túneles de Cu Chi en transporte público. Y menos si se quiere aprovechar la jornada para visitar la Santa Sede Cao Dai que queda a medio camino. Lo más apropiado es optar por una de las baratísimas excursiones de medio día o día entero (en este caso, visitando el oficio de las 12 en el templo Cao Dai) que se organizan a diario desde Ho Chi Minh City. Los precios son irrisorios, pues son muchos los tours con un precio de 7 y 8 USD que incluyen el transporte a ambos lugares y el guía de habla inglesa. Tras visitar Saigon o Ho Chi Minh City, la visita a los túneles de Cu Chi es un imprescindible.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE VIETNAM, LAOS Y BRUNÉI CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

22 comentarios en “TÚNELES DE CU CHI. Visita a los escenarios de la Guerra del Vietnam.

    • Desde liego, un lugar interesantísimo que los vietnamitas han sabido reconvertir en atracción turística. Y además, como todo en Vietnam, de fácil acceso. Un beso!

  1. Lo que más me ha llamado la atención de este post es ver la palabra “quilómetros”. Hacía siglos que no la veía escrita con “q”!!!!! Bueno, bromas aparte, menuda experiencia. Ojalá algún día haya que visitar nuevos lugares como éste, que provengan de guerras. Ponen los pelos de punta.

    • Jajajaja, es verdad, llama un poco la atención. No eres la primera que me lo comenta. e incluso llegue a buscar si estaba aceptada con “q” y efectivamente, sí que lo está, aunque es mucho más común escribirlo con k.
      Supongo que cuando dices “ojalá haya que visitar”, quieres decir “ojalá no haya que visitar”. Como dices, pone los pelos de punta, como la visita a Mostar, por ejemplo.
      Un beso!

    • Sí, realmente es un lugar que representa la crudeza de la guerra. Sin embargo, los vietnamitas has sabido darle la vuelta y sacarle un rendimiento.

  2. Lo primero decirte que tu hijo es un niño que transmite todo por la mirada, pero ¿que decía al visitar este lugar? ¿Qué inquietudes tiene un niño tan pequeño cuando conoce algo así?
    Me ha recordado un poco (salvando las distancias, porque esto que cuentas me parece más impresionante) a las trincheras de Ieper en Bélgica. Lugares de esos que me hubiera gustado no tener que visitar porque nunca hubieran pasado estas terribles historias.
    Un abrazo

  3. Jordi, que valientes son. Yo ya con la visita a los túneles entre las dos Coreas y a las catacumbas de la Lavra en Kiev sentí una horrenda claustrofobia. Al ver las fotos de ustedes ahí, creo que no podría soportar recorrerlos por lo estrechos que son. Es fea mi situación, pero mejor saber y no tener un ataque de pánico hahaha

    Saluditos!

    • jajaja, casi que no preguntes! Poco más de 15 o 20 metros, pero a mi me entró una taquicardia y un mal rollo, que no veas…sobretodo porque me era muy difícil moverme con mis 185 cm.

    • Desde luego, pero es una parte de la historia que vale la pena conocer. y los vietnamitas, listos como el hambre, le has sabido sacar provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>