MALACA. Visita a la ciudad más bonita de Malasia.

Malaca, también conocida como Melaka es la ciudad más bonita de Malasia gracias a la huella dejada por pasado como ciudad colonial portuguesa y posteriormente, holandesa.

Su proximidad a capital del país la sitúa, además, como una de las excursiones o tours de un día más fáciles de hacer desde Kuala Lumpur.

BREVE HISTORIA DE MALACA. DEL COLONIALISMO A LA INDEPENDENCIA.

IMG_6081

Aunque a menudo se piensa que la ciudad de Malaca o Melaka es fruto de la fundación por parte de los portugueses de un enclave portuario en la península malaya, la ciudad y de hecho, el Sultanato de Malaca, es anterior a que los portugueses se hicieran con la plaza.

Fue el último rey de Singapur, Paramésuara, quien fundó la ciudad de Malaca en el lugar donde hasta entonces sólo habitaban algunos pescadores malayos gracias a que se trataba de un accesible puerto natural. Esto ocurre a principios de siglo XV y es todo gracias a la existencia de este puerto natural, que Malaca se convierte en un enclave muy importante.

Un siglo después, en 1509, y en plena época de los Descubrimientos por parte del Imperio Portugués, el Rey Manuel I de Portugal, máximo exponente de la expansión lusa, envía sus flotas en busca de la ciudad de Malaca con la idea de establecer relaciones comerciales con el sultanato. La expedición portuguesa, aunque inicialmente es bien recibida, al final es rechazada de forma violenta. Los portugueses volverán 3 años después a Malaca, esta vez no con la idea de establecer relaciones comerciales sino de conquistarla, lo que acaba ocurriendo en agosto 1512 después de 40 días de lucha entre las tropas del sultán y la flota portuguesa proveniente de Goa, otro de los enclaves lusos en Asia, en este caso, en la actual India.

De esta época son pues, los dañados vestigios que el dominio portugués legó a la ciudad de Malaca, como los restos de sus fortificaciones.

La historia de Malaca da una nueva vuelta de tuerca a mediados de siglo XVII. Ya a principios de siglo XVII, los holandeses intentaron imponerse a los portugueses en una primera batalla. Las tropas lusas repelieron este primer intento, pero finalmente, en 1641 los holandeses se hacen con el control del importante puerto y ciudad de Melaka. De esta época, la ciudad de Malaca conserva varios edificios, sobre todo los que rodean la zona de la Plaza de los Holandeses o Dutch Square, como el antiguo ayuntamiento, la torre del reloj o la iglesia protestante. Eran tiempos en que los holandeses dominaban parte de Asia, teniendo en la actual Yakarta, su base principal.

Malaca Dutch Square

Aquí no termina sin embargo, la historia de dominaciones europeas en la antigua Malaca, pues en 1824, la plaza es entregada a los británicos. Con este tratado, británicos y holandeses se reparten sus posesiones en Asia y en particular, las que tenían en el territorio ocupado en la actualidad por el estado de Singapur, Malasia, Indonesia y la India. En virtud de esta firma, Malaca queda bajo jurisdicción británica. La Fuente de la Reina Victoria que se encuentra en la Plaza de los Holandeses es uno de los testigos de aquella época, que dura hasta mediados de siglo XX. En el seno de la 2ª Guerra Mundial, Malaca cae, en 1941, en manos de Japón, hasta el fin de la guerra, cuando con la derrota japonesa, los nipones pierden el control de los enclaves que tenían en el sureste asiático. Todo ello desemboca en la formación de la Federación malasia, que unía 9 estado malasios y las nuevamente colonias británicas de Penang y Malaca. La nueva organización termina finalmente consiguiendo la independencia de Malasia como nuevo estado, a partir de 1957.

Fruto de esta turbulenta historia, encontramos en la preciosa y colonial ciudad de Malaca, vestigios de su pasado como emporio portugués, holandés y británico, que la han llevado a ser inscrita dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad.

VISITA DE MALACA. DUTCH SQUARE O LA PLAZA DE LOS HOLANDESES.

IMG_6136

Desde Kuala Lumpur hay unas dos horas en bus. Cuando llegamos a la estación central de buses de Malaca tomamos un bus local que nos deja en la Ciudad Vieja de Malaca, que se encuentra a unos cinco kilómetros de la estación de buses.

Comenzamos la visita de la Ciudad Vieja por la Plaza de los Holandeses o Dutch Square, conocida también como Town Square. En esta preciosa plaza encontramos los principales vestigios de la época colonial holandesa.

Destaca la armonía de su planificación urbanística. Sus edificios, pintados de forma uniforme de un color rojizo-marrón, componen el vestigio más importante que se conserva del legado holandés en el sureste asiático. La primera mirada se la lleva la iglesia protestante, la Christ Church Melaka, que es del 1753 y que supone la iglesia protestante más antigua de todo el país. Si la plaza supone el espacio urbanístico más fotografiado de la ciudad, probablemente la iglesia sea el foco más importante. La construcción de la iglesia se debe a la celebración por parte de los holandeses del centenario de la ocupación de la ciudad. Cabe decir que el color original no era el asalmonado que vemos actualmente y que homogeniza la plaza, si no que en tiempos de la ocupación holandesa, la iglesia estaba pintada de blanco.

Entramos dentro del templo. La iglesia es sencilla y enseguida está hecha la visita. Hay que tener en cuenta los horarios, pues son restringidos. De hecho, cuando queremos volver a la iglesia porque nos hemos dejado la Guía de Malasia en un banco, descubrimos que ya está cerrada. Nunca más recuperaremos la guía.

Un segundo edificio que se lleva nuestra mirada en la Plaza de los Holandeses es el Viejo Ayuntamiento o Stadhuis de Malaca, también pintado en colores marrones asalmonados. Este edificio es anterior a la iglesia, pues data de 1650, es decir, de los primeros años de dominación holandesa. En aquellos tiempos, el Stadhuis era la sede del poder político holandés, pues hacía las funciones tanto de Centro Administrativo como de residencia del Gobernador. Actualmente, como muchos de los edificios coloniales de Malaca, se ha reconvertido en museo. En este caso, en el Museo de Historia.

Un tercer edificio pintado del mismo color nos llama también la atención: la Torre del Reloj. Hay, sin embargo, una construcción en esta plaza que nos remite al dominio británico de Malaca, pero que sin embargo no rompe la armonía urbanística del enclave. En medio de la plaza encontramos la Fuente de la Reina Victoria, que es una obra de principios de siglo XX (1901) que se construyó para conmemorar el 60 aniversario del reinado de la Reina, conocido como Jubileo de Diamante. Una placa así lo indica, aunque la fuente se edificó cuatro años después del Jubileo real.

En esta plaza destacan la gran cantidad de Trishaw o cycle rickshaw. Actualmente, este medio de locomoción funciona únicamente como reclamo turístico, ofreciendo tours para los viajeros, de media, una o dos horas de duración. Las bicicletas están bonitamente decoradas con múltiples flores (habrá quien dirá que de forma algo hortera) y suponen una curiosa manera de conocer la ciudad. Hablamos con uno de los conductores y decidimos contratar sus servicios para que nos lleve por Chinatown. En cierto modo, es una turistada, pero a Marc le hace gracia y nosotros no nos importa ocupar por una hora al viejo malayo (nos parece que tiene, al menos, 70 años) que necesitará de todo su esfuerzo para llevarnos por la ciudad. Como primero queremos visitar la zona donde se encuentran los vestigios de la dominación portuguesa quedamos de encontrarnos en frente de La Puerta de Santiago en un rato.

IMG_6080
Visitar Malaca Dutch Square
IMG_6153

LA COLINA DE SAN PABLO Y LA FORTALEZA A FAMOSA.

IMG_6130

Desde la Plaza de los Holandeses se puede subir a pie ,por un camino peatonal, hasta la Colina de San Pablo donde se encuentran los restos de la iglesia de San Pablo o Saint Paul Church. Es esta una iglesia que data de la época de dominación portuguesa de Malaca y que tenía el nombre original de Capilla de Nuestra Señora del Cerro (Nossa Senhora do Oiteiro). Fecha del 1521, es decir, del principio de la época colonial lusa. Cuando los holandeses pasan a obtener el poder de Malaca le cambian el nombre por el de Iglesia de San Pablo, que es el nombre por el cual es conocida en la actualidad. La iglesia, que se encuentra en lo alto de la colina está, sin embargo, en ruinas, por lo que supone una especie de reminiscencia romántica de aquellos tiempos. Es habitual que los habitantes de Malaca suban a pasar la tarde y disfrutar de las vistas que desde la colina se tienen. En la iglesia no hay techo, pero lo que sí que hay en las paredes, son algunas lápidas que recuerdan la época de dominio holandés. Un cantante malayo está tocando con su guitarra, dentro de la iglesia. Enseguida es rodeado por decenas de visitantes que corean sus canciones. La verdad es que es un momento muy bonito, aunque las canciones son en malayo y no entendemos nada.

Visitada la iglesia de San Pablo bajamos colina abajo para ir hasta lo que se conoce como Puerta de Santiago, que es en realidad el único vestigio que queda en pie de lo que era la Fortaleza de Malaca, la primerísima edificación que construyeron los portugueses al llegar a la población y que era conocida como A Formosa. Fue Alfonso Alburqueque, conquistador de Malaca quien mandó su construcción, con el fin de defender la plaza de los ataques malayos. Dentro de la fortificación había una ciudad entera, con sus hospitales, palacios episcopales, palacios gubernamentales para el poder civil o hasta cinco iglesias y un monasterio. De hecho, esta Puerta de Santiago es uno de los remanentes más antiguos que hacen referencia a la colonización europea de los que quedan en todo el continente asiático. Es una pena que no se conserve toda la fortificación original que los holandeses cedieron a los británicos de forma prácticamente indemne. Por desgracia, los británicos decidieron destruir toda la fortificación y sólo la Puerta de Santiago se salvó, gracias a la mediación de Sir Stanford Raffles, gobernador británico de la época y que posteriormente fundó la colonia de Singapur, en 1819.

Es aquí donde nos encontramos con el conductor del Trishaw que nos llevará hacia la zona de Chinatown. Es decir, más que un recorrido entero por la ciudad le contratamos un viaje hacia la zona de Chinatown con varias paradas en los lugar más emblemáticos de del barrio chino.

IMG_6118
IMG_6112
IMG_6123

CHINATOWN DE MALACA

Un puente sobre el Río Malaca nos lleva hacia Jonker Street que es la calle principal del Chinatown de Malaca. Hay que decir que por el río Malaca se realizan pequeños cruceros que durante cerca de una hora recorren el río. Puede ser una manera diferente e interesante de conocer la ciudad, aunque nosotros no subiremos a ninguno de ellos.

Recorremos Jonker Street, que es como se conoce a  la calle principal de Chinatown, que en realidad tiene el nombre de Jalan Hang Jebat. Las casas tienen una morfología muy similar, casi siempre de dos pisos y que recuerdan a las que vimos en el barrio chino de Singapur. Actualmente, muchos edificios están remodelados y funcionan como restaurantes, cafés u hoteles. Otras, son todavía pequeñas o grande tiendas locales, algunas de ellas dedicadas a la venta de souvenirs para turistas, o a viviendas particulares. Al principio de la calle está el Museo Baba y Nyona, que cuenta la historia de los Peranakan, los descendientes de los nobles chinos que se establecieron en esta zona y que se integraron en la cultura malaya.

La calle paralela a Jonker Streeet es conocida como Calle de La Armonía, aunque en realidad, tiene tres nombres diferentes según el tramo: Jalan Tukang Emas, Jalan Tukang Besi y Jalan Tokong. La importancia de esta calle, y de hecho de ahí le viene el nombre de calle de la Armonía, es que está llena de templos de diversas religiones, hecho que nos recuerda el respeto por las diversas creencias que hubo en esta zona durante muchos años. De hecho, la tolerancia sigue siendo una de las señas de identidad de Malaca.

En esta calle de la Armonía visitamos primeramente el Templo de Budista Cheng Hoon Teng, del 1645. Hay que decir que en este templo no sólo se siguen los ritos budistas, sino que también se siguen las doctrinas confucionistas y taoístas.

IMG_6099
IMG_6098

El segundo templo que visitamos es la mezquita Masjid Kampung Kling, que data de 1748 y que es una de las más antiguas de Malasia. Se trata de un vestigio de la época en que Malaca era un importante puerto comercial donde se habían establecido una numerosa colonia de comerciantes de origen indio que profesaban la religión musulmana. Aunque la mezquita original era de madera, el templo actual está construido en ladrillo, en una mezcla de estilos muy curiosa. Destaca su imponente minarete en forma de torre de base cuadrada y seis pisos de altura. Se trata de un lugar relajante que no se puede perder ningún viajero que visita Melaka.

IMG_6093

Seguimos bajando por la calle de la Armonía y entramos en el tercer templo: el Sri Poyyatha Vinayager Moorthi, uno de los primeros templos hindúes que abrieron en Malasia, que data de 1781 y que está dedicado a Ganesha, la divinidad hindú representada en forma de elefante.

Al final de esta misma calle encontramos una curiosa zapatería, la Wah Aik, una pequeña empresa familiar de zapateros que ha ido pasando de generación en generación y que está especializada en las famosas zapatillas chinas para pies vendados. Es un recuerdo precioso y artesanal que hace referencia a los minúsculos zapatos que llevaban las chinas que vivían en la ciudad. Estos zapatos medían poco más de 10 centímetros. Esta era una práctica habitual de la sociedad china desde el siglo X, que comenzó en la corte, pero que se extendió no sólo dentro del país, sino también, entre las comunidades chinas que vivían fuera de China, como por ejemplo, en Malaca. Según parece, más que un signo de erotismo por la propia morfología del pie, lo que gustaba a los chinos era la elegante forma de andar que debían adoptar las mujeres sometidas a tal mutilación.

Aparte de los templos, en esta zona de Chinatown entramos a varios restaurantes que se han instalado en las antiguas y preciosas casas que los comerciantes chinos tenían en la zona. Son viviendas que forman parte del patrimonio histórico de la ciudad y que vale la pena visitar. El conductor de nuestro trishaw nos va indicando las mejores y cuando termina su recorrido nos deja en una de las más bonitas, que restaurada para hacer funciones de restaurante, supone una de las mejores maneras de conocer estas construcciones.

Abandonamos la ciudad de Malaca, después de visitar la más bonita de las ciudades coloniales de Malasia, que nos ha dejado muy buen sabor de boca.

IMG_6146
IMG_6144
IMG_6145

COMO LLEGAR A MALACA. COMO IR DE KUALA LUMPUR A MALACA.

IMG_6149

Para ir de Kuala Lumpur a Malaca hay un montón de autobuses que salen de la estación Bersepadu Selatan de Kuala Lumpur. Hay varias empresas que hacen el trayecto (nosotros fuimos en un cómodo autobús de Transnational) y de hecho, hay autobuses cada hora desde buena mañana. El trayecto dura 2 horas y te deja en la estación de buses Melaka Sentral de Malaca.

Desgraciadamente esta estación está lejos del centro histórico de Malaca. Para llegar, hay que coger un bus local (17) desde la misma estación, que en unos 20 minutos te deja en la Ciudad Vieja. Hay que avisar al conductor para que te indique cuando llegue a la zona de la Dutch Square.

Para volver a Melaka Sentral, hay que tener en cuenta que el trayecto de vuelta es más largo (unos 40 minutos) pues el recorrido del bus 17 es circular y no de ida y vuelta. Es mejor tomar el bus 17 al otro lado del barrio chino, cerca de la escuela Pay Hongo o si no, tomar un taxi para recorrer los 5 kilómetros que te llevan hasta la estación de autobuses, que es lo que hicimos nosotros.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE MALASIA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

21 comentarios en “MALACA. Visita a la ciudad más bonita de Malasia.

  1. La ciudad merece la pena una visita. Yo la recuerdo como una de las más bonitas y pintorescas del Sudeste Asiático. Como bien dices a tiro de piedra de KL.

    Lo que más me gustó fue el paseíto en barca por los canales al atardecer.

    Buena entrada

    Saluds

    • Gracias por pasarte por aquí y por tus palabras Jose. Verdaderamente es una ciudad que vale la pena visitar.

  2. Nunca he ido personalmente a esta zona del planeta, se que con el tiempo todo llega y que quizá un día ese avión se cruce en mi camino, así que mientras tanto sigo viajando blog a blog. Me ha gustado mucho el repaso que has hecho y me he ido un rato lejos de la pertinaz lluvia asturiana, así que gracias por regalarme un cachito de viaje ;)

    • Desde luego Beatriz, Asia te espera para sorprenderte! Espero que puedas descubrir su belleza bien proto. Un saludo y gracias por pasarte por el blog.

  3. ¡Qué sorpresa! Cuando he empezado a ver el post recordé Yakarta y Yoggy, ciudades de Indonesia que no me gustaron nada. Pero ésta sí que merece la pena una visita. Justo hoy además me decía una amiga viajera que el mejor sitio para hacer mochileo es Malasia y ahora me topo con tu post… ¿Será una señal? Je je gracias Jordi por mostrarnos el mundo a través de tus fotos y relatos. Un saludo de la cosmpolilla.

    • Sí, a mi Yogyakarta tampoco me gustó como ciudad, pero Malaca sí que vale la pena. A ver si te animas a visitar el país y nos cuentas tus experiencias!

  4. Lastima por la guía :’(

    Y los “zapatitos” aaaaaauch…. me dolio nadamas de verlos, pero que bonitos son… eso si, jamas intentaria ponermelos :-o

  5. Gracias Jordi por tu post, la verdad que he llegado hoy a Malacca y acabo de leer tu paso por allí y es genial. Mejor guía turístico imposible. Gracias y un saludo

    • Pues que suerte que puedas disfrutar de esta ciudad que nos pareció maravillosa. Muchas gracias por tu comentario!

  6. Felicitats per l’article. Blogs com el teu contribueixen no només al gust pels viatges, sino també al coneixement dels llocs a visitar i a enriquir-nos culturalment. Fa just dos dies que vaig estar a Malaca. Encantadora ciutat colonial. Només un inconvenient: estava infestada de turistes…. El barri xinès, amb el seu temple més antic, bé mereixen la qualificació de patrimoni de la Humanitat.
    Anims i a seguir endavant amb la teva tasca viatgera i literària !
    Josep Maria.

    • Moltes gràcies Josep María per les teves paraules! La veritat és que Malaca és una de les poblacions colonials més boniques d’Àsia. Tot i el turistes, es clar. Espero que estiguis gaudint de Malàisa com varem gaudir nosaltres.
      Una abraçada y ràcies per seguir-nos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>