VIAJEROS AL TREN. Viajes en ferrocarril por el mundo.

Eurail pass, interrail Europa…viajar en tren por Europa con un único billete, durante 2 o 3 semanas, supone para muchos jóvenes, una primera aventura en el mundo de los viajes. En nuestro caso, esto no fue así. Nunca hemos utilizado el Eurail pass ni viajado en tren por Europa como único medio de transporte. Si, sí que son decenas las veces que hemos tomado trenes de larga distancia, a menudo transnacionales y con necesidad de hacer noche en ellos. Esta es nuestra experiencia en el mundo de los viajes en tren por el mundo.

BREVE HISTORIA DEL FERROCARRIL

Uno podría pensar que el ferrocarril es un heredero directo de la Revolución industrial, el proceso de desarrollo económico, social y sobretodo tecnológico, que con origen en la Gran Bretaña del siglo XVIII se expandió por todo occidente y cambió por completo la mentalidad social y económica en menos de 50 años. I aunque, desde luego, en el desarrollo tecnológico del ferrocarril hay un antes y un después de este período, para encontrar los orígenes del ferrocarril hay que remontarse a varias centurias. 
Independiente de que del uso de transporte mediante el uso de raíles ya se tiene conocimiento en la Grecia clásica, es en la edad media donde aparece un primer modelo de ferrocarril que se asemeja, más o menos, a lo que entendemos ahora por ferrocarril. Estos primitivos ferrocarriles, no utilizaban el hierro como material para la construcción de los raíles, si no la madera; y por otra parte, no estaban concebidos para el transporte de los viajeros, si no de las mercancías. Se trataba, en todo caso, de cortos trayectos, como los que permitían transportar el material obtenido en la minas hasta fuera de ellas.
El hierro aparece en los raíles de los ferrocarriles a partir del siglo XVIII. Ello permite aumentar los quilómetros de vía e incluso iniciar de una forma más o menos regular, el transporte de pasajeros, donde en un principio, los vagones era tirados por caballos como si de coches de caballo se tratasen. 
El uso de los raíles de acero, a mediados del siglo XVIII suponen un paso importante en el desarrollo del ferrocarril. Pero ya inmersos en el pleno desarrollo tecnológico de la revolución industrial es el uso y desarrollo de la locomotora de vapor lo que permitirá, a partir del primer tercio del siglo XIX dar un gran impulso al ferrocarril que se convierte en un medio de locomoción de suma importancia, ya sea para el transporte de pasajeros, pero sobretodo, de mercancías. Todo este desarrollo se realiza casi de forma exclusiva en el Reino Unido, verdadero motor económico y social del siglo XIX, sin embargo pronto será exportado al resto de Europa y Estados Unidos. Podéis ver en algunas fotos de este reportaje imágenes de algunas de estas locomotoras que están expuestas en el precioso Museo del Transporte que visitamos en Glasgow durante nuestro viaje a Escocia.
Un paso al frente supuso la electrificación de las vías, herederas directas del primitivo uso de las baterías, hecho que sucede en la década de los 80 del siglo XIX. Esto da lugar al nacimiento de un nuevo concepto de transporte: el transporte urbano mediante el uso del tranvía y el metro. El primer metro del mundo es el de Londres, que en 1894 ya tenía una longitud de unos 20 quilómetros, pero que se había inaugurado en 1863, el mismo año que el metro de Nueva York. En 1896 aparece el metro de Budapest, cuya primera línea, aun en uso, forma parte del Patrimonio de la Humanidad y que tuvimos la oportunidad de visitar recientemente en durante nuestra visita a Budapest.

Museo del transporte de Glasgow

Eurail pass, interrail Europa

NUESTRA EXPERIENCIA VIAJANDO EN TREN. TRENES TRANSNACIONALES NOCTURNOS, DIURNOS Y TRENES DE MONTAÑA.

No son pocos los trayectos largos en tren de los que hemos disfrutado durante nuestros viajes. Y digo disfrutado, porque la verdad es que por lo que a mí se refiere, el viaje en tren (y particularmente en tren nocturno) suele ser uno de los momentos más emotivos de algunos de los viajes que hemos realizado.

Algunos de ellos han transcurrido dentro del propio país como un trayecto nocturno que nos llevó al norte de Rumanía, a Suceava en concreto, sin que consiguiéramos billete para litera y con una joven rumana como compañera de viaje que estuvo empeñada en practicar su español aprendido (según ella nos contó) gracias al disfrute de las telenovelas venezolanas que tan en boga estaban en la televisión de su país. También recorrimos buena parte de China en tren durante nuestro primer viaje a ese país en 1999. Especial recuerdo tenemos del trayecto de quince horas que nos llevó a Xian. La dificultad idiomática nos llevó a comprar billetes simples de 2ª clase sin derecho a litera para un enorme trayecto de, como dije, quince horas. Para más inri, todos los asientos estaban ocupados, de manera que por delante teníamos ni más ni menos que una noche entera sin posibilidad alguna de tomar asiento. Por suerte, no hay casi nada que unos dólares no arreglen (al menos, en la China de 1999), de manera que pasadas un par de horas de pánico, conseguimos una litera en un compartimento abierto de cama dura, con 6 literas.

Tren Corea del Norte

Otra anécdota transcurrió durante nuestro trayecto nocturno entre Pyongyang (Corea del Norte) y Beijing (China). Al ir a dar una vuelta por el tren, nos dimos cuenta que el acceso al resto de vagones, que estaban copados por coreanos, estaba cerrado literalmente con una cadena y candado (podéis ver la foto que adjunto). Solo al pasar la frontera con China fue posible pasar a los otros vagones. Sin embargo, los vagones con los coreanos habían sido ya desenganchados del tren y se habían quedado en su país, y los nuevos vagones iban ya repletos de chinos subidos al otro lado de la frontera.

En Europa, y también en parte de Asia, los trayectos nocturnos suelen poderse realizar, como digo, en compartimentos con literas. Lo más habitual, son los compartimentos cerrados con 4 literas y una pequeña mesita. Este tipo de compartimento los hemos utilizado para trasladarnos de Belgrado (Serbia) a Skopje (Macedonia) de Georgia (Tbilisi) a Erevan (Armenia) o de Kiev a Odessa (Ucrania). Las literas suelen ser bastante cómodas y con el traqueteo del tren y la ayuda de unos tapones para los oídos no se hace difícil dormir. Más suerte tuvimos en nuestro trayecto nocturno entre Moscú y San Petersburgo, donde nuestro compartimento era para dos personas, y menos suerte en algunos trayectos en China o India, donde los compartimentos eran de 6 literas, y en este caso, sin posibilidad de ser cerrados.

IMG_2915

Viajar en tren por Corea del Norte

La era de internet supone, sin duda, un gran avance. No solo en lo que refiere a la posibilidad de conocer los horarios por avanzado si no, a menudo, la posibilidad de comprar los billetes antes de la llegada al país, casi de forma universal para Europa occidental o Estados Unidos, pero no siempre posible en algunos países de este de Europa. Por ejemplo, en 2013 nos fue imposible comprar el trayecto Tbilisi-Erevan hasta nuestra llegada a la capital de Georgia.

serbia3

serbia2

Eurail pass, interrail Europa

IMG_6676

IMG_2362

Menos aventura suponen los trenes diurnos aunque, a menudo, sí un plus de comodidad respecto al uso del bus. Lo hemos utilizado, por ejemplo, para viajar de Viena a Budapest o de Chernivsti a Lviv (Ucrania) o de Bucarest a Brasov (Rumania). Al mayor espacio entre asientos, se une la habitual existencia de una pequeña mesita, y la posibilidad de andar un poco entre los vagones y a menudo, usar el vagón-restaurante.

TREN BALA

Sin duda alguna, una enorme experiencia. No se entendería un viaje a Japón sin la utilización de los míticos trenes bala o Shinkansen. Esto permite desplazarse a gran velocidad entre las grandes ciudades, como Kioto, Tokio, Osaka o Hiroshima. La compra del pase Japan Rail Pass facilita y economiza los trayectos. Por cierto, nunca olvidaremos la primera vez que vimos el Monte Fuji. Fue durante un trayecto el tren bala desde Tokio a Osaka.

IMG_1757

IMG_0607

IMG_0603

Actualmente, la red viaria de trenes de alta velocidad está muy presente en España y Francia, de manera que para los amantes del tren y para los aerofóbicos, realizar el trayecto en tren entre Barcelona y París, por ejemplo, es ya una alternativa rápida y cómoda, al igual que pueden serlo los trayectos ferroviarios entre París y Londres o París y Bruselas.

TRENES DE ALTA MONTAÑA Y DE VÍA ESTRECHA

IMG_0243

Otro de los alicientes que encontramos en Europa es la diversidad de trenes de montaña o de vía estrecha. Aunque la vía estrecha no es sinónimo de tren de montaña, lo cierto es que buena parte de los trayectos ferroviarios que se construyen con el fin de surcar montañas utilizan la vía estrecha.

Entre los más míticos trenes de montaña que podemos encontrar en Europa, destacan el Tren de la Jungfrau, que tiene el honor de subir hasta la estación más alta de Europa y el Gornergrat, que acomete un vertiginoso ascenso desde la pintoresca e invernal población de Zermatt. Ambos trayectos tuvimos la oportunidad de realizarlos durante nuestro viaje a Suiza. En Catalunya también se puede disfrutar de alguno de estos trayectos ferroviarios de alta montaña en tren de vía estrecha, como el del Tren Cremallera de Núria, que desde Queralbs asciende hasta el Santuario de la Virgen de Núria, uno de los más emblemáticos de Cataluña. También en Francia son comunes este tipo de trenes, y aunque no los hemos podido disfrutar aun, esperamos tener la oportunidad de hacerlo. Estamos hablando, por ejemplo, del Tren de Montenvers que parte desde la estación de Chamonix hasta alcanzar uno de los mayores glaciares de los Alpes franceses, el Mer de Glace.

IMG_0198

IMG_0193

IMG_9623

VIAJES MÍTICOS EN TREN: INTERRAIL, TRANSMONGOLIANO Y TRANSIBERIANO.

Nunca hemos realizado un interrail. Este itinerario casi iniciático que transcurre de manera casi exclusiva con el tren como medio de transporte y que recorre varios países (a gusto del viajero y casi siempre dentro Europa) y que parece estar reservado a los más jóvenes (aunque esto no tiene porque ser siempre así). Y cierto es que nos ha quedado siempre la espinita clavada de no haberlo podido realizar, hasta el punto de que incluso este año estuvimos mirando de armar un pequeño interrail ni que fuera en formato mini y durante una única semana, para disfrutar de una parte de Francia que aún no tenemos el gusto de conocer.

Tampoco hemos realizado nunca uno de esos viajes entre míticos y místicos como el Transiberiano o el Transmongoliano. Y la verdad es que aunque deben ser unos trayectos que deben puntuar bastante en el ranking virtual del ego del viajero, nunca nos han atraído en demasía. Demasiados días seguidos en el tren, y según varios expertos que los han disfrutado, parando en ciudades no siempre interesantes y además, con más bien poco tiempo para disfrutarlas.

En fin, que esta son solo algunas de nuestras experiencias ferroviarias por el mundo, y que con el paso del tiempo, solemos recordar con bastante cariño

 

PUBLI

RAILEUROPE

RailEurope es una web especializada en la venta de billetes de tren por toda Europa. Tiene presencia en más de 45 países entre los que se encuentran los más importantes de América del Sur, Asia, Oceanía, África y Oriente Medio.

La web de RailEurope permite organizar un completo viaje en tren adquiriendo los billetes ya sea mediante su desplegable o mediante un atractivo sistema de mapa ferroviario interactivo. Además de los billetes individuales también permite la compra de pases de tren que abarcan distintas zona como el Eurail Select Pass, el Eurail Global Pass o los más locales Swiss Travel Pass o Italy Pass.

Ya sea para organizar todo un viaje entero en tren por Europa o para comprar billetos sencillos entre dos destinos, RailEurope supone un una manera fácil y eficaz de adquirir vuestros pasajes de tren. No dejéis de probarlo.

TGV Thalys Italo

PARA LOS RESIDENTES DE FUERA DE EUROPA: GANA UN EURAIL GLOBAL PASS 1ª CLASE CON RAILEUROPE VALORADO EN 1316 USD. 

RailEurope os da la posibilidad de GANAR un Eurail Global Pass de 1ª clase para 2 personas que permite utilizar todos los trenes de Europa (24 países) incluidos los trenes de alta velocidad, durante 15 días.

El Eurail Global Pass está reservado a los residentes de fuera de Europa. Para participar en el sorteo del Eurail Global Pass, RailEurope os invita a participar en esta encuesta que no tardaréis más de 3 minutos en realizar.

No perdáis la oportunidad de participar en el sorteo!

11 comentarios en “VIAJEROS AL TREN. Viajes en ferrocarril por el mundo.

  1. A mí me mola mucho viajar en tren, me parece que tiene un punto romántico que no se lo encuentro al coche o a los aviones. Recuerdo la ilusión que me hizo ir en primera por la noche desde Moscú a San Petersburgo, parecía que iba a parecer por allí Pedro I el Grande con esos cortinajes y ese juego de té tan rococó que teníamos adornando nuestro lujoso habitáculo. Me ha gustado la entrada, felicidades!

    • Si que es verdad, yo también recuerdo especialmente aquel viaje Moscú-San Petersburgo, uno de los primeros que hicimos en tren nocturno con Isa!

  2. No os perdáis la oportunidad de probar también el Tren Amarillo, en el Pirineo francés. Permite visitar pueblecitos de ensueño y pasar por acantilados de vértigo. Muy recomendable el vagón descubierto (siempre que el tiempo lo permita!)

    • Cierto!!! Además una actividad que puede ser muy bonita con niños y creo que cerca de las cuevas de Villefranche de Conflent.

  3. Me encantan los viajes en tren, aunque casi siempre acabo en avión o en coche. Muy buen relato de tu experiencia y tus recomendaciones son clarísimas!
    Gracias por compartirlo! ;)

  4. Viajar en tren es algo que me parece terriblemente romántico sobre todo si uno sube a un tren de esos que van lentos y que tardan horas en hacer 100 kilómetros… claro, siempre que no se vaya con prisas.

  5. Qué buen homenaje, me encanta viajar en tren a mí también, tiene un encanto que no tienen otros medios de transporte. Donde vivimos ahora, en Estados Unidos, muchos trayectos son casi prohibitivos por el precio y echo de menos utilizarlo más a menudo. El del Jungfrau es uno de los más espectaculares que recuerdo :) ¡Un saludo!

  6. Qué buen homenaje. Me encanta viajar en tren a mí también, tiene un encanto que no tienen otros medios de transporte. Donde vivimos ahora, en Estados Unidos, muchos trayectos de Amtrak son casi prohibitivos por el precio y echo de menos utilizarlo más a menudo. El del Jungfrau es uno de los más espectaculares que recuerdo :) ¡Un saludo!

    • Gracias por tus palabras Angie. Si, estuvimos mirando precios de trenes en EEUU y hay que ir con mucho cuidado, dsde luego. Pero no te pienses, que los de Suiza nos dejaron tiesos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>