CIUDADELA DE HUE. Visita a la ciudad prohibida de Vietnam.

patrimonio humanidadLa visita de es una de las imprescindibles dentro de un viaje a Vietnam, puesto que en ella podemos realizar dos de las visitas más interesantes del país: la Ciudadela de Hue, que fue la residencia de los emperadores de la dinastía Nguyen que gobernaron Vietnam desde principios del siglo XIX hasta 1945, y las Tumbas Imperiales que se encuentran a pocos kilómetros de la ciudad y a lo largo del río Perfume.Hemos llegado a Hue en uno de los múltiples buses que hacen el trayecto desde la cercana y encantadora Hoian. Aunque el recorrido es de poco más de 100 metros, el intenso tráfico que encontramos en la ruta y la parada de rigor a medio camino (un descanso de media horita) prolongan el trayecto a unas tres hora y medio. Eso sí, el bus es impecable y tienes la oportunidad (en realidad la obligación) de ir casi totalmente reclinado.

El hotel donde tenemos realizada la reserva nos ha enviado un mail hace dos días indicándonos que nos recogerán de forma gratuita en estación de autobús a nuestra llegada, lo cual se agradece. Nos hospedamos en el Hotel Home, de categoría media, que resulta ser un completo acierto.

En media hora hemos realizado el check in y nos hemos aseado, de manera que partimos hacia la , el edificio más notable de la ciudad, y uno de los que tienen más importancia histórica en el país. Hacemos una breve parada para almorzar y nos dirigimos enseguida a la ciudadela.

IMG_5412

 

CIUDADELA DE HUE Y RECINTO IMPERIAL DE LA DINASTÍA NGUYEN

Fue Nguyen Anh quien en 1802, se proclamo Emperador, con el nombre de Gia Long, tras vencer en una de las intestinas batallas que durante los siglos han venido asolando el país. Fue, de esta manera, el fundador de la dinastia Nguyen que gobernó el país hasta 1945. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que a partir del 1884 Vietnam se convierte en un protectorado francés y que aunque la dinastía Nguyen prosigue y sigue viviendo en el Recinto Imperial de Hue, la capitalidad del país, y de toda Indochina, se traslada de facto a Saigón.

Fue precisamente Gia Long quien, en 1804, dos años después de fundar el imperio, decide construir la ciudadela de Hue, uno de los edificios más importantes del país.

Los posteriores emperadores de la dinastía Nguyen se encargaron de engrandecer y embellecer la ciudadela así como el Recinto Imperial que se encuentra en su interior y que era la residencia imperial así como algunos de los más importantes edificios gubernamentales de la época.

Desgraciadamente, las tropas francesas, en 1885, atacaron la ciudad y concretamente la ciudadela, destruyendo parte de su patrimonio y saqueándola, además, casi por completo. Por si no fuera poco, durante la guerra de Vietnam, la ciudad de Hue se convirtió en un auténtico campo de batalla entre el Vietcong y las tropas survietnamitas y norteamericanos. Unos y otros se encargaron de destruir de forma despiadada la práctica totalidad de los edificios históricos y de la ciudad entera, y en particular, la ciudadela.

IMG_5359
IMG_5365
IMG_5371

Por suerte, y poco a poco, se ha cometido un importante trabajo de restauración paulatina, que ha conseguido recuperar parte del antiguo esplendor. Sin embargo, muchos de los templos y pabellones de los que se componía el Recinto Imperial siguen en ruinas, de manera que a menudo, hay que poner no poca imaginación durante la visita a la Ciudadela de Hue con el fin de comprender como debía ser el recinto en su momento.

Pese a todo, la importancia histórica de la Ciudadela de Hue, así como la belleza de los edificios que pudieron salvarse de la barbarie y de los que se han reconstruido, dieron lugar a que la Unesco la incluyera, de forma más que merecida, en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

Entramos a la Ciudadela de Hue por una de las diez puertas que a modo de fortificación están repartidas a los largo de las murallas que la rodean. La Ciudadela de Hue se trata de un recinto

amurallado a lo largo de 10 kilómetros, de forma más o menos rectangular.

Los amplios muros, de dos metros de grosor, están rodeados de un foso que envuelve de forma entera el recinto amurallado. Al centro de la parte sur de la muralla, se encuentra la Torre de la bandera, donde se halla la más alta de las astas de todo Vietnam. Se trata de uno de los primeros edificios que se construyeron en la Ciudadela (ya en 1809). A derecha e izquierda, pasada la Torre de la Bandera, encontramos los Nueve Cañones Sagrados, que tienen un carácter únicamente simbólico, como protectores del país y de la dinastía Nguyen y que tienen un peso de unas 10 toneladas.

 

IMG_5364
Ciudadela de Hue

 

informacionLa entrada a la Ciudadela de Hue se compra en la misma puerta principal. Sin embargo, vale la pena tener en cuenta que existe la posibilidad de adquirir una entrada que da derecho a visitar también tres de la Tumbas Imperiales y que presenta descuento respecto a adquirir las entradas por separado.

EL PALACIO O RECINTO IMPERIAL, VERDADERO CENTRO DE LA CIUDADELA DE HUE

Es hora, ahora sí, de entrar al Palacio o Recinto Imperial de Hue, que supone una segunda estructura amurallada, esta vez a lo largo de 2.5 kilómetros. La entrada se realiza por uno de los más bellos edificios de todo el complejo, la Puerta Ngo Mon. Desde luego, nuestra entrada no se realiza por la puerta central del edificio, que estaba reservada al emperador. Superada la puerta Ngo Mon (donde se paga la entrada al recinto) sí que podemos utilizar el puente que deja a ambos lados, un precioso estanque de flores de loto, en una de las más bonitas imágenes de la ciudadela.

Enseguida llegamos al Pabellón de los cinco Fénix, utilizado por los emperadores Nguyen para las ocasiones verdaderamente importantes. Fue aquí, donde el último emperador Nguyen puso fin a la dinastía, al tener que abdicar en 1945.

Desde luego, la visita a la ciudadela y, en concreto, al Recinto Imperial nos está recordando muchísimo a la realizada a la Ciudad Prohibida de Pekín. Y es que, al igual que sucedió con la residencia imperial china, los diseñadores del Palacio Imperial de Hue utilizaron el principio de la geomancia para el diseño del mismo, aunque esta vez, utilizando también los principios militares del ingeniero civil militar francés Vauban.

Aunque las distintas guerras destruyeran gran parte del recinto imperial, no hay que poner mucha imaginación para entender que los emperadores vietnamitas utilizaron al modelo chino para construir su residencia.

Más impresionante es el siguiente edificio. Se trata del bellísimo Palacio de la Suprema Armonía o Thai Hoa, un amplio edificio sostenido por 80 preciosas columnas de madera lacada y que ha sido restaurado con esmero. El rojo y el dorado debían ser los colores preferidos por los emperadores vietnamitas habida cuenta del dominio de estos tonos en el Thai Hoa. El Palacio de la Suprema Armonía era un lugar reservado para los grandes momentos y celebraciones, como por ejemplo la coronación de un nuevo emperador o recepciones oficiales de importancia.

IMG_5374
IMG_5380
IMG_5394

Desde luego, el elemento de mayor relevancia en el Palacio de la Suprema Armonía es, ni más ni menos, que el precioso Trono Imperial, que por desgracia, no se nos permite fotografiar.

Al norte del Palacio de la Suprema Armonía encontramos un patio donde destacan dos enormes vasijas de bronce, del siglo XVII, ahora llenas de agua y al que los turistas parece que no pueden resistirse a tirar unas monedas. Serán extrajeras, digo yo, porque la verdad es que a lo largo de todo el viaje por Vietnam no hemos visto ni una sola moneda vietnamita, pues en este país parece existir, tan solo, el papel moneda.

A ambos lados de este patio encontramos las denominadas Salas de los Mandarines, que en su tiempo eran oficinas imperiales y ahora se han reconvertido en sala de exposiciones una, y en un salón donde los turistas pueden, previo pago, vestirse de emperador y fotografiarse delante de un decorado dispuesto a modo de trono imperial. Aunque renunciamos a disfrazarnos, aprovechamos para fotografiar algunos asiáticos que sí que se han disfrazado para la ocasión.

 

LA CIUDAD PÚRPURA PROHIBIDA, AL NORTE DEL RECINTO IMPERIAL.

IMG_5392

Más al norte, encontramos un tercer recinto amurallado, que corresponde a la Ciudad Púrpura Prohibida. Solo los eunucos tenían permitida la entrada a este recinto de 10 hectáreas, que era de uso exclusivo para el Emperador, la Reina Madre y de las Concubinas. Es este espacio, uno de los más dañados durante la Guerra del Vietnam, es donde más imaginación hay que poner para entender cómo debió ser en su momento.

Por suerte, un video que se reproduce en el Thai Hoa, recrea como era la Ciudad Imperial y la Ciudad Púrpura Prohibida durante la época imperial, de manera que ello ayuda en este menester.

Damos una vuelta relativamente rápida por este sinfín de patios donde antiguamente se ubicaban una buena cantidad de pabellones imperiales. Va a ser ardua la tarea de reconstrucción (más que de restauración), si es que algún día se acomete.

Aunque más al norte de la Ciudad Púrpura Imperial se encuentran una serie de jardines con varios lagos incluidos. Preferimos volver hacia el sur para dirigirnos a la zona del Complejo del Templo de To Mieu, que se encuentra en la zona izquierda de la Ciudadela, justo después de superarse la bella puerta Ngo Mon. Vale la pena recalcarlo, pues en el lado opuesto (a la derecha) se encuentra el no tan bien restaurado Complejo Thau To Mieu. La similitud del nombre, así como las escasas indicaciones que encontramos en el recinto, da lugar a que primeramente nos confundamos y nos dirijamos a la zona sur este de la Ciudadela, debiendo, por lo tanto, dar marcha atrás para llegar al Complejo To Mieu.

IMG_5388
IMG_5387

 

EL COMPLEJO TO MIEU DE LA CIUDADELA DE HUE.

Es sin duda uno de los complejos más bonitos y mejor restaurados de toda la Ciudadela de Hue, de manera que no debe abandonarse esta sin visitarse.

Quizá sea el precioso pabellón Hien Lam, uno de los más bellos del país, con sus tres pisos, diecisiete metros de altura y un total de 12 tejados. Nos quedamos con ganas de subir a los pisos superiores. Enfrente del pabellón encontramos las conocidas como 9 urnas dinásticas que simbolizan el poder de cada uno de los emperadores Nguyen. Dichas 9 urnas, construidas en bronce, tienen un peso de unas 2 toneladas y una altura de 2.3 metros. Como no puede ser de otra forma, la urna central corresponde al fundador de la dinastía, Gia Long, que como hemos visto en varios puntos de toda la Ciudadela de Hue parece venerarse.

Disposición semejante encontramos en el pabellón que queda enfrente del Hien Lam y que corresponde al Templo de To Mieu. Allí encontramos algo así como nueve estructuras que representan los sepulcros de los nueve soberanos de la dinastía Nguyen. En medio de todos, el fundador de la misma tiene, nuevamente, un papel preponderante.

La verdad es que este pabellón, con sus dorados y sus lacados, también nos parece bien interesante y bellamente restaurado.

Bien cerquita encontramos un segundo templo, de proporciones más modestas, y que ha sido restaurado gracias a la ayuda norteamericana. Se trata del Templo Hung To Mieu.

Visitado el Complejo to Mieu es hora de dirigirnos al norte para visitar algunos otros pabellones y templos, también restaurados, que aunque no tienen la importancia de los anteriores, sí que merecen una visita.

Entre otros, damos una vuelta por la Residencia Dien Tho, que correspondía a los aposentos de la Reina Madre y cuya construcción corresponde también a una primera etapa. Así mismo, encontramos en pabellón Tinh Minh que correspondía a las residencias privadas del último emperador Bao Dai.

Finalmente, entramos al pequeño pero precioso Templo Puoc Tho, de dos pisos de altura, donde Marc aprovecha, a instancias de quien custodia el templo, para hacer unas ofrendas en forma de incienso. La verdad es que es esta una de las actividades de las que más disfruta Marc en todos los viajes, ya sea encendiendo velas en iglesias ortodoxas del este de Europa o haciendo lo propio con los inciensos de los templos budistas.

La visita a la Ciudadela de Hue nos ocupa cerca de tres horas. A ritmo relativamente pausado, sin prisa, pero sin pausa. Desde luego, vale la pena visitar Hue para disfrutar de uno de los edificios más bonitos de todo Vietnam, la Ciudadela de Hue y el Palacio o Recinto Imperial.

Ciudadela de Hue
IMG_5396
IMG_5401
IMG_5413
Ciudadela de Hue
IMG_5420

 

NUESTRO ALOJAMIENTO EN HUE

Durante las 2 noches que dormimos en Hue utilizamos el Home Hotel. Como todos los hoteles de nuestro viaje, se trata de un hospedaje de presupuesto medio. Dispusimos de 2 camas dobles y lavabo dentro de la habitación. Muy bien ubicado (en el centro de la ciudad, la Ciudadela queda al otro lado del río) y las habitaciones son espaciosas y limpias. El desayuno está incluido en el precio de la habitación (sencillo, como casi todos en Vietnam en este tipo de alojamientos), tiene wifi y nos vinieron a buscar a la estación de autobuses, sin coste alguno. Además, cada día nos dejaron tres paquetes de cacahuetes en la habitación (de forma gratuita) aunque extrañamente, tuvimos que pagar por las habituales aguas que suelen ser de cortesía (5000 VDS, menos de 0.2 euros cada una). Pagamos 21 USD por noche. Muy buena relación calidad-precio y recomendable 100% para los viajeros que usen alojamientos de presupuesto medio.

ORGANIZA TU VIAJE A VIETNAM
—————————————————————————-

hotel Los mejores HOTELES para viajar a HO CHI MINH.

hotel Los VUELOS MÁS BARATOS para viajar a VIETNAM.

hotel Los ALQUILERES DE COCHE con 15% de DESCUENTO.

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE VIETNAM, LAOS Y BRUNÉI CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

15 comentarios en “CIUDADELA DE HUE. Visita a la ciudad prohibida de Vietnam.

    • Si, Paco, en realidad tomó la Ciudad Prohibida de Pekin como modelo. Esta es más pequeñita, sin embargo.

  1. Esto es un suma y sigue a sitios que añadir a la lista! La Ciudad prohibid de Beijing es uno de los lugares que conozco que más me fascinan, así que esta puede ser una oportunidad de recordar a la de China.

    • Así es, Cristina. De la de Beijing tomaron la idea. Lamentablemente el estado de conservación no es el mismo, pero sigue siendo un testigo muy interesante de como vivían los Emperadores vietnamitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>