BLUE LAGOON, ISLANDIA. Vale la pena visitar la Laguna Azul?

¿Vale la pena visitar la Laguna Azul o Blue Lagoon? ¿Es la laguna azul, realmente, uno de los imprescindibles de un viaje en Islandia? ¿Cuánto cuesta visitarla? La Laguna Azul, más conocida por su nombre en inglés, Blue Lagoon, a poco más de treinta kilómetros de Reikiavik, es uno de los lugares más turísticos de Islandia y parece que su visita sea una especie de ritual imprescindible durante un viaje a la isla más salvaje de Europa.

Lo que pasa es que los servicios en Islandia no son nada baratos y uno termina por preguntarse si realmente vale la pena pagar los, como mínimo, 45 euros que cuesta la entrada. Vayamos por partes…

IMG_4390

 

¿QUÉ ES LA BLUE LAGOON O LAGUNA AZUL?

La Blue Lagoon de Islandia no es una piscina convencional. De estas hay varias en Reykjavik, son muy económicas y de aguas termales y suponen una buena opción para pasar un rato en caso de viajar con niños. La Laguna Azul es diferente. Aunque a menudo se anuncia la Blue Lagoon como un balneario geotermal, tampoco se puede decir exactamente que sea un balneario, aunque es cierto que se oferecen tanto masajes como otros tratamientos de belleza y pseodosanitarios.

En realidad la Blue Lagoon aprovecha las aguas residuales de una planta de energía geotérmica para llenar una serie de balsas que se disponen a modo de piscinas naturales, que situadas en un entorno envidiable, hacen que a primera vista, puedan suponer uno de los más bonitos lugares del mundo para tomar un baño. Claro, que también tiene algunos inconvenientes, a los que luego me referiré.

La Laguna Azul, que vimos por primera vez desde el aire, antes de que nuestro avión procedente de Bristol aterrizara en Keflavik, está situada en un precioso entorno, rodeado de múltiples campos de centenaria lava. Según explican, de lava con 800 años de antigüedad.

La tierra está viva en Islandia y son varios las fuentes y las plantas de energía geotérmica en todo el país. Con todo ello, las aguas de la Laguna Azul, que se mantienen a una temperatura superior a los 38 grados de temperatura, son muy agradables para el baño, aunque fuera de la piscina la temperatura pueda estar bajo cero. Estas aguas son ricas en silicio y en microalgas, las cuales les da un precioso color azul, que es el que da nombre a la laguna.

Blue lagoon
IMG_4409

 

¿CUANDO CUESTA VISITAR Y BAÑARSE EN LA BLUE LAGOON DE ISLANDIA?

Lo que pasa es que la Laguna Azul se ha convertido en una de las atracciones turísticas más importantes de Islandia y en, casi, un rito por el que todo turista debe pasar antes de abandonar el país. Y eso, claro, ha acabado por subir los precios en un país donde el coste de la vida ya es, en general, enormemente caro.

Son varias las tarifas existentes en la Laguna Azul, según los servicios contratados, pero los más baratos parten de los 45 euros (precios de 2015). Con esto tienes derecho a la entrada más básica, la que permite la entrada a la gran piscina, además de las más pequeñas y la sauna. Otros paquetes que incluyen el alquiler de la toalla y una bebida ya ascienden a 60 euros. Todo ello, precios para la reserva anticipada por internet, pues una vez allí, es 5 euros más caro. Comento además, que en caso de no reservar anticipadamente, puede que en temporada alta esté llena y no queden plazas libres. Esto es lo que nos pasó el primer día de estancia en Reikiavik, y suerte que lo miramos antes de ir, que si no hacemos el trayecto hasta la Blue Lagoon en balde y no nos podemos ni remojar. El problema de la reserva anticipada por internet, es que en un país con una meteorología tan volátil y a menudo, adversa, es un riesgo.

IMG_4398
IMG_4400

 

NUESTRA EXPERIENCIA EN LA LAGUNA AZUL. ¿VALE LA PENA VISITAR BLUE LAGOON?

Llegamos a la Laguna Azul procedentes de los fiordos del norte de Islandia. Tenemos hora a las 6 de la tarde y por suerte, hace muy buen tiempo.

Cuando llegamos a la Laguna Azul, el parking está lleno de coches y también de muchos autobuses. Nos sorprende ver tanto movimiento ahora que el viaje se acaba pues durante toda la vuelta a la isla casi no hemos encontrado turistas. Ahora ya sabemos donde se encontraban.

La magnitud del negocio se multiplica cuando entramos en el hall y vemos que hay cola para comprar los tickets. Por suerte, los que ya los tenemos pasamos por otra cola y enseguida nos ponen la pulserita y nos explican las normas.

Los carteles nos explican claramente lo que ya sabíamos de cuando estuvimos en las piscinas públicas. Antes de entrar al agua, hay que ducharse y hacer especial hincapié con el lavado del cabello, las axilas, los genitales y los pies.

Nos ponemos el bañador y vamos hacia la piscina y la primera impresión es de frío. Los 13 grados del exterior no dan para demasiadas alegrías por más solecito que haga. De modo que dejamos las toallas donde podemos y vamos, casi a galope, al agua, que está fantásticamente calentita, como nos gusta a nosotros.

El agua es de un azul cielo deslumbrante, producto de las sales y también de las algas que colonizan la piscina y que, al parecer, son tan beneficiosas para el reuma y también para la piel. El cierta manera, es todo bastante semejante a los Nature Baths del lago Myvatn, pero a mayor escala (y desde luego, bastante más caro).

La piscina, en el lugar más profundo, hace un metro y poco de profundidad, y en seguida vemos, que aparte de algas, también está colonizada por decenas de guiris, que como nosotros, han tenido la misma idea. Quien imagine que la de la Laguna Azul es una experiencia además de relajante, solitaria, que se lo quite de la cabeza. Cuando el número de asistentes se multiplican a 45 o más euros la pieza, se intenta meter a tantos turistas como sea posible. Porque sólo hay que dar un vistazo a los que asisten a la sesión para darse cuenta que sus caras no son, mayoritariamente, de islandeses.

Si algún día, la Blue Lagoon fue un lugar de relax para los islandeses, ese día queda bastante lejano, al menos en verano.

IMG_4401
IMG_4406

 

Otro de los rituales que no podemos pasar por alto es el de embadurnarnos la cara con unas sales semilíquidas de barro de silicio, que tienen propiedades exfoliantes y que dejan la piel más o menos suave. Hacemos dos sesiones de éstas. Hay que esperar a que el barro se solidifique y después, nos zambullimos para sacárnoslo. No queda claro si es la madre o el hijo los que disfrutan más de las mascarillas, pero lo cierto es que nos cuesta bastante que Marc entienda que con un par de veces, ya es suficiente.

Estamos en la piscina más de una hora y cuando ya tenemos los dedos bien arrugados, nos vamos un rato a la sauna. También existe la posibilidad de tomar alguna bebida en la misma piscina, gracias a un bar que las ofrece en la misma pileta, como si de una piscina de un hotel del caribe se tratara. Los precios, aceptables tratándose de Islandia. Cuando ya tenemos bastante, nos vamos, pero la verdad es que no hay límite de tiempo y, en verano, la Laguna Azul no cierra hasta las 10 de la noche.

Y eso es lo que da de sí la famosa Blue Lagoon, una de las experiencias que parecen imprescindibles en un viaje a Islandia. Ahora bien, ¿vale la pena pagar los casi 50 euros que cuesta la experiencia? Pues responderé lo mismo que cuando se me pregunta de si vale la pena subir al Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, en Dubai. A pesar de la masificación y aunque, hoy por hoy, la Laguna Azul es una experiencia dedicada al disfrutar, casi de forma exclusiva, del turista, si 50 euros no serán importantes para uno, a lo largo de su vida, y no le impedirán de hacer cosas más importantes, entonces sí que vale la pena, durante un viaje a Islandia aunque sea en formato barato, visitar y disfrutar de la Laguna Azul o Blue Lagoon.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE ISLANDIA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

13 comentarios en “BLUE LAGOON, ISLANDIA. Vale la pena visitar la Laguna Azul?

  1. Bufff a ver, bonito parece pero lo de que sea ya tan comercial…es decir, como apuntas, si es la opción pues oye aprobarlo queda. Pero supongo que haría una búsqueda y si en mi recorrido encuentro lugares de Islandeses aunque sean chiquitillos…me decantaría por ellos (no se si es factible…pero lo buscaría jaja como busqué el Onsen kurama en Japón xD)
    menos mal que conseguiste parar a tu hijo con lo de la exfoliación jajaja xDDD
    gracias porla info. un saludo ^_^

  2. A mi el precio me echa para atrás, la verdad e intentaría buscar otros lugares menos masificados donde no se abuse del turismo. Yo sinceramente no lo probaría, ya que los sitios masificados no me gustan y no creo que sea imprescindible. Saludos!!.

    • Sí, entre que el país es caro de la leche y saben que esto es algo así como un “imprescindible” se pasan bastante. En realidad estuvimos en unos demejantes, cerca de Myvatn, mucho más baratos y tranquilos.

  3. Oh, ¿realmente costaba tanto? La verdad es que no lo recuerdo, sí que era caro pero tanto… En fin, como os he puesto en Twitter, para mí sí que mereció la pena. La suerte es que la visité en temporada muy muy baja (sólo a una loca como yo se le ocurre ir en diciembre a Islandia), no había prácticamente nadie porque a las 3 de la tarde ya es de noche, y me tiré media tarde gozando en el agua calentita rodeada de nieve. Increíble. Eso sí tenía que estar todo el rato muy sumergida y la parte de arriba de la cabeza se me hacía hielo el pelo ja ja ja ¡un abrazo enorme! P.D. Cómo mola Islandia :)

    • Curiosamente Patri, fuera de temporada era algo menos caros. No mucho, creo recordar que 5 euros. También tiene que tener su encanto, desde luego. Yo recuerdo haberme bañado en las termas de Budapest en invierno y la verdad que tenía su gracia. Esta vez, sin embargo, también las visité en verano y lo prefiero!

  4. Bueno, vamos a partir de la idea de que para que la menda lerenda se vaya a Islandia ésta tendría que estar en el Caribe, así que… jajajajaja!!! Pero hombreee, si yo lo paso mal en Madrid en invierno… no sé cómo puede ser un destino tan de moda. En fin, por lo menos el agua estaba calentita.
    De todos modos, no creo que fuera un lugar que yo visitara, en el supuesto (pffffjajaja) caso de que llegara a ir. Tal y como dices, es de esos lugares que ya están hechos para el turismo y han perdido la esencia, y con ella se ha ido mi interés también. Cuando viajo me gusta estar con la gente local. Con lo que yo charlo, madre mía!
    Pero bueno, me ha gustado el post, sin él nunca sabría lo que hay en ese lado del mundo ;)

    • jejeje, nosotros somos también muy frioleros, pero ya sabes lo que dicen los noruegos: no hay frío si no mal abrigo! O sea que si te pones ropa de invierno, la verdad es que no hay problema en viajar por allí en verano, cuando las temperaturas estaban entre 10 y 15 grados.
      Un saludo!

  5. Me parece extraordinario, aún no tenía suerte visitar el Blue Lagun. ¡Quizás por el próximo verano!
    Pero veo que es más interesante y barato en temporada baja, ¿es mejor hacer una reservación de antemano?
    No obstante excelente artículo Jordi, lleno de información y las fotos son geniales

    • Hola Beatriz. Gracias por pasarte por aquí. Nosotros quisimos ir a la Laguna Azul el primer día de viaje, porque llegábamos a las 8 de la mañana y no teníamos hotel hasta las 13. Y pensamos, que así nos relajábamos. Pues estaba llena. De tal manera que para asegurarnos la entrada, reservamos para el último día, ya de vuelta a la capital. Si vas en temporada alta, sí que vale la pena reservar, por tanto.
      También tienes la oportunidad de visitar los baños naturales de Myvath, que son muy semejantes y mucho más baratos (lo explico en el post dedicado al lago Myvatn).

  6. Yo creo que hay que visitarla 1 vez, aunque es demasiado turística y nada relajante como dices, salvo cuando empiezan a irse los turistas. Nosotros nos quedamos hasta casi medianoche y se notaba, ¡las últimas 2 horas magníficas! Eso sí, cuando vuelva creo que no volveremos a la Blue Lagoon, entraremos mejor a las de Myvatn que sí son más tranquilas ;-)

    • Sí, estoy de acuerdo contigo, las de Myvatn mucho más tranquilas, pero como dices, sabe mal ir a Islandia y no visitarlas al menos 1 vez. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>