BUENOS AIRES. Barrio de La Boca, Cementerio de la Recoleta, Palermo y Puerto Madero.

Buenos Aires es una de las ciudades más bonitas de Latinoamérica y además, la puerta de entrada, a uno de los países más extraordinarios de todo el mundo: Argentina. Es por ello, que suele ser habitual, que antes de recorrer el país, se pasen un par o tres de días en su capital, para conocer algunos de los barrios y monumentos más emblemáticos.

En la primera parte de esta guía conocimos algunos de los sitios más importantes de la vida civil, religiosa y lúdica de la ciudad, como la Plaza de Mayo, que es la sede del gobierno y de la Catedral de Buenos Aires, o la Calle Florida o el Café Tortoni.

En este segundo post, seguiremos recorriendo algunos de los atractivos más importantes de Buenos Aires.

 

BARRIO DE LA BOCA DE BUENOS AIRES: ENTRE CAMINITO Y EL ESTADIO BOCA JUNIORS O LA BOMBONERA.

Barrio de la Boca

El barrio de la Boca de Buenos Aires es uno de los más populares de la capital argentina y sin duda, una de las visitas imprescindibles que hay que hacer en la capital de Argentina.

La explosión de colores que inunda el barrio, con sus bares, restaurantes populares, tiendas de recuerdos, bailarines de calle o artistas y pintores diversos, hacen de La Boca, un lugar entrañable, aunque a menudo se la ha considerado también (y así es) uno de los barrios más degradados y con más delincuencia de la ciudad.

Es por ello, que no está de más, andar con los ojos bien abiertos, para no tener un disgusto en el barrio, especialmente si uno se aparta de las calles más transitadas. Hay que ser prudente y nada ostentoso en cuanto a objetos de valores si no queremos salir por patas del barrio de la Boca.

Probablemente sea el pequeño callejón llamado Caminito el más popular del barrio y que enseguida buscará el viajero al llegar a La Boca.

Encontramos el inicio del Caminito después de caminar por la Avenida Don Pedro de Mendoza, por la ribera del Riachuelo y dejar a nuestra izquierda el histórico puente transbordador Nicolás Avellaneda. El Caminito es un callejón bien corto, de no más de doscientos metros, que dibuja una curva en su recorrido.

Las viviendas que se encuentran en esta zona son populares, construidas en madera y chapa y muy sencillas, pero son los vistosos colores con que están decoradas lo que hace de este Caminito, una auténtica calle-museo al aire libre. Eran éstas, unas casas conocidas como conventillos, que se acercan más al concepto de chabola que al de vivienda y que fueron fruto de la inmigración de principios del siglo XX. Estas chabolas solían ser compartidas por varias familias que a menudo vivían en auténticas condiciones de hacinamiento. Hoy en día, como no podía ser de otro modo, muchos de estos conventillos se han reconvertido al son del turismo, y ahora son pequeños negocios dedicados a la venta de souvenirs.

Barrio de la Boca
Barrio de la Boca Buenos Aires

Barrio de la Boca Buenos Aires
IMG_0269

Ni quinientos metros separan el Caminito del otro punto de atracción del Barrio de la Boca. Estamos hablando, del estadio Alberto J.Armando, conocido popularmente como La Bombonera o Estadio Boca Juniors y que es el feudo de uno de los equipos de fútbol más populares de todo el mundo: el Boca Juniors.

Aunque el estadio tiene una capacidad para 52.000 personas, lo cierto es que cuando entras en el campo no lo parece, pues gran parte de estos espectadores se ubican de pie y la verdad es no tienen demasiado espacio para hacerlo. Se trata de un estadio antiguo, con más de 70 años a sus espaldas, pues fue inaugurado en 1940. Por este estadio de fútbol han pasado algunos de los ídolos más importantes de la historia del fútbol argentino, pero sin duda alguna es la figura de Diego Armando Maradona, la que impregna el estadio, y de hecho, todo el barrio, de una aura especial.

Existe la posibilidad de hacer una visita turística al estadio de la Bombonera, que difícilmente ningún aficionado al fútbol se querrá perder. No sólo se puede salir a las gradas, sino que el tour por el estadio permite recorrer sus entrañas, como la sala de prensa o los vestuarios. Por último, una vuelta por el museo del Boca Juniors, nos permite recordar algunos de los momentos más gloriosos de la institución, un club que tiene más de 100 años de historia y que forma parte no sólo de la historia del deporte argentino, si no mundial.

Estadio Boca Juniors
IMG_0282
Estadio Boca Juniors

 

CEMENTERIO DE LA RECOLETA 

Algunos cementerios son algo más que lugares para el descanso eterno. De hecho, incluso se ha hablado a veces de un cierto turismo necrofílico, que se centra en algunos cementerios que tienen un especial atractivo ya sea por la belleza de la situación en que se encuentran, o por la preciosidad de los mausoleos de los allí enterrados. A veces, este turismo necrofílico se centra en personajes históricos de especial relevancia, de los que el viajero tiene ganas de conocer el lugar de último reposo. Entre los primeros, destaca el cementerio de Pere Lachaise de París, aunque nosotros disfrutamos enormemente del cementerio Lychakivskiy de Lviv, por ejemplo. Entre los lugares de peregrinaje como lugar de enterramiento de personajes ilustres, puede servir como ejemplo, la mansión de Graceland, donde vivió y está enterrado el que fuera rey del rock, Elvis Presley.

En Buenos Aires también hay un cementerio especialmente mítico y que sobrepasa las funciones de simple lugar de enterramiento. Es el cementerio de la Recoleta, que se encuentra en el barrio homónimo, uno de los más exclusivos de la ciudad. El cementerio está lleno de preciosos mausoleos, hasta el punto de que 90 de ellos están declarados monumento nacional argentino. Se trata de un remanso de paz en medio de la gran ciudad, de lo que el viajero puede disfrutar en cierta tranquilidad, disfrutando de un universo de mármol y esculturas, que de vagado, parecen más dignos de un museo que de un cementerio.

Pero entre todas las tumbas, hay una que se lleva todas las miradas, por ser el lugar de último reposo de una de las figuras más míticas y también, más controvertidas, de la historia de Argentina: la tumba de Eva Peron, Evita.

Cementerio La Recoleta Tumba Evita
IMG_0223
Cementerio La Recoleta Tumba Evita

 

JARDÍN JAPONÉS DE BUENOS AIRES.

Aunque Buenos Aires no es la ciudad más estresante del mundo, se agradecen la existencia de algunos espacios abiertos como el Jardín Japonés. Particularmente, si viajas con niños.

El Jardín Japonés de Buenos Aires se encuentra en el Barrio de Palermo y supone otro remanso de tranquilidad donde pasear sin prisas y donde los niños pueden correr sin problemas y sin pasar miedo de que puedan ser atropellados.

Fue el colectivo de japoneses de Buenos Aires quien hizo construir el parque, en 1967, con motivo de la visita de Akihito, que en aquel momento era el príncipe heredero de Japón. Akihito no sólo visitó el parque cuando era príncipe, sino que también lo visitó cuando ya era emperador de Japón, en 1997.

Lagos, puentes japoneses, linternas, paseos empedrados, flores, setos de arbustos… al disfrutar del jardín japonés de Buenos Aires parece por momentos, que un se haya trasladado a la preciosa ciudad de Kioto. Además, el recinto del jardín japonés cuenta también con un centro cultural japonés y con un restaurante.

Hay que decir sin embargo, que la visita del jardín japonés no es gratuita, pues hay que pagar entrada para pasear por este lugar. En cambio, vale la pena estar atentos a su página web, pues a menudo se ofrecen algunas actividades gratuitas, en relación a la cultura japonesa, como sesiones de shiatsu o talleres de escritura.

IMG_0236

 

ZOOLÓGICO DE BUENOS AIRES.

El zoológico de Buenos Aire no debe ser de los más impresionantes del mundo. Nada que ver con el de Singapur, que nos dejó boquiabiertos. Pero al visitar Buenos Aires con el niño, quisimos visitarlo, para que Marc, pudiera disfrutar un rato para él, más allá de visitas más o menos monumentales.

Al igual que el Jardín Japonés, el zoo de Buenos Aires se encuentra en el barrio de Palermo y hay que decir que tiene casi 140 años de historia, pues fue inaugurado en 1875. La verdad es que pasamos un buen y entretenido rato, donde además de disfrutar de algunas de las especies más impresionantes a nivel mundial y propias de la gran sabana africana (como elefantes o rinocerontes), conocimos algunas especies animales poco conocidas por nosotros y que son típicas de centro y Sudamérica, como las aguti, los coipo, los guanacos o las maras.

IMG_0248
IMG_0253

 

PUERTO MADERO

El barrio de Puerto Madero, uno de los que está más de moda en la ciudad de Buenos Aires, se encuentra muy cerca del centro histórico de la ciudad. De hecho, poco menos de un cuarto de hora de paseo separa la Plaza de Mayo de este barrio.

El barrio lleva el nombre de un comerciante, Eduardo Madero, que fue el contratado por el gobierno de Buenos Aires, para que construyera unos nuevos muelles que hicieran más fácil la llegada de mercancías en la ciudad de Buenos Aires. El proyecto se sostenía en una serie de diques y dársenas que hacían que los barcos pudieran descargar la mercancía en la misma ciudad. Se trataba de un proyecto de finales del siglo XIX que debía revitalizar el comercio de Buenos Aires. Sin embargo, el progresivo aumento en el tamaño de los barcos, hizo que en pocos años, los nuevos muelles quedaran obsoletos, pues a las naves les era francamente difícil entrar en este sistema de dársenas y diques. Esto conllevó que la zona quedara abandonada durante décadas y que se convirtiera en uno de los lugares más degradados de la ciudad.

No es hasta 1989 que se firma un convenio para reurbanizar y dinamizar la zona, lo que se produjo en los años siguientes, por lo que a partir de 2000 se considera uno de los barrios más exclusivos y caros de la ciudad para vivir, pero también un lugar ideal para pasear e ir a cenar, con gran cantidad de bares y restaurantes donde disfrutar de la cocina local, o de la más internacional. Estos restaurantes utilizan los restaurados docks, que eran los almacenes de mercancías, construidos en ladrillo, durante la época en que Puerto Madero estaba en activo. Los pisos superiores de estos docks fueron reconvertidos en viviendas de lujo. De hecho, el boom inmobiliario de Buenos Aires, de finales de los 90, tuvo en Puerto Madero, uno de sus epicentros.

Puerto Madero supone una zona ideal para ir a dar una vuelta antes de cenar y disfrutar del paseo alrededor de las dársenas, disfrutando también de la preciosa vista sobre el Puente de la Mujer, obra de Calatrava, o de la fragata Presidente Sarmiento (un buque escuela argentino que data de finales del siglo XIX y que fue construido en Inglaterra, que se puede visitar y que está anclado en los muelles de Puerto Madero). 

IMG_0257
IMG_0262

Y con la visita a Puerto Madero termina nuestro recorrido por Buenos Aires (no se pierdan la primera parte de esta guía de Buenos Aires), una ciudad que no deja indiferente a nadie y que vale la pena recorrer con calma, para disfrutar con los cinco sentidos, de todos sus atractivos.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE ARGENTINA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

21 comentarios en “BUENOS AIRES. Barrio de La Boca, Cementerio de la Recoleta, Palermo y Puerto Madero.

  1. Oh, qué explosión de colores! Quien no se alegra la vida es porque no quiere ;) y con lo que me gustan a mí los cementerios… Tengo que ir pronto a Buenos Aires a conocerla y echarme una foto en la avenida 9 de julio (mi cumple ;) lo único que no comparto mucho es el fútbol así que me saltaría la Bombonera jajaja pero ¡para gustos colores!
    Un abrazo de la cosmopolilla

  2. Cómo se nota que no soy muy de fútbol, no tenía ni idea de que en La Bombonera hubiese gente que veía los partidos de pie.
    Muy interesante el post, me lo apunto con los imprescindibles de Argentina.

    • Muchas gracias chicos, por comentar. La verdad es que es una ciudad que seguro que merece otra visita.

  3. Lo que daría por poder estar recorriendo las calles de Buenos Aires.. Salvo Puerto Madero, que me parece totalmente convencional, añoro mucho esos barrios que comentas en tu post.

  4. Me imagino que no pudieron resistir y ahora son hinchas del más grande equipo de Argentina no!?
    Qué colores, que linda se ve la Bombonera! Años sin ir a ver un partido!

    Abrazos y que sigan los buenos rumbos!!!

  5. Genial el relato por Buenos Aires.
    Es costumbre que en todos los estadios se vean los partidos parados en la tribuna. A eso sumarle el vértigo de una avalancha (cuando hay gol o jugada peligrosa a favor del equipo, la hinchada baja los escalones a la velocidad de la luz… a estar atento! Si te caes por los escalones te pasan por ecima!),

    Para la próxima visita a Baires súmale el barrio de Mataderos. Encontrarás allí las tradiciones del gaucho argentino.
    http://feriademataderos.com.ar/

    Saludos desde Argentina!

    • Muchas gracias Ramiro por esta recomendación. No me queda ninguna duda de que tarde o temprano regresaré a BBAA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>