PALAU GÜELL, BARCELONA. Una preciosa y poco conocida obra de Gaudí.

El Palau Güell forma parte de la Ruta del Modernismo de Barcelona siendo, además, una de sus citas más indispensables. Fue el mayor de los arquitectos modernistas (y autor del icono de Barcelona, la Sagrada Familia), Antoni Gaudí, quien diseñó esta mansión que ahora forma parte, de forma destacada, de la ruta que sigue el itinerario por los edificios modernistas en Barcelona, aunque desgraciadamente, no es de los más conocidos.

El Palau Güell, así mismo, forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad desde 1984 y se encuentra ubicado justo al lado de las Ramblas de Barcelona (c/Nou de la Rambla, 3-5).


IMG_1724

EUSEBI GÜELL, MECENAS DE GAUDÍ.

IMG_1817

El Palau Güell fue diseñado por Antoni Gaudí como residencia para Eusebi Güell, un importante industrial de éxito en la Barcelona del siglo XIX, que diversificó su actividad en ámbitos tan diversos como las tabacaleras, las empresas ferroviarias o la actividad bancaria. Asimismo, Güell compaginó su actividad industrial con la política, tanto local, como en forma de diputado y senador.

Pero además, Eusebi Güell ha pasado a la historia por ser el mecenas del más importante de los arquitectos modernistas, Antoni Gaudí.

Cuando Gaudí diseñó esta obra señera entre los edificios modernistas de Barcelona, no era todavía, un arquitecto de renombre. Güell conoció la obra de Gaudí en París, cuando el arquitecto presentó una vitrina en la Exposición Universal de 1878. Güell quiso conocer quién era el autor de aquella obra y desde entonces se convirtió en el mecenas del arquitecto catalán, encargándole, no sólo su residencia, si no proyectos de la envergadura del Park Güell o la Colonia Güell, además de ponerlo en contacto con su suegro, el marqués de Comillas, para quien realizaría alguna de las obras más sorprendentes de su vida, como el Capricho, de la ciudad asturiana de Comillas.

La relación de Gaudí con su mecenas, fue bastante más allá del mecenazgo cultural. Güell introdujo Gaudí en el circuito de la alta burguesía catalana, considerándolo no sólo su protegido, si no, un auténtico amigo, con quien le gustaba compartir conversaciones. La historia de mecenazgo de Güell en respecto Gaudí, rememora los mecenazgos del renacimiento, como los de la familia Médici cuando se convirtieron en mecenas de artistas de la talla de Miguel Ángel o Leonardo.

IMG_1749

Eusebi Güell compró a principios de los años 80 del siglo XIX, varias propiedades que colindaban con la casa de su padre Joan Güell, en la actual calle Nou de la Rambla. Joan Güell había muerto el año 72 y su hijo Eusebi, había heredado su vivienda. Güell se hizo con casi toda la manzana y le encargó a Gaudí el diseño del nuevo palacio.

Curiosamente, la vivienda de Juan Güell, se encontraba en una zona que en aquellos momentos estaba bastante degradada. De hecho, la mayoría de la burguesía catalana estaba construyendo sus palacios en el Paseo de Gracia, donde los principales arquitectos modernistas podían desahogarse en su genio, y que actualmente forma parte de la más importante ruta del Modernismo en Barcelona.

Las obras comenzaron en 1886 y aunque hasta el 90 no se terminó su construcción, en 1888 ya se pudo inaugurar.

IMG_1756
IMG_1766

 

VISITA AL PALACIO GÜELL

IMG_1758

El Palau Guell, que forma parte de la Ruta Modernista de Barcelona pero también de la lista del Patrimonio de la Humanidad está abierto al público. La visita se realiza mediante una ruta audioguiada, muy interesante y que dura aproximadamente una hora.

El circuito comienza con una breve explicación en la entrada, donde estaban las cocheras, para seguir después en el sótano, donde se encontraban las caballerizas. Luego se sube por la extraordinaria escalera de gala que lleva primero al entresuelo donde hay una zona administrativa y posteriormente, al hall distributivo de la planta noble, que se encuentra en el primer piso y que es la zona más bonita y decorada del Palau Güell. Seguidamente se pasa al segundo piso, donde se encuentran las dependencias privadas de la familia y por último, al desván, donde actualmente hay una exposición que explica el proceso de remodelación del Palau Güell y a la terraza, donde se acaba la visita audioguiada.

Después de escuchar una introducción en la planta baja, donde estaban la portería y las cocheras, bajamos al sótano, que tiene forma de cripta columnada, construida en obra vista de ladrillo. Era el espacio para las caballerizas, un espacio diáfano, que ocupa todo el sótano del edificio.

Volvemos a la planta baja para subir por la preciosa escalera de gala que lleva primeramente a un entresuelo, que servía de vestíbulo y zona administrativa, para seguir con la escalera, preciosa, que queda en un rincón y que lleva hasta la planta noble. El palacio impresiona por sus grandes salones y comedores de esta plata y por la anchura de su hall distributivo, de 80 metros cuadrados, donde además, se situó un órgano, por lo que podía ser utilizado para conciertos, además de una capilla y una tribuna donde se podían situar los músicos, en caso de banquetes y recepciones. Esta es la planta más excepcional de todo el edificio donde la inspiración orientalizante y neogótica del primer Gaudí se mezcla con lo que será el germen del modernismo.

IMG_1776
IMG_1800

El detalle en las luces, en las puertas y en las preciosas escaleras, tanto en la de entrada que lleva desde el recibidor hasta el entresuelo, como en las escaleras secundarias, el detalle en los armarios y los asientos. Todo se diseñó con sumo cuidado, con un presupuesto que se fue subiendo, para enojo del contable de Güell, que no podía entender tanto gasto. Gaudí diseñó la mayoría del edificio, tanto  la fábrica como en lo que hace referencia a la distribución interna, los muebles o la decoración. Pero se rodeó de los mejores artesanos en el ámbito de la ebanistería, el forjado, la decoración o la escultura.

De este salón principal también sale una escalera que lleva a la segunda planta, la zona privada, donde encontramos los diversos dormitorios de la familia y lavabos. Cabe decir que esta zona es más austera, por bien, que sólo se conserva parte de su decoración original.

Finalmente subimos al precioso tejado (lo último que se visita) donde destacan las 14 chimeneas modernistas a base de quebradizo (en catalán trencadís) que se reparten aquí y allá en un ensayo de lo que sería posteriormente la marca de la casa de Gaudí, el quebradizo, pero donde sobre todo destaca la enorme linterna que queda por encima de la cúpula.

En esta primera etapa de la obra de Gaudí, aunque ya se vislumbran algunos de los rasgos que lo llevarían a ser el arquitecto modernista más importante de la ciudad, presenta una fuerte influencia orientalizante, como se puede observar en la preciosa cúpula que se puede ver desde la planta noble.

El hierro forjado de la puerta principal, en forma de catenaria inversa o arcos parabólicos, una auténtica novedad en la época, o los techos, en forma de artesonado, son ejemplos de esta primera etapa de Gaudí, que podemos ver en el Palau Güell y que no encontraremos en obras posteriores del genio del modernismo.

La visita al Palau Güell nos ha resultado encantadora, fantástica y sobre todo, sorprendente, porque la verdad es que desconocíamos no sólo la posibilidad de visitarla, si no su propia existencia. Nos parece una de las mejores recomendaciones que se puede hacer entre los muchos edificios modernistas de Barcelona y que merece ser visitada. Por cierto, si os gusta el modernismo, no os perdáis este post sobre un bonito paseo gratruito por la Ruta modernista del centro de Barcelona.

IMG_1768
IMG_1783
IMG_1815

informacion50 meravelles del modernismeBARCELONA. 50 MARAVILLAS DEL MODERNISMO (Ediciones Lectio). Un libro que supone un paseo por lo mejor del modernismo en Barcelona. Las 50 obras más importantes que de este movimiento podemos encontrar en la capital catalana. En esta cuidada edición hallaremos los edificios más celebres de Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner y Josep Puig i Cadafach, pero también obras de arquitectos menos conocidos, pero también de vital importancia en la Barcelona modernista, como Enric Sagnier o Domènech i Estapà.
Tate Cabré, Doctora en Periodismo y Comunicación y autora de una tesis sobre Puig i Cadafalch es la responsable de los textos, mientras que Miquel Badia lo es de las fotografías. Ediciones en catalán y castellano.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE ESCAPADAS POR CATALUNYA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

 

 

22 comentarios en “PALAU GÜELL, BARCELONA. Una preciosa y poco conocida obra de Gaudí.

  1. Hola Jordi,

    Nosaltres vam visitar-lo una setmana després que vosaltres i és un monument espectacular, bé com tot el que va fer Gaudí.
    Llàstima que no vam poder pujar al terrat, perquè plovia, i quan fa mal temps ho tanquen per motius de seguretat.
    T’han quedat molt bé les fotos.

    Salutacions

    Dani

    • Estupendo que també poguessis aprofitar! Gràcies pel toque que ens vas donar. A vegades ja no només és que t’estalvies l’entrada si hi ha jornada de portes obertes si no que és l’empenta per fer la visita.
      Una abraçada!

  2. Yo estuve hace muchos años, creo que con el instituto y me has hecho recordar y despertar las ganas de volver. GRACIAS

  3. Una de nuestras obras de Gaudí favoritas. Shhhhh guarda el secreto que si no se masifica como las otras Jordi Martinez Baylach :-)

  4. Entonces, ¿está en el Paseo de Gràcia? no has puesto la dirección. Yo viví en Barna hace tiempo, y claro que he vuelto, pero no la conozco tan bien como los que sois de allí. Es un sitio precioso, ya me gustaría visitarlo la próxima vez que vaya.

    • Hola Anick, gracias por pasarte por aquí y por ayudarme a puntualizar. El Palacio de encuentra en la calle Nou de la Rambla, 3-5, justo al lado de las Ramblas de Barcelona. Lo anado en el texto también. Muchas gracias Anick!

    • Pues vale mucho la pena también. Y algunos domingo tiene jornadas de puertas abiertas y es de entrada gratuita.

  5. Maravilloso lugar, mágico como todo lo de Gaudí. Es curioso lo que pasa con este hombre, por lo que tengo visto o gusta mucho o no gusta nada. A mí me alucina, más que gustar…es que es pura creatividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>