ANTIGUA CIUDAD DE POMPEYA. O como era una ciudad romana.

Visitar la antigua Ciudad de Pompeya era uno de los motivos principales de nuestro viaje a la Campania. Las ruinas de Pompeya son una de las mejor conservadas de la historia del Imperio Romano, dado que el Vesubio, el volcán que destruyó Pompeya, sepultó por completo la ciudad, lo que ha permitido que los arqueólogos la reconstruyeran, y al mismo tiempo conocer la historia de Pompeya.

Dado que la distancia de Nápoles a Pompeya es apenas de 25 kilómetros, visitar Pompeya desde Nápoles es muy fácil gracias a que el tren transvesubiano te lleva hasta la misma entrada de la antigua Ciudad de Pompeya en un trayecto de menos de una hora.

HISTORIA DE POMPEYA

La Historia de Pompeya se detuvo cuando el 24 de agosto del año 79, el Vesubio, el volcán que destruyó Pompeya, sepultó por completo la ciudad. La historia de Pompeya, sin embargo, se remonta a entre los siglos VII y X aC, cuando los oscos, un pueblo del centro y sur de Italia ocupaban la región. La zona fue colonizada gradualmente por las colonias griegas, por los etruscos y finalmente por los samnitas, una tribu itálica que provenía de las zonas montañosas del centro de la actual Italia, que fueron en realidad quienes comenzaron a dar forma a la Pompeya que posteriormente sería controlada por el Imperio Romano. De hecho no es hasta el año 80 aC cuando la historia de Pompeya da un giro de 180 grados, pues la ciudad cae definitivamente bajo dominación romana.

La naturaleza sin embargo, fue inclemente con la ciudad de Pompeya, pues el 62 dC, un gran terremoto asoló la ciudad y sus alrededores. Pompeya, sin embargo, renace de sus cenizas y la ciudad es reconstruida en su práctica totalidad.

Y así llegamos a la fatídica fecha del 24 de agosto del 79, cuando el Vesubio, el volcán que destruyó Pompeya entra en erupción. Este hecho queda documentado en la carta que el historiador romano Plinio el Joven envía a su amigo Tácito, y donde Plinio le relata el fallecimiento de su tío y padre adoptivo, Plinio el Viejo, en el suceso. En este enlace se puede leer el contenido de la carta en cuestión y que ha sido fundamental para reconstruir parte de la historia de Pompeya.

Ciudad de Pompeya
IMG_5045
Ciudad de Pompeya
IMG_5085

VISITAR LA CIUDAD DE POMPEYA

Visitar la ciudad de Pompeya es bien fácil. Con un mapa de las ruinas en la mano, sólo se trata de caminar y caminar. La ciudad está dispuesta casi en cuadrícula, por lo que ir descubriendo los rincones más interesantes de la ciudad de Pompeya no supone dificultad alguna. Además, con la entrada te dan un pequeño cuaderno donde te explica cuatro líneas sobre las residencias más importantes que hay en la ciudad, así como los monumentos y zonas imprescindible a visitar en las ruinas de Pompeya, como el Foro, las térmas, el anfiteatro, o el teatro.

Sorprende ver el extraordinario estado de conservación de las diversas calles de la ciudad de Pompeya, con sus aceras elevadas sobre el nivel de la calzada y a menudo, los diversos pasos de peatones que permitían cruzar las calles.

Sorprende también, el gran estado de conservación de las varias casas patricias, a menudo con un hall central que daba paso a las diversas estancias de la casa, y muy a menudo también, con los suelos preciosamente decorados con mosaicos. En algunas de las casas encontramos, asimismo, sus paredes pintadas, aunque buena parte de los frescos de Pompeya originales los encontramos actualmente, en el sorprendente Museo Arqueológico de Nápoles. Asimismo, la visita a Pompeya nos descubre que muchas de las casas tenían su propio patio, a menudo con algunas fuentes o pequeñas piscinas.

IMG_4998

Probablemente sea el Foro, uno de los espacios más importantes que había en la antigua ciudad de Pompeya. Se trataba de un amplio espacio público que en tres de sus lados estaba rodeado por una columnata y en el cuarto, por el templo de Júpiter. El Foro era una especie de gran plaza pública, donde sólo se permitía el paso de peatones y donde se anunciaban los acontecimientos más importantes de la ciudad. Aunque el foro no era un mercado en sí mismo, era habitual que en los alrededores de la plaza se situaran algunos comerciantes.

La aterradora imagen del Vesubio, el volcán que destruyó Pompeya, presidía en cierto modo esta plaza pública. Poco se debieron pensar los habitantes de la ciudad, que la Historia de Pompeya tendría un final tan brusco por culpa de aquella montaña que veían cada día. La plaza queda cerrada finalmente por el templo de Júpiter, que ya sufrió graves desperfectos durante el terremoto del año 62.

Al Foro de Pompeya dan varios edificios, entre ellos, tres de vital importancia: la Basílica, el Macellum y el Templo de Apolo. 

La Basílica que dataría del 120 antes de Cristo no era un templo religioso, aunque su nombre pueda llevar a confusión. Se trataba de la sede de la administración de Justicia de la Ciudad. Se trata de un gran edificio, de 66 metros de largo por 26 de ancho, de planta basilical de tres naves (ancho la central y más estrecha las laterales). Aun ahora se pueden ver los basamentos de las columnas que separaban las tres naves. Al fondo de la basílica hay un departamento cubierto, que se sostiene gracias a seis columnas de orden corintio. En la zona opuesta a este departamento, está la entrada principal, que daba precisamente al foro. Cinco enormes puertas daban paso a la Basílica.

El volcán que destruyó Pompeya
IMG_4990

El Templo de Apolo queda en frente de la Basílica. En este templo se rendía culto a ese Dios que fue muy importante en la cultura helénica. Es el templo más importante de la ciudad de Pompeya. El edificio está articulado en torno a un patio que adopta forma cuadrangular y que está rodeado de 48 columnas. En medio del patio hay una plataforma elevada, que supondría el lugar más sagrado del templo, donde habría la cella, que estaría rodeada de 28 columnas de orden corintio. En el templo de Apolo se encontró una estatua de bronce del Dios en cuestión. Actualmente, encontramos una copia.

El volcán que destruyó Pompeya

El macellum era el principal mercado de alimentos y en concreto, de pescado, que había en la ciudad de Pompeya. Tenía tres entradas, la principal de las cuales era la que daba el foro.

Asimismo, en Pompeya encontramos también varias térmas, no en vano, es conocido que para la sociedad romana, el uso de estas casas de baño era muy habitual. Visitamos las Termas Estabianas, las más antiguas de la ciudad de Pompeya, que datarían del siglo IV, es decir, que podríamos decir que originariamente son prerromanas. También nos acercaremos a las Termas del Foro, que están perfectamente conservadas. Tanto en las térmas Estabianas como en las del Foro, distinguimos fácilmente los vestuarios (apodyterium) así como las diversas salas, donde el agua transcurría de más de más fría en más caliente (el frigidarium, el tepidarium y el caldarium). Las termas tenían secciones separadas para hombres y para mujeres. Las dos térmas son dos de los más bonitos edificios que encontramos en las ruinas de Pompeya.

IMG_5020

Otro de los edificios que nadie pasa por alto al visitar la ciudad de Pompeya es el lupanar. Curioso nombre para lo que ahora llamaríamos casa de citas, o directamente, casa de putas. Y es que en la época romana, las prostitutas eran conocidas cono lobas. Parece ser que las prostitutas no solían ser ciudadanas romanas en esta época, si no más bien esclavas que provenían de Grecia o Oriente. Sea como sea, el lupanar hace las delicias de los visitantes. Se trataba de una casa de dos pisos. El piso de abajo, que tenía cinco habitaciones, era el que utilizaba la gente con menos recursos de la ciudad de Pompeya. Las paredes están decoradas con figuras eróticas, que son una de las más populares imágenes de Pompeya. Esta vez, los frescos de Pompeya hacen referencia a las diversas posturas que las prostitutas podían adoptar, a fin de que el cliente pudiera pedir lo que precisaba. El piso de arriba, que tenía las habitaciones más grandes y mejor decoradas, estaba dedicada a la clientela VIP, de tal forma, que incluso, tenía una entrada independiente.

Visitar Pompeya desde Nápoles
IMG_5069

LAS RESIDENCIAS PRIVADAS Y LOS FRESCOS DE POMPEYA

Podemos visitar un montón de residencias privadas en a ciudad de Pompeya. Algunas de las más famosas, están perfectamente conservadas, gracias a que el Vesubio, el volcán que destruyó Pompeya, las sepultó bajo toneladas de ceniza, que al ser retirada han permitido recuperar estas extraordinarias residencias. Algunos de los mejores mosaicos y frescos de Pompeya se encuentran en la Casa del Fauno o en la Casa de Amaranto. Pero si hay que destacar una residencia privada sobre otras, sin duda, esta es la Villa de los Misterios. Si la visita a la ciudad de Pompeya es imprescindible en si misma, la Villa de los Misterios, es probablemente, el summum.

Cabe decir que la Villa los Misterios queda un poco apartada del centro de la ciudad de Pompeya, pues se encuentra a unos 800 metros del centro. Fue construida en el siglo II y parece ser que se trataría de una de las más lujosas villas de Pompeya, probablemente propiedad de una rica familia, pues la casa está rodeada de una explotación ganadera y agrícola. Los frescos de Pompeya se muestran aquí en su máxima expresión. Sobre todo en la que es conocida como Sala de la Gran Pintura, donde los frescos, del siglo I AC, hacen referencia a la iniciación de las mujeres en el culto a Dionisio. Sin duda, la visita a la Villa los Misterios supone uno de los grandes momentos de la visita a la ciudad de Pompeya.

IMG_5065
IMG_5064
ciudad de Pompeya
IMG_5040

Por último, como todas las ciudad romanas (y también las griegas), la ciudad de Pompeya tenía una amplia zona dedicada a los espectáculos y al deporte. En Pompeya, encontramos, como mínimo dos teatros (el Teatro Grande y el Teatro Pequeño), un anfiteatro y una Palestra.

 

EL TEATRO GRANDE, LA PALESTRA Y EL ANFITEATRO DE LA CIUDAD DE POMPEYA

El anfiteatro de Pompeya está casi al final de la ciudad y muy cerca de la palestra y supone una de las más venerables ruinas de Pompeya. Fue construido el 80 aC, es decir, coincidiendo con el inicio de la dominación romana de la ciudad de Pompeya. El anfiteatro de Pompeya es el más antiguo conocido construido en piedra, pues hasta entonces, los anfiteatros eras construidos en madera. El recinto tenía tres series de gradas, la última de las cuales era la destinada a las mujeres. El diámetro mayor del anfiteatro de Pompeya era de 135 metros de largo y por lo visto, en las gradas se podían reunir hasta 20.000 personas.

Según documentación de la época, en el anfiteatro de Pompeya se produjo uno de los más conocidos episodios de la Historia de Pompeya: unos grandes disturbios entre los mismos pompeyanos y unos visitantes de Nuceria. Aquel evento, que acabó con decenas de muertos, dio lugar a que el anfiteatro de Pompeya fuera clausurado durante 10 años por orden del emperador Neron.

Anfiteatro de Pompeya
Anfiteatro de Pompeya

El Teatro Grande data del siglo II aC, es decir, también se trata de una construcción prerromana, lo que evidencia, una vez más, que la Historia de Pompeya se remonta a mucho antes de la colonización romana. El teatro aprovecha la pendiente de una colina natural de lava, para construir las gradas o cavea, que era de mármol y que estaba dispuesta en tres órdenes. La orquesta tiene forma de herradura. El teatro fue restaurado en época romana.

ciudad de Pompeya
IMG_5081

Por último, destacar la Gran Palestra. Se trataba de un edificio dedicado al ejercicio de la gimnasia y del que ya encontramos algunos ejemplo de la época griega cuando visitamos el Peloponeso. El edificio es enorme, pues tiene una planta rectangular de 141 por 107 metros. En el centro destacaba una piscina de 34 por 22 metros. En el perímetro de la palestra había una galería bajo soportales, que se conserva, de hecho, en uno de los ladoss. Tanto la palestra como la piscina estaban reservadas a los hombres.

IMG_5077

La visita a la Ciudad de Pompeya nos lleva casi cuatro horas. Sin duda, las Ruinas de Pompeya dan para eso y para mucho más. Con la presencia, siempre amenazadora del Vesubio, el volcán que destruyó Pompeya, ésta ha sido una de las visitas más bonitas que habremos hecho nunca y que nos ha permitido conocer la vida e historia de Pompeya.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE ITALIA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

20 comentarios en “ANTIGUA CIUDAD DE POMPEYA. O como era una ciudad romana.

  1. No he puesto Pompeya en la lista de sueños por cumplir pero sin duda es uno de ellos. Su historia me fascina desde pequeña cuando mi abuelo me explicaba como un volcán se había comido una ciudad.
    Espero que pronto lo pueda tachar de mi lista de pendientes.

    Un abrazo

    • Vaja MT! Pues mira que esta lo tienes bien cerquita, pues un puente bien montado a Nápoles, vale muchísimo la pena! Y de paso, te acercas a Paestum, que nos pareció, extraordinaria.

    • Es verdad. Nunca hemos hemos un crucero, pero siempre decíamos que las paradas en Villafranche (para ir a Mónaco) y Nápoles (para ir a Pompeya) era muy aprovechables. A ver si en 2015 podemos hacer, al fin, un crucero, pero la verdad es que en casi todas las escalas habituales ya hemos estado. Pero queremos vivir esta experiencia, también.

    • Pues con lo que has disfrutado de Roma estos días te recomiendo 5 días en Nápoles, para disfrutar de la Costa amalfitana, Pompeya, Herculano, Caserta, Paestum…a nosotros nos encantó. Y Nápoles tiene muchísimo que ofrecer!

  2. Perfecta, detallada -e impresionante reportaje fotográfico- de la gran ciudad romana. !Enhorabuena, Jordi!. Sin lugar a dudas, tal y como comentas y dada la estrechez de la calle y del lugar, es el lupanar uno de los lugares, si no el más visitado, si el que causa mayor curiosidad. ¿Por qué será, jajajaja?.
    Me queda pendiente, también a mi, un artículo sobre este lugar….. ¡En fin, me quedan tantos!
    salud, ciudadano viajero desde Parada y fonda de un viajero.

    • Muchas gracias Jose Manuel por pasarte por aquí! Desde luego el lupanar es un hit de Pompeya. A mi me pareció ver algún abuelillo intentandolo comparar con el del pueblo… ;)

  3. No cabe duda que Pompeya es un lugar que no deja indiferente y que muchos la tenemos en nuestra lista de destinos a visitar. Bueno saber que hay que dedicarle unas cuantas horas. :-)

    • Desde luego, Mauxi, es un top viajero. Yo creo que requiere unas 4 horas mínimo. Hercolano, una 2. Hay quien lo hace el mismo día, pero nosotros prferimos hacerlo en días distintos.

  4. Definitivamente es un lugar que se tiene que visitar al menos unas vez en la vida. A mi en lo personal me encanta tanto por su historia, como por las ruinas y la vibra loca que se siente ahí dentro… Regresaría encantada de la vida una tercera vez y a disfrutar más de los pueblitos que le rodean.
    Muy buena descripción y buenas fotos viajeras :D

  5. HOla: nosaltres anirem a l’estiu, al juny, amb una nena d’11 anyets. Es esgotador la visita? vareu estar tot el dia amunt i avall o portaveu un mapa que el deuen donar potser amb l’entrada? Impresionant el blog noi!!!!gracies

    • Hola David. Yo crec que no és problema el anar-hi amb una nena de 11 anys. Pots estar tant com vulguis, pero amb 3 o 4 hores pots veure bastant i fer alguns descansos. A més, amb 11 anys, segur que ja ha estudian quelcom dels romans i segur que troba la visita interessant.
      Si, amb l’entrada et donen un fulletó amb explicacions i pots seguir el recorregut pel teu compte. La veritat és que ens va encantar.
      Una abraçada i que gaudiu del viatge!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>