TALLIN. La ciudad medieval más bonita del este de Europa.

La capital de la República de Estonia, Tallin, se ha ido situando, poco a poco, como uno de los destinos más interesantes para disfrutar de un fin de semana. La ciudad medieval de Tallin es una de las mejor conservadas de Europa, y la actual oferta de vuelos low cost desde diversos puntos del viejo continente, la ha situado en el mapa turístico.

Nosotros disfrutamos de la capital de Estonia gracias a un viaje que hicimos por los países bálticos, desde Helsinki, en Finlandia, hasta Vilnius, en Lituania, y la verdad es que los dos días que disfrutamos de Tallin fueron una de las sorpresas más agradables de todo el viaje.

CUATRO APUNTES HISTÓRICOS

IMG_3508_Small

Tallin

Aunque Tallin aparece por primera vez en un mapa en 1154 con el nombre de Kaluria, es a partir de principios de siglo XIII cuando empieza a ser relativamente importante, sobre todo, dada su situación geoestratégica como puerto marítimo entre Rusia y la península escandinava. Es por ello, que el Reino de Dinamarca conquista Tallin y todo el norte de Estonia en la batalla de Lyndanisse del 1219. La dominación les dura poco a los daneses, pues pronto pierden la plaza en favor de los alemanes.

En 1248, Tallin se convierte en socio de la Liga Hanseática, una federación de ciudades comerciantes, con origen en el norte de Alemania (ciudades como Lubeck o Hamburgo eran las dominadoras), pero que aglutinaba plazas tan diversas como Bergen, en Noruega, Gdansk, en Polonia, o Riga, en Letonia. Tallin perteneció a la liga hanseática hasta 1865, lo que le supuso un gran crecimiento económico, pues se trataba de un puerto de vital importancia para conectar el occidente de la federación (Alemania, básicamente , con el extremo más oriental (la ciudad rusa de Novgorov, principalmente).

Con todo, entre los siglos XII y XIX el poder se lo reparten entre los daneses, los alemanes, los suecos y los rusos, que son los que mantienen la hegemonía a partir de la Gran Guerra del Norte, del 1710.

El imperio Ruso mantiene la hegemonía hasta que en 1918 Estonia proclama su independencia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los rusos se vuelven a hacer nuevamente con el control de Estonia, después del pacto de no agresión entre la Alemania nazi y los soviéticos (el pacto de Molotov- Ribbentrop).

Tallin se mantiene hasta principios de los 90 del siglo XX como capital de la República Socialista Soviética de Estonia. Pero con la apertura económica de la URSS y posteriormente, con la desintegración de todo el bloque socialista del este de Europa, Estonia, al igual que las otras repúblicas bálticas, logra su independencia, hasta ahora definitiva. Era el 20 de agosto del 1991.

 

QUE VISITAR EN TALLIN.

La ciudad vieja de Tallin, una de las ciudades medievales mejor conservadas del este de Europa y la colina de Toompea, son sin duda los dos dos ejes turísticos más importantes de la capital estonia.

Ciudad Vieja.

IMG_3445_Small

Tallin. Plaza del Ayuntamiento.

La ciudad vieja o medieval de Tallin es conocida como Vanalinn y está formada por una buena cantidad de calles y plazas, muchas de ellas peatonales, rodeadas de una monumental muralla.

Los callejones, estrechos, adoquinados, llenos de pequeñas tiendas de artesanía o preciosos restaurantes suelen confluir en alguna plaza donde se encuentran algunas de las iglesias más bonitas de la ciudad, o en la Plaza del ayuntamiento, que es la más monumental, y de hecho, una de las más bonitas de Europa.

En esta Plaza del Ayuntamiento, se encuentra, claro, el ayuntamiento medieval, que se construyó a finales del siglo XIV y que tiene, en su extremo una de las atalayas imprescindibles de la ciudad (hay varias): la torre del ayuntamiento, que se alza hasta los 64 metros de altura y que es culminado por el Viejo Tomás, el símbolo de la ciudad que no es si no la figura de un viejo guerrero, que en lo alto de la torre del ayuntamiento hace las funciones de veleta. Durante el verano, se pueden visitar varios salones del ayuntamiento.

IMG_3373_Small

Tallin. Plaza del Ayuntamiento.

Otro de los edificios que destacan en la plaza es la vieja farmacia, que data del 1422 y que parece ser que sería la más vieja de Europa. Esto también nos lo dijeron cuando visitamos una en la ciudad de Dubrovnik en Croacia, de manera que sea o no cierto que es la más vieja, sí que al menos es una de las más antiguas que han permanecido de forma continuada en funcionamiento.

Hay varios callejones que se abren desde la Plaza del ayuntamiento. Uno de ellos es el callejón Sajakang, justo al lado de la farmacia, que lleva a la iglesia del Espíritu Santo, donde destaca un hermoso reloj del siglo XVII.

Desde la iglesia del Espíritu Santo, hay que tomar la larga calle Pikk (calle larga) o su paralela, la calle Lai (ancha), para llegar a la que probablemente sea la iglesia más monumental de la ciudad antigua, y seguramente, la que tiene la torre campanaria más alta de todas: San Olaf.

Antes de llegar a San Olaf, hay que hacer una parada para disfrutar de la fachada de la Hermandad de las Cabezas Negras, en el número 26 de la calle Pikk. Parece ser que esta asociación, surgida en 1399 era reservada a los comerciados solteros de origen alemán. La fachada muestra una bonita edificación gótica, con una portada realmente trabajada.

Ahora si, llegamos a San Olaf, una iglesia del siglo XIII, que cuando se construyó, con sus 123 metros del campanario (dicen que originalmente, se levantaba hasta los 154 metros), era el edificio más alto de Europa. Por supuesto, previo pago, se puede subir a lo más alto del campanario y disfrutar de las preciosas vistas de toda la ciudad vieja. Eso si, hay que ir preparado para subir por la empinada escalera de caracol. El premio, sin embargo, compensa el esfuerzo.

IMG_3473_Small

Tallin. San Olaf.

Un poco más allá, siguiendo por la misma Calle Pikk, llegamos a las Tres Hermanas, un conjunto de tres bonitas casas medievales, que se remontan al siglo XIII. Las Tres Hermanas, en su momento fueron casas de mercaderes, pero actualmente están ocupadas por un hotel.

Y si caminamos sólo un poco más allá, nos encontramos con el macizo bastión conocido como Margarita la Gorda, que era una de las puertas de la ciudad medieval y que actualmente es la sede del museo marítimo. De hecho, hace muchos años, las aguas del mar Báltico llegaban hasta esta zona de la ciudad, de manera que ésta era la puerta marítima.

Después de este recorrido es hora de volver a la Plaza del Ayuntamiento y tomar otra de las calles que salen de la plaza, la calle Viru, que es una de las más animadas y más comerciales de la ciudad y que nos llevan hasta la puerta Viru, otra de las puertas de la antigua muralla y donde destacan sus dos imponentes torres.

Muy cerca, y uniendo las preciosas calles Muurivahe (que hace el recorrido de la antigua muralla) y Vene, está el callejón o pasaje de Santa Catalina (Katariina Kaiko), estrechísimo, encantador y probablemente una de las calles más fotografiadas de la ciudad. Varios artesanos tienen su taller en este callejón. 

IMG_3571_Small

Tallin. Santísima Trinidad.

IMG_3542_Small

Tallin. Pasaje Santa Catalina.

IMG_3498_Small

Tallin. Trajes regionales estonios.

IMG_3487_Small

Tallin. Ciudad vieja.

IMG_3482_Small

Murallas.

IMG_3474_Small

Margarita la Gorda

IMG_3472_Small

Tallin. Ciudad Vieja.

IMG_3459_Small

Tallin.

IMG_3458_Small

Tallin. Hermandad de las Cabezas Negras.

IMG_3455_Small

Tallin.

IMG_3448_Small

Tallin.

IMG_3437_Small

Tallin. Puerta Viru.

IMG_3435_Small

Tallin. Ciudad Vieja.

IMG_3367_Small

Tallin. Ciudad Vieja.

Toompea

IMG_3381_Small

Subiendo a Toompea

Después de haber visto lo más importante de la ciudad vieja, y sobre todo, después de haberse perdido, sin rumbo, por sus múltiples calles y callejones, quizás sea hora de subir hasta el cerro de Toompea. Para llegar, hemos seguido la calle adoquinada Pierna larga (Pikk jalg), aunque también se puede subir por la calle-escalera Pierna Corta (Lühike jalg).

Arriba de la colina, se abre una plaza donde nos espera uno de los monumentos más excelsos de la ciudad: la preciosa Catedral ortodoxa de Alexander Nevski, majestuosa con sus cúpulas en forma de bulbos de cebolla, al estilo de las catedrales imperiales rusas. La catedral es relativamente moderna (terminada en 1900) y fue diseñada por Mikhail Preobrazhensky, en un momento de máxima rusificación de Estonia. Aunque fue restaurada después de la independencia de Estonia, en 1991, y pese a que el aspecto actual es grandioso, para muchos estonios, también supone un símbolo de la dominación rusa de su nación. No se pierdan el interior.

Justo enfrente, se encuentra el edificio del Parlamento y el Gobierno de Estonia, en un precioso palacio de color pastel.

A menos de 200 metros de la Catedral de Alexander Nevski encontramos la Catedral de Santa María o Toomkirik. Si Alexander Nevski supone en cierto modo, un monumento a la ocupación rusa, la gótica Catedral de Santa María, lo es de la ocupación alemana durante la época medieval. Fue construida en 1233. De hecho fue construida por los daneses, pero enseguida se convirtió en la iglesia de los alemanes bálticos, que dominaban Estonia, pero también Letonia y Lituania. Es por ello que en el interior de la iglesia dominan las tumbas y los escudos familiares de las familias que ostentaron el poder político en Tallin durante estos años.

Después de disfrutar de los principales monumentos de la colina, no se pueden marchar de Toompea sin acercarse a alguno de los miradores más bonitos de la ciudad, como los Kohtuotsa o Rahukuhtu. Las vistas son extraordinarias. 

IMG_3389_Small

Catedral Alexander Nevski

IMG_3523_Small

Vista desde Toompea.

Kadriorg

IMG_3585_Small

Kadriorg

Visitada la Ciudad baja o vieja y el Cerro de Toompea hay que dirigirse dirección este hasta encontrarnos con uno de los palacios más bonitos de los países bálticos: el Kadriorg. Este precioso palacio barroco, del 1718 (terminado en 1738) es la sede, actualmente, de un Museo de arte extranjero. El Palacio de Kadriorg también fue construido en tiempos de la dominación rusa. Concretamente, después de la Gran Guerra del Norte, cuando Rusia se hace con la supremacía de la zona y el zar Pedro el Grande comienza la construcción del palacio en honor a su esposa, Catalina. Lo que vemos actualmente, sin embargo, es fruto de las renovaciones emprendidas por Nicolas I a partir de 1727. Con todo, durante el siglo XX, el palacio acabó siendo abandonado y se fue deteriorando progresivamente, por lo que tuvo que cerrarse en 1991, para realizarse la definitiva restauración que la ha dejado tal y como lo vemos actualmente.

Delante del palacio hay un jardín muy bonito y más allá, un inmenso parque, donde tiene su sede el moderno museo KUMU, que es una de las sedes del Museo de arte de Estonia.

IMG_3588_Small

Kadriorg

 

COMO LLEGAR A TALLIN 

A Tallin se puede llegar por tierra, mar y aire. De hecho, nosotros llegamos por mar (desde Helsinki, capital de Finlandia) y nos fuimos por tierra (hacia Parnu, que está unos 130 kilómetros dirección sur).

El aeropuerto de Ülemiste, en Tallin, recibe vuelos desde toda Europa, también desde España. En particular hay líneas de bajo coste que unen Girona con Tallin.

Los ferrys de Tallink-Siljka Line ofrecen el servicio Helsinki-Tallin-Helsinki (que en dos horas une las dos capitales bálticas ).

HOTELES MÁS BARATOS EN TALLINN

Te recomendamos buscar tus hoteles de Tallinn en este MULTIBUSCADOR DE PRECIO MÁS BAJO. Solo tienes que poner tus fechas y te dará las opciones más baratas para cada hotel. Luego solo tienes que clicar en la agencia online más barata y listos!

POST AMIGO. Entradas sobre Tallin en otros blogs amigos.

7 buenas razones para viajar a Tallin en Ida y vuelta blog de viajes.

Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

9 comentarios en “TALLIN. La ciudad medieval más bonita del este de Europa.

  1. Qué recuerdos, Jordi1
    Justo hace dos semanas regresamos de un crucero por el Báltico y nuestra última ciudad visitada fue Tallin desde donde partimos de regreso a Madrid.

    Las vistas desde Toompea son espectaculares, nosotros primero visitamos esa zona y luego “cuesta abajo” acabamos en la ciudad vieja, la subida a la Torre del Ayuntamiento demoledora para las piernas…

    En el fondo del Pasaje de Santa Catalina trabajan el vidrio maravillosamente.

    Un saludo cordial!

    • Desde luego Tallín en una de las grandes desconocidas y hacer un crucero que abarque ciudades tan bonitas como San Petersburgo, una excelente oportunidad para descubrirla. Me alegro enormemente que el post te haya traído buenos recuerdos.

  2. ¡Me encanta, me encanta, me encanta!
    Que buen reportaje chicos, con un montón de información y datos útiles.
    Curioso que siempre en todos los sitios a los que viajas, hay algo que es lo más de algo, jejeje

    • Jajaja, cierto…aquí nos dijeron que la farmacia era la más vieja del mundo y la torre de la iglesia de San Olaf, el Burj Khalifa de la época!

  3. Muchas gracias chicos por este nuevo post, además de seguir agendando destinos lo que me encanta de leerlos es que hay un montón de información de utilidad para cuando prepare el viaje, eso es de agradecer el doble.

    ¡Un saludo!

  4. Me ha encantado el post, Jordi. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que Tallinn es una pequeña-gran desconocida que bien merece una visita tranquila. Es una ciudad ideal para perderse y pasear por sus calles adoquinadas.

    Gracias por el post. Un saludo.

    Cristina de IdayVuelta.

    • Un saludo Cristina. Me alegro que te haya gustado el post y que también te encante Tallin, una ciudad que seguro que se va poniendo poco a poco en el mapa turístico mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>