PARQUE NACIONAL DE TORTUGUERO, COSTA RICA. Disfrutando de la flora y la fauna costarricense.

La visita al Parque Nacional de Tortuguero, uno de los estandartes del turismo ecológico de Costa Rica, no puede faltar en cualquier viaje iniciático este país centroamericano. Es por ello que una estancia de un par o tres de días en el Parque Nacional de Tortuguero, en el norte de la costa caribeña de Costa Rica, suele incluirse en prácticamente todos los viajes a Costa Rica. Y es que el Parque Nacional de Tortuguero se ha hecho mundialmente famoso por ser la zona de desove de al menos tres de las ocho especies de tortugas marinas que existen: la verde, la baula y la carey. En Costa Rica les gusta contar que el Parque Nacional de Tortuguero es uno de los platós favoritos del canal de televisión de National Geographic.


IMG_0141Al parecer, sólo hay un lugar en Australia donde lleguen más tortugas marinas que aquí. La suerte, sin embargo, no está de nuestro lado, y es que, en abril no es época de desove. De manera que nos tendremos que conformar en recorrer el Parque Nacional de Tortuguero, que al parecer, no es poco espectáculo.

Hemos contratado un paquete de tres días y dos noches en Tortuguero. Una licencia turística que no solemos permitirnos. Esta vez, sin embargo, y después de mucho meditarlo hemos considerado que la relación calidad-precio era ventajosa, pues llegar al Parque Nacional de Tortuguero por nuestra cuenta, aunque posible, es un pelín enrevesado. Así, con el paquete contratado a la agencia Exploradores Outdoors, nos vendrán a buscar en el hotel de San José, y el último día nos dejarán en la zona del caribe sur, en Puerto Viejo. Además, incluye la estancia en un moderno lodge a un par de kilómetros del pueblo de Tortuguero, con pensión completa, así como las diversas excursiones que haremos por los canales del Parque Nacional. O al menos estos son los tratos. Vamos, que hemos contratado la antítesis del viajero de mochila.

DE SAN JOSÉ A TORTUGUERO

Con todo ello, nos hemos levantado pronto. Y la verdad es que no hemos empezado nada bien el día, porque la buseta que nos tenía que recoger ha llegado una hora tarde, cuando ya pensábamos que habíamos hecho salado.

Nosotros y los otros siete turistas empezamos a hacer camino por la carretera 32 que conduce hacia Limón. Es la misma que recorrimos ayer de vuelta de Sarapiquí (podéis ver el post sobre la ida en el Parque Nacional del Volcán Poás aquí) y que pasa por el Parque Nacional Braulio Carrillo. Ahora, bien de día, el parque se manifiesta inmenso, con una vegetación exuberante a ambos lados de la carretera y de un intenso verde que ciega los ojos, aunque estamos en la época seca y hace unos meses que apenas llueve.

IMG_0126

Antes de tomar el bote que nos llevará a Tortuguero hacemos dos paradas. La primera en un restaurante de carretera donde haremos un desayuno de tenedor. La segunda, en la plantación bananera “Del Monte”, una de las muchas que pueblan la zona, y junto con la Dole, la más importante del país.

Y es que esta zona está llena de plantaciones bananeras de capital transnacional. Es sin duda, una de las industrias más prósperas del país y que emplean a miles de ticos y también de nicas que han venido del país vecino para buscarse la vida.

La industria bananera tiene, sin embargo, un oscuro pasado. Durante casi todo el siglo XIX la mano de obra fue proporcionada por los jamaicanos que habían venido a trabajar en la construcción del ferrocarril que iba de San José a Limón. La realidad, sin embargo, fue que tanto con la construcción de la línea ferroviaria como después con el cultivo del banano, los jamaicanos, fueron tratados como auténticos esclavos, con maratonianas jornadas bajo el sol, con unos salarios indignos y con una alimentación pésima y deficitaria. Fueron miles los jamaicanos que marcharon de su país para ganarse el pan y que en Costa Rica sólo encontraron la miseria en forma de moderna esclavitud. Costa Rica nunca reconoció la nacionalidad de aquellos inmigrantes y sus descendientes y además, perdieron el derecho a su nacionalidad inicial, convirtiéndose en apátridas. La cuestión es que los descendientes de aquella negritud se han establecido en la zona caribeña, desde Limón hacia el sur. De hecho, hasta más allá de la frontera con Panamá. Aunque aun ahora tienen escasa conciencia de ser costaricenses, conservando la cultura rastafari propia de sus antepasados.

IMG_0128

Por otra parte, la industria bananera provocó un auténtico desastre ecológico en forma de deforestación de miles de hectáreas de bosque primario que se quemaron con el fin de conseguir zonas aptas para el cultivo del plátano. El paisaje en cincuenta años cambió, y los centenarios árboles dieron paso a las uniformes y kilométricas planicies de plataneras. La United Fruit Company, que así se llamaba la empresa inicial y que era conocida como Mamita Yunai, fue una de las piezas más importantes en el engranaje de la explotación de Centroamérica, desde Guatemala hasta Panamá.

Hoy las cosas han cambiado. Los pequeños agricultores se han agrupado en cooperativas para vender su producto al mejor precio posible. Las grandes multinacionales, empezando por Dole y Del Monte, procuran imponer precios más bajos. Nada que no conozcamos en nuestro país. Es la misma polémica entre los productores de cava y los que cultivan la vid, transportada esta vez, más allá del atlántico.

En la plantación podemos ver la recolección del plátano y la posterior clasificación y empaquetado, apenas una o dos semanas antes de que maduren. Y es que el plátano se envía a los Estados Unidos o Europa para su consumo. Aquí dicen que son los peores plátanos los que se quedan para el consumo nacional. Es curioso: en Tenerife dicen lo mismo.

Aprovechamos la parada para hacer una pipa. Es decir, para beber el jugo de un coco. Ventajas de estar en el trópico: puedes sustituir la Coca Cola por un zumo natural en cualquier momento.

Después, y de camino a Cañas Blancas pasamos también por enormes plantaciones de piña. Descubrimos que esta es el fruto de una planta del tipo bromelia. Cosas que descubrimos pasados los treinta.

Una vez en el embarcadero de Cañas Blancas subimos a una barca de madera alargada. A lo largo de casi hora y media pasamos por diversos canales, muy amplios todos, hasta llegar al Hotel Laguna Lodge Tortuguero, donde nos hospedaremos estos días. Por el camino, el guía, nos cuenta algunas peculiaridades de Tortuguero y la zona y de vez en cuando nos enseña algún animal. Mañana tendremos tiempo para explorar los canales y senderos del parque.

IMG_0172
Hotel Laguna Lodge Tortuguero
Hotel Laguna Lodge Tortuguero

Al llegar al Hotel Laguna Lodge Tortuguero, breve explicación de los horarios y funcionamiento del lodge y cóctel de bienvenida. Supongo que debe de ser el habitual en estos casos, pero para nosotros, más bien poco habituados a los grandes hoteles, es casi una novedad.

IMG_0160

Tortuguero, el pueblo, está a unos dos kilómetros del lodge. Se puede llegar por un sendero paralelo al canal o por el mismo canal. Así lo hacemos, por lo que después de comer un desayuno más que correcto, nos acercamos al pueblo donde estaremos un par de horas. Enseguida nos damos cuenta de dos cosas. La primera es evidente: la población es una mezcla de criollos y negros, a buen seguro, descendientes de los jamaicanos que vinieron a construir el ferrocarril. Su piel negra, desnuda y musculosa, sin camiseta y su largo cabello rasta los hace inconfundibles. La segunda todavía está más clara: si alguna vez la tuvo, Tortuguero ha perdido su esencia. En menos de veinte años ha pasado de ser un pequeño pueblo de pescadores a ser un próspero pueblo dedicado enteramente y casi en exclusiva al turismo. Las cabinas, que así se llaman los pequeños hostales, se suceden a los supermercados para guiris, a los restaurantes y a las tiendas de recuerdos, estas últimas a precios que te hacen dudar si estás en Costa Rica o en Noruega. El pueblo enseguida termina, justo allí donde comienzan los senderos del parque natural, o sea, que toca volver y hacer tiempo, tranquilamente en esta aldea perdida del caribe.

IMG_0159

 

PASEO POR LOS CANALES DEL PARQUE NACIONAL DE TORTUGUERO

IMG_0236

Nuevamente la luz del sol nos ha despertado de madrugada. No deben ser ni las cinco de la mañana. El despertar del día y de todos los animales que viven en la selva hace que ya no durmamos más. Dormimos en plena selva, por lo que los ruidos, sobre todo de las aves, parecen multiplicarse por mil en este paraje.

De todas formas había que madrugar. Y es que hemos quedado con Nacho, nuestro guía, para hacer un tempranero recorrido por los canales de Tortuguero y así disfrutar de la fauna del lugar. Al parecer, a primera hora de la mañana es el mejor momento para ver animales, y eso es lo que queremos todos. O sea, que justo después de hacer un café, hemos subido a una pequeña embarcación para diez o doce personas y hemos comenzado con el descubrimiento de los canales del Parque Natural. Y no nos ha defraudado. Hemos podido ver un montón de reptiles (caimanes, cocodrilos, basilisco, iguanas,…), mamíferos (monos araña) y multitud de aves (buitres, garzas real, garzas de todos los tamaños y colores, ahingas, trogones, Montezumas, tucanes,…y muchos otros de los que ya no recordamos los nombres). Un enorme festival que nos ha hecho disfrutar de verdad en medio de un silencioso paseo de casi dos horas.

Después hemos vuelto al lodge para desayunar y todavía hemos tenido tiempo para hacer una refrescante chapuzón en la piscina, que está en medio del jardín, rodeada de palmeras y varios árboles tropicales, y de leer un poco sobre Tortuguero.

IMG_0269
Parque nacional de Tortuguero
Parque nacional de Tortuguero
IMG_0193
IMG_0176
Parque nacional de Tortuguero
IMG_0231A las diez y media hemos vuelto a quedar con Nacho que nos lleva esta vez a la zona de los senderos terrestres del Parque Natural. Ahora el grupo se ha reducido, y calzados con botas de agua por si está embarrado, somos seis los “aventureros” que nos disponemos a aprender un poco más sobre la flora y la fauna de Tortuguero.

El recorrido, por el estrecho sendero de unos dos kilómetros de largo nos ha durante una hora y media y es que Nacho se iba parando para contarnos sobre los diferentes árboles y arbustos de la zona. Todo muy ilustrativo, aunque de animales hemos visto menos. Sí que hemos podido ver la primera familia de monos congo o aulladores, con algunas crías colgadas de sus madres. Ha sido un momento especialmente emocionante.

Y por la tarde repetimos canales, esta vez por otra sección. Nuevamente nos sorprendemos con caimanes a un metro de nuestra barca, preciosas iguanas suspendidas de una rama y una formidable sorpresa, un perezoso, un mamífero muy difícil de ver y del que vemos una pareja en lo alto de un árbol altísimo en la ribera oriental del Canal de la Penitencia.

Un final fantástico para un día donde hemos podido aprender bastante sobre la flora y la fauna de un país tan diverso como Costa Rica. Antes de ir a dormir, todavía tenemos tiempo de hacer la última remojada en la piscina y repasar nuestras guías.

IMG_0218
Canales del Parque nacional de Tortuguero
Hotel Laguna Lodge Tortuguero
Hotel Laguna Lodge Tortuguero

 

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE COSTA RICA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

17 comentarios en “PARQUE NACIONAL DE TORTUGUERO, COSTA RICA. Disfrutando de la flora y la fauna costarricense.

  1. Precioso lugar: selva, fauna, canales…. parece uno un auténtico explorador, pero…. te me has adelantado. Tengo a punto alguna entrada sobre Tortuguero proximamente en mi blog. Espero que se complementen.

    Saludos,
    GranPumuki

    • Los estaré esperando Pumuki. Desde luego, Costa Rica es uno de los paraísos más importantes para los que disfrutamos de la naturaleza.

  2. No estaran petrificats els petits rat-penats de la palmera? ;-) Es que també hi eren quan hi vaig anar!

    Quina entrada més complerta! M’has portat a llocs on no hi vaig ser.

    Abraçades!

    • Jajaja, a veure si és que estan pintats!!! Jo ja vèia molt quiets els cocodrils i les iguanes. No seran de pedra? ;)

    • Wow! Que envidia. Ver el desove tiene que ser espectacular. Espero que lo podamos ver algún día en algún siti!

  3. Muy chula y completa la entrada. Qué bonito el basilisco! Cuando estuvimos recorrimos los canales en canoa con un lugareño llamado Ernesto, el tío era una enciclopedia. Uno de los recuerdos más bonitos sin duda que tenemos de Costa Rica junto a Corcovado. Saludos!

    • Sí, la verdad es que los guías estan muy preparados tanto para descubrir animalitos como para explicarte sobre ellos. Vale mucho la pena hacer los recorridos guiados.

    • Si, Cristina! Son murciélagos y adoptan esta forma para simular ser una serpientes y que otros animales no los ataquen, según nos contaran. Para playas mejores, hay que ir un pelín más abajo, en el Caribe Sur. Aquello sí que es el verdadero paraíso!

  4. Genial esta entrada, Jordi. Muy completa.
    No pasa nada por contratar de vez en cuanto algún paquete turístico completo, a veces las cosas se vuelven mucho más fáciles. Y además en estos casos es muy conveniente llevar guía para conocer más al detalle la realidad del parque y de donde salen la piña (tengo 31 y me acabo de enterar que existe algo llamado bromelia en este mundo…).
    Espero conocer pronto ese paraíso costarricense, mientras tanto viajaré entre tus posts ;)
    Un saludo!

    • Si Diana, no somos nada radicales en esto. Tanto podemos diseñar los viajes al 100% por nosotros o tomar pequeñas partes contratadas a agencias locales. A veces vale la pena hacer algunos tramos de este modo. Jejeje, yo cuando vi la piña nunca me había planteado de donde salía!

  5. La naturaleza, que bonita… eso si… hay que mantenerse lejecitos de los cocodrilos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>