Que ver en LOVAINA. El Ayuntamiento gótico y el Gran Beguinaje.

Que ver en Lovaina? Vale la pena hacer una excursión de un día desde Bruselas para visitar Lovaina?Lovaina en uno de los lugares turísticos de Bélgica, gracias a que la ciudad Flamenca se encuentra a escasamente 30 kilómetros de Bruselas en dirección este y tiene como mínimo dos monumentos que la sitúan como una visita indispensable desde la capital belga: el extraordinario ayuntamiento gótico y el Gran beguinage, incluido este último en la lista del Patrimonio de la Humanidad desde 1998. Además, el campanario de la iglesia de San Pedro, también forma parte de la lista, juntamente con otros campanarios de Flandes y Francia. Visitar Lovaina desde Bruselas es bien fácil, pues el tren de Bruselas a Lovaina te lleva en poco más de media hora.

QUE VER EN LOVAINA. Sus dos visitas estrella.

El Ayuntamiento gótico de Lovaina. 

IMG_1117

El ayuntamiento de Lovaina es probablemente uno de los edificios góticos civiles más bellos que se pueden encontrar en toda Europa. Dado que la ciudad de Lovaina se encuentra a sólo treinta kilómetros de Bruselas, pienso que sólo por ver esta joya de la arquitectura mundial, vale la pena hacer el esfuerzo de acercarse a Lovaina si se está haciendo una estancia en la capital belga. Hay que tener en cuenta, además, que en tren, el trayecto es de menos de media hora (27 minutos desde Bruxelles-Midi).

Al llegar a la estación de tren de Lovaina hay que caminar cinco minutos por la calle Bondgenotenlaan y enseguida se llega a la Grote Markt, que es la principal plaza de la ciudad y donde encontraremos el ayuntamiento y también la iglesia de San Pedro, el campanario de la cual, también está incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

El ayuntamiento de Lovaina es un edificio gótico tardío, que aquí es conocido como gótico flamígero o Brabantino. Se trata de un gótico mucho más recargado del que encontramos en el gótico más temprano y que en Portugal también tuvo su réplica con el gótico manuelino (uno de los mejores ejemplos lo encontramos en el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa), o en España con el isabelino.

La construcción data de 1448 y se terminó en 1469. Se trata de un edificio de tres plantas, muy ornamentado y que tiene ventanas en las 3 fachadas que dan a la Grote Markt. El ayuntamiento está diseñado a modo de gran relicario, de modo que lo que hace extraordinario al edificio es la gran cantidad de estatuas que podemos encontrar por toda la fachada, siempre sobre ménsulas, y en un nicho con dosel sobre ellas . Hasta 236 estatuas podemos contabilizar en la fachada, que datan de 1850, pues hasta entonces se encontraban. Las estatuas, son pues, posteriores a la fábrica. Dichas estatuas están representadas con gran profusión de detalles y realizadas con los trajes propios de la época de cada personaje. Artistas, académicos y otros personajes importantes de la historia de Lovaina y de Flandes están representados en esta fachada que es conocida como el Panteón de Flandes.

IMG_1144

IMG_1123

IMG_1122

IMG_1115

Dado que el ayuntamiento es una obra civil, la mayoría de esculturas no hacen referencia a la vida eclesiástica, si no precisamente, a la civil. Están dispuestas, como el edificio, en tres plantas. En la inferior encontramos personajes históricos de la ciudad de Lovaina. En la planta intermedia, los patrones de la ciudad. Y en la planta superior, los condes y duques de Lovaina y Brabante que se han ido sucediendo a lo largo de la historia. En esta hilera superior también encontramos el rey de Bélgica, Leopoldo II e incluso, Napoleón Bonaparte.

El edificio está coronado por un tejado a dos aguas, con tres torreones octogonales en cada una de las dos fachadas laterales (que son las más cortas). La entrada se hace por la fachada que da a la plaza, que es una de las dos más anchas.

El ayuntamiento de Lovaina admite visitas guiadas que valen la pena realizar, para descubrir así,  los diversos rincones del edificio. Los horarios son muy limitados (en 2014, se realizan visitas a las 3 de la tarde y tienen un coste de 4 euros), de modo que vale la pena preguntar antes de ir, para diseñar la visita a la ciudad (y del beguinage) de acuerdo al horario de visita del ayuntamiento.

Como curiosidad, comentar que en la época medieval, el inmenso hall de entrada, en días de lluvia, se convertía en mercado. Quizá lo que más destaca en el interior del edificio es el salón gótico, que actualmente es la sede del salón de plenos del consistorio de Lovaina.

lova2_Small

IMG_1160

IMG_1155

 

El Gran Beaterio o beguinage de Lovaina. 

IMG_1174

Desde principios del siglo XIII existe en Lovaina una auténtica ciudad dentro de la ciudad, que ocupa una superficie de unas tres hectáreas. Se trata de un conjunto de edificios, ahora restaurados, separados por cuidadas plazas y algunas zonas ajardinadas en el que hacían vida las beguinas.

Este entorno reposado, dispone de sus calles empedradas, sus plazas, sus parques, y claro está, las casas donde vivían de forma casi monástica las beguinas.

Pero, ¿quién eran las beguinas? En realidad las beguinas no eran exactamente religiosas, si no que eran un grupo de mujeres cristianas solteras, que dedicaban parte de su vida a la ayuda de los pobres y los enfermos. Durante su estancia en el beguinage debían mantener los votos de castidad, obediencia y oración. Sin embargo, las  beguinas eran libres de dejar el beguinaje y volver a la vida mundana en cualquier  momento.

Las beguinas, a diferencia de las órdenes religiosas, no pertenecían a ninguna comunidad (como pudieran ser las dominicas, por ejemplo). De tal manera, que los diversos beguinages que había en Flandes (pero también en otros países como Alemania, Francia, Italia o España) trabajaban de forma autónoma.

A partir de mediados de siglo XV la presión de la iglesia sobre las beguinas fue cada vez mayor, por lo que se invitó a los beguinages a integrarse en una comunidad monástica o disolverse.

A pesar de estos malos momentos, el beguinage de Lovaina se mantuvo y de hecho, en el siglo XVII tuvo una segunda época dorada, cuando hasta 360 beguinas vivieron en él. De hecho, aunque el beguinage de Lovaina data de principios del siglo XIII, la mayoría de edificios que podemos ver actualmente, datan de esta época dorada (siglo XVII).

IMG_1170

IMG_1179

A partir de 1795 y tras la invasión por parte de las tropas revolucionarias francesas, el beguinage pasó a manos de una Comisión Municipal para el Bienestar Social. Las funciones del beguinage quedaron suspendidas, aunque se permitió a las beguinas seguir ocupando el edificio, pero no de forma exclusiva, pues el beguinaje sería utilizado a partir de ese momento, para ubicar pobres y ancianos. También algunos sacerdotes retirados pasaron a vivir en el beguinage.

El beguinage se convierte así, en un hospicio civil, aunque la decadencia es cada vez mayor, sufriendo un notable abandono que le deja muy deteriorado. En 1977 muere el último sacerdote y en 1988, la última beguina.

Actualmente es muy agradable pasear por esta zona de la ciudad, que está muy restaurada, pero que nos permite ver cómo era uno de los muchos beguinages que había en Flandes. La mayoría de casas son construidas en ladrillo visto, con un estilo muy homogéneo y culminadas por un tejado a dos aguas. En algunas, encontramos las ventanas de la buhardilla. Muchos de los edificios han sido restaurados en el último tercio del siglo XX, a raíz de que la Universidad de Lovaina compró las propiedades, que actualmente funcionan como residencia de estudiantes y profesores de la Universidad.

En el beguinage encontramos también una iglesia, pues una de las actividades de las beguinas era la de rezar. Se trata de una iglesia gótica, aunque contiene elementos románicos, pues data del siglo XIV. Muy sobria, aunque muy ancha también (es con 27 metros, la iglesia más ancha de la ciudad). En esta iglesia ofició como capellán del beaterio Adriaan Florensz Boeyens, el cual terminó su carrera eclesiástica siendo nombrado Papa con el nombre de Adriano VI.

La entrada al Gran beguinaje de Lovaina es gratuita. Para llegar, hay que caminar poco más de un kilómetro desde la Grote Markt. Preguntar en la plaza. No tiene pérdida.

IMG_1168

IMG_1167

POST AMIGO. Aquí os dejo blogs que hablan sobre Lovaina.

Dani en Viatges Pedraforca. Lovaina y Brujas.

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE BELGICA CLICA AQUÍ

Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

7 comentarios en “Que ver en LOVAINA. El Ayuntamiento gótico y el Gran Beguinaje.

  1. L’edifici de l’Ajuntament és impressionant, quantes fil.ligranes!

    Tinc pendent una visita a Lovaina ;)

    Bona setmana!

  2. Me ha gustado mucho este post sobre Lovaina. Estuve en Bélgica pero esta ciudad aún no la visité. Me gustaría hacerlo pronto. Es increíble las pequeñas cosas que hay alrededor de Bruselas.

  3. ¡Pero que de cosas aprendo con vosotros!
    Si que es bonito el ayuntamiento y me encantan las beguinas, me parecen unas adelantadas a su época. Así debería ser todo… ¡Que majetas!
    Saludos chicos.

  4. “Envejo” les teves fotos amb sol. Nosaltres vam tenir una tarda “grisota” i amb plugim a Lovaina. De totes maneres, va tenir el seu encant passejar pels carrers empedrats i solitaris del Beguinatge mentres queia una suau pluja. Salutacions

    • És veritat! En aquest viatge si que vam tenir sort, almenys el dia de Lovaina, que no el de Malines. Es curiós com canvia l’estat d’ànim quan fa bo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>