LOS BRIBRI. Los últimos indígenas de Costa Rica.

Los  son sólo una de la veintena de pueblos indígenas que aún viven en . Aunque están repartidos en varios enclaves dentro del país, hay un buen grupo que viven en la cordillera de Talamanca, muy cerca de Puerto Viejo y hemos decidido que les haremos una visita para aprender algo de su cultura y de sus costumbres.

Los bribri ya vivían en esta zona antes de la llegada de los españoles a finales del siglo XV. Con todo, no se sabe exactamente su origen. Los que queremos conocer viven en la reserva de Kekoldi, en la cordillera de Talamanca. Son unos setecientos individuos que intentan preservar su cultura y modus vivendi, aunque parece que esto será bien difícil a partir de ahora. En total, y repartidos por todo el país, debe haber unos 10.000 bribris en toda Costa Rica.

Los bribri viven cordillera arriba, apartados de los pueblos y separadas unas familias de otras, a menudo por más de una hora de camino. Es decir, que aunque tienen conciencia de pertenecer a un mismo grupo étnico, no viven en comunidades agrupadas en poblados. Es conocido su afán de independencia y autosuficiencia que les hace vivir de esta manera, sin agruparse en grandes grupos poblacionales.

IMG_0352_Small

Cada familia está compuesta por los progenitores y sus hijos, suelen tener un huerto donde cultivan lo que necesitan para vivir, como yuca, plátano, cacao u otros tipos de hortalizas y verduras. También suelen tener un pequeño corral, sobre todo con aves de corral que les proporcionan huevos, pero a veces también con cerdos u otros animales. Como decíamos, la idea es que sean independientes y autosuficientes.

De vez en tanto los bribri hacen reuniones entre ellos para hablar de los temas que les ocupan, como el trabajo o el reparto de las tierras. Y es que curiosamente los bribri a menudo tienen problemas para habitar las tierras que los han visto nacer y crecer, pues aunque están habitadas por sus familias generación tras generación, no tienen ninguna documentación que les acredite ser los propietarios de la tierra. Además, los bribri se dedican a la conservación de los bosques y la reintroducción de algunas especies animales extinguidas en la cordillera, como por ejemplo, la iguana.

Últimamente sin embargo, lo que da más ingresos a los bribri es el trabajo de guía de los turistas que como nosotros, los quieren visitar. Y esto lo hacen conjuntamente con una asociación sin ánimo de lucro, la ATEC o asociación para el ecoturismo y la conservación de Talamanca. Esta organización, con sede en Puerto Viejo, se encarga de proporcionarles turistas que lo quieren visitar, siempre en pequeños grupos y paga un precio justo a los guías que la misma asociación se ha encargado de formar. Además, para no estorbar demasiado la vida cotidiana de cada familia, establece un sistema rotatorio, de manera que no más de dos veces a la semana se ven invadidos por los visitantes. A través de ATEC es una buena manera de visitar estos grupos y además, les proporciona un dinero que para ellos es necesario para pagar lo que no pueden producir, como la ropa o los libros para los hijos, por ejemplo.

IMG_0386_Small

Está claro sin embargo, que esto puede ser un arma de doble filo, pues la constante intromisión del turismo, por mucho que sea controlado, ayudará seguro, a adelantar el cantado final de estas comunidades. Y es que los hijos de los bribri estudian en las mismas escuelas que el resto de los ticos, en castellano y también en inglés, y esto hará que su cultura se vaya extinguiendo más rápidamente que poco a poco.

German ha sido nuestro guía el día de hoy. Es un bribri de 52 años que vive cordillera arriba con su mujer y sus cuatro hijos. Hemos quedado con él, a través de ATEC, a pie de carretera. Uno de sus hijos ha venido también. El vestido occidental del chico, de unos trece años, no delata su origen bribri.

Con German hemos caminado durante horas por la cordillera y nos ha explicado que son católicos, que tienen los hijos en la montaña (él mismo ha ayudado a parir a su mujer), que tienen sus propios chamanes y que curan con las plantas medicinales que recolectan en el bosque o que ellos mismos cultivan. Nos cuenta que generalmente tienen hijos a partir de los doce o trece años (aunque él no lo desea para su hija, prueba de la intoxicación del mundo exterior, que poco a poco va cambiando su mentalidad). También nos cuenta que le encanta el fútbol y que ahora puede seguir los partidos gracias a una televisión que tiene conectada a una placa solar. Curiosamente no tiene ni nevera ni otro electrodoméstico pero sí tiene televisión para seguir el fútbol.

IMG_0383_Small

Y entre conversaciones, hemos ido pasando la mañana, parando aquí y allá contándonos cosas sobre la flora de la sierra. Hemos pasado por un bosque de árbol de cacao y hemos visto varias plantas de yuca, que para nosotros ha sido una novedad.

Finalmente hemos llegado a las preciosas cascadas del río Cocles. Alejadas y solitarias, éramos los únicos que nos encontrábamos en este paraje de incomparable belleza. Hemos aprovechado para remojarnos, aunque el agua era más fría que tibia, el premio ha sido enorme después de la formidable sudada que hemos hecho para llegar a este punto.

IMG_0380_Small
IMG_0353_Small

Y muy cerca de las cataratas, una agradable sorpresa. Un puñado de ranitas rojas, muy pequeñas, de poco más de un centímetro o dos de largo y que Isa ha descubierto. Antes, de subida, ya habíamos visto unas verdinegras, como si fueran de la Peña, muy pequeñas también, y según nos ha dicho en German, venenosas. También hemos visto en lo alto de un árbol, un perezoso, que haciendo honor a su nombre no se ha movido ni un pelo, aunque German ha movido vigorosamente el árbol donde yacía. Es éste uno de los animales más difíciles de ver en la selva, porque se mueven muy despacio y no hace nada de ruido. German nos cuenta que lleva varios días en el mismo árbol, de manera que podríamos decir que lo tiene controlado.

Después de disfrutar de la cascada, nos hemos dirigido hacia casa de German. Son tres cabañas de madera, muy sencillas donde vive la familia. Casi no hay muebles. La mujer de German nos ha preparado la comida, un plato a base de verdura hervida con palmito, yuca y plátano y un muslo de pollo, que German había comprado antes de subir cordillera arriba. Un plato tradicional bribri, que para el gusto occidental no podríamos decir que fuera precisamente delicioso.

Dentro de la casa, por cierto, con la mujer y sus hijos, German les hablaba en bribri, que no tiene nada que ver con el castellano, pues los bribri ya lo hablaban antes de la llegada de los españoles. Nos explican entonces que el bribri es también una lengua escrita, y que quieren preservarla. Parece ser que de los 10.000 bribris, unos 6.000 aún preservan su lengua.

Sobre las tres y media hemos vuelto a Puerto Viejo, un poco cansados ​​de tanto caminar. Antes de oscurecer, aun hemos tenido un rato para descansar en la playa negra de Puerto Viejo. Antes, nos hemos bebido un litro de agua cada uno. Y es que a media mañana nos habían quedado sin líquido y hemos llegado a Puerto Viejo realmente sedientos.
La de hoy será la última noche en el Caribe, donde hemos podido disfrutar de algunos de los mejores momento de Costa Rica (no es perdáis el post sobre Puerto Viejo o sobre Tortuguero)

IMG_0384_Small
IMG_0370_Small
IMG_0367_Small
IMG_0362_Small
IMG_0357_Small

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE COSTA RICA CLICA AQUÍ
Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

16 comentarios en “LOS BRIBRI. Los últimos indígenas de Costa Rica.

  1. Hay una organización excelente (se llama El Puente-The Bridge) que ayuda Los BriBri cerca de Puerto Viejo de Limon, Costa Rica. Por favor, visita http://www.elpuente-thebridge.org/index.html . Barry y Nanci Stevens son los organizadors y operadores de la fundación. Todos los donacionses, cien %, se usan para operar el comedor de beneficencia por sabado, martes y jueves cada semana.

    There is an excellent organization called El Puente- The Bridge that helps the BriBri near Puerto Viejo de Limon, Costa Rica. Please visit http://www.elpuente-thebridge.org/index.html . Barry and Nanci Stevens are the organizers and operators of the foundation. All of the donations, 100 %, are used to operate the soup kitchen open saturday, tuesday, and thursday each week.

    Acceptan voluntarios para ayudar con el comedor de beneficencia.

    Volunteers are accepted to help in the soup kitchen.

    • Quina il.lusió saber que Don German segueix bé. I quina sort que vau tenir en trobar aquest preciós mandróas amb la seva cria!

    • Sí, desde luego, es una país fantástico, con una naturaleza súblime. Si tuviera que poner un pego, sólo lo pondría en los precios, más altos que en otros lugares de centroamérica.

    • Sí, a nosostros también nos encantaría volver, y de paso, pasar a Panamá, que nos quedó en el tintero.

    • LA verdad es que sí que vale la pena, más allá de las playas y los parques naturales, conocer las gentes de Cota Rica.

  2. Disfruto mucho más de visitar ciudades, soy de “luces de neón y asfalto”… Pero igual agradezco tu post porque pude conocer un poco más..de este lugar del mundo. Fue una buena experiencia la que viviste… y eso es ¡¡¡genial!!!

  3. Hola!!! Porfavor podrías decirme cuáles son los 2 ó 3 platillos más característicos y típicos de los bribri. Gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>