PRAGA, CRACOVIA Y VENECIA. 3 de las plazas más bonitas de Europa.

En hay un montón de ciudades con extraordinarias plazas. Lugares de encuentro, de entretenimiento, de ejecuciones medievales, de intercambios comerciales, de conciertos y de celebraciones de victorias deportivas y militares. La plaza, el lugar más importante de la ciudad, en tantas y tantas villas de .

¿Cuáles son sus vuestras preferidas? la Concordia de Paris? La Piazza Navona de Roma? La Plaza Mayor de Salamanca? Yo he elegido estas tres: la Plaza de la Ciudad Vieja de , la Plaza del Mercado de y la Plaza de San Marcos de Venecia. Sin duda, tres de mis preferidas. Os las presento.

PLAZA DE LA CIUDAD VIEJA DE PRAGA

IMG_1083

Situada en medio del casco antiguo de una de las ciudades más bonitas de Europa, la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga es para mí, la más bonita de Centroeuropa.

Es una plaza que combina un montón de edificios de distintas épocas y estilos. Desde pequeños palacios góticos (como la casa de la campana de piedra), barrocos y rococó (como el precioso Palacio Kinski, de mediados del siglo XVIII, y que actualmente forma parte de la Galería Nacional) hasta grandes iglesias góticas (como la de nuestra Señora de Tyn) y barrocas (la extraordinaria San Nicolás).

Pero probablemente el edificio estrella de la plaza sea el Ayuntamiento Viejo de Praga y en particular, la Torre del Reloj. Y lo es por dos motivos. Primero, por el extraordinario reloj astronómico. Este reloj, además de las horas, marca la posición astronómica del sol, la luna y otros astros, así como los signos del zodiaco. Data de principios del siglo XV y fue construido conjuntamente por el relojero Nicolás de Kadan y por el astrónomo Jan Sindel. La culminación del reloj corresponde a la colocación de las estatuas de los doce apóstoles, durante la reparación de 1865. Cada hora, se abren dos pequeñas puertecillas y los doce apóstoles de madera desfilan al ritmo de un carillón. También se mueven cada hora, cuatro figuras que hay al lado y que representan la vanidad, la avaricia, la muerte y la lujuria. En ese momento, un montón de turistas se reúnen en la base del reloj para disfrutar boquiabiertos de una de las ceremonias imprescindible de Praga.

El otro motivo que hace imprescindible la visita a la Torre del Viejo de Ayuntamiento son las extraordinarias vistas de las que se disfruta desde arriba, que llegan mucho más allá de la preciosa plaza y que supone otro ritual ineludible en la ciudad.

En medio de la plaza hay una estatua del reformador Jan Hus, que fue erigida en 1915, en el momento de 5º centenario de su muerte. Este teólogo y filósofo bohemio es considerado uno de los precursores del protestantismo. Jan Hus, junto con sus seguidores (conocidos como husitas) encabezaron un movimiento que iba contra los postulados de la iglesia católica, de la que se criticaba la corrupción creciente, la acumulación de riqueza y el progresivo abandono de la evangelio. Propugnaba una iglesia más pobre y dedicada a los pobres. Hus fue condenado por herejía y murió en la hoguera. El Papa Juan Pablo II pidió perdón por el cruel destino que la iglesia decidió que tuviera Hus, más de cinco siglos y medio más tarde.

La Plaza de la Ciudad Vieja de Praga es ideal para pasear y para detenerse a tomar una cerveza en cualquiera de las terrazas que hay.

Otra actividad habitual en la plaza es la de disfrutar de un concierto en la iglesia barroca de San Nicolás, cuando el sol ya se ha puesto. La extraordinaria acústica de la iglesia se combina con un decorado único, que dará lugar, a buen seguro, a uno de los momento más mágicos de cualquier visita a Praga, una de las ciudades más bonitas de Europa, y que ningún viajero debería perderse, al menos, una vez en la vida.

IMG_1085
IMG_1112
IMG_1119

PLAZA DEL MERCADO DE CRACOVIA

La Rynek Glowny o Plaza del Mercado de Cracovia es la plaza más bonita de este precioso país que es Polonia, que dicho sea de paso, goza de un montón de plazas extraordinarias en todas sus ciudades (como en Varsovia, Torun, Gdansk o Wroklaw).

El origen de esta plaza es medieval y se situaría en el siglo XIII. De hecho es la plaza medieval más grande de toda Europa. Al igual que la de Plaza de la Ciudad Vieja de Praga, con quien mantiene una cierta similitud, está rodeada de palacios e iglesias de varios estilos arquitectónicos. En ese momento, Cracovia era la sede de un reinado que dominaba buena parte de la zona, además de una importante sede episcopal (de hecho el Santo Padre, Juan Pablo II fue obispo de la ciudad antes de ser Papa). Esto dio lugar, que en el transcurso de 3 o 4 siglos, se convirtiera en una de las ciudades más importantes y bellas de Europa.

En medio de la plaza, hay un inmenso edificio que es conocido como el Sukiennice o la Lonja de los Paños. Efectivamente, este edificio fue un importante centro de comercio de Cracovia. Viajeros de todo el mundo se reunían en la lonja de los paños para negociar el intercambio de mercancías. Cracovia importaba seda, cuero y especias de oriente y exportaba telas y en particular, sal de las próximas minas de Wieliczka, una de las excursiones imprescindibles desde Cracovia, y que forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad (el otro sería el tristemente famoso campo de concentración y exterminio de Austzwitz). Actualmente, los viajeros del siglo XXI compran los diversos recuerdos que se venden en las tiendas del Sukiennicce.

Junto a la Lonja de los Paños, está la esbelta torre del ayuntamiento, de estilo gótico y del siglo XIV y que se eleva hasta los 70 metros de altura. La torre del Ayuntamiento ha pasado por incendios provocados por rayos y ha sobrevivido al derribo del granero y ayuntamiento adyacente. Sin embargo, aún podemos disfrutar de las extraordinarias vistas desde sus alturas.

Entre los edificios que hay en la plaza, destacaremos dos iglesias. Una muy pequeña, y una de monumental. La pequeña es la iglesia de San Adalberto, que data de siglo XI y que guarda los restos de este santo. El cuerpo fue comprado a los prusianos. El precio pagado: su peso en oro. De hecho, la iglesia precede a la construcción de la plaza en casi un siglo, y es una de las primeras iglesias de piedra que se hicieron en Cracovia.

La otra iglesia es la Basílica de Santa María, que data del siglo XIV y que rivaliza con la Catedral de Wawel, en el Castillo del Cracovia, como la más bonita de la ciudad. Es gótica y construida en ladrillo visto. En su fachada podemos ver las dos torres góticas, curiosamente asimétricas. La más alta, llega hasta 80 metros. En el siglo XIII un trompetista que estaba avisando de la próxima invasión mongola fue asesinado mientras tocaba este instrumento. Desde la torre más alta de la iglesia, cada hora un trompetista toca una melodía tradicional polaca. Es una ceremonia que se transmite por radio a todo el país.

Como la de Praga, las terrazas de los restaurantes y bares que rodean la plaza son un buen lugar para descansar un poco del paseo a pie por la ciudad, que nos puede llevar, por ejemplo por la Vía Real, hasta la colina de Wawel, donde está el Castillo Real de Cracovia.

IMG_0403
IMG_0373
IMG_0399

PLAZA DE SAN MARCOS DE VENECIA.

Es una de las plazas más conocidas del mundo, situada en una de las ciudades más extraordinarias que nunca se han edificado: Venecia.

La Plaza de San Marcos tiene un origen primitivo en el siglo IX, como un área que quedaba delante de la basílica de San Marcos. La plaza fue ampliada de manera continuada y lo que podemos disfrutar actualmente, dataría de finales del siglo XII. El espacio, que no los edificios, claro.

Y es que la Plaza de San Marcos es la sede de al menos, tres de los edificios más imponentes de la Serenísima: el Campanille, la Basílica y el Palacio Ducal.

El Campanario de San Marcos, o Campanille, de ladrillo visto, se alza hasta los 98 metros de altura. Aunque el campanario original data de principios del siglo XVI, el actual es de 1912, pues se tuvo que reconstruir de nuevo, después de que el original colapsara. Las vistas desde arriba son espléndidas.

La Basílica de San Marcos es una obra maestra bizantina y uno de los templos católicos más originales que se han construido nunca. Cuando el cuerpo de San Marcos fue traído desde Alejandría se decidió construir una iglesia que hiciera honor a tan relevante figura. Era el 832. Pero esta iglesia inicial, de cruz griega fue quemada en 975. Fue entonces, cuando arquitectos venidos de Constantinopla idearon la iglesia bizantina que actualmente podemos disfrutar. El nuevo templo fue consagrado en 1073, después de 10 años de obras. Las extraordinarias porticadas bajo el nártex, las preciosistas cúpulas bizantinas y sobre todo los memorables mosaicos de su interior, hacen de la Basílica de San Marcos, uno de los edificios cumbre de la Historia de la Arquitectura.

El Palacio Ducal, en el extremo oriental de la plaza, es el tercer edificio imprescindible de la Plaza de San Marcos. Este precioso edificio barroco fue la sede del Dux, es decir, el gobernador de la Serenísima República de Venecia. También era la sede del Gobierno y de la prisión. De hecho, el famosísimo Puente de los Suspiros, une el Palacio Ducal con la prisión de la Inquisición. La fachada del Palacio Ducal es dominada por una preciosa galería gótica, que es seguida, por encima, por un gran muro decorado en mármol rosa y blanco. Si la fachada es gótica, el patio principal es renacentista. Desde el patio se accede al interior del Palacio, donde destaca la Sala Mayor del Consejo, con pinturas de Tiziano o Tintoretto (como el Paraíso, la printura más grande que nunca hizo Tintoretto, que tiene unas dimensiones de 25 por 7 metros). Es una de las estancias más extraordinarias que se pueden encontrar en cualquier palacio de Europa. En esta inmensa sala, el Consejo de la República de Venecia se reunía para aprobar las leyes de la República.

Pero no sólo de grandes edificios vive la plaza de San Marcos. Hay que pasear por su preciosa galería porticada y si puede ser, tomar uno de los cafés más caros del mundo en el Café Florian, mientras se escucha un poco de música y se disfruta del Salón más elegante de Europa, como según dice la leyenda, dijo el mismísimoNapoleón Bonaparte, refiriéndose a la plaza de San Marcos.

Y para vosotros, ¿cuál es la plaza más bonita de Europa?

img_0739
img_0754
img_0770
img_0775

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE ITALIA CLICA AQUÍ

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE LA REPÚBLICA CHECA CLICA AQUÍ

SI QUIERES VER OTRAS ENTRADAS SOBRE POLONIA CLICA AQUÍ

Si te ha gustado la entrada, COMPÁRTELA!!!

2 comentarios en “PRAGA, CRACOVIA Y VENECIA. 3 de las plazas más bonitas de Europa.

  1. Ufff me quedan por conocer tantas….
    Que de información sobre las plazas, siempre me las imagino como escenarios medievales, simplemente me encanta.
    Coincido en la plaza de San Marcos, Venecia y por añadir una la Grand Place de Bruselas es también impresionante ;)
    Saludotes!

    • Es verdad, la Grand Place de Bruselas (a la que ya le dedicamos un post) es una de las más bonitas de Europa y además, diferente a las otras, pues es sobretodo, Barroca. Gran elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>