MONASTERIO DE RILA. El faro de la cultura y la religión búlgara.

Si algo imprescindible hay que ver en Bulgaria, se encuentra a poco más de 120 kilómetros de Sofía, la capital de Bulgaria. Allí encuentra uno de los monasterios más espléndidos de toda Europa, situado además en un paraje de belleza incomparable y que es uno de los símbolos más importantes del pueblo búlgaro: el monasterio de Rila.

Los viajes a Bulgaria no deben obviar nunca la visita a este faro de la lengua y la cultura búlgara.

Desde el siglo X que hay un monasterio en esta zona. Fue fundado por el eremita Juan de Rila, del que toma el nombre el monasterio. Y no podía elegir mejor lugar para hacerlo, en un valle, rodeada de frondosas montañas con arroyos y bosques, que hacen de este lugar, probablemente, el más bonito de toda Bulgaria. La historia cuenta que Juan de Rila vivió en un árbol en este lugar y que fruto de la fama de santidad que se propagó por el país, enseguida se rodeó de un montón de seguidores que querían seguir su ejemplo. Al final de la vida fundó el monasterio que lleva su nombre. Su tumba se ha convertido en el verdadero faro de la iglesia ortodoxa búlgara, un auténtico lugar de peregrinación, ya no sólo por los religiosos del país, sino también por los que no lo son tanto. De hecho, la mayoría de gobernantes de la nación búlgara han sido benefactores y donantes, sobre todo durante lo que se conoce como Segundo imperio búlgaro, hasta la conquista otomana. En cierto modo, el cenobio es no sólo un centro espiritual y religioso, sino un foco importante a nivel cultural y lingüístico y que actúa como desarrollador y catalizador de la conciencia nacional búlgara.

COMO LLEGAMOS AL MONASTERIO DE RILA

Aunque el Monasterio de Rila no está lejos de la capital, el transporte público es claramente ineficiente en esta zona, y sólo algunos autobuses públicos llegan desde Sofía, en un trayecto de casi tres horas. Por ello, alquilamos un coche con conductor, que nos vino a buscar al hotel de Sofía, nos llevó a Rila, nos dejó tanto tiempo como quisimos para disfrutar del monasterio, y después nos volvió a dejar en el hotel. Además, ahorras bastante tiempo, pues en menos de un par de horas nos plantamos delante del cenobio.

Copia de IMG_0009

El monasterio, sin embargo, ha sufrido un montón de desgracias.El primero que se construyó fue destruido por los otomanos en el siglo XV. Pero gracias a donaciones rusas y griegas sobre todo, pudo ser reconstruido a finales del mismo siglo XV. En 1833 sufrió un gran incendio que lo destruyó casi por completo, de modo que tuvo que ser reconstruido nuevamente, gracias a las donaciones de la gente rica del país. El estilo actual supone una de las cimas más importantes de lo que se conoce como Renacimiento búlgaro y no sólo es de una belleza arquitectónica exultante, si no que destaca sobre todo, por la gran cantidad de frescos que decoran tanto el interior de la iglesia, como el nártex de entrada. En el interior de la iglesia, donde se disfruta de uno de los momentos más místicos de todo viaje a Bulgaria destaca el precioso iconostasio de madera, chapado en oro.

Rodeando el edificio de la iglesia se encuentra la zona de residencia de los monjes, de cuatro plantas y donde hay hasta 300 habitacioness. Y es que el Monasterio de Rila, lejos de ser un museo, es todavía un cenobio vivo.

IMG_0011

El Monasterio de Rila, que fue incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad en 1983, es sin duda uno de los puntos más imprescindibles de la iglesia ortodoxa y el punto culminante de un viaje a Bulgaria.

IMG_9962
IMG_9987
IMG_9986
IMG_9982
IMG_9981
IMG_9975
IMG_9974
IMG_9973

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>